La vida es breve y el deseo infinito, de Patrick Lapeyre






Título: La vida es breve y el deseo infinito
Autor: Patrick Lapeyre
Traductor: Ignacio Vidal-Folch
Editorial y año: Destino, 2012

Dos hombres enamorados de la misma mujer. Uno casado, en París, el otro soltero, en Londres. Louis Blériot es un individuo curioso, que vive un poco fuera del mundo que le rodea, y que se dedica a la traducción de prospectos técnicos, algo que le supone un insuficiente medio de subsistencia compensado por los sablazos a sus padres, sus amigos y su mujer. Murphy Blomdale es un financiero americano frustrado que vive en Londres. Un día, Blériot recibe una llamada que espera desde hace dos años, la llamada de Nora Neville, la mujer de la que sigue enamorado, la Nora indecisa, la Nora insaciable. Y a partir de ese momento ya no habrá vuelta atrás y ambos sufrirán los vaivenes de un amor que ocupa toda su vida y que les llevará a la tragedia.


Soy un gran defensor de la novela romántica, puesto que es un género que siempre me arranca emociones y con el que he pasado momentos de lectura memorables, tanto felices como amargos. Cuando entra en mi campo visual un libro que promete una historia de amor intensa, no soy capaz de resistir la tentación y peco sin remedio. Me pareció que La vida es breve y el deseo infinito iba a contener un relato apasionado, lleno de sentimientos, y además proponía un enfoque distinto a la evolución tan manida y poco original que recorren las tramas de esta clase de libros. Patrick Lapeyre ha intentado dejar atrás el enfoque típico con muy mala fortuna, en mi humilde opinión.

Louis y Murphy están enamorados de Nora. Mientras esta vive en Londres con el segundo, Louis está casado en París y su matrimonio poco a poco deja a la vista más grietas. Cuando recibe una llamada de Nora, quien le informa de que abandonará la capital inglesa para trasladarse a la francesa, la vida de Louis da un vuelco y se llena de la ilusión que había perdido años atrás. Así, los dos hombres quedarán en las manos de las decisiones que vaya a tomar una joven cuyo entorno siempre acaba envuelto en un halo de singularidad, extrañeza y alegría a partes iguales.

Por lo visto, la crítica ha respaldado la ópera prima de Patrick Lapeyre y ha señalado que el autor francés ha sido capaz de incluir una perspectiva novedosa que supone una vuelca de tuerca al género. No solo no creo que sea así, sino que me parece que La vida es breve y el deseo infinito es una novela romántica que pretende no serlo y que, por ello, acaba tirando por tierra los ingredientes necesarios que hacen de una relación una bonita historia de amor. En la trama he echado de menos magia, pasión, verosimilitud; no he sido capaz de empatizar con los personajes, de creérmelos, de visualizarlos. Me parece harto complicado que el lector se conmocione con un argumento si este hace gala de una frialdad casi inhumana que en absoluto es la que se merece un gran romance.

El ritmo endiabladamente lento de la novela no ayuda a amenizar la lectura. Me he encontrado, una y otra vez, con párrafos que casi repiten las mismas reflexiones y que acaban por aburrir. Por otro lado, me gustaría resaltar el error que para mí significa que el autor haya prescindido de los guiones de los diálogos. Quizá para innovar, quizá para despistar o desconcentrar al lector, no sé, pero me parece una apuesta altamente arriesgada y que a mí no me ha convencido. Si a la excesiva calma con que se desarrolla la relación le añadimos la dificultad de interpretación que a veces nos provocan esos diálogos mal puntuados, el resultado no puede ser menos satisfactorio.

A una novela romántica le exijo lo que, por definición, debe provocarme: emoción. Una trama romántica debe emocionar, poner la piel de gallina y el corazón en la mano del lector; hay que ilusionarse pensando en los personajes, sufrir con sus padecimientos y alegrarse de sus dichas. Con La vida es breve y el deseo infinito no he sentido más que tedio y rabia. Tedio porque Patrick Lapeyre en ningún momento me ha cautivado con su historia, y rabia porque ciertamente parecía que el devenir de los personajes me iba a interesar, y nada más alejado de la realidad. Este libro intenta enfrentar un género de por sí muy emotivo con un vacío de sensibilidad. No, así no.

21 comentarios:

  1. Después de tu reseña, está claro que no me pierdo nada. Uno menos en la lista de pendientes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me suena la portada pero no había prestado atención a esta novela. Con todo lo que explicas, dudo que a mi también me guste, así que descartada queda.

    Se agradece un enfoque original y diferente, pero si no transmite ni resulta creíble, no sirve de nada.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  3. Vaya! La portada me entró por los ojos y el título también me resultó encantador: aunque no me va mucho el género romántico parecía que podía darle una oportunidad... Pero dejas claro que no es un libro bien elaborado y además, carente de emoción, cosa que detesto. No se ven muchas gotitas solitarias por este blog, así que lo dejo pasar sin remordimientos. 1beso!

    ResponderEliminar
  4. Ay! Qué decepción me llevo tras leer tu reseña y es que le tenía ganas al libro pensando justamente que iba a ser una buena historia de esas que te emocionan muchísimo. Qué lástima que no te haya convencido. Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Menudo desastre y si no te ha gustado nada ni emocionado a ti, yo ni lo intento. A veces por querer ser originales acaban haciendo cosas imposibles. Una lástima.
    Besito y feliz martes

    ResponderEliminar
  6. uf, pues la dejo pasar, sin duda...Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Buf, visto lo visto la dejo pasar.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. Pues veo que tiene muchos puntos en contra. Me parece que no voy a darle una oportunidad, hay demasiadas cosas que cuentas que no me gustan. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Plas, plas, plas (son aplausos) Me ha gustado mucho la reseña :-)

    Creo que tienes razón en eso de que no se puede escribir una novela romántica sin los ingredientes principales de cualquier novela romántica. No me ha llamado nada la atención el argumento. Lo único que me ha gustado ha sido la portada pero no basta para comprar el libro, jaja.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Leí esta novela hace algunos meses y llegué a la misma conclusión que has llegado tú, una lectura imposible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Pues que pena, mira que la portada es bonita...Pero gracias por la advertencia. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Una crítica dura e implacable: muchas gracias por tu sinceridad. No me acercaré a ella porque me fío totalmente de tu criterio. Odio, sobre todo, cuando la acción es lenta y los personajes no transmiten nada así que comprendo tu frustración.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues si encima de que no es uno de mis géneros leo tu reseña, tengo claro que no es para mi.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. El argumento no me llama nada de nada, así que esta no hubiera sido una de mis lecturas deseadas. Menos ahora que sé que no emociona.

    Que tengas más suerte con tu próxima lectura :)

    ResponderEliminar
  15. UUUh!! Lo del ritmo para mi es lo más imperdonable de todo, además de la falta de emoción, que en este género es una ausencia demasiado importante. Besos

    ResponderEliminar
  16. Una pena que el autor quisiera experimentar con una novela romántica. Una buena regañina que se lleva Patrick Lapeyre. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  17. No me sonaba de nada este título y después de leerte, lo voy a retener en mi memoria para saber que este libro no debo leerlo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Ya se a que atenerme con ella así que si la encuentro dejaré pasar.

    ResponderEliminar
  19. Vaya, con la buena pinta que tenía!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  20. ooohhh!!solo una gota...està visto que no te gustó...no la conocia asi que tampoco la anoto. Saludos

    ResponderEliminar
  21. Pues no la conocía de nada, así que como parece que no te ha gustado nada de nada no la apunto.
    1beso!

    ResponderEliminar