Una vecina perfecta, de Caroline L. Jensen






Título: Una vecina perfecta
Autora: Caroline L. Jensen
Traductor: Pontus Sánchez
Editorial y año: Planeta, 2012

A la señora Bengtsson le encanta ser ama de casa, y para ella el mejor momento de la semana llega cuando puede servirse un vaso de vino blanco y pasearse por su inmaculado hogar con las zapatillas satinadas de tacón que tienen pompones en la punta. Su vida parecía destinada a transcurrir entre bollos de canela, aspiradoras y cursillos de caligrafía, hasta que un fatídico día decidió darse un baño y usar el hidromasaje, y eso lo cambió todo. Era un martes cualquiera, y la señora Bengtsson murió. Pero Dios, que ese día la estaba observando, decidió darle una segunda oportunidad y la devolvió a la vida. Aunque algo debió de salir mal, porque desde entonces la señora Bengtsson se comporta de un modo extraño, tanto en casa —para sorpresa de su estupefacto marido— como fuera de ella —para asombro de sus tranquilos vecinos—. ¿Será que la señora Bengtsson ha dejado de ser la vecina perfecta?


Una novela de humor es, con toda probabilidad, una de las más difíciles de escribir. Mantener el tono divertido a lo largo de todo el libro es muy complicado, y más aún si la historia pretende alzarse como un ejemplo de originalidad. Una vecina perfecta, la ópera prima de Caroline L. Jensen, sabe cómo arrancar alguna que otra sonrisa, aunque la autora no ha sabido sacar todo el partido al argumento; de ahí que dé la impresión, una vez terminada la lectura, de que la novela toma unos derroteros un tanto incomprensibles que rompen, en parte, la magia creada durante las dos terceras partes de la obra.

La señora Bengtsson es un ama de casa completa y atenta. Siempre presta a servir a su marido, un buen día se ahoga en su bañera. Unos segundos después, Dios decide darle una segunda oportunidad y le devuelve la vida. Es entonces cuando a la renacida mujer se le presenta un gran dilema: ¿es ella creyente? Y, si lo es, ¿lo es del todo? Para resolver sus dudas y sacar algo en claro de una vez, comienza a leer la Biblia. Tiene la suerte, además, de tener como vecina a Rakel, una joven estudiante de Teología. Lo que la señora Bengtsson no sabe, ¿cómo iba a saberlo?, es que el Diablo tampoco se ha quedado de brazos cruzados y ha poseído a Rakel, con la esperanza de lograr que una nueva alma se desvíe del camino y acuda a su propio seno.

La idea de la que parte la trama de Una vecina perfecta es tan surrealista como simpática. La historia de la protagonista, en la que aparecen Dios y el Diablo, ansía divertir a los lectores gracias a su original planteamiento. Caroline L. Jensen ha acertado: rápidamente uno se siente atraído por el argumento y decide adentrarse en la novela. El ingenio de la autora se manifiesta en todos los diálogos que adornan los días de la señora Bengtsson; en ellos encontramos comentarios que inevitablemente provocan sonrisas o carcajadas, y creo que conseguir tal efecto no es nada sencillo. El estilo con que está escrito, además, es fresco y muy ágil, de manera que proporciona una lectura entretenida y sencilla, a la par que agradable, con la que dejar a un lado el presente y echar a volar la imaginación.

Por otro lado, una persona que profese un gran respeto hacia la religión cristiana, y que viva su fe de una manera activa, es probable que encuentre numerosos detalles que rozan la blasfemia y que podrían disgustarle —aunque no sea mi caso, no por ello es menos cierto—. Lo que a mí me ha decepcionado un poco es la evolución del curioso dilema que acecha a la protagonista. Creo que a la autora se le ha ido un poco la mano y ha escogido un camino que no termina de cuadrar con el ambiente que reina en el primer tramo de la novela. Me ha quedado, pues, un regusto agridulce. Si bien otro final habría mejorado, y mucho, la historia, de todos modos he sabido disfrutar del papel que se les ha otorgado a todos los personajes, paraísos e infiernos aparte.

