Cerrado por vacaciones

 
 


Como en los últimos años, el blog se toma un merecido respiro durante el mes de agosto y volverá a la carga en septiembre con nuevas reseñas. Aprovecharé estas semanas para leer mucho y así poder ofreceros recomendaciones más a menudo; últimamente he estado poco activo y en verano me he propuesto ponerle remedio —a ver si lo consigo—.

Así pues, nos vemos en septiembre. Que tengáis un feliz agosto, lleno de sol, helados y lecturas.

¡Un abrazo!


La colaboradora, de Empar Moliner

 
 
Título: La colaboradora
Autora: Empar Moliner
Traductora: Olga García Arrabal
Editorial y año: Espasa, 2012

Cuando digo a qué me dedico es como si dijera «detective privado» o «forense. Todo el mundo exclama «¿Ah, sí?» con interés muy sincero. Si lo digo a alguien del sector editorial me miran con desprecio. Soy una clase de negra. No una negra con aureola, no la negra de un novelista famoso, no la negra que hace los discursos de un político. Hacer esto, de alguna manera, ahora todo el mundo lo encuentra romántico. Lo que yo hago es escribir «libros prácticos», de forma que aporto mi granito de arena a la degradación imparable de la literatura.


Hay dos razones principales que me llevaron a leer La colaboradora: la protagonista y la escritora. En cuanto a la primera, se trata de una mujer que trabaja en el sector editorial, justamente al que yo también me dedico, así que deduciréis hasta qué punto me llamaba la atención su historia. Y en cuanto a la segunda, Empar Moliner es una periodista muy conocida en mi tierra gracias a su ironía, su humor sin fronteras y su manera de hablar, sin pelos en la lengua ni miedo a meterse con cualquier cosa y con cualquiera. Todo parecía indicar que la lectura iba a ser un éxito, además de un nuevo punto en mi propósito de leer más en mi idioma materno, el catalán, y por desgracia no ha sido así. Si bien la autora sí me ha convencido, mi crítica se centra más en la trama, que me ha decepcionado. Una vez más, las expectativas y el daño que nos hacen a los lectores.

Mar de fuego, de Chufo Lloréns

 
 
Título: Mar de fuego
Autor: Chufo Lloréns
Editorial y año: Grijalbo, 2011

Martí Barbany, aquel joven que llegó a la ciudad para conquistarla con sus dotes de comerciante y de hombre de honor, regresa para continuar una historia marcada por grandes acontecimientos —los últimos años del mandato del conde Ramón Berenguer y su sangrienta sucesión— y por una ciudad en la que todo cabe: tratantes de esclavos, caballeros, prostitutas, amores entre nobles y plebeyos, árabes y cristianos, cortesanas y sirvientes.




Corría el año 2008 cuando me dejé llevar por el emocionante terremoto que supuso en el mundo editorial la publicación, por Sant Jordi, de Te daré la tierra, una novela histórica medieval que pretendía rendir homenaje a la ciudad de Barcelona. Como lector neófito en los amantes del género, el libro me enamoró de principio a fin y supe que Chufo Lloréns iba a marcar mi vida literaria. Meses después leí Catalina, la fugitiva de San Benito, que también me deslumbró. Por fin he logrado hacer un hueco en mi lista de lecturas a Mar de fuego, la segunda parte de las aventuras de Martí Barbany, alguien que ya forma parte de mi familia. Y debo decir que lamento haber tardado tanto en acercarme a este título, puesto que una vez más, y ya van tres, el autor catalán me deja sin palabras. O casi.

El misterio de la mosca dorada, de Edmund Crispin

 
 
Autor: Edmund Crispin
Traductor: José C. Vales
Editorial y año: Impedimenta, 2015 (1944)

Las compañías de teatro suelen ser un hervidero de habladurías. Pero pocas son tan intrigantes como la que se encuentra en Oxford. La joven Yseut es el centro de todas las miradas, aunque su principal talento consiste en destrozar las vidas de los hombres que la rodean. Hasta que se halla su cadáver. Por fortuna, entre bastidores se encuentra el excéntrico profesor Gervase Fen, quien halla mayor placer en resolver crímenes que en enseñar literatura. Y cuanto más investiga, más cuenta se da de que todo aquel que conocía a Yseut habría podido matarla.


De un tiempo a esta parte, los clásicos han ido abandonando mi lista de lecturas, algo que llevo meses queriendo remediar. Sé que hay títulos imprescindibles que tarde o temprano pasarán por mis manos, pero tal vez debería hacerles un hueco con más frecuencia. En el género negro, pocas veces me acerco a nombres que figuran en la historia de la literatura, aunque con Agatha Christie y Arthur Conan Doyle he pasado grandes momentos. Hoy os hablo de El misterio de la mosca dorada, de Edmund Crispin, la primera aventura de un personaje que nada tiene que envidiar a Hercule Poirot o Sherlock Holmes. Lástima que algunos ingredientes de la novela no me hayan convencido del todo.

El último baile, de Marisa Sicilia

 
 
Título: El último baile
Autora: Marisa Sicilia
Editorial y año: HarperCollins, 2017

Viena, 1952. Andreas y Lilian se reencuentran inesperadamente en un café tras una larga separación. Mientras pasean juntos por el Prater, Lili recuerda su historia de amor con Andreas, su enamoramiento incondicional y juvenil, el primer desengaño, el fracaso en su intento de olvidarlo, la reconciliación y los años locos que vivieron juntos en el salvaje Berlín de entreguerras. Recuerda cómo, a pesar de las separaciones y las distancias, nunca dejaron de amarse. Porque el de Lili y Andreas es uno de esos amores que perduran a través del tiempo y las pruebas. Porque las verdaderas historias de amor nunca terminan.


Hace semanas que no pasa por el blog una novela romántica, género que siempre he disfrutado y querido recomendar cuando una lectura me llena y emociona. Desde que el blog empezó a tener un buen número de seguidores, son muchos los autores que se ponen en contacto conmigo para preguntarme si me apetece leer sus obras. Hoy os traigo el título que protagonizó uno de los últimos correos que recibí. Marisa Sicilia consideró que El último baile encajaría a la perfección en este blog y no dudó en invitarme a conocer a Andreas y a Lilian, los protagonistas de la historia. Una vez saludados y también despedidos, tengo claro que la fuerza que desprende su trama merece una lectura, un relectura y una rerelectura.