Guerra y paz, de Lev Tolstói






Título: Guerra y paz
Autor: Lev Tolstói
Traductora: Gala Arias Rubio
Editorial y año: Debolsillo, 2012 (1869)

Con la campaña napoleónica contra Rusia como trasfondo -Austerliz, Borodino o el incendio de Moscú- entre los años 1805 y 1813, Guerra y paz cuenta la historia de dos familias de la nobleza rusa, los Bolkonski y los Rostov, protagonistas de un mundo que empieza a escenificar su propia desaparición.


Hace unos años elaboré una lista con los grandes clásicos de la literatura universal cuya lectura un día, tarde o temprano, debía abordar. Uno de los títulos que esquivaba con más facilidad al releer la enumeración, dado su número de páginas, era Guerra y paz, una novela a la que no me atrevía a dar una oportunidad. Ahora, tras armarme de gran valor -no en vano la edición de Debolsillo cuenta con casi 1200 páginas-, puedo tachar el libro de Lev Tolstói. Mi experiencia con la obra del autor ruso ha sido agridulce, ya que las dos partes en las que uno puede separar la novela me han llevado a albergar sentimientos encontrados, aunque estoy orgulloso de mí mismo por haberla terminado.

A principios del siglo XIX, Napoleón amenaza con convertirse en amo y señor de Europa. Tras lograr incontables victorias militares, el emperador encuentra un serio oponente en Rusia, país en el que el zar Alejandro no duda en mostrar su rechazo al general corso. La aristocracia rusa tampoco duda en entrar en el ejército, tanto para demostrar su propio valor como para derrotar a Napoleón, y las familias Bolkonski y Rostov no son ninguna excepción. El príncipe Andréi Bolkonski y Nikolai Rostov se encuentran entre los soldados que participan en las batallas de Austerlitz o Borodino, y ellos, junto a sus conocidos y familiares, forman el elenco que protagoniza el enfrentamiento entre rusos y franceses.

Guerra y paz puede fácilmente dividirse en dos partes bien diferenciadas, las dos que dan nombre a los dos sustantivos que forman el título. En cuanto a la paz, asistimos a una crónica de la sociedad rusa del momento, en especial de la sociedad aristocrática. Las relaciones que unen a las diferentes familias, las acciones que llevan a cabo -movidos, en gran medida, por el interés- y las reuniones sociales en las que los personajes departen sobre varios temas de rabiosa actualidad me han parecido brillantes. El autor, por otro lado, hace gala de una asombrosa maestría con los personajes, a quienes dota de perfiles detallados que perduran a lo largo de toda la obra. Además, la novela comienza con un tono agradable, ameno, que me sorprendió y me encantó a un tiempo, y bebí las primeras páginas con ansiedad.

Cuando empieza la guerra, sin embargo, se trunca parte del ritmo de la novela. Las descripciones que hasta el momento se alzaban como el aderezo perfecto de la narración se convierten, en mi opinión, en el principal lastre, puesto que rompen el equilibro entre ambientación y acción. Asistimos a una recreación muy -demasiado, quizá- precisa de las principales contiendas militares, la cual, acompañada del relato de la vida diaria en el ejército, menos interesante para mí, añade un tono denso y lento al libro. Cabe mencionar, también, el ingente número de personajes que desfila por la novela; tantos nombres acaban por apabullar al lector, quien padece la dificultad de reconocer a todos los soldados, generales, condes, príncipes... Es una pena que perdiera la amenidad que caracteriza a la paz.

Guerra y paz es un clásico en el que encontramos reflexiones sobre el amor, la amistad o el matrimonio que bien podrían haber surgido de la pluma de un escritor contemporáneo; de ahí que sea una obra que sigue gozando de vigencia en pleno siglo XXI. Es cierto, asimismo, que Lev Tolstói podría haber imprimido el tono ágil de la primera parte en todos los capítulos, y de ese modo yo como lector habría disfrutado más de la lectura. Para terminar la reseña quisiera lanzar una queja acerca de la presente edición. No me gusta criticar a mis colegas de profesión, pero la traducción de Gala Arias Rubio necesita una urgente revisión, tanto desde el punto de vista sintáctico como ortotipográfico. Hay errores graves que no quiero encontrar en ningún libro, pero menos aún en un clásico de estas características, así que ojalá desde Debolsillo decidan pulir el texto para ofrecernos una versión mejor.

26 comentarios:

  1. Este libro me llama bastante y más después de tu reseña, a ver si para el año que viene cae algún clásico, porque hay ganas de leer alguno :)
    Besitos y gracias por la reseña ^-^

    ResponderEliminar
  2. De Tolstoi he leído sólo Anna Karenina, me gustó pero la parte de la política, los campesinos y la Duma se me hizo eterna. Me da la sensación de que con la novela que traes hoy me iba a pasar lo mismo en la parte Guerra, puede ser tediosa y no me interesa mucho. Creo que lo dejaré pasar.
    Besitos navideños

    ResponderEliminar
  3. Tengo que leerlo sí o sí. Pero estos clásicos prefiero comprarlos y tenerlos en casa. Pero me pasa lo mismo que a ti, su extensión me intimida un poco... Además se que no es fácil de leer. Felicidades por haberlo acabado, y buena reseña:)
    Me alegra ver que alguien lee clásicos. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Anna karenina. De momento m esta gustando. Esre que nos reseñas hoy es uno de mis eteeeernos pendientes tambien... aunque me quitaste un poco las ganas... :-)

    ResponderEliminar
  5. Lo que me temía: el ritmo es lento debido a las descripciones. Pues creo que de momento este clásico todavía no pasará por mis manos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Es otro de mis clásicos pendientes, me alegro de que lo hayas terminado, pese a la densidad y caída del ritmo en la parte de la guerra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un clásico que tengo pendiente desde hace... Y es que de este autor aún no he leído nada. Aunque por lo que cuentas, cuando me anime, probaré con otra edición. Creo haber visto este libro en Cátedra, que es una editorial que me gusta mucho a la hora de elegir clásicos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Es uno de mis libros favoritos, sin duda, lo he leído dos veces y estoy de acuerdo con lo que dices de como se trunca el ritmo en la parte central, tiene un pequeño "fallo" para mi gusto ya casi al final que no detallaré por no hacer spoilers pero es uno de los libros que más me ha gustado. Lástima que las versiones cinematográficas- al menos las americanas, no le hayan hecho justicia. Un saludo :)

    ResponderEliminar
  9. También me lo pensaría, 1200 páginas no se leen así como así...

