Buen Amigo, de Guy de Maupassant






Título: Buen Amigo
Autor: Guy de Maupassant
Traductora: Mª Teresa Gallego Urrutia
Editorial y año: Alba, 2011 (1885)

No hay quien se resista a una historia de arribismo y oportunismo como esta. Buen Amigo (Bel Ami), escrita por Guy de Maupassant cuando ya cosechaba fama de escritor, narra la ascensión de Georges Duroy, un ex suboficial que malvive en París. Cuando Duroy descubre la brecha por la que meterse para conseguir fama y dinero, no parará y destruirá, si es necesario, todo lo que se cruce en su camino: amistades, amor, empleos, prestigio... La ambición será su carta de presentación.


De vez en cuando, bien lo sabéis quienes visitáis esta página con asiduidad, me gusta adentrarme en la lectura de aquellos grandes clásicos de la literatura que, tarde o temprano, todos debemos leer. A lo largo del siglo XIX fueron muchos los autores que nos legaron obras que han pasado a formar parte del Olimpo literario. Es un período, además, con cuyos escritores he disfrutado, desde Flaubert a Austen, pasando por Verne, Dumas y las hermanas Brontë. Los autores franceses clásicos despiertan en mí interés y curiosidad por la osadía con que nos presentan argumentos de rabiosa actualidad, y Guy de Maupassant no es ninguna excepción. La lectura de Buen Amigo me ha transportado al París decimonónico a través de una historia valiente e increíble, de la mano de un personaje excepcionalmente atípico.

En el París del siglo XIX, George Duroy, un joven ex soldado, vaga por las calles, hastiado de su suerte. Cuando el destino parece sonreírle, por fin, se encuentra con un antiguo compañero de ejército, quien lo introducirá en el mundo del periodismo. Una vez decidido, Duroy trazará un elaborado plan para ascender de escalafón social poco a poco, dejando para ello un reguero de desamores y corazones partidos sin que los remordimientos acudan a él. Llegará un momento, sin embargo, en que sus decisiones afectarán a tanta gente que más vale que las medite en frío para evitarse problemas innecesarios...

En Buen Amigo asistimos a un relato de ambición desmedida, sin escrúpulos, en pos del propio beneficio. A tenor de los escándalos políticos que nos acechan en los últimos meses, estoy seguro de que a nadie sorprenderá el escenario que describe el autor galo. Guy de Maupassant presenta a un personaje magnífico, cuya evolución natural nos permite empatizar con él incluso al asistir a sus planes maquiavélicos para lograr sus objetivos. El perfil de Duroy es brillante y el autor hace gala de una espléndida neutralidad al no juzgar, sino tan solo relatar, la apoteósica ascensión social. Por otro lado, la prosa ágil que impregna la novela ayuda a seguir la travesía personal del protagonista con un ritmo constante y ameno, acompañado de unos diálogos ingeniosos y bien elaborados. París, además, es el enclave perfecto.

Quiero felicitar a la editorial Alba. Como traductor, no puedo sino aplaudir la apuesta arriesgada que llevan a cabo al dejar a un lado los títulos que hemos interiorizado por tradición y apostar por las traducciones más adecuadas. Buen Amigo, que hasta ahora conocíamos como Bel Ami, se une a la fantástica -y no menos polémica- La señora Bovary. Habrá muchos lectores a quienes sorprendan, e incluso desagraden, esos cambios. ¿Qué os parecen los nombres de Guillermo Shakespeare, Carlos Dickens u Honorato de Balzac? A estas alturas provocan hasta risa, ¿cierto? Pero ¿qué me decís de Julio Verne o Alejandro Dumas? El salto lingüístico es el mismo. Defendamos la exactitud, aunque para ello debamos despojarnos de prejuicios y alejarnos de aquellos títulos y nombres que siempre hemos leído y oído.

Siempre me asombro, ingenuo de mí, cuando comienzo una novela clásica y me encuentro con una lectura amena. Como si por el hecho de ser un clásico el libro en cuestión deba ser lento y denso. Buen Amigo es una novela a todas luces interesante, con una trama que podemos trasladar a la actualidad sin que por ello se resienta el sentido. Solo escritores de la talla de Guy de Maupassant pueden romper la barrera temporal y lograr que sus obras gocen de actualidad décadas después de ser escritas. Para terminar, me gustaría preguntaros, e invitaros a reflexionar, acerca de la cuestión de traducción que he tratado. ¿Qué me decís: vale la pena el esfuerzo o preferís respetar la tradición?

19 comentarios:

  1. A mí me gustó mucho, y la película también... ¡os lo recomiendo! Bell Amí...

    ResponderEliminar
  2. Leí este libro el año pasado porque, aunque normalmente me tira más la literatura actual, tengo la espinita de que debería leer más clásicos y poquito a poco estoy incluyendo algún que otro clásico, o al menos lo intento XDD

    En cuanto a Bel Ami, me gustaron muchos aspectos de este libro como las diferencias de la época, el perfil tan caradura de su protagonista y cómo hay algunos aspectos que a pesar del tiempo no cambian ¬¬

    La versión que yo leí fue de la editorial Alianza Editorial y me pareció muy correcta, no tengo ninguna pega. Es cierto que conservaba algunas palabras en desuso, pero si el original es así, pues me gusta que se conserve. Eso sí, lo que me pareció un poco aburrido fueron los temas políticos.

