Wakolda, de Lucía Puenzo



Título: Wakolda
Autora: Lucía Puenzo
Editorial y año: Duomo, 2013

En su camino hacia la Patagonia en 1959, un científico alemán conoce a una familia que lo acoge en su nuevo hostal. Pronto el interés entre ellos crece aunque la familia ignora que este hombre sofisticado y culto no es otro que el criminal nazi Josef Mengele. Su carisma y misterio seducen sobre todo a la hija, cuyo físico a su vez fascina al médico. Lilith es una adolescente rubia, de piel muy blanca y grandes ojos azules, casi perfecta para Mengele, pero que apenas mide algo más de un metro. En Lilith, como en las muñecas de asombroso ideal estético ario que fabrica artesanalmente el padre, Josef revive todas sus obsesiones sobre la pureza y la perfección.


La posibilidad que nos ofrece la literatura de penetrar en la mente de los personajes más relevantes de la historia es una auténtica maravilla. Cuando se trata de personalidades odiadas y odiosas, a priori el autor lo tiene fácil para lograr que el lector sienta antipatía hacia el protagonista en cuestión; y digo «a priori» porque retratar un perfil tan marcado y que arrastra tanta connotación negativa es un arma de doble filo y requiere de verdadera destreza literaria. Lucía Puenzo escoge a Josef Mengele, el científico nazi que llevó a cabo abominables experimentos con humanos, como centro de Wakolda, una novela inquietantemente espléndida.

Una modesta familia argentina acepta acoger en su recién heredada hostería a un médico alemán elegante, aristocrático incluso, que irradia un aura de oscura amabilidad. Se trata del mismísimo Josef Mengele, huido de Alemania y de la justicia y buscado como uno de los mayores responsables de las matanzas y torturas en Auschwitz. El médico siente un respeto casi fanático por el físico ario de algunos de los hijos de la familia, aunque pronto se obsesiona con Lilith, la hija, bella y perfecta si no se tiene en cuenta su altura, insuficiente e insultante. Tras estudiarla largamente, renacerán en Mengele las ansias por desafiar la vida, la naturaleza y, por consiguiente, la evolución y el crecimiento de la chiquilla.

Lucía Puenzo ha realizado un maravilloso trabajo en cuanto al retrato psicológico del protagonista. El lector reúne suficiente información sobre el científico alemán a lo largo de Wakolda para detestarle y desearle el mismo final que allegó a otros tantos criminales nazis. No obstante, la autora decide, sabiamente, quedarse en un segundo plano y narra todas las aberraciones cometidas desde un punto de vista casi neutral. Está claro que no iba a justificar tales atrocidades, pero la manera de contarlas permite que el lector se indigne per se, no porque ella lo haya conducido a esa conclusión con sus propias opiniones. Considero que es un esfuerzo titánico, porque la tentación de ridiculizar y criticar a Mengele debió de ser considerable.

Cuando tengo en mis manos la novela de un autor latinoamericano, no puedo sino admirar el uso distinto del lenguaje. Me parece asombroso cómo con el mismo idioma podemos llegar a expresarnos de una forma tan diferente. El modo de hablar de los personajes y los argentinismos que salpican la trama dan color a la historia e invitan a un inolvidable viaje lingüístico y físico. Con una prosa sobria y directa, la novela avanza de forma imparable y a través de numerosas escenas cinematográficas da fe de que la escritora es también guionista y directora de cine. Las descripciones de pueblos y ciudades de la Patagonia resultan vívidas y exuberantes en detalle. Por último, en todo el libro se respeta cuanto sucedió de verdad a Mengele en Argentina, si bien estoy seguro de que más de uno —y me incluyo— le habría preparado un fin menos apacible.

La experiencia que supone la lectura de Wakolda ha sido muy positiva. La novela ofrece varios ingredientes que hacen de ella una obra recomendable y Lucía Puenzo se descubre como una excelente narradora. En ocasiones, creedme, vosotros también sentiréis odio y asco hacia Mengele, aunque por suerte en el libro no abundan las explicaciones escabrosas. Si el maldito científico escapó a la justicia terrenal, por una vez en la vida deseo que haya algo más allá de la muerte. Ojalá allí sí encontrara el merecido castigo por las barbaridades que orquestó. Ojalá.

20 comentarios:

  1. No conocía este libro, tomo nota de él ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco conocía el libro, aunque sí al personaje. Mengele tiene un papel importante en una novela que me gustó mucho, La bibliotecaria de Auschwitz. La verdad es que sí que tiene que ser difícil no ridiculizar a semejante personaje... Sin duda, me apunto el título y como tú, confío en que, por gente como él, haya algo después de la muerte.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    No conocía este libro pero ya me lo he apuntado. Ya solamente al leer la sinopsis me entraron ganas de leerlo, pero después de leer tu opinión me han entrado más ganas aún. Me gusta mucho que esté tan bien descrito psicológicamente el protagonista. Si tengo la oportunidad de leerlo no lo dudaré.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Mmm... No acaba de tentarme. Tal vez, si en algún momento me cruzo con él, le dé una oportunidad. Pero de entrada lo voy a dejar pasar.
    Muchas gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No sabía na de de este libro, apuntado queda.

    ResponderEliminar
  6. No he leído nunca a un autor argentino, pero en pocas ocasiones, y no sé muy bien el motivo, me encuentro cómoda leyendo autores hispanoamericanos. Es como si me costase conectar con ellos. Besos.

    ResponderEliminar
  7. No conocía ni al autor ni a la obra. Y no me llama mucho el libro... Gracias por la reseña, y me alegro que te haya gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No la conocía pero creo que me puede gustar, me la apunto. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Había oído a Lucía hablar de este libro en tv cuando emitieron su película Niño pez, y en el coloquio de después lo contó. A ciertos personajes les tengo tanta manía que no se merecen una novela. Creo que no disfrutaría con esta lectura así que lo dejo pasar.
    Besines y feliz día.

    ResponderEliminar
  10. Creo que esta vez no me lo llevo anotado, no sabría decirte el motivo seguro, quizás la trama no me llama lo suficiente.
    No obstante, gracias por la reseña. Besos !

    ResponderEliminar
  11. A pesar de que parece duro por el tema de Mengele y tal me lo anoto que son temas que me gustan a pesar de que a veces cuestan. Yo también espero que Mengele haya tenido lo que se merece después de muerto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. No conocía este libro pero me lo llevo bien apuntado, que su argumento me llama mucho, a pesar de que tiene que ser una lectura dolorosa..
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Pues no tiene mala pinta este libro. No me importaría hacerle un hueco.

    ResponderEliminar
  14. No conocía la obra y has dicho cosas que me llaman la atención (construcción de personajes, argentinismos...) la tendré en cuenta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Pues no conocía la historia, ni me sonaba. Pero me gusta los puntos que resaltas de ella y creo que la voy a poder disfrutar.
    O eso es tu gran poder de convicción... en cualquier caso, me llevo el título
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me llama la atención lo que dices del perfil y la posición neutra que toma la autora en cuanto al personaje de Mengele, desde luego fácil no habrá sido. Habrá que darle una oportunidad.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Pues qué queréis que os diga. A mi me parece un auténtico rollo.... pero bueno, para gustos los colores.

    ResponderEliminar
  18. Tienes razón con lo de los autores latinoamericanos, yo disfrutaba mucho por ejemplo con la manera de contar las historias de Florencia Bonelli. A esta autora no la conocía así que me viene bien apuntarla en la lista aunque sea para más adelante. Besos

    ResponderEliminar
  19. Yo también me uno a los que no conocían ni a la autora ni al libro pero tomo buena nota :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Pues no conocía ni al libro ni a la autora, y a pesar de que me llama estoy tratando de reducir la lista
    Besos

    ResponderEliminar