Estaba en el aire, de Sergio Vila-Sanjuán






Título: Estaba en el aire
Autor: Sergio Vila-Sanjuán
Editorial y año: Destino, 2013

Una mujer de la alta sociedad, muy bella y muy desgraciada. Un publicitario embarcado en un programa radiofónico que busca a personas desaparecidas. Un magnate con buenos contactos políticos dispuestos a consolidar su imperio. Un joven del Norte que rastrea sus orígenes. En la Barcelona de 1960, un momento en el que España empezaba a salir de la negrura de posguerra para convertirse en una sociedad de consumo, animada por promociones televisivas y elegantes fiestas veraniegas a la luz de la luna, las trayectorias de todos ellos se cruzan iluminando ambientes contrapuestos.


La vida puede ser sencilla o complicada, en función de la actitud con que la encaremos y de la suerte que nos acompañe. Lo mismo sucede en literatura. Los autores a menudo procuran presentar un argumento imbrincado para demostrar hasta qué punto son capaces de hilvanar sus historias. Y no me parece mal, en absoluto, pero a veces se agradece que un escritor nos regale una novela que haga gala de una elegante sencillez. Estaba en el aire, de Sergio Vila-Sanjuán, me reconcilia con el premio Nadal a través de una prosa exquisita y natural que me ha adentrado en una trama tranquila y sumamente agradable. ¡Qué alegría que no se parezca en nada al ganador del año pasado...!

Los años sesenta suponen una década de cambios en la Barcelona franquista. El país se dirige a un auge económico que se plasma en una sociedad más dedicada a los lujos y al consumo y que intenta superar, y olvidar, las penurias pasadas. Un programa de radio que tiene como objetivo reunir a familias desmembradas cosecha un éxito inesperado, alrededor del cual girarán cuatro personas con vidas muy distintas: un publicista, un joven que busca sus orígenes, un magnate millonario y una joven «bien» de gran belleza y no tanta fortuna. Todos ellos verán cómo nada volverá a ser igual para ellos tras conocerse en una ciudad progresista, moderna y, por fin, esperanzadoramente optimista.

Estaba en el aire es una novela calma, clara, afable. Sergio Vila-Sanjuán logra transmitir una sensación de placidez a la que, a buen seguro, en literatura no es fácil llegar. Incluso diría que es menos difícil desprender un halo de opacidad que confunda a algunos lectores y sepa encandilar a otros. Detrás de la aparente sencillez del argumento resulta evidente el gran esfuerzo que ha hecho el autor por despojarse de giros absurdos e irreales que nos alejarían de la historia. La naturalidad con que evolucionan las vidas de los protagonistas permite que asistamos a los derroteros que toman sus días con gran interés, aunque la novela cuenta con más ingredientes que la convierten en una lectura fresca y altamente recomendable.

La prosa de Vila-Sanjuán, por ejemplo, es impecable. Un amante de las buenas narraciones y de los textos cuidados, como un servidor, agradecerá el estilo del autor, en el que no se aprecian fisuras ni fallos. Con un tono directo y sincero, el lenguaje de la novela nos conduce a una empatía completa para con los personajes. Este es otro de los elementos que me gustaría destacar del libro: su verosimilitud. Somos conscientes de que nos encontramos en los años sesenta y todos los personajes actuarán en consecuencia. Es algo que parece evidente pero que en no pocas ocasiones los escritores descuidan en aras de un objetivo mayor, como pueda ser una trama compleja. 

Contar con un excelso dominio del lenguaje puede derivar en la pedantería que encontré en El temblor del héroe o en la tranquilidad que emerge de Estaba en el aire. Sergio Vila-Sanjuán ha sabido, en mi opinión, consagrar su estilo en el buen camino y dirigir sus pasos a una acertadísima segunda novela que le ha valido el premio Nadal de este año. Un galardón cuyo fallo no me sorprende en absoluto y con el que estoy más que de acuerdo. Ojalá en todos los premios literarios hallara la justicia que me ha parecido entrever en el resultado de este; es la única manera de que los lectores recuperemos la fe -quizá perdida, quizá olvidada- en dichos certámenes.

32 comentarios:

  1. Que la novela es calmada y sencilla se desprende de tu reseña que transmite esta tranquilidad que comentas. No he leído nada de Vila - Sanjuán, así que me parece una buena novela para conocerle. Me la apunto. Gracias por la reseña. Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Que ganas de leer pausadamente este libro ;D Me ha gustado tu reseña, gracias! Saludos

    ResponderEliminar
  3. Una buena opinión de este libro que me acerca aún más a él... Hace poco el autor visitó mi biblioteca pero me fue del todo imposible asistir.. Una pena. A ver si me hago con la obra y puedo leerla. Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues yo también me la apunto. Tiene buena pinta, así que a mi lista de pendientes. Bsss

    ResponderEliminar
  5. La pullita con los certámenes me ha hecho garcia, jejeje. Es uan posible recuperación en su buena fe. Este me lo llevo apuntadito. Besos

    ResponderEliminar
  6. Tengo pendiente la reseña pero coincido plenamente contigo. Una novela calmada, y sencilla aunque la sencillez a veces es complicada de lograr.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. No he leído nada de este autor pero este libro lo tengo ya en casa así que caerá pronto. Gracias por la reseña!
    Besos :)

    ResponderEliminar
  8. La portada no me llamaba, pero la sinopsis me picó un poco la curiosidad. Sin embargo, después de tu reseña, creo que no es para mi.

