Dublinesca, de Enrique Vila-Matas






Título: Dublinesca
Autor: Enrique Vila-Matas
Editorial y año: Seix Barral, 2010

Samuel Riba se considera el último editor literario y se siente hundido desde que se retiró. Un día, tiene un sueño premonitorio que le indica claramente que el sentido de su vida pasa por Dublín. Convence entonces a unos amigos para acudir al Bloomsday y recorrer juntos el corazón mismo del Ulises de James Joyce. Riba oculta a sus compañeros dos cuestiones que le obsesionan: saber si existe el escritor genial que no supo descubrir cuando era editor y celebrar un extraño funeral por la era de la imprenta, agonizante ya por la inminencia de un mundo seducido por la locura de la era digital. Dublín parece tener la llave para la resolución de sus inquietudes.


No sorprendo a nadie si afirmo que Enrique Vila-Matas es uno de los escritores españoles contemporáneos más influyentes. Tanto en narrativa como en ensayo, todas sus obras cuentan con una legión de seguidores nada desdeñable. Su pasión por el Ulises de James Joyce -no en vano es miembro de la Orden del Finnegans, una organización dedicada a venerar el citado libro- lo llevó a publicar Dublinesca, una novela que hace las veces de un homenaje personal al autor irlandés. La primera vez que leo a Vila-Matas ha desembocado en un éxito relativo.

El mundo de la edición literaria ya no es lo que era. Samuel Riba se acaba de retirar y ve cómo el tedio y la monotonía dominan sus días. Cuando un sueño le induce a pensar que la ciudad de Dublín debe centrar su vida en el futuro, Riba emprende un viaje a la capital irlandesa para huir de una existencia vacía y deprimente y esclarecer los motivos por los cuales ha tomado esa decisión. Una vez allí, tiene en mente celebrar un funeral por la era de la imprenta y reflexionar, largo y tendido, acerca de la relación que une a editores y escritores. Una reflexión profunda y muy sorprendente.

Llevaba tiempo queriendo abordar alguna novela de Enrique Vila-Matas. El hecho de que Dublín, ciudad que me tiene enamorado, sea uno de los escenarios principales de Dublinesca me ha lanzado a las páginas del libro. Este primer contacto con el autor ha sido muy satisfactorio en cuanto a su prosa. He descubierto una narración irónica, muy crítica, que une descripción y meditación de una manera impecable y muy ágil. Los personajes, por otra parte, están bien descritos, y no puedo obviar las reflexiones que nos regala el autor sobre el paso a la edición digital, que me han parecido acertadísimas. Nunca está de más cuestionarse el futuro de la literatura echando la vista atrás.

No obstante, ni que decir tiene que habría disfrutado mucho más de la novela si hubiera leído el Ulises. He pasado por alto un buen número de referencias porque aún no me he atrevido con Joyce, y ese sentimiento de frustración por desconocimiento me origina una rabia inmensa. A lo largo del libro, además, el autor echa mano, para mí desmesuradamente, de nombres y citas de autores que entorpecen la lectura y que suponen un alto en el camino que nos desconecta de la historia de Riba. Así, cuesta llegar a empatizar con los personajes, ya que muy a menudo nos alejamos de ellos en momentos muy interesantes por culpa de las menciones a otras obras.

Creo, me culpa, que no es una buena elección para empezar con la bibliografía de Enrique Vila-Matas. Si bien me ha conquistado la prosa del autor, la devoción que este siente por Joyce, y que -todavía- no comparto, ha imposibilitado que degustara la novela como se merecía. Quienes ya sean fieles a las obras del escritor barcelonés encontrarán en Dublinesca una suerte de lección para aprender historia de la literatura de la mano de un devoto «joyceano». Quienes aún no hayan leído a Vila-Matas hallarán un bonito paseo por las bellísimas calles de Dublín que, quizá, no les acabe de llenar del todo. Tengo claro, eso sí, que no será la última vez que recurra a él, porque su estilo me ha encantado.

