Los días del arcoíris, de Antonio Skármeta






Título: Los días del arcoíris
Autor: Antonio Skármeta
Editorial y año: Planeta, 2011

Nico ha visto cómo se llevaban a su padre delante de toda la clase y sabe que tiene que hacer dos llamadas y esperar. Lo llamaban el plan Baroco. Su enamorada, Patricia Bettini, hija de un conocido publicista, le acompaña y, sin apenas darse cuenta, impulsa a su padre a escuchar las voces de la gente y participar en una auténtica rebelión. Juntos y con un acto imaginativo, lleno de humor, abren el camino a la libertad. Una novela de padres e hijos, maestros y discípulos que se las ingenian para devolver los colores y la música a una capital gris.


La literatura hispanoamericana goza, en la actualidad, de la merecida celebridad que le aportó el buen número de autores y novelas brillantes cuyo nacimiento vio la luz a mediados y finales del siglo XX. Son numerosas las voces literarias que merecen nuestra atención y aplauso, ya que saben dirigirnos allende los mares, en busca de tierras tan «exóticas» como interesantes para nosotros. Uno de los autores más influyentes es Antonio Skármeta; desde su éxito El cartero de Neruda, cualquier libro que tiene a bien publicar suscita bastante repercusión. Con Los días del arcoíris ganó el premio Planeta - Casamérica, un galardón que sin duda supo fijarse en el optimismo que derrocha la historia.

A finales de la década de los 80, Pinochet está al mando de Chile. Tras quince años de gobierno, el dictador decide dar un paso hacia la democracia y convoca un plebiscito para conocer la opinión de la población sobre el régimen. Mientras quienes intentan derrocar al régimen hacen campaña por el «No a Pinochet», detienen a un profesor de filosofía. Nico, su hijo, debe hacer todo lo que esté en su mano para lograr el regreso de su padre, y para ello contará con Patricia Bettini, su querida, la hija del encargado de defender el movimiento contrario al dictador. Música, literatura y esperanza se unen a través de un camino difícil, pero necesario, en pos de un futuro democrático.

Siempre que un autor decide ambientar una novela en un período en el que reinaron el horror y la injusticia social, el resultado tiende a ser tan descriptivo como trágico. Antonio Skármeta se ha alejado, con gran acierto, de la perspectiva pesimista que dominaba su país y nos regala un fantástico canto a la libertad, a la prosperidad, con cierta dosis de humor incluida. Sería inverosímil, claro, que en Los días del arcoíris todo fuera del color de rosa, y en la novela también hay momentos duros y cruentos, pero el tono de la historia es diferente y hace gala de una energía y una vitalidad encomiables.

La narración, por otro lado, es impecable, si bien debo mencionar el gran número de chilenismos que figuran -naturalmente- en el texto. Todos esos giros propios del país del autor nos ayudan a situarnos allá en compañía de los protagonistas, pero también es cierto que pueden provocar cierta dificultad de lectura. Los personajes, sin embargo, son el aderezo perfecto que necesitaba la historia. Ejemplifican un modelo de ilusión y optimismo que tiene como objetivo dar por finalizada la etapa que vivía la sociedad chilena y conducir los pasos hacia un mañana más luminoso y feliz. El autor, por supuesto, ha sabido plasmar esos sueños en la novela con gran maestría.

La historia de Chile, en especial la época que protagoniza Los días del arcoíris, cuenta con momentos de gran crueldad que aún hoy requieren de resoluciones jurídicas. Agradezco a Antonio Skármeta que nos acerque a ese período sin dejarse llevar por el camino fácil, sin incluir en el libro situaciones excesivamente dramáticas -aunque verídicas- que habrían destruido la esencia de la novela. Echar la vista atrás y destacar tan solo los actos más perversos no es tan difícil; abandonar la tristeza y desesperación de una década complicada y oscura para, así, ofrecernos un relato de ilusión y color es, en mi opinión, elogiable, fresco y digno de ejemplo.
  

