Peter Pan, de James M. Barrie






Título: Peter Pan
Autor: James M. Barrie
Traductora: Nazaret de Terán Bleiberg
Editorial y año: Alianza, 2010 (1911)

Como todas las creaciones que pulsan los resortes más escondidos del ser humano, la figura de Peter Pan, el niño que no quería crecer, no ha cesado de agigantarse en el imaginario del hombre moderno desde que en 1911 James M. Barrie publicara en forma de narración la obra de teatro que siete años antes había alcanzado ya inmenso éxito en Londres. Animado por personajes de una capacidad de sugestión que poco tiene que envidiar a la del propio Peter Pan –como Campanilla, Wendy o el capitán Garfio-, el magistral relato concebido por Barrie participa tanto del cuento de hadas como de la novela de aventuras, la crónica de piratas y la leyenda popular, y encarna verazmente sueños infantiles nunca del todo olvidados.


Con la perspectiva de los años las películas de Disney ya no parecen tan ingenuas y adorables como pensábamos de niños. Tenemos que agradecer a la compañía, sin embargo, que nos propusiera versiones de grandes clásicos que ya han calado en nuestra alma y que jamás nos abandonarán. Una de las adaptaciones más aclamadas y queridas es la de Peter Pan, la novela de James M. Barrie que vio la luz hace 101 años. Personajes como el propio protagonista o Campanilla y el país de Nunca Jamás han pasado a formar parte de la cultura y es interesante ver cómo los describe el autor original en una obra que mezcla géneros y que encierra un bonito mensaje.

Los Darling son un matrimonio inquieto que se preocupa mucho por Wendy, John y Michael, sus tres hijos. Una plácida noche, por la ventana de la habitación de los niños se cuela Peter Pan en busca de su sombra. Cuando Wendy se despierta y se lo encuentra llorando en el suelo, decide ayudarlo, aunque la muchacha no sabe que ahí dará comienzo la mayor experiencia de sus vidas. Y es que Peter Pan no solo les enseñará a volar, sino que los llevará al país de Nunca Jamás, donde los niños no crecen. En tan curioso lugar los tres chiquillos correrán aventuras junto a Campanilla y al capitán Garfio, dos de las personalidades más representativas de la isla. Pero ¿podrán volver a casa? ¿Querrán?

Ha pasado mucho tiempo, quizá demasiado, desde que vi por última vez la película de Disney. Quizá esa sea la razón por la cual me he llevado una sorpresa agridulce leyendo la novela de James M. Barrie. Aunque en esencia la historia es la misma, he encontrado numerosos elementos que no recordaba y que en parte me han aguado la lectura, ya que yo llevaba otra idea del argumento de Peter Pan. Como digo, es más que probable que mi decepción se deba al tiempo transcurrido, de manera que no quisiera que la desilusión centrara toda mi opinión, porque la novela me ha gustado y leerla me ha parecido un ejercicio sugestivo y refrescante, como intentaré exponer a continuación.

El propio personaje de Peter Pan y el halo de ensoñación que lo rodea recaban la atención del lector desde el primer momento. La idea de un niño que no quiere crecer y que lo afirma rotundamente es tan sorprendente como innovadora y original y me lleva a aplaudir el ingenio del autor. El país de Nunca Jamás, por otro lado, no es sino la ejemplificación de un paraíso infantil repleto de aventuras y también peligros, y creo que el nexo que une aquel mágico lugar y el protagonista de la novela es brillante. No puedo omitir el tono ágil con que está escrita la historia y la moraleja que podemos extraer de la odisea de Wendy y sus dos hermanos. Es, sin duda, un clásico que todos debemos leer para conocer el origen de uno de los mitos más fascinantes de todos los tiempos.

Siempre he defendido, y siempre defenderé, la necesidad de acudir a los textos originales en los que se presenta a personajes que ahora ya forman parte de la cultura de referencia. Conocerlos de primera mano es imprescindible. En Peter Pan he descubierto, con otros ojos, las causas y consecuencias de las andanzas de los protagonistas por Nunca Jamás, aunque en ese caso abrigaba unas expectativas que poco tenían que ver con la novela en sí. El libro de James M. Barrie demuestra el poder de imaginación de quien lo escribió y también deja claro por qué, cien años después, aún se trata de una lectura recomendable.

21 comentarios:

  1. Yo aún no he leído la obra original, pero conozco la adaptación de Disney: por lo que tengo entendido, ambas visiones difieren bastante, por lo que es normal sentir cierta decepción al no experimentar tan vivamente la magia de la versión cinematográfica. Tu reseña me ayuda a tener cuidado con las expectativas que me pudiera formar sobre esta obra. 1beso!

