Aretes de Esparta, de Lluis Prats






Título: Aretes de Esparta
Autor: Lluis Prats
Editorial y año: Pàmies, 2010

Esparta, 432 a. C. Aretes, anciana lacedemonia, se dispone a recordar los acontecimientos que han marcado su vida. Será su voz, serena y apasionada, la que describa la azarosa historia de su familia —que contra su voluntad se verá envuelta en las intrigas de la época— y, a través de ella, la forma de pensar y vivir de los espartanos, sus leyes y sus costumbres, y revele los problemas internos y las traiciones en la ciudad, la creciente enemistad con Atenas y la destrucción del terremoto que asoló Esparta. Será ella quien detalle los hechos que marcaron el futuro de su pueblo: la mítica batalla de las Termópilas y la posterior y definitiva batalla de Platea, en la que los persas fueron finalmente expulsados de Grecia. Una historia de los hombres más valerosos que hayan pisado la Tierra.


Lluis Prats elige, para la ambientación de Aretes de Esparta, su última obra, la Grecia del siglo V a. C. A pesar de tratarse de un período ampliamente explotado en novela histórica, el mayor acierto del autor reside en el novedoso punto de vista con el que presenta los hechos acaecidos en la época; no tanto por dar la voz narrativa a un ciudadano espartano como por dársela a una mujer espartana, desde cuya perspectiva conocemos lo que ocurrió en las Guerras Médicas.

Aretes, la  narradora de la novela, hila todos sus recuerdos en forma de relato coherente y cronológico con el que repasa los acontecimientos que han tenido lugar en su polis y en Grecia durante las últimas décadas. El libro puede separarse claramente en dos partes: en la primera, durante la infancia de Aretes, el lector aprende cómo se organizaba la sociedad espartana y en qué se basaban sus leyes y reglas; en la segunda parte, con la adolescencia y posterior madurez de la protagonista, conocemos de primera mano las batallas entre griegos y persas, con un énfasis especial al papel de Esparta, que participó en los enfrentamientos de enclaves tan míticos como la llanura de Maratón, el estrecho de las Termópilas o los alrededores de la ciudad de Platea.

En el texto, Prats ha imprimido un ritmo trepidante y absorbente gracias al que resulta complicado dejar la lectura a un lado. Los personajes, que cobran vida en cada página, son otro de los ingredientes que destaca en Aretes de Esparta. Laertes, el abuelo de la protagonista, que encarna la virtud helenística, o Taigeto, uno de sus hermanos, con una vida plagada de sombras, son secundarios de lujo, y se observa el magno esfuerzo que ha hecho el escritor por perfilarlos.

Debo mencionar y encomiar, por otro lado, la lograda reconstrucción del día a día de los espartanos, tras la cual no hay sino una férrea documentación. Leyendo la historia y escoltando a Aretes en sus quehaceres, viajamos a la Grecia clásica, compartimos los pensamientos e inquietudes de la narradora e incluso vivimos sus costumbres como si fueran las nuestras propias. El autor retrata, además, la sociedad espartana sin ambages ni idealizaciones: tanto valora y elogia la naturaleza del carácter de los peloponesios como desprecia y denuncia la crueldad que imperaba en algunas de sus tradiciones.

A través de un emocionante recorrido por la historia griega, Aretes de Esparta propone una apasionante mirada al pasado que sentó las bases políticas y filosóficas de nuestro presente, a un pasado del que debemos estar orgullosos pero del cual a veces nos queda tanto por aprender.

4 comentarios:

  1. La novela histórica es de mis géneros favoritos y este libro hace tiempo que quiero leerlo, es un periodo sobre el que creo que no he leído anteriormente. Me gusta mucho esta editorial, tiene libros muy buenos a pesar de ser quizás poco conocida
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Acabo de ver la crítica y el blog. Enhorabuena y gracias!

    LL

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola? Soy Lectora, ya te sigo. ¿Me sigues tú a mí? Mi blog se llama:
    www.elrinconcitodelectura.blogspot.com
    Un beso y gracias adelantadas.
    Lectora.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la novela histórica, soy firme seguidora de Posteguillo. Tendré que probar con esta que propones.
    Un saludo

    ResponderEliminar