Cacao, de Michèle Kahn

  
  
 


Título: Cacao
Autora: Michèle Kahn
Traductora: Rosa Alapont
Editorial y año: Grijalbo, 2006

Los Álvarez Sarmiento son una familia de origen judío afincada en el País Vasco francés que lleva varias generaciones dedicada a la elaboración y venta de chocolate. En 1761, el Consejo de Bayona promulga una ordenanza que obliga a los judíos de la zona a cesar en sus actividades comerciales. David Álvarez, patriarca y memoria viviente de la familia, y su nieta Luna deciden luchar y, rastreando en el pasado a lo largo de la historia familiar, pueden demostrar que los Álvarez Sarmiento se encontraban entre los que introdujeron el cacao en Europa y se esforzaron por extender su uso. Con ello pretenden que se revoque la injusta decisión.


Cerca de una cincuentena de novelas publicadas en Francia preceden el nombre de Michèle Kahn. Cacao es una de sus primeros libros traducidos al español, y en él la autora gala repasa la historia de los maestros chocolateros en Bayona y hace un esfuerzo por acercanos a los protagonistas, cuyas raíces se arraigaron en nuestro país. Una historia original e interesante que termina protagonizando una novela muy lenta y densa.

David Álvarez Sarmiento es un hombre de negocios de origen español afincado en una localidad bayonesa. Junto a su nieta Luna, elabora uno de los chocolates más codiciados de la comarca. Sin embargo, los Álvarez Sarmiento se han ganado las antipatías de sus colegas cristianos, quienes no les perdonan que sean judíos. Empieza, entonces, una peculiar caza de brujas cuyo objetivo será inhabilitar a los maestros chocolateros que practican las enseñanzas de la Torá. Una batalla encarnizada en pos de la ansiada victoria.

En Cacao llama la atención, en primer lugar, el estilo de la autora. Michèle Kahn consigue un curioso equilibrio: las descripciones hacen gala de un léxito culto, y en ocasiones arcaizante, mientras que los diálogos muestran una sorprendende actualidad. A pesar de ese logro, los primeros capítulos presentan tal atropello de nombres que el árbol genealógico y el listado de personajes que aparecen al principio de la novela son de obligada consulta; este hecho entorpece tanto la lectura que acabamos perdiendo el hilo.

El aspecto que destruye el ritmo de la historia, sin embargo, es otro: la gran cantidad de información acerca de los judíos y un relato pormenorizado de los alegatos que escriben en su defensa. Uno no puede pretender ofrecer una trama alrededor de una familia de maestros chocolateros -aplaudo ese planteamiento inicial- cuando, después, el grueso del libro está dedicado a los tejemanejes legales que enfrentan, una y otra vez, a judíos y cristianos. La historia de los Álvarez Sarmiento, que se me antojaba atractiva y emocionante, la razón -parecía- de la novela, se ve relegada a un injusto segundo plano que no le hace justicia alguna.

En literatura, a menudo los lectores nos llevamos ciertas decepciones porque son los mismos autores quienes parecen no tener claro qué nos quieren contar. Si la intención de Michèle Kahn fuera avasallarnos con nombres, decretos y artículos, sin duda Cacao cumple su cometido; si, por el contrario, tenía en mente, como creo yo, describir cómo vivían los protagonistas en su época, de qué manera se dedicaban a la interesante tarea de realizar y vender chocolate y qué problemas encontraron en su camino, esta novela alcanza una tercera parte de su propósito. Qué pena, porque tanto el período histórico como la ubicación del argumento (el País Vasco de la segunda mitad del siglo XVIII) y el oficio de los protagonistas prometían mucho.

14 comentarios:

  1. Vaya, siento que no lo hayas disfrutado...no me suena de nada, nunca lo había visto y viendo tu reseña pues la verdad es que no me lo apunto, saludos

    ResponderEliminar
  2. Menuda decepción. Estaba leyendo tu post y cada vez me iba enamorando más de ese libro y de la sinópsis hasta que dices que mete datos y más datos como si fuera un libro de historia. Yo siempre digo que si uno quiere leer historia, que se vaya a un libro de historia, y que si quieres leer novela, pues novela es lo que vienes a buscar. Unos cuantos datos históricos son sin duda necesarios y se agradecen según estén contados, pero párrafos y párrafos de información sin más... como que no.

    PD: me ha entrado gusa de chocolate xD

    ResponderEliminar
  3. Vaya pues una pena que haya tomado esos derroteros. A veces el escritor investiga en profundidad y luego peca en la sobreexposición de esa información, de esos daros obtenidos. Una pena, como digo.
    Besos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  4. Pues a pesar de que te haya decepcionado creo que me lo apunto para un futuro (muy futuroso, eso sí) porque me interesa el argumento... Aunque gracias a ti, ya estoy advertida de lo que me puedo encontrar.1beso!

    ResponderEliminar
  5. El entusiasmo por la novela fue disminuyendo a medida que leía la reseña. Me pareció atrayente al principio, pero por lo que has comentado, me temo que no va a pasar a formar parte a la lista de lecturas pendientes.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  6. No la conocía y por lo que cuentas, tampoco me llama mucho, y con todo lo que tengo pendiente...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Pues yo leo casi todo lo que tiene que ver con cacao y chocolate porque lo publicito en mi web, pero despues de tu post, no se si leer este.
    Tambien leo otras cosas!

    ResponderEliminar
  8. Que pena que no hayas podido disfrutarlo más, a veces pasa eso con ciertos libros, los compras pensando que te van a encantar y luego te vas desinflando con la historia. A ver si hay más suerte con el próximo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Vaya, Xavier, una trama interesante que se estropee de esta manera. En fin, A veces los buenos escritores nos sorprenden con estas cosas. Hay libros que parece buenos, en principio, y luego te llevas el fiasco. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Lástima porque a priori parecía prometer bastante, la voy a dejar pasar que suficiente tengo con los decretos y artículos con los que lidio todos los días.
    Musus.

    ResponderEliminar
  11. No lo conocía.
    Es una pena que no lo hayas disfrutado, porque tiene buena pinta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Ya la sinopsis no me llamaba demasiado la atención, pero vista tu opinión no lo voy a leer. Es una pena no disfrutar de un libro. Besos!

    ResponderEliminar
  13. Lo estoy leyendo y me faltan pocas hojas para terminarlo. Realmente la trama y la historia son muy interesantes, pero por momentos es de dificil lectura tanto por el lexico como por la cantidad de personajes.
    Igual vale la pena!, saludos

    ResponderEliminar
  14. Excelente libro de novela histórica. Tiene un comienzo un poco enredado por la presentación de personajes, pero luego la historia es bella e instructiva en cuanto a la introducción del cacao en Europa. Me da pena que critique o saque conclusiones cuando sólo ha visto la tapa del libro.

    ResponderEliminar