    ResponderEliminar
  9. No he leído nada de este autor pero efectivamente la fe perdida en los premios no me hacía barajar este libro, después de tu reseña me lo pienso. Besos

    ResponderEliminar
  10. Es una novela que no me llamaba especialmente la atención pero ahora que leo tu reseña tengo que cambiar de opinión, creo que me podría gustar y además es un periodo en el que no hay muchas novelas ambientadas, o al menos yo he leído poquitas
    besos

    ResponderEliminar
  11. Esta no me llama nada pero nunca digas de esta agua no bebere asi que no la descarto del todo.

    Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  12. Yo no me suelo llevar por los premios para elegir lecturas, pero parece que este libro ofrece una buena ración de literatura a tener en cuenta. 1beso!

    ResponderEliminar
  13. Lo tengo en casa pero al leer el otro día una reseña un poco negativa me desanimé. La tuya me ha insuflado muchos ánimos para afrontarla...
    Besos,

    ResponderEliminar
  14. Con la sinopsis solo no estaba segura pero aún viendo lo que te ha gustado...por lo que cuentas yo creo que no es de mi estilo...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Esta reseña es muy diferente a las que había leído antes y me habían hecho descartar el libro. Me has ganado con la sencillez y sobre todo la verosimilitud, no hay nada mejor que unos personajes humanos. Me la apunto.
    Besitos y feliz martes

    ResponderEliminar
  16. Me gustan las novelas que transmiten calma, creo que no es algo sencillo de conseguir. Creo que, por tu reseña, esta novela podría gustarme. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Tiene muy buena pinta, Xabi. A mí la portada sí que me llama mucho y la sinopsis también...

    ResponderEliminar
  18. Pues no sé, Xavier. Estoy indecisa, entre que he leído críticas dispares y que no me llega a atraer del todo creo que es una novela que dejaré pasar... si me topo con ella por el camino bien, si no, pues nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Lo he visto por muchos sitios pero no me acaba de entrar por el ojillo.

    ResponderEliminar
  20. Va directa a la lista de pendientes, siendo una recomendación tuya casi no me ha hecho falta ni leer la reseña para tenerla en cuenta.
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  21. Me llamaba este libro y tu fantástica reseña ha terminado de convencerme. Quiero leerlo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  22. La verdad es que lo empecé hace unos días, y como tantos otros, lo abandoné.
    Mal momento cuando estás estancado y no te convence ninguna lectura, así que en cuanto pase algo de tiempo seguro que lo retomo.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  23. Pues creo que este premio Nadal es de lo más fiables en cuanto a calidad literaria. Me ha encantado lo que nos cuentas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Tu reseña me anima más a leer esta novela, porque tenía muchas dudas. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Gracias por la reseña, me gusta ir cambiando de género, así que puede estar bien.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  26. Pese a la reseña no es de los que me llaman mucho, en principio lo dejo pasar. Un beso!

    ResponderEliminar
  27. No había oído hablar de esta novela. Lo que cuentas me gusta, pero por ahora paso (mi cartera me lo agradece ;)
    ¡Qué bien está escrita la reseña! Lo cuentas todo de una forma muy elegante y delicada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola, Xavier! Nos gusta la reseña, la enlazamos en el perfil del autor en nuestra web.

    http://www.letrasdeencuentro.es/detalles.php?resenia=662&titulo=Tras%20la%20lluvia%20literaria

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  29. Creo que has pegado una patadita al libro hacia mi montón de pendientes... Qué maldad la tuya ;)

    ResponderEliminar
  30. Es verdad que a veces uno pierde la fe en determinados concursos literarios después de leer a los ganadores, pero me alegro de que hayas "recuperado la fe" en el premio Nadal, jejeje.
    Yo no lo he leído, pero no lo descarto al ver lo mucho que te ha convencido; y es que unos personajes verosímiles son de agradecer.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  31. Pues a pesar de tu recomendación no estoy segura de si es un libro para mí, lo dejo con interrogación.
    1beso:)

    ResponderEliminar
  32. Pese a la temática de la novela y la buena ambientación de la misma que parece encontrarse en ella no termina de convencerme.No me estrené con el Premio Nadal, aunque sí con el Planeta y quizás sea la balanza negativa la que me ponga en duda el tomar nota de la novela. Un abrazo.

    ResponderEliminar