Cartas desde la isla de Skye, de Jessica Brockmole

  
  



Título: Cartas desde la isla de Skye
Autora: Jessica Brockmole
Traductor: Santiago del Rey
Editorial y año: Planeta, 2013

Marzo de 1912. Elspeth Dunn —una joven escritora que jamás ha abandonado su hogar en la remota isla escocesa de Skye— recibe la carta de un admirador norteamericano. La firma el universitario David Graham y supone para ella una puerta al mundo. A medida que los dos se vuelcan en la correspondencia, su intercambio acaba convirtiéndose en amistad y, con el tiempo, en amor. Junio de 1940. En plena segunda guerra mundial, la hija de Elspeth, Margaret, se enamora de un piloto inglés. Su madre trata de disuadirla; sabe, por experiencia, lo doloroso que es mantener una relación en tiempos de guerra. Un día Elspeth desaparece dejando unas cartas tras de sí. Margaret se adentra con ellas en un pasado del que nada sabía.


Querido lector de esta entrada.

Es la primera vez que me dirijo a ti directamente a través de una carta; espero no te incomode el atrevimiento, pero la ocasión bien merece el esfuerzo. Me gustaría hablarte de la última novela que he leído, un libro diferente y especial que me ha llegado al alma. Se trata de Cartas desde la isla de Skye, de Jessica Brockmole, un romance epistolar que me ha parecido precioso y desgarrador. Antes de comenzar a leerlo, creía que la narración, formada únicamente por cartas, sería insuficiente para transmitir las emociones que envuelven la historia de amor. Cuán equivocado estaba y con qué intensidad las epístolas se me han clavado en el corazón.

Permite que te resuma el argumento. En 1912, una joven poeta que vive en la isla de Skye recibe una carta de un admirador americano. Ese será el inicio de una correspondencia que abarcará varios años y en la que ambos depositarán todos sus miedos y deseos. Cuando la relación se convierte en amor profundo, las cartas dejan de llegar. Casi treinta años más tarde, la poeta desaparece, dejando tras de sí un montón de cartas que su hija se dispone a leer para averiguar adónde ha huido su madre. Anonadada, asistirá al relato de una historia de amor que no conocía y que da sentido al pasado misterioso que siempre ha rodeado la juventud de su madre.

Como puedes apreciar, ya en la sinopsis misma se respira una trama inigualable, una fuente de fuertes sentimientos que hacen de Cartas desde la isla de Skye una lectura apasionante. Si pensabas, como yo, que la vía epistolar no bastaría para construir una gran novela por sí misma, créeme si te digo que te llevarás la misma sorpresa que yo. Jessica Brockmole ha dado la forma perfecta a una historia única, llena de sensibilidad y de un magnetismo irresistible e inigualable. A lo largo de las cartas verás cómo se plasman las emociones desnudas y reales de los protagonistas; sin tapujos, sin dobles fondos, sin florituras: lo que sienten está ahí a la vista, por lo que no es difícil que te emociones en numerosas ocasiones. A mí me ha ocurrido.

Por otro lado, las dos tramas del libro se ambientan en los difíciles años previos y centrales a las dos guerras mundiales. Puedes imaginarte, pues, hasta qué punto hay sufrimiento y desolación en algunas de las cartas. Sin embargo, la autora ha sabido alcanzar un equilibrio para mí brillante: no ahonda demasiado en la crudeza de las contiendas internacionales, sino que simplemente aporta algunos retazos de cuanto sucede para enmarcar histórica y personalmente el romance de la poeta y el americano. Ni que decir tiene que la narración vuela gracias al ritmo ágil que proporcionan las epístolas, así que prepárate para leer un libro casi de corrido. Te será imposible abandonar a los personajes a su suerte y, sin darte cuenta, habrás llegado al final.

Cartas desde la isla de Skye es una novela distinta, y de forma distinta he querido hacerte llegar mi opinión. Deseo de todo corazón que valores la posibilidad de dar una oportunidad a esta bonita historia de amor. Estoy convencido de que no solo no te llevarás una decepción, sino que, además, la ópera prima de Jessica Brockmole supondrá un disparo certero a tu corazón de lector y una experiencia literaria refrescante por la originalidad de la forma y la fuerza insondable de los sentimientos de los protagonistas. Si finalmente decides leer el libro, me encantará conocer tus impresiones. Ya sabes cómo puedes contactar conmigo, no lo dudes y regálame la satisfacción que me dará el saber que has disfrutado tanto de la historia como yo.

