La canción número 7, de Lena Blau

 
  




Título: La canción número 7
Autora: Lena Blau
Editorial y año: Temas de Hoy, 2013

Blanca, una joven insegura e introvertida, espera en una estación de tren a Carlos, un prometedor estudiante de Arquitectura que desde la muerte de sus padres se ha sumido en un peligroso abismo. Malhumorada y escéptica, aguarda a que él llegue, convencida de que el plan que ha trazado su madre para ayudar a ese chico no va a servir de nada. Pero lo que Blanca no se imagina es que nada será igual a partir de ese caluroso día de septiembre; el apuesto e intrigante joven conseguirá despertar en ella unas contradictorias sensaciones para las que no está preparada. Y, a pesar de que en un principio parecen detestarse, una canción de amor hará que todo cambie en su vida.


En la última reseña hablé de la gran plataforma en que se ha convertido la autopublicación, gracias a la cual un buen número de autores han sido capaces de hacer llegar sus obras al público. De nuevo me rindo ante una novela que ha visto la luz en papel tras cosechar un inmenso éxito en formato electrónico. Esta vez se trata de La canción número 7, de Lena Blau, una novela romántica que explora con profundidad la relevancia del primer amor. Me ha sorprendido la sensibilidad de la autora y el perfil excelente y realista de la pareja protagonista, uno de los aspectos en que más falla la mayoría de libros del género.

Carlos acaba de perder a sus padres. Su abuela lo envía a casa de unos amigos de la familia, alejándolo así del Madrid peligroso que tan mal ha hecho a la actitud de su nieto. En Montegrís, un pueblo tranquilo de la sierra madrileña, Carlos se encuentra compartiendo piso con Blanca, una joven que lo recibe de muy malos modos; no en vano su intimidad se ha visto evaporada al irrumpir él en su vida. La necesidad de llevarse bien, en aras de lograr una convivencia tranquila, los animará a dejar atrás la animadversión que se profesan. El poder de la música, sin embargo, los envolverá sin remedio y la fuerza de una canción en particular los llevará a protagonizar un romance arrebatador en el que ninguno de los dos pensaba ni apostaba.

Lena Blau ha conseguido romper las dos barreras que suelen interponerse entre una novela romántica y la realidad: la evolución de la historia de amor y la caracterización de los dos protagonistas. En primer lugar, La canción número 7 relata cómo una relación pasa del odio al amor de forma pausada y natural, sin sobresaltos ni giros innecesarios, por lo cual el lector sigue el avance con satisfacción y no se siente confundido ante un ritmo trepidante que alejaría la trama de cualquier parecido con la vida real. A través de un estilo sincero y cuidado, la autora nos reserva un par de obstáculos que nos oprimirán el corazón y nos conducirán, incluso con cierta ansiedad, hasta la esperada resolución, donde y cuando las aguas volverán a su cauce.

Por otro lado, la novela echa mano de un recurso muy inteligente para lograr que los lectores empaticen con la pareja protagonista: les da la voz narradora. Así pues, son Blanca y Carlos quienes nos regalan sus pensamientos, sus miedos e ilusiones. Me parece una decisión muy acertada, ya que en historias como esta, en que a menudo cada personaje interpreta una acción o situación de manera distinta, nos permite adentrarnos en sus mentes y sentir junto a ellos las mismas emociones. La estructura del libro casi nos obliga a encariñarnos con la pareja, y debo decir que tanto ella como él me han parecido fantásticos. Vale la pena que destaque, además, la prosa tranquila de la autora y las increíbles descripciones de Montegrís, donde transcurre gran parte de la novela, gracias a las cuales uno visualiza esos rincones tan bien inventados.

La canción número 7 es una emotiva novela que sabe mezclar con destreza la magnitud del primer amor y la pasión de la música. Letras y notas, frases y melodías, palabras y sonidos se unen en una apasionante historia de amor que convence, emociona y sorprende a partes iguales. Lena Blau ha irrumpido con decisión y acierto en el mundo editorial con una novela romántica que aprovecha los inmejorables ingredientes que proporciona el género y, lo más importante, evita aquellas trampas que suelen restar grandeza a una obra de este tipo. Si os apetece descubrir un romance entre personajes que muestran una perfecta imperfección, este libro es una opción que no os defraudará. 

