El objetivo del crimen, de X. R. Trigo

 
 
Título: El objetivo del crimen
Autor: X. R. Trigo
Traductor: Francesc Reyes Camps
Editorial y año: Ediciones B, 2017

En 1961, mientras el mundo se estremece con las noticias de la construcción del muro de Berlín, Erika viaja a Barcelona como miembro de la policía alemana. Los asesinatos de dos mujeres jóvenes le recuerdan demasiado los momentos terribles que vivió en su adolescencia. Junto al comisario Casajoana, intentará averiguar la razón por la que todo ha vuelto a empezar. La complejidad de lo que se esconde detrás de esos crímenes supera la imaginación más fértil, y a Erika le resulta difícil explicarse sin recordar unos hechos que siempre ha querido olvidar.


Por alguna extraña razón que no alcanzo a entender, cuando me dispongo a leer o a escribir dejo a un lado la que considero mi lengua materna, el catalán. Aunque la literatura en este idioma ha experimentado un auge impresionante en los últimos tiempos, no es fácil verme con un llibre entre manos, algo que ya en numerosas ocasiones me he propuesto subsanar. La publicación de El objetivo del crimen, de X. R. Trigo, me ha brindado la magnífica oportunidad de vencer mis absurdas reticencias, con el fin de acercarme por primera vez a un novelista que me atrae. Terminada la lectura, me gustaría darle las gracias de corazón, porque son los escritores como él los que lograrán —si es que algún día ocurre— que poco a poco el catalán esté presente en mi vida también literariamente.

La brisa de Oriente, de Paloma Sánchez-Garnica

 
 
Autora: Paloma Sánchez-Garnica
Editorial y año: Espasa, 2009

Umberto de Quéribus, un joven monje blanco, emprende un viaje en 1204 acompañando a su abad con destino a Constantinopla. A partir de este momento, su vida cambia por completo, arrastrado a peligros y situaciones extremas en las que perderá toda candidez infantil. Durante el viaje de regreso a su monasterio conocerá la sinrazón de la guerra, la violencia desmedida, la inmoralidad de la avaricia; también será consciente de los verdaderos efectos de la obediencia debida, de la enorme incertidumbre de saber lo que está bien y mal, inmerso en una lucha constante entre lo que le han enseñado y lo que en realidad siente. 


Qué grande es el placer secreto que siento cuando me adentro en una novela que se publicó hace ya varios años. Los blogueros a menudo nos dejamos arrastrar por el vertiginoso torbellino de las novedades y no es tan habitual dar con reseñas de obras que en cierto modo ya han envejecido. La brisa de Oriente, la segunda novela de Paloma Sánchez-Garnica, es un apasionante relato histórico que retrata el convulso siglo XIII, en el que la Iglesia se enfrenta tanto a los musulmanes del este como a los cátaros, que viven en reinos abiertamente católicos. El fresco medieval que he encontrado entre estas páginas me ha parecido emocionante e interesante de principio a fin y no dudo en recomendar su lectura a quienes disfruten, como yo, de una buena novela histórica.

El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza

 
 
Título: El asombroso viaje de Pomponio Flato
Autor: Eduardo Mendoza
Editorial y año: Seix Barral, 2008

En el siglo I de nuestra era, Pomponio Flato viaja por los confines del Imperio romano en busca de unas aguas de efectos portentosos. El azar y la precariedad de su fortuna lo llevan a Nazaret, donde va a ser ejecutado el carpintero del pueblo, convicto del brutal asesinato de un rico ciudadano. Muy a su pesar, Pomponio se ve inmerso en la solución del crimen, contratado por el más extraordinario de los clientes: el hijo del carpintero, un niño candoroso y singular, convencido de la inocencia de su padre, hombre en apariencia pacífico y taciturno, que oculta, sin embargo, un gran secreto.


Los lectores a menudo nos dejamos llevar por la obstinación más férrea, yendo incluso en contra de las experiencias previas o de cuanto parece querer indicarnos el sentido común. Mi relación con Eduardo Mendoza es frágil y delicada, puesto que me encuentro entre quienes se aburrieron con Sin noticias de Gurb y no supieron disfrutar del todo de El misterio de la cripta embrujada. Si bien el humor del autor parece no encajar conmigo, La ciudad de los prodigios tampoco me llenó y, en un acto de extrema e ingenua valentía, me he lanzado a leer El asombroso viaje de Pomponio Flato, el libro que iba a suponer una reconciliación o una despedida ya definitiva. Os adelanto que se trata de esto último.

Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness

 
 

Autor: Patrick Ness
Traductor: Carlos Jiménez
Editorial y año: Nube de Tinta, 2014 (2011)

Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.



Hoy os hablo de un título que probablemente vosotros ya hayáis leído. No en vano lleva años cosechando éxitos, mucho antes de convertirse en una película que todo el mundo —menos yo— ha visto. Gracias a la adaptación cinematográfica, Un monstruo viene a verme ha llegado todavía a más lectores, quienes no dudan en alabar la novela de Patrick Ness, una historia dura y emotiva que se clava en el corazón como si de un afilado dardo se tratara. Aunque mi valoración final es positiva y no dudo en recomendarlo, me he enfrentado a un par de obstáculos que no me han permitido disfrutar del libro del todo. Avanzo ya que es culpa mía.

Los amores perdidos, de Miguel de León

 
 


Título: Los amores perdidos
Autor: Miguel de León
Editorial y año: Plaza & Janés, 2016

Los amores perdidos es la historia de los jóvenes Arturo Quíner y Alejandra Minéo, de su relación imposible y de lo que tuvieron que sacrificar por ella. Y de dos familias, los Quíner y los Bernal, enemigas eternas. Y es también la historia de un pueblo canario, El Terrero, de héroes anónimos y caciques ambiciosos, donde las pasiones son arrebatadas, los secretos se desvelan entre susurros y las venganzas se cobran con sangre.


Llevo varios minutos dando vueltas a varias maneras de empezar esta reseña y ninguna logra satisfacerme por completo. He decidido, al fin, haceros partícipe de cuán difícil me resulta escribir esta crítica, de la que —y ya os lo avanzo— seguramente no estaré orgulloso, porque es de todo punto imposible que consiga contaros en cinco párrafos todo lo que he sentido durante la lectura de Los amores perdidos, la gran novela, la obra maestra, la joya brillante que nos regaló Miguel de León hace poco más de un año. El libro llegó a mis manos por azar, aunque quizá sería más acertado decir que fue el destino quien quiso enviármelo; el sino, que tan bien me conoce y sabe qué debe reunir una historia para que me enamore de la primera a la última página. Y esta me ha desgarrado el corazón, me ha oprimido el espíritu y se ha clavado en mi alma ya para siempre.