Atentamente,

Xavier Beltrán

Búscame donde nacen los dragos, de Emma Lira






Título: Búscame donde nacen los dragos
Autora: Emma Lira
Editorial y año: Plaza & Janés, 2013

Marina acaba de separar se del hombre de su vida. Intentar superarlo en Madrid no es fácil, así que decide abandonar la ciudad y retirarse a un hotel rural en Tenerife. En la isla establece una relación especial con los dueños de la finca donde se hospeda, y son ellos quienes le muestran una calavera humana que apareció junto a otros restos guanches. Animada por su profesión de periodista, y sin tener ninguna otra cosa que hacer, Marina decide investigar quién fue la propietaria de ese cráneo. Mientras empieza a darle cuerpo a esa mujer que fue enterrada mediante un extraño ritual, desentrañando los misterios que la rodean, la búsqueda se va convirtiendo en una suerte de viaje iniciático, revelador, que cambiará su vida para siempre.


Leer es aprender. Leer es viajar, soñar, sentir. Cuatro verbos que esconden unos sentimientos únicos y envidiables que solo la literatura es capaz de provocar con tanta fuerza. Uno de los enclaves más paradisíacos del mundo se encuentra en el océano Atlántico: las islas Canarias. Este archipiélago, con un clima primaveral permanente, sirve de escenario para la trama que protagoniza Búscame donde nacen los dragos, una aventura apasionante que ha despertado mi sed de conocimiento y mi curiosidad acerca de la historia guanche. Emma Lira construye un libro trepidante, hilvanado con una asombrosa maestría, que me ha seducido y atrapado desde el comienzo mismo.

Tras separarse de su pareja, Marina decide alejarse de Madrid y viaja a las islas Canarias para desconectar, recuperarse y huir de todos los recuerdos y personas que la unen a su ex. En Tenerife se alojará en una idílica cabaña frente al mar, rodeada de dos viejos amigos y otros desconocidos que rápidamente dejarán de serlo. Cuando unos restos humanos encontrados en la finca casi cincuenta años atrás irrumpen en la escena, el yo periodista e inquieto de Marina la lleva a emprender una investigación para descubrir quién fue el dueño de la calavera hallada. Unas pesquisas que se remontarán al siglo XV y al extraño vínculo que une a los aborígenes canarios con un pueblo bereber africano.

Si alguna vez he leído una novela ambientada en las Canarias, cosa que ahora mismo no recuerdo, seguro que la historia no hablaba del pasado de las islas. La cultura guanche es uno de los pilares sobre los que se sustenta Búscame donde nacen los dragos, un libro emocionante que aborda una época que siempre me ha interesado desde la perspectiva canaria, novedosa y sumamente atractiva para mí. Emma Lira ha sabido esconder una trama exquisita e irresistible detrás de una simple ruptura amorosa y desgrana poco a poco el abanico de ingredientes que envolverá al lector con un delicioso halo de misterio. La novela hace gala de un extenso trabajo de documentación que ha permitido a la autora ensamblar todas las piezas sin dejar cabos sin atar ni puntadas que dar. Me parece harto complicado ofrecer una historia tan ambiciosa y lograr que esta no haga aguas por ningún lado. 

Por otro lado, las descripciones que acompañan las situaciones que salpican el libro son tan precisas que es imposible que quien las lea no se forme una imagen mental llena de paisajes bellísimos que uno no dudaría en querer visitar. La protagonista y todos los personajes que participan en la aventura, además, muestran un perfil realista y humano, cercano y sincero, que tanto cuesta hallar en literatura. Otro de los elementos que me ha llevado a rendirme ante la historia es la prosa. Elegante, cuidado, impecable y directo, el estilo de la narración casa a la perfección con la atmósfera única y sugestiva de la intriga. Diálogos naturales, pensamientos verosímiles y bien explicados y la aparición de localismos canarios que dan color a la novela harán las delicias de los lectores más exigentes.

Emma Lira se ha ganado mi admiración con Búscame donde nacen los dragos, una novela brillante que nos invita a viajar al sur y al pasado en busca de una odisea personal e histórica que llama la atención por sí misma y por el acierto con que ha sido pensada y redactada. Quiero dar las gracias a la autora por abrirme las puertas de la cultura guanche. Me resulta increíble pensar que sabemos más de incas y mayas que de los habitantes precolombinos de uno de los destinos turísticos preferidos en nuestro país y el mundo entero. Este libro será el culpable de que en pleno enero o febrero viaje a las islas Canarias en busca de una temperatura placentera, un enclave de ensueño y un pasado que ahora me atrae como nunca antes.

Mi vida querida, de Alice Munro

  
  




Título: Mi vida querida
Autora: Alice Munro
Traductora: Eugenia Vázquez Nacarino
Editorial y año: Lumen, 2013

¿Bastan un beso robado, un salto desde un tren en marcha, la sombra de una mujer que me rodea alrededor de una casa, una borrachera de media tarde o las preguntas arriesgadas de una niña para conformar un mundo que se baste a sí mismo y cuente la vida entera? Si quien escribe es Alice Munro un simple adjetivo sirve para cruzar las fronteras de la anécdota y colocarnos en el lugar donde nacen los sentimientos y las emociones.


Los lectores somos, algunas veces, algo masoquistas. Elegimos un libro que sabemos que no nos convencerá, pero decidimos leerlo igualmente. Es cierto que de ahí podemos llevarnos gratísimas sorpresas, aunque yo ya sabía que Mi vida querida, de Alice Munro, suponía un reto doble para mí. Digo doble porque dos eran las razones que me hacían pensar que no me gustaría: el hecho de ser un libro de relatos, género con el que no me siento cómodo, y el premio Nobel que han dado este año a la autora canadiense. Como me temía, pues, de nuevo un escritor con ese galardón me deja tan frío como el invierno de Toronto.

Dado que hoy hablo de una antología de relatos, en la reseña no incluyo el párrafo donde suelo resumir la trama. Mi vida querida versa sobre el amor, y la gran mayoría de los cuentos tiene como protagonista un romance. La prosa de Alice Munro me ha parecido impecable pero totalmente desprovista de emoción, fuerza o garra. No he llegado a sentir nada con ninguno de los relatos. Esa chispa que acompaña las bonitas historias de amor, gracias a la cual los lectores empatizan con los protagonistas y se emocionan con ellos, no está presente en el libro -o yo no la he sabido encontrar-. Por tanto, es difícil que una selección de textos acerca del amor me pueda convencer si no me los he creído, no he sentido pasión alguna en ellos y el estilo se me antoja desangelado.

También es complicado diferenciar unos relatos de otros cuando todos cuentan con algunos detalles que los hacen muy parecidos; por ejemplo, el perfil de los personajes, el lugar donde residen o algunas situaciones que viven. Esas semejanzas me han entorpecido la lectura porque una y otra vez he confundido a los protagonistas y hasta he mezclado las distintas tramas. No obstante, no todo lo que voy a decir sobre este recopilatorio de relatos es negativo, no. Uno de los -pocos- elementos que me ha gustado es la ambientación. Canadá siempre ha sido un país por el que he sentido una gran atracción y la autora sabe transmitir lo que significa vivir en algunos de los pueblos o ciudades canadienses. Me apena que esa ubicación tan bonita no haya bastado para hacer que mi opinión final de los relatos fuera positiva.

La decepción que me he llevado con Mi vida querida no es en absoluto una sorpresa. Quizá esa predisposición a no llegar a disfrutar del libro me ha jugado una mala pasada y por su culpa partía de un pesimismo que ya no me ha abandonado durante la lectura. No dudo de que la obra de Alice Munro merezca un premio como el Nobel. Simplemente creo que el jurado que elige el ganador toma un sendero muy alejado de mis gustos personales. La curiosidad que me embarga cuando se fallan galardones como el Nobel, el Nadal o el Planeta es más fuerte que la racionalidad que me conmina a escoger un libro o autor sin tener en cuenta factores de ese tipo. Quién sabe, quizá algún día mi inquietud literaria me hará descubrir novelas que me enamoren del todo. No lo descarto, pero a tenor de los resultados actuales tampoco cuento con ello.

La esclava de Vesta, de Sherri Smith






Título: La esclava de Vesta
Autora: Sherri Smith
Traductor: Juan Soler
Editorial y año: Ediciones B, 2009

Condenada a ser enterrada viva, la muerte que se imponía a cualquier vestal que rompiera sus votos de obediencia y castidad, Emilia reflexiona acerca de lo que fue su vida de encierro y privaciones: las intensas amistades que forjó, los implacables enemigos que hizo y, por último, el apasionado romance que vivió y que ha sido precisamente la causa de su perdición. Un relato pleno de erotismo, que reconstruye un mundo fascinante en un contexto histórico descrito con maestría.


Del Imperio romano quedan poquísimas cuestiones que aún no se hayan usado para formar la base de una novela histórica. Es un período tan atractivo y rico en personajes, lugares y sucesos que a nadie extraña que levante pasiones tanto en los autores como en los lectores. Sherri Smith ha querido desmarcarse de la línea habitual del género para proponer un vívido retrato del día a día de las vestales, las sacerdotisas dedicadas al culto a la diosa Vesta. La esclava de Vesta es un apasionante relato que narra, con detalle, precisión y maestría, las costumbres y rutinas de ese selecto grupo religioso.

Emilia es tan solo una niña cuando se convierte en una vestal. Los dioses la han elegido para consagrarse a Vesta. En un entorno que muchos consideran lujoso y providencial, la joven entra a formar parte del sexteto de vírgenes cuyas tareas giran alrededor del fuego sagrado, que protege Roma de invasiones y peligros extranjeros. Cuando el amor irrumpe en su vida y traiciona las reglas que férreamente marcan los comportamientos de las vestales, Emilia se ve condenada a morir enterrada viva en una estancia bajo tierra. Allí, rodeada tan solo de sus recuerdos, echa la vista atrás y analiza cuanto vio, pensó y sintió entre las paredes del templo.

Hay novelas históricas que optan por ofrecer una narración trepidante, llena de giros y sorpresas que atrapan desde el comienzo. Otras, en cambio, prefieren describir con un estilo pausado y sin sobresaltos algún hecho del pasado, echando mano de un inmenso trabajo de documentación. La esclava de Vesta pertenece a ese segundo tipo. En ningún momento se trata de una historia con ritmo frenético que enganche por lo que sucede; más bien es un relato fiel y magníficamente estructurado que pretende seguir la vida de una de las vírgenes vestales. Sherri Smith consigue lo que a priori parece inconcebible: servirse de numerosas e intensas descripciones que no solo no aburren, sino que embellecen la trama y transportan al lector al momento histórico que protagoniza el libro. El viaje al que nos invita la novela es maravilloso.

Además de regalarnos un sinfín de detalles que ponen de manifiesto cuánto se ha documentado la autora antes de comenzar a escribir, hay más elementos que convierten la trama en una lectura fantástica y sin duda recomendable. Las vestales mismas, con sus dudas y conflictos, son uno de los alicientes que animan a seguir leyendo. Resulta fascinante ver cómo la sed de poder o protagonismo llega a afectar hasta a personas tan devotas. Por otro lado, la historia de amor que vive la propia Emilia es arrebatadora y muy emotiva; uno siente la pasión escondida de la joven y transita con ella por un camino de frustración, confusión y dolor. No puedo olvidar mencionar el final, que me ha dejado boquiabierto. Difícilmente se me ocurre un cierre más brillante para la novela.

Como gran lector del género histórico, disfruto tanto de las novelas que se basan en la acción como de aquellas que prefieren la descripción. La esclava de Vesta me ha abierto las puertas de un mundo que desconocía por completo y ha sabido introducirme en él sin prisas, de forma gradual, lo cual es precisamente lo que pedía la historia de Emilia. Sherri Smith ha construido un libro emocionante que huye con acierto de algunos de los tópicos en que suelen caer algunos autores noveles al decidir escribir una novela histórica. Tiene claro qué quiere contar, de qué forma va a hacerlo y por qué sendero transcurrirá la trama, y lo lleva a cabo con una tranquilidad y naturalidad verdaderamente envidiables y elogiables.

El Proyecto Esposa, de Graeme Simsion






Título: El Proyecto Esposa
Autor: Graeme Simsion
Traductora: Magdalena Palmer
Editorial y año: Salamandra, 2013

«Me llamo Don Tillman, tengo treinta y nueve años y soy profesor adjunto de Genética en la Universidad de Melbourne. Mi trabajo está bien remunerado, me alimento de forma equilibrada y regular, y mi condición física es óptima. En el reino animal, no tendría ninguna dificultad para aparearme, pero en el humano, nunca he logrado tener una segunda cita con la misma mujer. Los motivos de mi fracaso no termino de entenderlos, y como las estadísticas muestran que los hombres casados son, en promedio, más felices y viven más tiempo, he decidido poner en marcha un programa vital para mí, el Proyecto Esposa. A tal fin, he creado un algoritmo perfecto que me permitirá excluir las candidatas que no respondan a los estrictos criterios que se exponen en el cuestionario. Este libro es el informe científico acerca del resultado de mi proyecto. Quien lo lea descubrirá que la candidata menos apropiada se llama Rosie; y también encontrará la respuesta a una pregunta fundamental: ¿puede el amor cambiar la vida de una persona, incluso de un individuo como yo?»


