El asesino hipocondríaco, de Juan Jacinto Muñoz Rengel






Título: El asesino hipocondríaco
Autor: Juan Jacinto Muñoz Rengel
Editorial y año: Plaza & Janés, 2012

El señor Y. debe cumplir su último encargo como asesino profesional, pero para conseguirlo tendrá que superar un grave obstáculo: no le queda más que un día de vida. En realidad, el enigmático asesino a sueldo que responde a las iniciales M. Y. lleva años muriéndose, desde el mismo momento en que vino a este mundo. Le persiguen tantas enfermedades que cualquiera podría considerarlo un milagro médico. Ahora, por encargo de un cliente misterioso que se mantiene en la sombra, debe matar al escurridizo Eduardo Blaisten antes de que le asalte una apoplejía terminal o una úlcera gangrenosa o un empeoramiento de su Síndrome de Espasmo Profesional.


Las editoriales suelen dar a conocer sus títulos a través de portadas atractivas que llaman la atención de los lectores. Ni que decir tiene que la cubierta de El asesino hipocondríaco no deja indiferente a nadie; a mí tampoco: me parece horrorosa. De hecho, si solo me hubiera centrado en la portada es más que probable que no habría leído la novela, pero ha habido tres factores que me han llevado a darle una oportunidad: el curioso título, la sinopsis y las opiniones tan dispares que había oído y leído hasta ahora sobre la ópera prima de Juan Jacinto Muñoz Rengel. Tras terminarla puedo decir que me encuentro a medio camino entre los que la aman y la odian. Y no, no es una novela negra.

El señor Y. tiene un grave problema: debe terminar el encargo recibido, que consiste en matar a Eduardo Blaisten, pero para ello debe esquivar el abrazo de la muerte. Está convencido de que tan solo le quedan horas de vida, y su moral kantiana le impide dejar el trabajo a la mitad. Mientras planea la mejor manera de llevar a cabo el homicidio, el señor Y. se verá obligado a superar las numerosas enfermedades que lo acechan, dolencias y trastornos que afectan solamente a pocas personas. La mala fortuna lo ha llevado a ser él el portador de la gran mayoría de los males, así que una tarea que en principio ofrecía poca dificultad es ahora cuestión de vida o muerte. Y nunca mejor dicho.

La originalidad en cuanto al perfil del asesino es más que evidente. ¿Desde cuándo una persona que se dedica a matar a otras por dinero sufre de hipocondría? Es un detalle tan sorprendente como brillante. El asesino hipocondríaco ofrece una nueva propuesta que, con el disfraz de novela negra, sabe desconcertar al lector desde la primera página. Juan Jacinto Muñoz Rengel abandona el género de misterio para centrarse en las dolencias que aquejan al protagonista, las cuales arrancan numerosas sonrisas por su misma absurdidad. El humor está presente a lo largo de toda la obra y el estilo del autor se descubre fresco, desenfadado e irónico.

No obstante el tono agradable del libro, nos encontramos ante una obra un tanto engañosa. Cuenta con todos los ingredientes para convertirse en una novela de misterio, cuando en realidad el asesinato que debe cometer el señor Y. pasa a un segundo -o tercer- plano. Parte de mi decepción con la novela se debe a los derroteros que toma. Tampoco ayudan las numerosas anécdotas de ilustres personajes hipocondríacos del pasado -filósofos como Kant o Descartes y escritores como Poe-, que más allá de ser un mero aderezo acaban convirtiéndose en un lastre que entorpece el ritmo de lectura. El final, por otro lado, me ha agradado por su sencillez y por cerrar la historia de forma circular.

Juan Jacinto Muñoz Rengel se ha estrenado en el mundo editorial con una primera novela inesperada y distinta. Aplaudo desde aquí su esfuerzo por alejarse de los trillados estereotipos de protagonistas. La narración del libro me ha encantado, aunque esta vez la historia me ha dejado un poco más frío. El asesino hipocondríaco da verdad al dicho de que nada es lo que parece, y, pese a que finalmente me ha parecido entretenida, habría preferido otra manera de aprovechar el argumento y el perfil del asesino. Eso sí, si el autor pretendía saltar al mercado literario con una apuesta totalmente diferente, lo ha logrado, sin duda.

30 comentarios:

  1. Justo hoy he publicado la reseña de su última novela 'El sueño del otro' y aunque esta que traes hoy me encantó, no ha sucedido lo mismo con la segunda que leo de Muñoz Rengel.
    El humor, las anécdotas de otros hipocondríacos históricos y su originalidad me engancharon totalmente. Me pareció una propuesta muy divertida e interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, este libro no es lo que parece pero coincido con tus valoraciones y a mi también me gustó cuando lo leía hace ya tiempo :)

    ResponderEliminar
  3. No me atrae, pero gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Vaya, pensé que la valorarías mejor, la gente le ha puesto bastante buena nota, pero leyendo detenidamente tu reseña me temo que yo pensaría como tú, por lo tanto no sé si leerla o no. Supongo que si doy con ella a buen precio o de intercambio me lo pensaré y si no, pues nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Aixxx me fio mucho de tu opinión, y esta vez me transmites que algo te ha faltado.... y... Creo que voy a dejarla pasar.
    Muchas gracias por tu opinión y reseña!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues este hace tiempo que lo tengo apuntado, a mi también me llamó lo original del argumento, aunque con tu reseña no me termino de animar.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que tenia las espectativas demasiado altas cuando lei este libro. No es que llegara a defraudarme pero desde luego no me gusto. Creo que lo que mas me entretenia en este libro era las anecdotas de los hipocondriacos famosos. En este libro no coincidimos.

    Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo en que la portada es horrorosa. Por lo demás, este libro sube y baja en mi lista de pendientes según voy leyendo opiniones dispares y finalmente no sé si le daré una oportunidad.

    ResponderEliminar
  9. Hubo una temporada que no paraban de salir reseñas sobre este libro, y leí de todo tipo, pero no me acaba de llamar demasiado la atención así que lo dejo pasar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Caray con la portada, no podía ser más desagradable. Descartada porque veo que le sacas pegas importantes.
    Besitos y feliz lunes invernal

    ResponderEliminar
  11. Mis intenciones con esta novela se han mareado de un lado a otro desde casi el principio de los tiempos blogueros. Y al final, aunque podría ser prescindible creo que en algún momento le daré la oportunidad, salir de dudas es importante. Besos

    ResponderEliminar
  12. He leído sus dos libros y tengo que decir que me gusta mucho más el último. Aunque este me hizo reir, es original, y me gustó esa solidaridad entre enfermos hipocondríacos. Está cargado de curiosidades.
    Mis pastillas!!! jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Coincido contigo con la portada de la novela. Desde luego que es de las peores que he visto, aunque igual la editorial lo hizo a posta. Pero por lo que leí en tu reseña creo que, por esta vez, no voy a tener en cuenta este título. Me imagino que entre los célebres hipocondríacos el autor se haya olvidado del ilustre hipocondríaco literario creado por Cervantes, como es el Licenciado Vidriera. ¿O me he equivocado y a lo mejor sale en la novela?. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. A mí me gustó un poco más que a tí, precisamente por esa originalidad que señalas. Algo totalmente inesperado en una novela que parecía negra pero que,evidentemente, no es exactamente éso; o es algo más que éso
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Para mí casi de diez. Lo leí el año pasado y me llegó muy muy hondo el libro... Pronto me pondré con el segundo que está ya en casa...
    Besines y feliz lunes!!

    ResponderEliminar
  16. La tengo en la estantería desde hace tiempo, tenía muchas ganas de leerlo pero luego empecé a ver opiniones diversas y lo fui dejando pasar, pero algún día caerá, creo que es la única forma de descubrir qué me ha parecido
    besos

    ResponderEliminar
  17. A mi me gustó, quizá porque no tenía grandes expectativas y tampoco pensaba encontrarme con una novela negra, sino con lo que era, un entretenimiento que me hizo sonreír en más de una ocasión y que me resultó muy original.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Para mi, esta fue la peor lectura del año pasado, así que cualquier cosa que diga será negativa (su protagonista me pareció increíblemente cansino). Eso sí, la portada es muy atractiva. 1beso!

    ResponderEliminar
  19. Es verdad que es original, e incluso es divertido, pero pasadas las primeras páginas se me hizo un poco repetitivo, sinceramente.
    Y me cansaban las referencias a las enfermedades de los personajes famosos... Vamos, que no me terminó de gustar.

    ResponderEliminar
  20. La verdad es que tanto el título como la portada son bastante llamativos; pero a mí las reseñas leídas me decantaron hacia el no, y con la tuya continúo en el mismo lugar.

    saludos

    ResponderEliminar
  21. Ya había leído hace unos meses unas cuantas reseñas de la novela y la dejé pasar. La tuya me ha vuelto a refrescar la memoria pero creo no voy a cambiar de opinión, me parece que no es para mi..
    1beso!:)

    ResponderEliminar
  22. Este libro me apetece mucho que he visto muy buenas reseñas de él, pero viendo tu opinión, voy a bajar un poquito las expectativas por si acaso.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. Por un lado, me apetece probar suerte, la originalidad escasea y este libro es diferente. Pero posiblemente me pasaría como a ti, la trama de intriga me dejaría a medias, esperando más. No sé...

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  24. Era una novela que me llamaba la atención, pero después de leer la reseña como que me lo pensaré un poco (ciertos detalles, como lo de narrar la hipocondria de personajes famosos, no me han gustado demasiado).

    ResponderEliminar
  25. Pues mira que me llamaba la novela pero después de leer tu reseña se me han quitado un poco las ganas.
    Si la novela es de misterio, o como en este caso un asesinato, no me gusta que el autor se vaya por las ramas, el lector pierde el hilo también o en mi caso me desespero esperando que vuelva al camino que debía seguir.
    Y lo de las citas a personajes célebres...ya me toco vivirlo en otro libro de este estilo y me desespero, en serio. Esta bien que los autores se documenten pero creo que a veces también deberian ponerse en el lugar del lector y pensar si es necesario poner tantos datos.

    Un saludo
    Dácil

    ResponderEliminar
  26. Pues pese a esas reticencias y esas opiniones tan dispares que han ido apareciendo por la blogosfera, creo que a la larga le daré una oportunidad a esta historia. Tiene su punto de originalidad, aunque no niego que esos lastres en el ritmo me suelen echar bastante para atrás.

    Un abrazo, Xavier!

    ResponderEliminar
  27. No me llama la verdad. Aunque reconozco que el hecho de que su protagonista huya de los estereotipos le da su punto atractivo ;)
    Un besin

    ResponderEliminar
  28. Este libro me llamaba mucho la atención pero después empecé a leer reseñas dispares (lo mismo que tú, vaya) y ya me hicieron dudar. Ahora mismo la dejo pasar que ya tengo muchas cosas pendientes.

    Besos!

    ResponderEliminar
  29. Por lo que cuentas no es una mala historia que se podría moldear de forma subjetiva según que lector lo coja.

    ResponderEliminar
  30. Me llamaba la atención que fuera una historia bastante original, sin embargo, algo dentro de mí me frenaba; la duda. Después de leer tu reseña quizás me anime definitivamente a leerlo, pues creo que tal vez me lleve una sorpresa. O como mínimo, será leer algo diferente.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar