Mientras tanto, en Londres..., de Rebeca Rus

 
 



Título: Mientras tanto, en Londres...
Autora: Rebeca Rus
Editorial y año: Esencia, 2011

Álex Mata es una humilde estudiante de moda que está a punto de conseguir el sueño de su vida: realizar un máster de moda en la Central Saint Martins de Londres, la escuela de Moda más famosa del mundo (con perdón de la Parson de N. Y.). Por desgracia, su carpeta de trabajos se extravía durante el viaje y Álex se encuentra en Londres en una situación desesperada: sin trabajo, sin dinero, sin amigos y sin poder entrar en la escuela. Pero el Destino ha ido moviendo sus hilos sutilmente para cruzar su camino con Macarena, una chica bien de una familia de rancio abolengo, David Rees-Hamilton, un seductor y joven millonario especialista en conquistar supermodelos y Gail Brooks, su abogada y amiga de la infancia. ¿Logrará Álex cumplir su sueño o el Destino se interpondrá en su camino y cambiará su vida para siempre? Es más ¿existe el Destino? ¿Es un bromista incurable?


Es curioso, pero jamás una novela ha conseguido hacerme reír. Sí he esbozado sonrisas, más o menos tímidas, pero nunca he soltado una carcajada con un libro. Ni siquiera con aquellos escritores que tanto me gustan y tanto he recomendado por aquí. Una de las autoras que más cerca se queda de lograr tal hazaña es una simpatiquísima madrileña que responde al nombre de Rebeca Rus. Después de lo bien que me lo pasé en su día con Sabrina: 1, El mundo: 0, me apetecía repetir con una historia que no girara en torno al mundo de la publicidad. Mientras tanto, en Londres... nos invita a viajar a la capital británica y al corazón de la moda. Una aventura disparatada, irónica y divertida que no podréis dejar de leer.

El mayor sueño de Álex Mata está a un paso de convertirse en realidad. La joven estudiante ha conseguido una beca para estudiar en una de las escuelas de moda más famosas del mundo, ubicada en la cosmopolita ciudad de Londres. Cuando aterriza, sin embargo, el sueño pasa a ser una pesadilla: la compañía aérea ha extraviado su carpeta de trabajos, sin la que jamás podrá superar la entrevista previa y entrar en la escuela. Desesperada, Álex se dedica a recuperar la carpeta mientras busca alojamiento decente y trabajo rápido. En su travesía londinense se cruzará con Macarena, una joven rica, David, uno de los solteros de oro y Gail, una abogada implacable. El destino está decidido a jugar con los cuatro a un juego cuyo resultado nadie es capaz de prever.

El primer elemento que describe el estilo de Rebeca Rus es, cómo no, el indestructible, fantástico y acertado sentido del humor del que hace gala en sus novelas. La prosa fresca, desenfadada e irónica de la autora atrapa de lleno al lector en una espiral de comicidad y alegría que tan bien nos sienta, y tanto necesitamos, en los tiempos que corren. Mientras tanto, en Londres... retrata la vida de una joven que intenta sobrevivir en Inglaterra en pos de sus sueños. Más allá de las escenas hilarantes que salpican las páginas del libro, en este encontramos un variopinto grupo de personajes que, tanto los principales como los secundarios, muestran un perfil bastante realista. En un género como este, en que se tiende a huir de la verosimilitud y arrancar carcajadas con situaciones imposibles, se agradece ver que los protagonistas tienen los pies en el suelo.

A priori puede parecer que una historia de estas características tan solo necesita la simpatía que acabo de comentar. Quizá sorprende que detrás de una trama tan ágil y presuntamente superficial encontremos un arduo trabajo de documentación, y así es. La autora describe con suficiente precisión el mundo de la moda en que se adentra Álex y sorprende al lector con un retrato perfecto de cuanto podría ocurrir si se dieran las circunstancias que se narran en la novela. De nuevo entrevemos el realismo que decía antes. Por otro lado, empatizamos enseguida con la protagonista gracias a las críticas y referencias a la sociedad y el momento actuales. No quisiera terminar sin aplaudir el final, en el que se nos asesta un golpe mortal al descubrir un detalle que supone la guinda del pastel.

No soy muy amante de las firmas de libros. Esperar horas y horas para que un autor imprima una dedicatoria impersonal en una de mis novelas me atrae más bien poco. En los últimos años he tenido la suerte de conocer en persona a escritores con quienes he pasado muy buenos ratos, y lo que estos me dedican sí me emociona e interesa. Tuve el placer de mantener una animada e intensa conversación con Rebeca Rus en compañía de mi querida Anna Casanovas y no sabéis la ilusión que me ha hecho disfrutar de mi ejemplar firmado de Mientras tanto, en Londres... Si aún no habéis dado una oportunidad a las aventuras alegres y simpatiquísimas que nos regala esta autora, ¿a qué esperáis?

29 comentarios:

  1. Me lo apunto!! No pinta nada mal y tras leer tu reseña sé que con él podré pasar un rato muy entretenido. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me estrené leyendo las novelas de Rebeca con Ginebra para dos. Esta la tengo también y, si no hay novedad, me la leeré este próximo año, que siempre viene bien echarse unas risas de vez en cuando. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a todos. Hola, Francisco, es un placer verte por aquí. Me alegra muchísimo que Xavi haya pillado la vuelta de tuerca del final. Pequé de cauta y me encontré con lectores que no lo pillaron. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hace mucho que me recomiendan la lectura de las obras de Rebeca Rus pero de momento no me he lanzado. La reseña es sensacional así que creo que lo añadiré a mi carta de los Reyes.

