Un viejo que leía novelas de amor, de Luis Sepúlveda

  
  



Título: Un viejo que leía novelas de amor
Autor: Luis Sepúlveda
Editorial y año: Tusquets, 1989

Antonio José Bolívar Proaño vive en El Idilio, un pueblo remoto en la región amazónica de los indios shuar (mal llamados jíbaros), y con ellos aprendió a conocer la selva y sus leyes, a respetar a los animales y los indígenas que la pueblan, pero también a cazar el temible tigrillo como ningún blanco jamás pudo hacerlo. Un buen día decidió leer con pasión las novelas de amor -«del verdadero, del que hace sufrir»- que dos veces al año le lleva el dentista Rubicundo Loachamín para distraer las solitarias noches ecuatoriales de su incipiente vejez. En ellas intenta alejarse un poco de la fanfarrona estupidez de esos codiciosos forasteros que creen dominar la Selva porque van armados hasta los dientes pero que no saben cómo enfrentarse a una fiera enloquecida porque le han matado las crías.



Con Un viejo que leía novelas de amor, Luis Sepúlveda ganó el premio Tigre Juan de novela. Este conocido autor chileno se ha ganado el aplauso de público y crítica con sus historias breves, sencillas y tiernas, y la que ocupa la presente entrada no es ninguna excepción. Protagonizada por un personaje entrañable, la novela se alza como un bonito canto a la madre naturaleza.

A Antonio José Bolívar le encanta leer, y en especial novelas de amor, para evadirse de su realidad. Vive en un pueblo de la región amazónica y está en constante contacto con los indios shuar, de quienes ha aprendido a sobrevivir en la selva y a respetar cuanto en ésta hay. Cuando los alrededores de su aldea se ven amenazados por un animal sediento de sangre, Antonio José no duda en echar mano de su experiencia para poner fin al peligro, si bien su manera de enfrentarlo no agradará a todo el mundo.

Hay novelas con las cuales uno viaja a un enclave lejano y desconocido con una facilidad sorprendente, y eso es lo que sucede al leer Un viejo que leía novelas de amor. Desde las primeras páginas el lector se siente rodeado de la frondosa selva amazónica acompañando al protagonista en sus recuerdos y aventuras. La narración está provista de algunas descripciones que ayudan a tal efecto, y la prosa es tan ágil y amena que la brevedad del libro consigue que se lea de una sentada con una sonrisa en los labios.

Por otra parte, el protagonista es muy cercano y agradable -más aún cuando se tienen los mismos gustos literarios que él- y en todas sus intervenciones y acciones está presente un gran sentido común que a menudo se echa en falta en los personajes principales de algunas novelas. Todo el asunto del animal peligroso, además, le sirve al autor para posicionarse a favor de los indígenas y así hacer suya una declaración de principios acerca de la importancia de preservar la selva y detener la deforestación cuanto antes; una opinión que es difícil no compartir, más aún después de leer la vida de Antonio José.

Luis Sepúlveda nos regala una historia encantadora con la cual demuestra una clara habilidad narrativa. En Un viejo que leía novelas de amor demuestra cómo en algunas ocasiones es absolutamente innecesario alargar una novela a fin de que ésta parezca más elaborada. El autor cuenta, en pocas páginas, lo que quería contar y toma la decisión de terminar el libro cuando ya ha logrado su objetivo. Una decisión muy sabia, sin ninguna duda.

14 comentarios:

  1. Me has dejado con ganas de conocer esta novela a fondo. Me la apunto para un futuro...

    Besos y buen finde!

    ResponderEliminar
  2. A mi también me ha entrado el gusanillo! ;D

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de este autor, pero ¡la verdad es que le tengo ganas! Y además, por lo que cuentas de él, tiene buena pinta. Si me decido, empezaré con este.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Lo leí hace muchos muchos años y me gustó mucho. A raiz de él, leí otros dos libros de este escritor aunque éste sigue siendo mi preferido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Desde luego que me lo apunto a la larga lista de pendientes, tiene muy buena pinta. Me ha gustado mucho tu reseña.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Coincidimos! me pareció una novela entrañable que rezuma sabiduría.
    Bravo!

    ResponderEliminar
  7. Qué novela más bonita traes, además de esas que coges a media tarde y terminas antes de la cena con un buen sabor de boca.
    Me encantó.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Llevo con este libro en mis pendientes desde hace... Y desde luego tras leer tu reseña, más ganas me entran. A ver si consigo leerlo pronto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. En todas las reseñas que he leído sobre este libro lo ponéis muy bien, lo apunto a la interminable lista de pendientes.
    Musus.

    ResponderEliminar
  10. Pues a pesar de tu estupenda reseña y otras que he leído, este libro no me lo anoto. No que acaba e atraer...
    Besos,

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado tu reseña, lo tendré en cuenta. Un beso. Dolores

    ResponderEliminar
  12. He leído muy buenas reseñas de este libro, así que imagino que le acabaré hincando el diente pronto. Me alegra que te haya gustado, 1beso!

    ResponderEliminar
  13. Hola Xavier, este pequeño pero precioso librito lo leimos no hace tanto en el club, y como a ti, nos gustó mucho a la mayoria. Sepulveda es un maestro en decir mucho en pocas palabras y si me permites te recomiendo el último que leimos del mismo autor: La historia de una gaviota y el gato que la enseñó a volar, otra joyita, besos.
    Silvia

    ResponderEliminar
  14. el libro es muy vueltero ya mi no me gusto para nada pero tu reseña esta muy bien escrita

    ResponderEliminar