    Otro más que tendré en cuenta, aunque ya veo que te ha gustado principalmente la primera parte.
    En realidad ya tengo bastantes clásicos esperando en la estantería, pero nunca encuentro el momento oportuno T__T

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  10. También está en esa lista de libros que algún día debo leer, la verdad es que no me animo mucho con tus impresiones, pero aún así espero ponerme a ello. Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues aún estuve el otro día a punto de comprarlo, que le tengo bastantes ganas también desde hace tiempo, pero... uf, no me atrevo. La reseña por una parte me anima pero, lo negativo, por otro lado, me echa otra vez para atrás :P Nada, todo sea empezarlo un día con ganas :D
    Gracias por la reseña ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me gustó, no te voy a decir que no, pero me pareció que le pasaba como a muchas películas. Tenía un cierto... exceso de metraje. De todos modos ni de lejos me arrepiento de haberlo leído, considero que hay títulos imprescindibles
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No he leído aún nada de Tolstói. Lo que cuentas sobre "Guerra y paz" hace que recupere un poco el interés, a pesar de ese lastre del que hablas y que afecta al ritmo narrativo. De todas formas, cuando me anime a descubrir al autor, lo haré con "Anna Karenina", que la tengo en casa. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Vaya clasicazo nos traes!!
    Está entre mis pendientes =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. Y mira que es una novela que tengo ganas de leer pero, por una cosa y otra, la voy dejando pero de este próximo año no creo que pase. La vi en película y en miniserie pero, claro, no es lo mismo, por muy fiel que sean a la novela. Tolstoi es uno de los grandes. Te recomendaría también El don apacible, de Mihail Sholojov , que es un gigantesco mural descriptivo de los acontecimientos que sacudieron la estepa rusa entre los años catorce y veinte del siglo XX,donde los jóvenes cosacos son enviados a luchar a tierras polacas y rumanas.Otra verdadera joya de la literatura rusa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Este libro lo tengo también pendiente. Reconozco que me da pereza ponerme con él.
    Gracias por tu reseña!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. No me extraña que te sientas orgulloso, no es para menos al haberte atrevido con este libro. Es una lástima que la segunda parte se ralentice y no sea capaz de mantener el ritmo de la primera, pasa en muchas ocasiones. Lo de las erratas es imperdonable, antes nos decían que teníamos que leer para saber escribir bien y ahora no se escapan ni los clásicos, ¡qué lástima! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Me encanta la literatura rusa decimonónica, pero no sé por qué nunca me termino de atrever con Guerra y Paz. Por supuesto, seguirá en la lista de libros que debo leer antes de morir, pero no creo que caiga hasta dentro de algún tiempo... 1beso!

    ResponderEliminar
  19. Un clásico sobre el que he leído mucho pero con el que todavía no me he animedo. Temo que se me haría un tanto pesado...
    Besines,

    ResponderEliminar
  20. Es un clásico que tengo pendiente desde hace mucho y todavía no me he animado con él por el inmenso número de páginas que tiene.
    Tomo nota sobre la traducción de la novela e intentaré comprar otra.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  21. No sé si atreverme con él. Intenté "Crimen y Castigo" y lo dejé... y este está en el mismo montón de pendientes.
    =) pero bueno, igual me animo con el tiempo.

    ResponderEliminar
  22. Un clásico que hay que leer pero visto el grosor del mismo echa un poco para atrás... Habrá que buscarle una buena época para leerlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. Una lástima lo de la traducción, sobretodo porque DeBolsillo tiene muchísimos recursos para cerciorarse de forma más dedicada a la forma en que presentan las novelas. Es un clásico, aunque me frena un poco el hecho de que algunos lo llamen "Lev Tostón". En algún momento tendré que leerlo...

    ResponderEliminar
  24. uuuufffff los clasicos se me resisten...... un beso

    ResponderEliminar
  25. Un clásico de los buenos pero que aún no he leído, no sé si me gustaría.

    ResponderEliminar
  26. Hola.
    He visto tu reseña y creo que tu reclamación a la editorial debería de empezar por otro sitio: lo que has leído no es "guerra y paz". La edición de debolsillo es la misma con la que Mondadori estafó hace unos diez años a muchos lectores.
    Lo que has leído es un borrador de la novela, no la novela terminada.
    Mondadori lo avisaba en la portada ("versión inédita") si a eso se le puede llamar aviso. Debolsillo lo menciona en la contraportada aunque tampoco explicándolo muy bien.
    Lo dicho, eso no es "Guerra y paz", es un borrador al que le faltan varias decenas de páginas (creo que un par de centenares más bien) con respecto a la edición que Tolstoi publicó.
    Para mí, que hagan eso sin haberlo aclarado muy muy muy bien en la portada es aún peor que lo de la traducción.
    Si algún día comentas la novela con alguien que haya leído la versión buena, no te extrañes si habla de cosas que a ti ni te suenan.
    Un saludo.
    Carlos.

    ResponderEliminar