El asesinato de Pitágoras, de Marcos Chicot

 
 



Título: El asesinato de Pitágoras
Autor: Marcos Chicot
Editorial y año: Duomo, 2013

El anciano filósofo Pitágoras, uno de los personajes con más poder de su época, está a punto de elegir un sucesor entre los grandes maestros cuando en su comunidad se inicia una serie de asesinatos. Tras los crímenes se atisba una mente oscura y poderosa que parece superar al mismísimo Pitágoras. La enigmática Ariadna y el investigador egipcio Akenón tratarán de descubrir quién es el asesino a la vez que resuelven sus propios sentimientos. Un reto en el que los fantasmas del pasado se unen a las oscuras amenazas del presente.


Las nuevas tecnologías han aterrizado ya para siempre en el mercado editorial, un ámbito en el que muchos autores saben sacar partido de los avances para autopublicarse y poder llegar a los lectores. Aquellos que no disponemos de lector electrónico, sin embargo, no somos capaces de adentrarnos en las historias que nos ofrecen muchos autores noveles -mil gracias desde aquí-. Una de las novelas que me dio más pena rechazar en formato digital fue El asesinato de Pitágoras, una apasionante mezcla entre historia y misterio que prometía una lectura fascinante. Tiempo después de alcanzar un gran éxito en la red, ha visto la luz en papel y, así, he podido disfrutar, y mucho, de la ópera prima de Marcos Chicot. Mi más sincera enhorabuena.

Pitágoras no es solo un matemático y un filósofo de primer nivel. A su alrededor, gracias a su carisma y su influencia, se ha construido una corriente moral que gobierna numerosas ciudades de la Magna Grecia. El pitagorismo tiene su cuna en Crotona, lugar de residencia del matemático. Es allí donde el filósofo, dada su avanzada edad, se dispone a nombrar a su sucesor. En el momento en que comienza a deliberar, una serie de asesinatos, cuyo objetivo no es otro que los probables sustitutos de Pitágoras, sacude la comunidad crotoniana. Será entonces cuando Akenón, un investigador egipcio, y Ariadna, la propia hija del filósofo, emprenderán una investigación que descubrirá una conjura agresiva que pretende destruir el pitagorismo a cualquier precio.

En mi opinión, el hecho de unir en literatura pasado e intriga da uno de los mejores resultados posibles. Se trata de un híbrido atractivo que sabe apoyarse en los puntos fuertes de los dos géneros de una forma única y deliciosa. En El asesinato de Pitágoras asistimos a un vibrante retrato de la sociedad griega de principios del siglo V a. C. Marcos Chicot hace gala de unos increíbles conocimientos que uno puede palpar en cada descripción. A pesar de que detrás de la novela se observa un claro proceso de documentación, en ningún momento el ritmo del libro se ve enturbiado por un exceso de información innecesario, antes al contrario: el autor ha encontrado el equilibrio justo para satisfacer al lector, lo cual no deja de ser inaudito porque no son pocas las explicaciones matemáticas que recorren la historia.

Si la vertiente histórica nos permite viajar al lugar y momento descritos, la trama intrigante atrapa desde las primeras páginas y no suelta hasta el final. A través de una acción trepidante y muy bien hilada seguimos las investigaciones de los protagonistas con el corazón en un puño y las adictivas píldoras de sorpresa que nos aguardan en la historia saben descolocarnos con maestría. A todo lo anterior se le suma un elenco de personajes principales trazados con verdadera destreza y una pluma exquisita que pone de manifiesto el mimo y cariño con que está pensada y escrita la novela. No quiero terminar la reseña sin aplaudir la cuidada edición que han realizado en Duomo; más allá de esa portada tan impactante y acertada, es un auténtico placer leer el libro gracias a su perfecta y cómoda maquetación.

Los capítulos cortos que forman la estructura de El asesinato de Pitágoras impiden que el lector se sienta capaz de detener la lectura. Uno más, uno más..., y al final no leemos, sino que bebemos la historia. En vista del magnífico resultado, aún tengo más ganas de ver qué joyas verán la luz en papel después de haber logrado el beneplácito de numerosos lectores. Marcos Chicot ha aprovechado esta nueva forma de escribir y publicar con suma inteligencia. Desde aquí le animo a seguir por la senda que ha tomado y, también, quiero dar ánimos a aquellos autores que no saben si lanzarse a una autopublicación que a priori se antoja un tanto desangelada.

El frío modifica la trayectoria de los peces, de Pierre Szalowski

 
 



Título: El frío modifica la trayectoria de los peces
Autor: Pierre Szalowski
Traductora: Esther Andrés Gromaches
Editorial y año: Grijalbo, 2009

Algunas Navidades son inolvidables... Las de 1998 en Québec no se le olvidarán a un niño que entonces tenía once años. Sus padres le anunciaron que iban a separarse. Nunca hubiese pensado que algo así podría sucederle a él. Al día siguiente empezó la peor tormenta de hielo que Quebec había conocido jamás. En el hielo florecieron situaciones inesperadas. Las personas recordaron sentimientos que habían olvidado. La vida cotidiana se detuvo. Algunas cosas dejaron de ser como habían sido durante mucho tiempo. Aquella tormenta cambiaría para siempre la vida del niño, de su familia y de sus vecinos. Incluso los peces, uno de ellos, modificaron su comportamiento. Finalmente, la tormenta pasó. A veces, las situaciones inesperadas hacen que lo veamos todo diferente.


Con la reseña que hoy os traigo voy a comentar una cuestión que aún no había abordado en el blog: ¿hay que terminar los libros que no nos convencen? Unos dirán que sí por tesón y orgullo lectores; otros, que son tantas las novelas pendientes que no vale la pena perder el tiempo en una que no nos gusta. Lo cierto es que con El frío modifica la trayectoria de los peces me ha ocurrido algo bastante curioso: he estado a punto de abandonarlo al llegar a las primeras cien páginas, porque la historia no me decía nada, y entonces Pierre Szalowski me ha sorprendido con un giro interesante y el libro ha terminado gustándome mucho. Qué extraños son a veces los sentimientos que nos embargan cuando leemos una novela.

El frío polar que sacude Québec es tan intenso como conocido. Sus habitantes están acostumbrados a las gélidas temperaturas invernales, aunque en las Navidades de 1998 ocurrió lo nunca visto: una tormenta de hielo de una fuerza que jamás se había alcanzado. Mientras el cielo parece romperse y lanzarse sobre los quebequenses, uno de ellos, un joven de once años, ve cómo lo que sin duda se resquebraja es su propia vida: sus padres le han anunciado que van a separarse. La sorpresa y el desconcierto del muchacho se ven acentuados por el temporal que azota Québec, aunque la situación de aislamiento que vivirán él, sus padres y todos sus vecinos despertará emociones escondidas u olvidadas que modificarán su manera de ver el mundo.

Querido lector de este blog: si pasa por tus manos esta novela y nace en tu interior una completa confusión por la gran cantidad de personajes que aparecen, acepta mi consejo y sigue leyendo sin desesperarte. Hazme caso, ¡vale la pena! Así me sentí al comenzar El frío modifica la trayectoria de los peces, un tanto torpedeado a nombres y personas que nada me aportaban, hasta que la tormenta de hielo comienza a hacer estragos y los personajes empiezan a interactuar entre sí. Y es entonces cuando la novela de Pierre Szalowski se convierte en un espléndido himno a la alegría, al amor, a la amistad. Yo fui el primer sorprendido al terminar la lectura con una cálida sonrisa en los labios; la verdad es que no esperaba que la historia fuera a atraparme tanto, pero a veces vale la pena hacer acopio de perseverancia y ver hacia dónde nos quiere llevar un autor.

Dado que la novela procura contar la situación de la separación de unos padres vista desde la perspectiva del hijo, la narración fresca y amena cuenta con una ingenuidad que al principio quizá choca o repele, pero que finalmente convence y enternece hasta límites insospechados. Ese distinto punto de vista me ha parecido un acierto. Por otro lado, en cuanto las consecuencias de la tormenta se hacen presentes y los personajes deben conocerse y entablar conversación, el libro coge aire y se precipita hacia una historia conmovedora capaz de quedarse grabada en los corazones de los más insensibles. No solamente por la historia del chiquillo, sino por la de algunos de sus vecinos, personas que se sienten perdidas y que ven cómo en la puerta de al lado quizá vive alguien más que un indeseable desconocido.

Me hace mucha ilusión poder recomendar El frío modifica la trayectoria de los peces sin dudar ni un instante, aunque repito la advertencia que he citado antes: si alguno de vosotros tiene pensado leerlo, es un libro sobresaliente si superáis la cantidad de personajes que desfilan por las primeras páginas sin apenas protagonismo. Una vez os metáis de lleno en la historia, descubriréis, como me ha sucedido a mí, una novela acogedora y sencilla que en ocasiones os invitará a reflexionar. Pierre Szalowski ha logrado proponer una lectura que ya desde el título llama la atención y que ciertamente incluye elementos que bien vale la pena encontrar en un libro.