En un mundo en que ya todo está inventado, o eso parece, resulta complicadísimo ofrecer a los lectores algún ingrediente novedoso que sepa destacar por sí mismo. En un mundo en que, además, la situación es de todo menos fácil para la economía y las relaciones personales, Graeme Simsion nos propone una acertada crítica, llena de ironía y humor, en El Proyecto Esposa, una novela que sorprende por la trama original, que coquetea con el género romántico, y el protagonista, uno de los personajes más tiernos y entrañables que he conocido en literatura. Se trata de una de las grandes apuestas de la temporada y, en mi opinión, de una comedia simpática, agradable y refrescante. Una joya interesante que no puede, ni debe, pasar desapercibida.

Don Tillman es un profesor de Genética con síndrome de Asperger. Es, por tanto, metódico, organizado, directo y sincero. En su concepción racional del mundo no entiende cómo es posible que alguien como él, un hombre en forma y con buen estatus, esté soltero. Para poner fin al celibato y encontrar a la mujer que lo convertirá en un esposo feliz, Don escribe un cuestionario que servirá para descartar los perfiles que no cuadren con su estilo de vida. El objetivo del proyecto es conocer a la mujer perfecta para él, pero todo se va al traste cuando conoce a Rosie. Fuma, es impuntual, no sabe organizarse y, para colmo, es vegetariana. Está claro que Rosie no superaría jamás el cuestionario, pero algo en ella hará que Don cambie su idea inicial.

Cuando comencé a leer El Proyecto Esposa, nada sabía de la novela, tan solo que había cosechado un gran éxito en Australia, el país natal del autor. Poco a poco, al sumergirme en la historia, me he encontrado con una trama deliciosa, con un planteamiento diferente y bien desarrollado y un protagonista brillante. La primera novela de Graeme Simsion ha supuesto una gran sorpresa para mí y me ha regalado momentos irrepetibles gracias, sobre todo, al perfil de Don. El síndrome de Asperger que padece lo sitúa en un plano de racionalidad sin ironías ni dobles sentidos que el lector disfrutará, ya que la manera de Don de entender las acciones de los demás son fuente de escenas muy divertidas. Cabe mencionar que el lector reirá con él, no de él; se nota que el autor ha hecho un gran esfuerzo por mostrar respeto hacia el personaje, lo que agradezco desde aquí.

Además de la ingeniosa personalidad del protagonista, el autor ha sabido imprimir un ritmo fresco y ameno al libro. Las páginas vuelan a una gran velocidad y es increíble constatar, boquiabierto, cómo uno se acerca al final sin apenas darse cuenta. Por otro lado, he comentado que la historia se acerca al género romántico sin encuadrarse en él completamente. Es un coqueteo inteligente que sabrá llamar la atención tanto de quienes huyen de las tramas de amor como de los seguidores de la novela romántica. Hay pocos libros que me gustaría ver llevados a la gran pantalla porque no me gustan las adaptaciones cinematográficas de los argumentos, pero sin duda este sería una opción excelente. Si se respetara el tono ácido y a la vez socarrón de la trama, el resultado sería una comedia maravillosa.

Es probable que muchos de vosotros descubráis El Proyecto Esposa con esta reseña. Es una novela que aún no ha irrumpido en el mercado con toda la fuerza que contiene, pero estoy convencido de que a partir de ahora será uno de los libros estrella de las librerías y bibliotecas. Graeme Simsion ha logrado sorprender con una apuesta distinta que entraña una crítica intensa al comienzo, desarrollo y posible final de las relaciones personales. Aunque no tengamos síndrome de Asperger, seguro que muchos de nosotros nos sentimos identificados con las reacciones de Don y asistimos, extrañados, al curioso comportamiento de la persona que estamos conociendo. Si todos fuéramos tan transparentes como el protagonista de esta divertida historia, el mundo sería un lugar mejor, no me cabe duda.