Yo, mi, me... contigo, de David Safier

  
  



Título: Yo, mi, me... contigo
Autor: David Safier
Traductora: Lídia Álvarez Grifoll
Editorial y año: Seix Barral, 2011

Ya es bastante difícil que un hombre y una mujer compartan la vida. Pero cuando un hombre y una mujer tienen que compartir además el mismo cuerpo, el caos es completo… Rosa busca soluciones para su corazón roto. Un día, mediante hipnosis, es transportada al pasado, con tan mala fortuna que se ve transformada en un caballero que está batiéndose en duelo. Estamos en el año 1594, y ese hombre se llama William Shakespeare. Rosa no podrá volver al presente hasta que descubra qué es el verdadero amor, y para lograrlo sólo cuenta con la ayuda de un Shakespeare enamoradizo que odia sentirse controlado por una mujer. Mientras discuten entre ellos compartiendo un mismo cuerpo, se darán cuenta de que antes de poder amar a alguien deben aprender a quererse a sí mismos.


Después de encandilar a millones de lectores de todo el mundo con una novela sobre curiosas reencarnaciones (Maldito karma) y otra sobre un apocalipsis algo distinto (Jesús me quiere), David Safier nos transporta al pasado con su tercera novela, Yo, mi, me... contigo, un compendio de circunstancias tan surrealistas como maravillosas que no dejarán indiferente a nadie.

Como en sus anteriores novelas, el autor alemán nos invita a sumergirnos en una historia sumamente original. Esta vez hay dos protagonistas muy dispares que tienen una sola cosa en común: el mismo cuerpo. Rosa viaja al pasado para encontrar el significado del verdadero amor y se encuentra con que en una vida anterior ella, que nunca ha cosechado éxito con sus escritos, fue un gran dramaturgo, ¡William Shakespeare, ni más ni menos!, y se introduce en su cuerpo. Tras la sorpresa inicial que ambos se llevan, deberán hacer un esfuerzo por llevarse bien, limar asperezas e intentar encontrar la manera de anular la curiosa posesión.

Hombre. Finales del siglo XVI. Un seductor con mucha labia. Mujer. Principios del siglo XXI. Una oveja descarriada con penas de amor. Las diferencias que indudablemente los separan marcarán la línea argumental de la novela, la cual está formada por escenas hilarantes destinadas al entretenimiento del lector. Esa diversión, sin embargo, no es gratuita ni vacía, ya que todas esas situaciones son el pretexto para reflexionar sobre conceptos como el amor, la amistad y el destino.

El humor es un elemento clave en las obras de Safier, aunque en Yo, mi, me... contigo el autor ha evitado la risa fácil y recurrido a diálogos más maduros e irónicos que pondrán a prueba el estado de ánimo de los lectores. Es la novela perfecta para olvidarse de los problemas que nos acechan a diario y dejarnos seducir por una historia simpática y optimista cuyos protagonistas, por estrambóticos que puedan parecer, nos resultan muy cercanos y humanos.

¿A quién no le apetece, de vez en cuando, una lectura ingeniosa, divertida, fresca?, ¿una lectura que, en definitiva, nos sitúe en un mundo imposible con personajes que sean capaces de arrancarnos sonrisas, y quizá carcajadas? Es lo que consigue David Safier con todas sus novelas, y leyendo la historia de Yo, mi, me... contigo -no podía ser de otra manera- el buen rato está más que asegurado.

5 comentarios:

  1. Tuve la oportunidad de leer "Maldito Karma" y "Jesús me quiere", y la verdad es que sobre todo el primero me sorprendió, me gustó esa facilidad con la que saca una sonrisa. Este aún lo tengo pendiente

    Un beso
    Lourdes

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo en casa, estoy deseando leerlo ya que los dos anteriores me encantaron( sobre todo Maldito karma; ya te contaré cuando lo lea. Me ha gustado mucho tu reseña.
    Bsos!

    ResponderEliminar
  3. Es posiblemente de los tres que ha publicado Safier el que más me ha gustado.Buena recomendación.

    ResponderEliminar
  4. Pues mira me viene muy bien tu reseña (estupenda como siempre)ya que conocía la existencia del libro pero casi no sabía de qué iba. Leí en su momento "Maldito karma" y me había parecido muy original ya que además de puro entretenimiento creo que el trasfondo invitaba también a cierta reflexión que conmigo había conseguido conectar.
    Tendré muy en cuenta esta novela y la anterior (creo que las tengo en digital) ya que veo que siguen la línea de originalidad y entretenimiento de la que he leído.
    Saludos!
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Me habían hablado tan bien de este autor que creo que esperaba más. Me lo pasé genial leyendo el libro pero tampoco es mi libro estrella para reír. El trono de las novelas de este tipo, para mi, lo ocupa Sin noticias de Gurb que es lo mejor que he leído con diferencia. Es el rey.
    Pero he de reconocer que D.S. me hizo pasar un buen rato.

    ResponderEliminar