¡Muuu!, de David Safier






Título: ¡Muuu!
Autor: David Safier
Traductora: María José Díez Pérez
Editorial y año: Seix Barral, 2013

Lolle, una vaca del norte de Alemania, pasa por una etapa bastante mala: no sólo ha descubierto que su queridísimo toro Champion la engaña con esa vaca idiota de Susi. No, además se ha enterado de que el ganadero quiere vender la finca y tanto ella como sus compañeros acabarán entre dos rebanadas de pan. Un encuentro accidental con un gato trotamundos devuelve la esperanza a Lolle. Por lo visto, existe un lugar donde las vacas no acaban convertidas en hamburguesas: ¡la India! Lolle decide poner pies en polvorosa esa misma noche y, acompañada de sus dos mejores amigas, emprender el peligroso viaje hacia la tierra prometida.


Por quinto año consecutivo nos llega la nueva novela de David Safier, un autor que ha sabido hacerse con un hueco inmortal en las mesas de novedades de las librerías gracias a su peculiar humor, su savoir faire y sus inolvidables y disparatadas historias. La quinta novela del autor, en cuyo título y cuya portada ya palpamos el estilo del escritor alemán, supone una nueva dosis de surrealismo, esperanza y alegría a través de la historia de una vaca, en la que he hallado más mensaje que en las anteriores. Esperaba con ganas la publicación de ¡Muuu! y puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que una vez más Safier se ha superado. Es un libro muuuy divertido.

Lolle es una vaca alemana a la que la suerte parece haber abandonado. Su querido toro la engaña con una vaca estúpida y, encima, resulta que el ganadero quiere vender la granja. Justo cuando ya se ve a sí misma convertida en una hamburguesa, Lolle conoce a un simpático gato italiano que le anuncia una noticia reveladora: en la India las vacas no solo no acaban siendo deglutidas, sino que son veneradas y hasta sagradas. Decidida a llegar a tal curioso país, Lolle emprenderá un durísimo viaje junto a algunas compañeras de su vacada. Un trayecto durante el cual no cesarán las sorpresas ni los sobresaltos animales.

La genialidad de David Safier parece no conocer límite alguno. Se reinventa a sí mismo con cada libro que escribe, sabe mantener el listón altísimo y aprovecha con sabiduría la fórmula que tan buenos resultados le da. ¡Muuu! es una prueba más de que el sentido del humor del autor aún tiene mucho que ofrecer, y como lector no puedo sino aplaudir y ensalzar las historias que se fraguan en la mente del escritor. La diversión está más que asegurada con sus novelas, y esta no es ninguna excepción. A pesar de que cada vez que me enfrento a un nuevo libro del autor lo abro con ilusión y miedo a partes iguales, aún debe llegar el día en que me decepcionen sus tramas. Por suerte para mí, ese día parece lejano, muy lejano.

Más allá de la narración fresca y ágil que siempre nos ofrece el autor, y del acertado perfil de sus protagonistas (ya ha demostrado saber dar una personalidad definida a gatos, personas y ahora vacas), esta vez la novela se alza como una acertada, irónica y certera sátira que ridiculiza la sociedad en la que vivimos y las decisiones que tomamos con unas reflexiones interesantes que versan sobre cuestiones como la alimentación o el racismo. A través de las hilarantes situaciones en que se ven inmersas las vacas -la imaginación de Safier es una portentosa fuente de bromas, malentendidos y chascarrillos-, el lector reconocerá un mensaje claramente alentador que hará las veces de estímulo para convencerlo a encarar los días, por turbios que sean, con una sonrisa radiante.

Esta es la tercera vez que en el blog reseño y recomiendo los libros de David Safier. Aun a riesgo de repetirme, proclamo desde aquí mi más sincera admiración hacia el autor y aporto una crítica halagüeña hacia su última apuesta. ¡Muuu! promete risas interminables, anécdotas cómicas y una narración jocosa que hará las delicias de los lectores que buscan una historia con la que pasar un rato agradable, divertido y ameno. El estilo del autor ha madurado y en esta novela nos ofrece un retrato social único, visto desde su sentido del humor, con el que estaremos más que de acuerdo. Yo tengo clara mi devoción por Safier -por si no se había notado-, ¿y vosotros?

Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini

 
 



Título: Cometas en el cielo
Autor: Khaled Hosseini
Traductora: Isabel Murillo Fort
Editorial y año: Salamandra, 2007

Sobre el telón de fondo de un Afganistán respetuoso de sus ricas tradiciones ancestrales, la vida en Kabul durante el invierno de 1975 se desarrolla con toda la intensidad, la pujanza y el colorido de una ciudad confiada en su futuro e ignorante de que se avecina uno de los periodos más cruentos que han padecido los milenarios pueblos que la habitan. Con apenas doce años, Amir se propone ganar la competición anual de cometas de la forma que sea, incluso a costa de su inseparable Hassan, un hazara de clase inferior que ha sido su sirviente y compañero de juegos desde la más tierna infancia. Así, obsesionado por demostrarle a su padre que ya es todo un hombre, Amir pondrá en peligro una amistad fraguada a lo largo de años de enfrentarse a todos los peligros imaginables, y aprenderá una verdad que le acompañará el resto de su vida.


Cuando una novela se convierte en un éxito repentino, sorprendiendo así a editores y lectores, siempre siento un temor irrefrenable: ¿y si a mí no me gusta tanto como a los demás? Me enfrento a ese miedo por las numeras críticas favorables con las que me encuentro, y ya sabemos el daño que hacen las expectativas en el momento de valorar un libro. Cometas en el cielo, una de las novelas que levanta más pasiones allá donde se publica, llegó a nuestro país rodeada ya de un halo de celebridad que se ha ido ensanchando con los años. Después de leer la primera novela de Khaled Hosseini debo confesar que soy de los pocos que no se ha enamorado del todo de la trama. Aunque me parece un libro digno, me ha decepcionado bastante.

Amir y Hassan son dos compañeros inseparables cuya amistad no se ve empañada por la diferencia de clases que hay entre ellos. El segundo es sirviente del primero, aunque hace ya tantos años que se consideran casi hermanos. El futuro los aguarda en un Afganistán tumultuoso y en un mundo extraño que parece anular las similitudes que los unen y que los llevará a emprender caminos totalmente separados. Las personalidades tan distintas de los dos jóvenes harán que cada cual sea fiel a sus propios principios y actúen en consecuencia, si bien para ello deberán enfrentarse a peligros y al lazo aparentemente indestructible de la amistad.

En Cometas en el cielo asistimos al interesante y bello retrato de la vida de Afganistán en el último tercio del siglo XX. La historia de Khaled Hosseini nos llegó en un momento en que el país estaba en boca de todo el mundo y supo esquivar los prejuicios que pudiéramos albergar y acercarnos a un lugar tan exótico como atractivo. Por otro lado, como resulta evidente en cuanto leemos la sinopsis, el libro cuenta con una trama que en ocasiones es tan dura que nos oprime el estómago. Aun así, a lo largo de la novela hay también algún rayo de luz y esperanza que nos devuelve la alegría y la fe en un futuro mejor para los protagonistas. Destaco, sobre todo, el personaje de Hassan, en mi opinión el mejor de la novela por la empatía con que conectamos con él.

No obstante, ya he avanzado que la novela no me ha parecido brillante, y ahora expondré los motivos. En primer lugar, es difícil disfrutar al máximo de una novela cuando experimentas un odio cerval hacia uno de los protagonistas; es lo que me ha sucedido con Amir, a quien no he soportado en ningún momento. Los pasajes en que aparecía me provocaban un rechazo inmediato, por lo que no he podido adentrarme del todo en la lectura. En segundo lugar, no he terminado de conectar con el estilo del autor. La narración me ha parecido desprovista de toda naturalidad, y no han sido pocas las ocasiones en que me he encontrado con capítulos forzados, al límite de toda realidad, que no creo que casen con el tono del libro. Por último, no puedo sino criticar el final, para mí descafeinado. Esperaba un cierre más contundente, más suficiente y arrebatador.

Soy consciente de que es más que probable que muy poca gente coincida con mi opinión, porque de este libro no he leído más que buenas críticas, pero no me he resistido a exponer lo que he sentido al terminarlo. Cometas en el cielo es una novela que para mí no pasa de ser entretenida y que me ha conducido a una desilusión por las esperanzas que tenía puestas en ella. No sé si volveré a leer a Khaled Hosseini, porque como he comentado no ha sido solo la historia lo que no me ha llegado del todo, sino también su forma de narrar. Por tanto, repetir con este escritor es una opción que ahora mismo no valoro.