19 comentarios:

  1. Pues si que tiene mérito escribir sobre una época tan dura y basarlo en el optimismo y la ilusión, sin lugar a dudas y como bien dices, algo refrescante. Tomo nota.


    Bsos!

    ResponderEliminar
  2. Leí "El baile de la Victoria" y me resultó un tanto extraño, pero me gustó la historia. En este caso, si no hay detalles de torturas, me apunto el libro porque me han convencido los argumentos a favor.
    Besín y feliz lunes

    ResponderEliminar
  3. No conocía esta novela de Antonio, pero muchas gracias por acercárnosla. Me gustan mucho los autores latinoamericanos, creo que por naturaleza son luchadores y eso lo saben reflejar muy bien en sus novelas muchas de ellas tan intimistas que dan miedo. Gracias por la reseña, me la apunto! Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Sólo he leído un libro de este autor y me gustó mucho. Es una asignatura pendiente volver a leer algo suyo y ésta parece una muy buena opción
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Agradezco que, una vez más, me presentes un libro que parece la mar de interesante: no he leído nada sobre el periodo en el que se sitúa la historia y creo que puede resultar interesante conocer el duro momento histórico que atravesó Chile en aquella época a través de la literatura. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Ya por la temática en sí merece la pena su lectura, desde luego. De esta época leí hace tiempo De amor y de sombra, de Isabel Allende, una autora que suele tratar en sus novelas sobre este período luctuoso de Chile. Pero si la novela que nos traes hoy, pese a la época que trata, es un canto a un mañana feliz, como bien dices, un canto de esperanza, más si cabe hay que tenerla en cuenta. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  7. Lo vi en la librería al poco de su publicación y no me llamó la atención. Leyendo tu reseña, creo que debería haberle dado una oportunidad en su momento, la época me resulta atrayente.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  8. No me importaría leer esta novela, aunque ahora mismo me da pereza (un poco) ponerme a leer un texto que incorpore 'modismos' o expresiones que no sean en español de España.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me lo apunto, tiene muy buena pinta. Que sea capaz de situarlo en una época tan difícil y sin dejar de ser realista no caer en el dramatismo creo que tiene mérito. Me gusta además el estilo de Skármeta aunque solo puedo juzgarlo por El cartero de Neruda pero me gustó y éste puede ser una buena opción para repetir.

    ResponderEliminar
  10. No he leído nada del autor, y tampoco ninguna novela que esté ambientada en esta época, así que tomo nota de este título. De todas formas, cuando me anime pasaré antes por "El cartero de Neruda", obra que tengo en casa sin leer. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. No he leído nada de este autor. Por lo que cuentas, me parece que esta va a ser una buena novela para estrenarse.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. No conocía el libro y, si soy sincera, tampoco me suena el autor. Es una lectura que no me llama demasiado ahora mismo pero que apuntaré ya que, como Jesús, tampoco he leído nada ambientado en esta época :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. No he leído nada del autor, pero en casa tengo "No pasa nada". Hace unos días pensaba en leerla, porque es corta y dicen que está bastante buena. Me llama más la atención "El cartero de Neruda"

    ResponderEliminar
  14. Me encanta este autor, hoy traes una de las pocas que me faltan así que le pondré remedio.
    Qué grande y que agradable es Skármeta!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo contigo en que contar los hechos desde el optimismo en una época de dictadura es mucho más difícil que atacar la historia por el dramatismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Estoy deseando leer a Skármeta! el otro día vi El baile de la victoria porque Trueba ha sido protagonista del mes, y me gustó tanto la historia que sentí una rabia tremenda de no haber leído el libro antes. Los días del arcoiris la leeré, seguro, estoy deseando hacerlo, ahora más con tu entrada, porque me fascina la historia de Chile, tan reciente y tan horrible, y me fascina ese arcoiris, ese No, y ese pueblo latinoamericano. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Esta vez el argumento no me acaba de convencer... ¡Gracias por la reseña!

    Buen puente ;)
    Patri

    ResponderEliminar
  18. Interesante propuesta, me lo apunto!

    ResponderEliminar