La joven de la perla, de Tracy Chevalier






Título: La joven de la perla
Autora: Tracy Chevalier
Traductor: Ignacio Gómez Calvo
Editorial: Debolsillo, 2008 (1999)

Griet, una muchacha holandesa de dieciséis años, entra a formar parte del servicio del afamado pintor Johannes Vermeer. Allí, seis niños malcriados campan por sus respetos bajo la volátil mirada de Catharina, ­la mujer del pintor­, Maria Thins, su madre, y ­Tanneke­, un ama de llaves leal a las dos mujeres que regentan la casa. Griet tiene una manera particular, llena de devoción, de mirar lo que la rodea. Una sensibilidad que, a pesar de la distancia que marca la educación y la clase social, coincide con la de Vermeer. Algo que él ha percibido y que le ha llevado a introducirla en su mundo de artista.


Una novela no se convierte en histórica tan solo por narrar acontecimientos que tuvieron lugar en el pasado. Cuando un autor elige narrar el día a día de un artista del siglo XVII, sin aspirar a proponer una biografía novelada, sino más bien la recreación pausada y elegante de la vida de un pintor, el libro final es una novela histórica sencilla pero al mismo tiempo profunda y elaborada. Tracy Chevalier eligió a Johannes Vermeer, el pintor holandés del Barroco, y el misterioso cuadro que legó al arte para poner los cimientos de La joven de la perla, novela que comparte título con el de la pintura que hizo famoso al artista. Una historia que desprende belleza y magia en cada párrafo.

Griet es una muchacha que muestra una gran sensibilidad para con el mundo que la rodea. Cuando comienza a trabajar como doncella en el servicio de Johannes Vermeer, el célebre pintor, todo el potencial que guarda en su interior saldrá al exterior. A pesar de los problemas que encontrará Griet con la mujer, la madre y los hijos de Vermeer, se sentirá cómoda en una casa que a todas luces debería resultarle extraña y ajena. Un día, el artista captará la inevitable luz que transmite Griet y la relación que los unirá mezclará respeto, admiración, amor y amistad en un complicado mosaico de sentimientos que no quedará exento de malentendidos, rumores y extrañezas de todo tipo.

Creo que La joven de la perla gustará tanto a los amantes de las novelas históricas como a los lectores que no acaban de sentirse cómodos en el género: a los primeros, por proponer una perspectiva distinta, más intimista y privada, de un personaje tan conocido; y a los segundos, por hacer gala de un estilo placentero que los introducirá, sin siquiera darse cuenta, en la ciudad de Delft. Tracy Chevalier ha logrado un equilibrio inaudito y consigue seducir a un amplio porcentaje de lectores gracias al savoir faire con el que traza el argumento de la novela y con el que fantasea acerca de la identidad de la joven que protagoniza el cuadro de Vermeer. El elenco de personajes, por otro lado, es una maravilla. Desde la propia Griet hasta el pintor, pasando por todo el personal que sirve en la casa del artista, irradian tal magnetismo que el lector siente y sufre con ellos, con la bonita la ciudad holandesa como un magnífico telón de fondo.

Si la literatura ya es arte de por sí, cuando se une a la pintura nos hallamos ante un retrato que resalta las cualidades más interesantes de ambos campos. La autora se sirve del esplendor del cuadro y del estilo pictórico del autor para añadir hermosura y sentimiento a la novela; en especial, a través de unas descripciones tan bellas como asombrosamente visuales y metafóricas. El punto de vista de la joven protagonista y de Vermeer es tan íntimo, tan natural y sincero, que va más allá de las meras páginas y envuelve al lector de una magnificencia única y esplendorosa. Resulta difícil, si no imposible, resistirse a la fuerza cromática y artística que acompaña a los personajes. Por último, el ritmo sosegado y amable de la novela nos invita a disfrutar de la lectura con calma, sin prisa, con deleite y pasión.

La joven de la perla es una novela que cumple con su comedida ambición. Pretende dibujar la vida diaria de un famoso pintor centrándose en los detalles, en los trazos, sin por ello dejar a un lado un tono agradable que anima a continuar la lectura. Tracy Chevalier ha aunado la fuerza de las imágenes de la pintura con la fuerza de las palabras de la literatura para formar una trama sencilla detrás de la cual se aprecia un gran trabajo de documentación. Numerosas personas, en numerosas ocasiones, me habían recomendado esta novela. Como siempre, me enfrento a una lectura tan bien aclamada con el temor de que no me convenza tanto; un temor que ha desaparecido en cuanto me he adentrado en una de las delicadas descripciones que aderezan el libro con tanta gracia.