Cadena de favores, de Marisa Grey






Autora: Marisa Grey
Editorial y año: Vergara, 2013

Un rancho aislado, una mujer abandonada por su marido sola con su hijo en una tierra de hombres con enemigos que codician su rancho y acosada por las deudas. Debe cruzar Kansas para vender su ganado en la peligrosa Dodge City con la ayuda de sólo tres hombres, el viejo Kirk, su amigo de la infancia Nube Gris y el ambiguo Douglas. Pero la verdadera ayuda llegará de un desconocido, un hombre solitario de mirada fría. Junto a Sam Truman, Emily aprenderá a ser dueña de su destino en un viaje lleno de imprevistos y peligros durante el cual nacerá un fuerte vínculo entre Sam y Emily. Pero Sam no debe olvidar que pese a ser una mujer abandonada, Emily sigue estando casada con otro hombre. La protegerá, la amará, sabiendo que su tiempo juntos acabará en cuanto regresen al rancho.


A una novela romántica le hago una única petición: que me emocione, que haga nacer en mí fuertes sentimientos, que sepa conmoverme hasta llorar de felicidad. Si bien no son tantas las obras que lo consiguen del todo, las que sí lo logran pasan a formar parte de mi biblioteca particular como joyas irreemplazables. La ópera prima de Marisa Grey, mi querida y admirada Maribel de Historias Susurradas, no solo ha sido la finalista del Premio Vergara, no; Cadena de favores se ha convertido en la mejor novela romántica que he leído en los últimos meses. No soy capaz de encontrarle defectos. Es un libro perfecto y como tal voy a procurar ensalzarlo en esta reseña.

La vida de Emily es de todo menos sencilla. No solamente es una mujer, y por tanto se siente ignorada y ninguneada en el machista Lejano Oeste, sino que, además, está casada con un hombre al que ya no ama. La partida de su esposo, quien anda tras la riqueza que prometen las minas de oro, deja a Emily en una situación económica insostenible, y la joven debe tragarse el orgullo y enfrentarse a numerosas deudas. El amor que siente por Cody, su hijo, la anima a seguir adelante, y sus esfuerzos por sobrevivir la conducen a cruzarse en el camino de Sam Truman, un pistolero peligroso y desalmado que le ofrece ayuda cuando ella menos lo espera.

En su primera novela, Marisa Grey ha realizado una asombrosa proeza: romper el prototipo de historia de amor a la que tanto estamos acostumbrados. Emily, la protagonista de Cadena de favores, está casada y es madre de un chiquillo cuando conoce a Sam, de quien se enamora perdidamente. ¡Por fin alguien nos propone una alternativa al modelo tan manido de romance histórico! También quiero destacar el hecho de ambientar la historia en un período y un escenario tan poco explotado por nuestras autoras. El Lejano Oeste se convierte en el magnífico paisaje que da calor y color a la novela y que nos transporta a un universo novedoso, esplendoroso y rico. Pasear por los campos y visitar los ranchos supone una lectura refrescante -valga la aparente contradicción- y maravillosa.

Más allá del acertado escenario, la novela roza la perfección gracias al elenco de protagonistas y a la prosa. Por un lado, los personajes principales iradian tal realismo que cuesta entender que sean ficticios. Además de sentir una increíble empatía con Emily y Sam, debo confesar que es Cody, el hijo, quien se ha llevado mi más sincera admiración. He sentido tanta ternura para con el chiquillo que hasta me ha dolido despedirme de él; es, sin duda, uno de los perfiles literarios con el que he disfrutado más. Por otro lado, la elegancia de la narración permite que el lector se adentre en la novela sin reparar en elementos superficiales. La prosa fluye con naturalidad, precisión y magnetismo, y resulta sorprendente pensar que se trata de una ópera prima. Hay tanta destreza tras cada capítulo que uno pensaría que se halla frente a un libro concebido por un autor ya consagrado.

Por último, como toda novela romántica que se precie y sepa aprovechar los bellos recursos del género, Cadena de favores juega con el lector y le provoca un sinfín de emociones, de la risa al llanto, de la satisfacción a la indignación. La historia de amor entre Emily y Sam ya ha ascendido al pedestal de mis romances favoritos, junto a nombres como Noah y Allie o Gerry y Holly. Desde aquí doy las gracias a Marisa Grey por la novela tan intensa que nos ha regalado y al jurado del certamen por haber advertido la innegable calidad del libro. Ahora el camino está trazado: la senda de la literatura se abre de par en par para recibir a una escritora con un futuro prometedor con cuyos éxitos voy a disfrutar, seguro, tanto como con su primera apuesta. Chapeau.