El amante de lady Chatterley, de D. H. Lawrence

  
  



Título: El amante de lady Chatterley
Autor: D. H. Lawrence
Traductor: Francisco Torres Oliver
Editorial y año: Alianza, 2012 (1928)

Inválido de guerra, Sir Clifford Chatterley lleva junto a su esposa Connie una existencia acomodada, aparentemente plácida, rodeada de los placeres burgueses de las reuniones sociales y regida por los correctos términos que deben ser propios de todo buen matrimonio. Connie, sin embargo, no puede evitar sentir un vacío vital. La irrupción en su vida de Mellors, el guardabosque de la mansión familiar, la pondrá en contacto con las energías más primarias e instintivas y relacionadas con la vida.


Leer un clásico de la literatura, aunque se trate de una novela de apenas cien años, siempre supone un esfuerzo añadido para un lector anacrónico. Uno debe procurar mirar la historia con otros ojos, a fin de experimentar las mismas emociones que sintieron quienes sí vivieron la época original de la novela. El amante de lady Chatterley fue un libro polémico, prohibido durante décadas incluso, por el tono explícitamente erótico de la trama. Si bien hoy en día ya nada nos escandaliza, no es difícil comprender el escándalo que rodeó a quienes leyeron a D. H. Lawrence. Lástima que de la historia solo vaya a atesorar esa anécdota, ya que las aventuras de la protagonista no me han convencido.

Cuando Constance se casa con Sir Clifford Chatterley, entra en la exquisita y falsa sociedad de la aristocracia inglesa. A pesar de las buenas intenciones de la muchacha, el accidente que llevó a su marido a quedar postrado en una silla de ruedas pronto se erigirá como el desencadenante de su pasión desmedida e insatisfecha como mujer. Será entonces cuando irrumpirá la figura de un hombre de la clase trabajadora con quien engañará a su marido y a media Inglaterra, venciendo para ello sus propios reparos y el miedo a un qué dirán que podría borrar la calma existencia de ese matrimonio de bien.

La base de la trama está clara: la infidelidad de la protagonista. Y, para más inri, el elegido es un obrero, alguien de otra clase social. A nadie extraña el revuelo que causó la publicación de El amante de lady Chatterley en la mentalidad conservadora y tradicional de la Inglaterra de los años 20. Tanto es así que el libro no vio la luz en su país sin censura alguna hasta los años 60. Pese a que el punto de partida resulta cuando menos curioso, el interés del lector irá decreciendo con el paso de las páginas debido, principalmente, a dos razones: el ritmo lento e inestable de la acción y el perfil apenas soportable de los personajes principales. Por un lado, D. H. Lawrence acompaña las aventuras eróticas de la cama con conversaciones filosóficas que nada aportan y que no consiguen mantener la atención del lector.

Por otro, resulta complicado empatizar con unos protagonistas tan peculiares. La inmadurez y falsa inocencia de lady Chatterley, la personalidad fría y cambiante del marido y la extraña mezcla de ternura y brutalidad del amante conducen, como cabría esperar, a un estadio de hastío y tedio literarios que ni siquiera una aventura erótica y sugestiva como la narrada es capaz de superar. Quizá el autor, para dotar el libro de un tono más trascendental y menos banal, se vio en parte obligado a añadir esas disertaciones sobre la vida y la ciencia que tan poco encajan en la novela. No son sino meros intentos de adornar la trama con cierto contenido más allá de lo moral; unos intentos de los que yo, a título personal, habría prescindido.

Puestos a describir y comentar un affaire extramatrimonial, no tengo ninguna duda de que lady Chatterley aspira a ser una Emma Bovary inglesa y moderna (dentro de lo que cabe). Las comparaciones son odiosas, sin embargo, y la maestría de Gustave Flaubert escapa al alcance de D. H. Lawrence. Este, en El amante de lady Chatterley, no logra despertar sentimientos positivos en los lectores, quienes, además, asisten estupefactos a un final tan abierto e insulso que parece inacabado. Aunque un servidor siempre apreciará el valor de las obras que saben romper moldes y sacudir la conciencia social, esta vez no encuentro auténticos motivos de peso para recomendar la lectura de este libro.

34 comentarios:

  1. Veo que esperabas otra cosa de la novela. Me quedaré con Madame Bovary, pues creo que no he llegado a leer este clásico de Flaubert. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues otro libro será, besotes y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  3. En esta ocasión no me llama nada la obra que nos traéis hoy.

    Petonets

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, en su momento el libro causaría mucho impacto pero, por lo que cuentas, no creo que le dé una oportunidad.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que no me llama nada...primero porque el erotismo no es un tema que me llame mucho y de hecho he huido de todas esas novelas que están saliendo y se están ganando tanta fama, y segundo, porque realmente no llego a disfrutar de esas novelas en la que los autores divagan acerca de mil temas filosóficos...Me gustan más las novelas con acción, con trama y no con tanta filosofía. Besos

    ResponderEliminar
  6. Vaya con lo que me apetecía a mi esta novela, ahora se que no correré a buscarla. No descarto leerla, pero sine die...

    ResponderEliminar
  7. No todas las novelas pueden satisfacernos. Quizás, aunque no te ha convencido, si la lea en un futuro.

    ResponderEliminar
  8. Leí esta novela hace unos años y a mí tampoco me dejó buen sabor de boca. Me decepcionó bastante, la verdad. Besos

    ResponderEliminar
  9. ¿Una Emma Bovary? Esa soy yo jajaja. Bueno pues no pensaba que me encontraría con una reseña algo negativa, así que en principio lo descarto, por lo menos de momento, me fio de tu criterio. Besos y que disfrutes de tu próxima lectura.

    ResponderEliminar
  10. No conocía este libro pero no me llama nada así que no creo que me anime con él
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Siempre había tenido esta novela en mente -lo confieso- como una obra que debía leer, por curiosidad y por ser un clásico. Si lo comparas con Madame Bovary pero peor... creo que me lo voy a pensar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Ay dios! Que no hay manera! Mira llevo con este libro en las estanterias desde ni se sabe el tiempo y lo h e cogido mil veces y mil veces lo he soltado. Al ver el titulo de tu entrada, he pesando: Esta es la mía! pero nada. Lo que cuentas no me anima a acercarme a él. Imagino que lo haré, no sé cuándo, pero me gustaría leerlo. Besos

    ResponderEliminar
  13. Ok, tomo nota de no leerlo jejeje
    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Ya decía yo que me sonaba el título: si es todo un clásico! No es un libro que me llamara la atención de antes (fíjate, que si no es porque lo mencionas lo habría olvidado) y, aunque la edición que presentas es bastante atractiva, no creo que lo lea en un futuro cercano. 1beso!

    ResponderEliminar
  15. Ufff,Xavier hoy discrepo totalmente de tu opinión. A mi me encantó este libro, lo disfruté muchísimo y aunque hace muchos años que lo leí guardo un grato recuerdo de él. Pero sí estoy de acuerdo en una cosa, cualquier comparación entre Madame Bovary y Lady Chatterley es odiosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Pues es un libro que lleva tiempo esperando en mi estantería. Y aunque no descarto leerlo, sí que voy a bajar mis expectativas, que siempre viene bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. Vaya, menudo chasco. Yo había leído alguna cosa sobre el libro y me pareció que no estaba mal. No recuerdo si lo tengo en mi enorme lista de pendientes o no. Pero, de momento, no es algo que leería.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por la reseña, uno menos en la lista.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Qué lástima ! Supongo que el origen de que este libro aún hoy se lea es que era una lectura atípica y escandalosa para su tiempo pero hoy en día, que ya somos inmunes a este tipo de historias, para que nos enganche la historia tendría que tener algún punto fuerte extra...En fin, la próxima será. Un abrazo !

    ResponderEliminar
  20. A pesar de su carácter de clásico, es un libro que nunca me ha llamado la atención, sobre todo, por esos personajes con los que creo que no empatizaría. Besos.

    ResponderEliminar
  21. No lo he leído, pero por ahí vi un comentario semejante al tuyo. Por lo visto es de esos libros que valen más por su relevancia histórica que por su mérito literario. De todas formas espero que algún día llegue a mis manos a ver qué tal me parece.
    saludos

    ResponderEliminar
  22. Lo tengo pendiente.
    La verdad es que le tengo muchas ganas, a ver qué me parece a mi =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. A mí este no me convenció demasiado... Si se compara con Madame Bovary, creo que Flaubert juega a otro nivel muy superior al de Lawrence.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Totalmente de acuerdo. Me pareció aburrido según iba avanzando la trama. Mucho mejor construcción de personajes y trama la de Bovary.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Ni lo he leído ni me llama nada la atención. Hay mucha oferta.
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  26. Lo tengo pendiente, he intentado leerlo en varias ocasiones y siempre se me hace muy cuesta arriba por lo que comentas: es muy complicado conectar con los personajes.
    Seguramente le daré mil oportunidades hasta terminarlo pero desde luego clásicos los hay mucho mejores

    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Leí el libro y también puedo decir que los personajes no me terminaron de llenar. Para la época de su publicacion pudo haber sido revolucionario, pero hoy no. Y aburre cada tanto con discusiones engorrosas.
    El final ... inconcluso.. !!!

    ResponderEliminar
  28. En esta ocasión discrepo de la reseña. Me ha sorprendido porque considero que es un libro fascinante además de entretenido. ¡Me encanta el estilo de D.H.Lawrence! y este libro que se me resistía porque pensaba que no me iba a gustar tanto como otras novelas suyas me ha sorprendido muy positivamente.

    ResponderEliminar
  29. Yo no lo he leído pero sí lo he oído. últimamente paso mucho tiempo en el coche y me ha dado por escuchar audiolibros. Coincido contigo en que la trama no tiene mucha miga, pero a mí sí me ha entretenido. Tal vez si lo hubiera leído pensaría como tú y resulta que escuchado es otra historia...

    Por cierto, no he leído Madame Bovary pero intenté ver la peli y la dejé a medias. Me resultó un personaje tedioso por demás...

    Besos!! :)

    ResponderEliminar
  30. Maravillosa novela, Puedo entender que a algunas personas no les agrade, quizá porque, como buena literatura, no es muy fácil de leer. Se considera una especie de autobiografía del escritor. Me gusta más que la de Flaubert, si cabe. La habré releido como quince veces. Una de mis lecturas favoritas

    ResponderEliminar
  31. Me gusta encontrar opiniones que no cuenten demasiaado del libro, para que si es el caso, todavía pueda llevarme una sorpresa al momento de leerlo, o sea que tu opinión me ha parecido bastante acertada, estaba pensando en comprarlo pero no me terminó de convencer.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  32. A mi sí que me ha gustado. Coincido en que algunas partes son...forzadas, sin embargo mi opinión es que sí que vale la pena. Me ha gustado porque sus descripciones de las relaciones sexuales no son vulgares, porque el distanciamiento emocional es algo que se da en todos los tiempos, porque la ternura como base de una relación no pasa de moda y sin embargo no es pegajosa...en fin...a mi me ha gustado desde hace años y la recomiendo mucho.

    ResponderEliminar
  33. Me encantaron las partes filosóficas con los amigos snobs, creo que fueron más exquisitas que las escenas eróticas, además el final termino muy abierto y no me convenció del todo.

    ResponderEliminar
  34. Las parte filosóficas, son deliciosas e importantes. Este libro fue polémico no solo por el erotismo o la infidelidad, fue controversial, por esos argumentos e ideologías que critican a la Inglaterra Industrial, al dinero y al trabajo... Algo así como criticar ahora a la tecnología, el narcisismo convertido en selfies, y la mercantilización de las personas. En mi opinión, es una gran novela.

    ResponderEliminar