Como lectores seguro que de vez en cuando vuestro estado de ánimo os pide una novela refrescante que no exija una concentración especial ni total. Si es así, Una vecina perfecta es una buena opción, ya que os proporcionará unos momentos amenos y distendidos capaces de quitar el estrés al más agobiado. A pesar de que, en mi opinión, Caroline L. Jensen podría haber escogido un desenlace más acertado y acorde con la historia, creo que la escritora sueca no ha explotado todo su potencial y tiene mucho por ofrecer; su estilo le augura un gran futuro en el mundo literario y yo le daré, sin dudarlo, otra oportunidad en cuanto aparezca otro libro firmado por ella.

21 comentarios:

  1. La portada me suena de la librería. Y sí, parece una lectura entre otras mas densas.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Parece que el final que le han dado no es el acertado. Con solo tres gotitas creo que lo voy a dejar pasar. Quizá su siguiente novela esté mejor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No conocía esta novela, pero me viene genial esta reseña para unirla a mi lista de libros cómicos, que a veces me apetece leer este tipo de obras y no encuentro nada que me haga reír de verdad...1beso!

    ResponderEliminar
  4. No me apetece especialmente, la verdad. Besos

    ResponderEliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo: las novelas de humor deben ser las más difíciles de escribir, y es mucho más sencillo hacer llorar que hacer reír. Me ha llamado la atención el argumento, tiene buena pinta, pero lo veo más como la sinópsis de una película que de una novela. Si tiene éxito, desde luego no tardará en tener su homónimo versión cinematográfica.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mi no me gustó nada, y el colmo de los colmos fue el final. Definitivamente, yo no le voy a dar otra oportunidad

    ResponderEliminar
  7. Por lo que cuentas se ve un libro divertido, ideal para disfrutar relajadamente. Yo me la apunto porque este tipo de novelas me encantan.
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. Esta la dejaremos pasar. Aunque es verdad que aveces apetece lectura ligera para distraer, yo los llamo libros de autobús. Buena reseña.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Me ha llamado la atención el título de esta novela, no creo que vaya a gustarme. Cuando no me atrae su sinopsis, no me atrevo a provar aunque a veces me equivoco :).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me quedo con tu opinión, no es mala opción y habrá que seguir viendo que más nos trae la autora. Besos

    ResponderEliminar
  11. Hace poquito que conocí esta novela y me llamó la atención porque precisamente parece de esas amenas que se pueden intercalar en momentos en que necesitas algo más "light". La tengo ya en cuenta por si cae.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. No me termina de llamar esta vez, así que lo dejaré pasar, que también está bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Religión aparte, pues además es una novela de humor, no me llama la atención el argumento y por tu reseña le falta calidad. La dejaremos pasar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Curiosa novela la que nos traes hoy. Pese a que tenga tintes de humor no termina de convencerme. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. La voy a apuntar porque parece ideal para relajarse un poco. Además, los autores suecos no suelen decepcionarme. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Me gusta leer libros refrescantes y facilitos de vez en cuando, pero la temática de este no me termina de llamar.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. No sabía de qué iba esta novela. A pesar de haberla visto un montón de veces en librerías nunca había llamado mi atención.

    Es muy cierto lo que dices de que es muy difícil escribir una novela de humor. Como lo hagas mal y sin gracia puedes conseguir el peor libro del mundo, jeje.

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Se le podría dar una oportunidad, algo ligero no viene mal de vez en cuando. El problema es que con tantos blogs y reseñas se nos van acumulando las "lecturas pendientes", así que hay que ir seleccionando si no quiero acabr loca. Supongo que de momento, habrá que dejarla pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado la sinopsis, y aunque no soy muy fan de las novelas de humor, si no hubieras hablado de ese regusto agridulce, quizás me hubiera animado a leerla.

    ResponderEliminar
  20. La empecé este verano y reconozco que no me la terminé, no llegué a engancharme a la historia. No sé si le daré otra oportunidad.

    Un beso!

    Maribel.

    ResponderEliminar
  21. Me acuerdo de este libro justamente por su portada, me llamó la atención desde el primer momento. De momento creo que no me animo, pero la tendré en cuenta para cuando los estudios me agobien... entonces se agradece un libro de este tipo.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar