El hombre invisible, de H. G. Wells






Título: El hombre invisible
Autor: H. G. Wells
Traductor: Julio Gómez de la Serna
Editorial y año: Alianza, 2002 (1897)

Griffin, protagonista de la novela, es un joven científico con aspiraciones de lograr algo revolucionario en el campo de la ciencia. Tras largas y penosas experimentaciones, consigue obtener un producto capaz de hacer invisibles a objetos, animales y, por fin, también a personas. Él mismo realiza el experimento de hacerse invisible y da resultado. Pero es precisamente entonces cuando comenzarán sus verdaderos problemas. Lo que en un principio pensó que iban a ser ventajas se convierte en una cadena de inconvenientes, tan difíciles de salvar, que sólo encontrarán su desenlace con el propio fin de su invisibilidad y de su vida.


A lo largo de los siglos, la humanidad ha compartido sueños que a todos nos encantaría cumplir. Volar, viajar al futuro -o al pasado-, leer los pensamientos de los demás, mover cosas con la mente... Una de las quimeras más recurrentes tiene que ver con la invisibilidad. ¿Qué haríamos, o qué no haríamos, si nadie pudiera vernos? H. G. Wells retrató las posibles consecuencias de la transparencia corporal en El hombre invisible, una historia que ahonda en una de las cuestiones más planteadas y deseadas por el ser humano. Si, además, recordamos que la obra se publicó hace más de cien años, no podemos sino rendirnos ante la imaginación del autor.

Griffin es un científico que, tras muchos años de estudio, ha logrado comprender, y practicar, la invisibilidad corpórea. Se utiliza a sí mismo como cobaya y cuál es su sorpresa al ver -o no ver, mejor dicho- que ha alcanzado su objetivo: se ha vuelto invisible. Lo que a priori podría parecer un estado anhelado, gracias al cual podría cometer las acciones que le vinieran en gana, se revela como un problema de difícil solución. Cuando llega a un pueblecito inglés para continuar con su investigación, no se imagina que los habitantes de la localidad terminarán descubriéndolo y dando a conocer su secreto. Un secreto que, ya conocido por todos, despertará los instintos más bajos y menos humanos de Griffin, con un resultado imprevisible.

Cuesta comprender y asimilar que esta novela viera la luz a finales del siglo XIX. Si la hubieran editado este año, el asombro habría sido similar, ya que la historia llama la atención por sí misma. En El hombre invisible, H. G. Wells se sirve de uno de los deseos más cotizados por el hombre para edificar una trama que demuestra un gran realismo, a pesar de la clara inverosimilitud con la realidad. Y es que la novela retrata, con una exactitud y un detalle milimétricos, los efectos que derivarían de la invisibilidad de una persona. La alegría y los planes de futuro pronto se van al traste para dar lugar a situaciones incontrolables capaces de enervar al más calmado. Viendo lo que le sucede a Griffin, creo que ya no me apetece pasar tan desapercibido...

Las causas del estado del joven científico, que se nos antojan necesarias antes de comenzar la lectura, acaban perdiendo fuerza y uno se sorprende viendo cómo los porqués que explica el autor resultan algo tediosos e interrumpen el ritmo de la obra. La magnitud del punto de partida de esta historia es tan interesante que como lectores esperamos conocer el futuro, no tanto el pasado. La prosa, por otro lado, es muy agradable y llana, y debo aplaudir la maestría del autor en cuanto al protagonista: lo describe tan bien, ofrece un perfil tan riguroso, que llegamos a sentir odio y simpatía por él a lo largo de su periplo. Siempre me ha parecido difícil introducir un personaje gris, ni blanco ni negro, así que en ese aspecto este libro es extraordinario.

A nadie le cabe duda, a estas alturas, de que H. G. Wells es uno de los escritores que más ingenio demostró con sus novelas. Títulos como La máquina del tiempo o, por supuesto, El hombre invisible dan fe de las capacidades narrativas e imaginativas del autor británico. Esta historia que os traigo hoy es un clásico interesante desde distintos puntos de vista, aunque habría ganado mucho con el resumen, o quizá la omisión, de aquellos pasajes lentos y opacos. A pesar de ello, es una lectura que recomiendo, sobre todo por el hecho de que a todos, en según qué situaciones, nos gustaría ser invisibles. ¿Verdad que sí?