    ResponderEliminar
  2. Nunca me gustó el Peter Pan de Disney. Sin embargo, leí la novela después de ver Descubriendo Nunca Jamás, una película que me parece preciosa. La verdad es que la novela me gustó pero no lo bastante como para volver a leerla. Eso sí, está muy bien que nos traigas libros clásicos.
    Besitos y feliz lluvioso viernes.

    ResponderEliminar
  3. Lo que más me ha sorprendido es que la historia tenga ya 101 años. No la he leído pero si tengo oportunidad me asomaré por sus páginas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esta novela la tenía de niña, bueno y la tengo aún en la estantería en casa de mis padres, por lo que me trae muy buenos recuerdos. Recuerdo que me sorprendió al leerla porque quizás no era la misma imagen que yo tenía de la historia, pero sí que me gustó
    besos

    ResponderEliminar
  5. Peter Pan es una historia que me encanta. Pero nunca se me había ocurrido acudir al origen de todo! :-) Gracias a tí, quizás lo haga pronto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. No es uno de mis clásicos favoritos de Disney, la verdad. Y digo Disney aunque sé que la adaptación de un clásico de novela porque no conozco su versión escrita, sólo la película. Me llama la atención relativamente, y desde luego ni mucho menos la descarto, pero de momento lo dejo pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. No he leído ninguno de los libros que hablan de Peter Pan, así que no puedo opinar mucho. Pero si alguna vez de decido te haré caso.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. No he leído el libro aún, pero no descarto hacerlo, que tu reseña me deja con ganas, aunque se parezca poco a la fantástiva versión que hizo Disney de este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Después de ver "descubriendo nunca jamás", me dio por leerme la novela original y la verdad es que me gustó mucho. Gracias por hacer este post y recordármela. Besitos!

    ResponderEliminar
  10. La historia de Peter Pan nunca me ha gustado porque de pequeña la considerada demasiado fantasiosa y de mayor me ha parecido muy surrealista. Quizás leyendo la versión original cambie de idea pero, para ser sincera, no tengo muchas ganas de comprobarlo.
    Musus.

    ResponderEliminar
  11. A mí me gusta mucho más el libro que la película, creo que es mucho más real. Me gusta la imagen de Peter Pan como un niño malcriado y egoísta, que es lo que se intuye en la película, pero no se muestra tan claramente. Creo que la película es una mala adaptación, no le hace justicia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Pienso más o menos igual. Cuando me he acercado al personaje original he encontrado una niña que era demasiado responsable, casi una madre adelantada y un Pan egoísta. Por no hablar de Campanilla... Menuda sorpresa de libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No he leído la historia original, sin embargo ubico al personaje, por la adaptación de Disney. Son muchas historias infantiles que no he leído en papel, pero que he visto la película. Debe ser bastante mejor, pues como dices nos muestra matices que se ignoran en el cine. Ciertamente la idea de un niño que no quiere crecer es bastante innovadora.

    ResponderEliminar
  14. Me encantó el libro, aunque me sorprendí mucho con algunos de los personajes... el de Peter Pan precisamente me dejó a cuadros xDD

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Hay historias por las que no pasa el tiempo. Y a veces es una idea acercarse a los libros de las que salieron.

    ResponderEliminar
  16. Lo quiero leer desde hace ya tiempo, no sé porqué lo sigo retrasando. Lo que más curiosidad me da es la personalidad de los personajes.

    Te sigo el blog, que se me pasó tu comentario, soy un desastre jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Me pasa lo mismo que a alguno de los que aquí comentan. Algunos de los clásicos infantiles los he visto en películas pero no leído sus novelas. Creo que a todos nos pasará lo mismo, pues nos quedamos con la mejor imagen que da la película y no con lo que realmente nos podamos encontrar en la novela. En estos casos de clásicos infantiles siempre prefiero la película, pero que se ciña al espíritu de la novela, no a una versión libre de la misma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Me encantaría leerla! no sabía que había una publicación de la obra original.

    Merci, petonet :D

    ResponderEliminar
  19. Éste libro me provoca curiosidad, lo leería sobre todo por contrastar la imagen del Peter Pan que ofrece Barrie con la de Disney. Tiene que ser interesante ;)

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  20. No me había llamado la atención este libro, la verdad, igual lo debería tener en cuenta paraesos momentos en que necesitas una lectura refrescante, aunque yo no tengo muy lejano Peter Pan, porque hasta hace poco lo veía con mis sobrinos

    ResponderEliminar
  21. Tu reseña me deja con ganas de leer el libro y es que la película de dibujos la he visto con ojos de niña y seguro que leer el libro ahora puede dar una visión muy distinta de lo que en su día pude conocer de Peter Pan. Interesante reseña, sí señor.

    ResponderEliminar