    Petonets

    ResponderEliminar
  5. Me haría falta un libro así, vendría a completar la felicidad que últimamente siento. Gracias por la recomendación Xavier.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola!!!
    Pues me lo apunto, es lo que necesito leer.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Tengo ganas de leer algo de la autora ^^ y este parece un buen libro ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Pues yo leí críticas malísimas de su primera novela... no sé, no me atrae mucho el chick lit, las experiencias que he tenido han sido más agris que dulces... no la descarto, pero de momento la aparco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. He leído de la autora Ginebra para dos y me entretuvo mucho, y aunque no me prodigo mucho en el género no me importa si me cruzo con él leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  10. qué curioso!!! yo con algunas novelas he llorado de la risa!!!
    y lo de la "firma impersonal", si alguna vez te animas a hacerte con alguna de mis novelas te aseguro que tampoco será impersonal!!!!!!!
    abrazooo!

    ResponderEliminar
  11. Yo sí he encontrado algún libro que te hacen reirte, no sólo sonreir. Y ya me apetece otro. Hoy mi lista se va cargadita!!

    ResponderEliminar
  12. Vaya, pues yo esperaba a una recomendación como esta. Me sorprende mucho que hayas encontrado realismo en una novela de este género y verosimilitud. No me lo esperaba porque además había leído reseñas bastante desfavorables de otro de sus libros. Será hora de cambiar de opinión.
    Besito

    ResponderEliminar
  13. De Rebeca tengo Ginebra para dos y me apetece mucho leerla desde que la vi por la red pero aún no me puse. Es un género que suelo dejar para el verano aunque haga excepciones. Manías de lectora. Besos.

    ResponderEliminar
  14. O no lo recuerdo, o soy de las que no pilló el final, me has dejado con la intriga. Me falta por leer su último libro más el que está publicando semanalmente en Ligeresa, espero que lo saquen en papel. Para mi su mejor novela es Diez maneras diferentes de ser Laura, te aseguro que ahí sí te vas a reír. Otra apuesta segura para las risas es Janet Evanovich.

    ResponderEliminar
  15. Pues es verdad, ¿A qué espero?. No me he cruzado nunca con esta autora y creo que disfrutaría mucho con lo que escribe.
    En los últimos meses he tenido oportunidad, lo vamos colgando en el blog, de asistir a distintos encuentros con autores (son más que simples firmas de libros) y es muy gratificante el poder hablar y cambiar impresiones con ellos. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Yo debo de ser persona de risa fácil, porque si te soy sincera me he reído a carcajadas con bastantes libros (el último de ellos fue hace poco, con No te lo vas a creer, de Sophia Kinsella).
    Anoto este título, parece divertido y una buena lectura, además.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  17. Eso digo yo! A que esperamos tras leer tu reseña?
    Me la llevo apuntada ;)
    Gracias por tu opinión.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Me alegra que la hayas disfrutado tanto, pero no termino de animarme, así que esta veez lo dejaré pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Me gustan estas novelas para desconectar y refrecarte las lecturas.

    ResponderEliminar
  20. A mi me gustó mucho también.
    Ya he leido también de ella Ginebra para dos y te la recomiendo si no la has comenzado.

    Para lecturas amenas y divertidas Rebeca es una buena opción.

    Seguro que es simpatiquísima en persona, y sabe transmitir esa frescura como en sus escritos.


    Un besoteee

    ResponderEliminar
  21. Es una autora que tengo pendiente y que me han recomendado mucho, pero tengo tantos títulos en la lista que no consigo ponerme al día. Espero que el año que viene me cunda más. Un beso

    ResponderEliminar
  22. Me lo apunto! Tiene muy buena pinta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. Este libro lo lei el año pasado (creo) y no me termino de enganchar en ningun momento y creo que fue por la forma en que esta narrada la historia porque lo que es la historia en si tenia muy buena pinta pero... No siempre podemos coincidir en los gustos :P

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Cuando quiero reírme a carcajadas recurro a la saga del detective loco de Eduardo Mendoza, nunca me falla. He visto alguna vez los libros de esta autora pero nada más, no he leído nada suyo pero igual te hago caso, que me hace falta últimamente reír más, que tal y como está el patio siempre viene bien. El blog te ha quedado muy chulo, limpio (siempre lo ha estado) y fácil de "usar". Me gusta.

    ResponderEliminar
  25. ¿Se ha esfumado mi comentario? Te decía que me gustan los cambios del blog, muy práctico y diáfano. También te comentaba que me apetece reír más y que no descarto a esta autora para nada; cuando me apetece reír a carcajadas recurro a Eduardo Mendoza, nunca me falla. ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
  26. Yo tampoco soy de firmas, eso de esperar horas y horas no me va nada.
    Quizá haya llegado el momento de probar algo de la autora, veo que la recomiendas con ganas :)

    besos

    ResponderEliminar
  27. Apuntado queda desde ahora mismito este título, parece ideal para una lectura ligerita y de estas hago alguna de vez en cuando. Cuando te visito lo hago siempre libreta en mano, ¡eres mi ruina! ¡Jajaja!

    ResponderEliminar
  28. Tengo pendiente leer algo de la autora, pero este género no suele convencerme así que lo pienso muy mucho. Es verdad, hace ilusión tener un libro dedicado y más si te ha gustado.

    Un beso!

    ResponderEliminar