    Ahora te toca ver la película, aunque te gustará más el libro ^^

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Con el tema de los nombres imagino que es cuestión de costumbre. Y como buen animalito de costumbre, no terminan de convencerme Guillermo, Carlos y Honorato:)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Vi la película pero no el libro... caigo en la idea de que por ser viejo es aburrido y denso, pero si dices que es ameno y rápido valdrá la pena.Los clásicos hay que conocerlos. Respeto a las palabras en desuso, me encantan. Sobretodo si es u clásico, enfatiza más que es "viejo", no me gusta leer un clásico y parece que fue escrito ayer. Adoro el lenguaje clásico.

    ¡Nos leemos!
    -Gin-

    ResponderEliminar
  5. Tomo nota de esta novela, los clásicos me gustan casi todos y con tan buena recomendación ni me lo pienso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Te ha dado por los clasicos ultimamente ¿no? A mi me dan un poco de respeto todavia, creo que no ha llegado el momento para mi aun.

    Saludos desde Nadie esta solo =)

    ResponderEliminar
  7. Precisamente hace unos días leía una novela de otro escritor francés contemporáneo a Guy de Maupassant. La verdad es que leo clásicos a cuentagotas, quizás porque como dices la mayoría los asociamos con lecturas densas y difíciles, pero por suerte no siempre es así. Lo tendré en cuenta, aunque antes tienen prioridad las hermanas Brontë.

    Y sobre las traducciones... sí y no. No veo mal que se ofrezca una traducción más precisa y correcta de los títulos, aunque la costumbre puede crear un rechazo inicial. En cambio, no pienso lo mismo con los nombres de los autores, solo de leer Guillermo Shakespeare...¡horror! Con Alejandro Dumas ya estoy habituada, aún así, aunque exista una equivalencia en nuestro idioma, soy partidaria de mantener el original porque denota unas raíces y una historia propia. Y una identidad, si traducen mi nombre a otro idioma - o incluso el hecho de pronunciarlo distinto - no me identifico como tal. Seré tiquismiquis...

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  8. Excelente reseña, ya mismo la apunto. Lo que no quiero ver es la adaptación al cine que perpetraron el año pasado con el nene de Crepúsculo.
    Te recomiendo La prima Bette de Honorato Balzac, te va a encantar cuando quieras darte otro paseo por los clásicos.
    Besito y feliz jueves

    ResponderEliminar
  9. Una de mis asignaturas pendientes, la narrativa de Maupassant. En el 2007 me animé a realizar unos cursos de francés para reforzar los conocimientos adquiridos durante mi etapa de bachillerato. Durante el curso me anime a buscar lecturas de este autor, especialmente de sus cuentos (por eso de la brevedad para realizar ejercicios de traducción). Sin embargo, se quedaron ahí, a la espera. Creo que tras tu novela voy a plantearme el rescate. ¡Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  10. Que curioso tu comentario final. ¿Porque nos cuesta relacionar los clasícos con lo ameno? Tengo algo en casa de este autor pero no he tenido ocasión de ponerme.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo también tengo a los clásicos algo apartados, estas reseñas ayudan a no olvidarlos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. A mi también me pasa...con Ana Karenina cuando lo terminé pensé, oye me ha gustado, es amena para su extensión...y siempre me sorprendo...eso es porque los toco pocas veces al año jeje
    De este autor en concreto creo que no tengo nada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Un libro de esos que están enquistados entre los libros que quiero leer y a los que nunca le llega su momento adecuado... Respecto al apunte que has hecho de las traducciones, tengo que reconocer que personalmente no me ha agradado el cambio en el título de esta novela ni en el caso de Madame Bovary: creo que la resonancia de estos títulos en castellano es tan trascendente que se pierde mucho en la traducción literal. Esosí, estoy de acuerdo en que es horrible que se traduzcan los nombres de los autores y en que la apuesta de la editorial Alba, sin duda, ha sido valiente y rompedora, aunque yo no esté de acuerdo. 1beso!

    ResponderEliminar
  14. Tengo muy abandonados los clásicos y creo que es algo imperdonable. Cada vez que veo una reseña de alguna obra clásica pienso que me estoy perdiendo el principio de todo, de donde beben las historias que ahora leemos. A ver si me pongo las pilas. Este libro en concreto me parece muy interesante y muy actual a pesar de los años. En cuanto a lo de las traducciones, creo que modificar algo que ya tenemos interiorizado (para bien o para mal) es tarea harto difícil y en ese sentido prefiero dejar las cosas como están.
    besos

    ResponderEliminar
  15. Conocía al autor, pero no estaba entre mis prioridades leer algo suyo. Pero ahora me dejas con ganas de descubrir este gran clásico.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Leo muy pocos clásicos al año, los pocos que he leído si los considero muy densos y para leer una novela así tengo que armarme de paciencia y ánimo.
    No he visto la adaptación y si te digo la verdad la novela no es que me llame demasiado tampoco aunque lo tengo metido en mi lista de clásicos para leer algún día :)

    ResponderEliminar
  17. Me encantó este libro, Buen amigo... brillante personaje y mejor exposición de los caminos de la ambición.
    Me encantó, de verdad ( me repito, lo sé)
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Después de ver la película me enteré de que en realidad esta estaba basada en un libro y desde ese momento le tengo pendiente. Y tú me has puesto más más largos aún los dientes ;)


    Un beso

    ResponderEliminar
  19. 'Bel Ami' es una de las grandes novelas que nos dejó el XIX, magistral. Maupassant es uno de mis autores de cabecera. De las seis novelas que escribió he leído 'Una vida', 'Bel Ami', 'Pierre et Jean' y 'Fuerte como la muerte' y todas ellas me parecen espléndidas. Y como autor de relatos es también responsable de pequeñas joyas inmortales ('El horla', 'Bola de sebo', 'La casa Tellier', etc....). Lo coloco al mismo nivel de Flaubert, Zola o Stendhal.

    ResponderEliminar