18 comentarios:

  1. No conocía está obra, pero si algún día quiero ponerme con este autor, tendré en cuenta tus consejos.

    Un petonet.

    ResponderEliminar
  2. Vila-Matas me encanta, tiene un toque especial en sus libros donde nunca tienes claro cuanto hay del autor en sus ficticios mundos literarios, que no lo son tanto.
    También fue mi toma de contacto con él creo recordar y ahora aún estoy encantada con el resultado de la lectura de Aire de Dylan.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada del autor, pero por ahora no creo que me anime a hacerlo. Puede que más adelante lo haga :)

    ¡Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada de este autor, aunque llevo tiempo queriéndolo hacer. No empezaré por este. Gracias por la recomendación
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Vilas-Matas aún anda pendiente en mi lista, a ver si me pongo a ello. Besos

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de este autor, lo reconoco, y gracias a ti sé que no empezaré con este libro.
    Besos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  7. No me llama especialmente la atención así que lo dejo pasar. Del autor no conzco nada y creo que, por ahora no lo voy a apuntar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. No me llama especialmente la sinópsis, y he leído cosas muy disparatadas de este autor. Por lo visto, con ese estilo tan único y personal que tiene, es el típico escritor que o bien te encanta por ello o bien no lo soportas... al menos esa es la sensación que tengo tras haber leído reseñas de ciertas novelas suyas... quizá pruebe, pero con otra.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Yo me acerqué a este gran nombre de las letras en castellano a través de "Doctor Pasavento", un libro en el que tampoco faltan numerosas referencias literarias. Cuando me di cuenta, lo tenía prácticamente subrayado de principio a fin. Una prosa embriagadora. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Yo tampoco he leído nada de este autor, pero no paro de recibir recomendaciones. Espero poder ponerle remedio pronto.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  11. Intenté leer este libro y lo dejé casi a la mitad. N pude con él, muchas veces tenía la sensación de que no iba a ninguna parte. Tampoco he leído Ulises y no tengo intención de hacerlo. De todas formas, me pasó un poco como a ti, el estilo y la prosa de Vila sí me gustó. Tal vez vuelva a él pero con otro libro.
    Besín y feliz semana

    ResponderEliminar
  12. No he leído nada de este autor, y aunque este libro tiene buena pinta, por lo que comentas,creo que me estrenaré con otro. ¿Alguna recomendación?
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Pues no conocía ni el autor ni el libro, pero creo que le voy a echar un ojo =)
    Gracias por la reseña!

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Como no he leído el Ulises de Joyce y tampoco me he estrenado con Vila-Matas de momento dejaré pasar este también, aunque por lo que dices de su prosa debería buscar otra obra suya con la que estrenarme y disfrutar del autor.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo soy una más de las que aún no se ha estrenado con Vila-Matas, pero lo cierto es que este libro no me llama mucho la atención (y siendo de Seix Barral ya es raro), y si a eso le unimos que parar la lectura por las referencias a otros libros y/o escritores me mata... creo que el resultado esta claro, este no va a mi lista, aunque siga teniendo pendiente al escritor.

    Bsos! y más suerte con la próxima lectura.

    ResponderEliminar
  16. De momento seguiré tus consejos y trataré de conocer a este autor a través de otra obra, por ejemplo, las que recomiendan Mientrasleo y Offuscatio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. No me llama la atención este libro, así que si me decido alguna vez a conocer al autor no creo que sea con este título. Besos.

    ResponderEliminar
  18. En este libro las citas literarias no sobran en absoluto. Ni tampoco las referencias biográficas. Cada cita tiene que ver con aquello que pretende decir, e incluso tiene un extraño nexo con los lectores (al menos lo tuvo conmigo). Luego, Vila-Matas sabe transformar la anécdota en un infinito abanico de posibilidades literarias. Un autor muy ambicioso, de los mejores en un panorama editorial nacional un tanto falto de originalidad.

    ResponderEliminar