25 comentarios:

  1. Solo he visto la película y me gustó así que no descarto leerme la novela.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. No tengo excusa porque lo tengo en casa, sin leer. Parece que la combinación entre ficción y el personaje real de Vermeer está bastante logrado. No sé cuándo, pero caerá seguro.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  3. El libro que leí de la autora, Tracy Chevaier, "Las huellas de la vida" me gustó mucho y tengo pendiente leer algo más de ella. "La joven de la perla" es quizás su libro más conocido, y como tú dices, tanta recomendación a veces asusta un poco, aunque parece que no hay razón para asustarse ¿no?

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. No lo tengo, pero me gusta!! tomo nota de él ;D

    ResponderEliminar
  5. Este es uno de esos libros de los que oigo hablar maravillas, pero que no me llaman la atención nada de nada :(( Y es una pena, porque tú también lo pones bastante bien.

    ResponderEliminar
  6. Hace tiempo que miro con ojitos a este libro, pero me da miedo lo que comentas al final, que después de todas las reseñas positivas que he leído me quede fría con él. Ya me ha pasado hace poco y no me gusta esa sensación.
    Me lo pensaré igualmente porque tu reseña me ha vuelto a tentar
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Este libro lo tengo pendiente desde que leí "La noia de blau" de Susan Vreeland inspirado en un cuadro del pintor. Es muy original ya que nos habla de los distintos propietarios del cuadro y de como les ha cambiado sus vidas.

    ResponderEliminar
  8. La luz de Vermeer, ay!! Coincido contigo, leí el libro hace años, me dejó hipnotizada. La peli no se la recomiendo a nadie. De Chevalier también me gustó mucho El azul de la virgen, te la recomiendo.
    Besitos y feliz dia

    ResponderEliminar
  9. Es una delicia en mi opinión, el momento del color de las nubes me pareció sublime. Una joyita, sin duda, la película me pareció una buena adaptación por si te animas. Un beso

    ResponderEliminar
  10. He leído una novela de Chevalier (no esta) y me gustó su estilo, aunque me pareció algo lento. No descarto leer otra novela suya, pero no creo que sea esta pues he visto la película y no me llama la atención ya el libro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Vermeer es uno de mis pintores favoritos, así que no pude evitar caer en la tentación de leer el libro y la película. Una historia muy delicada y con matices, como la pintura exquisita del genio holandés. 1beso!

    ResponderEliminar
  12. La tengo en casa pero ya leí hace tiempo otro libro así que repetiré :)

    ResponderEliminar
  13. Pues yo la empecé pero no me gustó nada y terminé por dejarla.

    ResponderEliminar
  14. Otro de los libros que hace años marqué como una de mis próximas lecturas y que, por el momento, sigue ahí. Espero que cuando lo lea me guste tanto como a ti.

    Un besito :)

    ResponderEliminar
  15. Me gusta muchísimo la pintura así que este libro no podía faltarme. He leído muchas versiones noveladas de vidas de pintores y esta es de las mejores junto con una magnífica sobre la vida de Miguel Ángel. Aunque ésta última se extendía mucho más en su vida
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Una propuesta muy buena. Me quedo con el comentario que haces sobre la unión de literatura y pintura. Bien se nota que has disfrutado de su lectura. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  17. Me gustó también mucho cuando la leí. Pero no he vuelto a repetir con el autor...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. He estado varias veces a punto de sacarla de la biblioteca y al final no me decidí, pero pude ver la película y me gustó la historia. Un beso

    ResponderEliminar
  19. No me apetece mucho ahora mismo esta lectura.
    Besos y gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
  20. Por lo que cuentas este libro es una delicia que no hay que dejar pasar. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Primero vi la peli y luego leí el libro y la verdad es que ambos me gustaron por igual.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  22. ¡Muy buena reseña, Xavier! Siempre he querido leer esta novela, pero nunca ha llegado a mis manos. En cuanto vuelva a cruzarse en mi camino, no dejaré que se escape de nuevo. Me gusta eso que dices al final de la fuerza de la literatura en unión con la fuerza de las imágenes. Siempre me ha gustado la relación de la literatura con otras artes, por lo que ese guiño final me ha arrancado una sonrisa. ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  23. Buena reseña!!
    Lo tengo pendiente desde hace un montón... a ver cuándo me pongo con los clásicos =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  24. Es verdad que a veces tenemos un poco de miedo de leer estos libros que han tenido tanto éxito, por si nosotros no le encontramos la gracia.
    Yo lo leí hace tiempo y también me enamoró. Recuerdo ver después la película, que también es muy bonita.

    ResponderEliminar
  25. Leí esta novela hace muuuuuuchos años y a pesar de que no recuerdo muy bien la historia si que recuerdo que en general el libro me dejó muy buen sabor de boca.
    Besos!

    ResponderEliminar