23 comentarios:

  1. Lo lei hace muchos años, en el colegio. Por supuesto, ahora no me acuerdo de apenas nada, aunque tal vez recupere la lectura en algun momento. Besos!

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó mucho más 'La máquina del tiempo' que 'el hombre invisible', aunque también me gustó mucho, sobre todo pensando que se escribió hace tanto tiempo. Es verdad que algunas explicaciones cortan el ritmo de lectura, pero creo que son necesarias para comprender bien la personalidad de Griffin.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Aún no he leído nada de Wells, más allá de fragmentos de su obra, pero tengo muchas ganas de iniciarme con este autor. "El hombre invisible" es uno de esos libros que tengo apuntados en mi lista desde tiempos inmemoriales: cuando lo lea, comparé mis impresiones con las tuyas. 1beso!

    ResponderEliminar
  4. No lo he leído pero he visto muchas películas de El hombre invisible. Y sí, cuesta creer que esta novela se escribiera hace tanto tiempo, y evidencia una vez más la imaginación tan asombrosa de Wells. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues gracias por reseñarlo, tendré que tenerlo en cuenta. un beso

    ResponderEliminar
  6. Sí, no vendría nada mal tener la capacidad de ser invisibles en determinadas circunstancias ;) Es un clásico que no conocía pero me llama mucho la atención el argumento, ¡me lo apunto!

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  7. Hay que reconocer que H. G. Wells tenía una imaginación desbordante. Es todo un clásico que no te puedes perder.

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de este autor, pero es algo que tengo pendiente ^^ El argumento, además, me llama, así que me lo apunto! Un besote! =)

    ResponderEliminar
  9. No lo he leido; pero la gran imaginacion y el futurismo de la obra la hace destacar entre otras que traten el mismo tema pero que hayan sido escritas de manera mucho mas reciente; ya solo por eso merece la pena leerlo y ver lo que pasaba por la cabeza del escritor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Aun no he leído nada de Wells pero tengo este en la estantería y trás acabar "El mapa del cielo" le tengo muchas ganas^^ A ver si me pongo pronto con él y comparo opiniones^^
    Besotes!

    ResponderEliminar
  11. Estoy contigo, en que Wells fue un adelantado a su tiempo por los temas tratados en sus novelas. En cuanto a lo de ser invisible, sin comentarios jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. A mi este libro no me llama lo más mínimo. Sobre Una vecina perfecta, inténtalo si quieres, al final todo depende de lo que esperamos encontrar. Eso sí, vete primero a la página y leéte los primeros capítulos, no hagas como yo.

    ResponderEliminar
  13. Lo leí hace tiempo. Como literatura juvenil me parece un buena opción...
    Besos,

    ResponderEliminar
  14. No he ´leído nada de HG Wells, de momento, aunque por la carrera conozco parte de su obra. Esta novela no me llama especialmente la atención y por lo que cuentas quizá tampoco me esté perdiendo gran, gran cosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Por algo Wells es aclamado como uno de los genios de la ciencia-ficción. Excelente reseña, Xavier. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta este libro, la única pega que le pongo es que siempre se descubre demasiado tarde, ya conocida la historia por lo que pierde fuerza.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Lo leí hace años y me gustó mucho. Como bien dices, resulta casi increíble que este libro fuese editado en el siglo XIX.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  18. Pues éste gracias a Dios no me llama la atención, que llevo unos días que no hay libro que no me apunte:) De todas maneras, muy buena reseña, como siempre.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  19. Has consegudo despertar mi curiosidad con este libro, que con tantas pelis el libro lo tenía más bien olvidado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  20. Pues lo leí de jovencita y luego he visto alguna película, y la verdad es que esa historia que no envejece, que siempre resulta interesante. Un beso

    ResponderEliminar
  21. NO he leído nada de Wells aún. y mira que a estas alturas es un clásico. A ver si me animo

    ResponderEliminar
  22. Recuerdo que empecé a leerlo hace algunos años, pero se me hizo muy denso y no pude con seguir, y mira que me pareció sorprendente la originalidad dada la época que se escribió y el que tenga tantas adaptaciones cinematográficas, pero no pude con él.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. No he leído nada de Wells. Lo sé, es una vergüenza. Espero leer una novela suya este año. Esta es la que más me llama la atención.

    ResponderEliminar