El faro de Blackwater, de Colm Tóibín





Título: El faro de Blackwater
Autor: Colm Tóibín
Traductora: María Isabel Butler de Foley
Editorial y año: Edhasa, 2007

Situada en la Irlanda de finales del siglo XX, esta novela nos relata la historia de la familia Deveroux. Tras varios años sin apenas dirigirse la palabra, las tres protagonistas de esta novela, Dora, su hija Lily y su nieta Helen, se ven obligadas a desnudar sus almas cuando Declan, el hermano de Helen, les pide que le acompañen en los días que le pueda conceder aún el sida.


Acudir a una biblioteca suele ser fuente de alegrías. Es un lugar mágico, un paraíso para los amantes de la literatura, donde se almacenan novelas descatalogadas y difíciles de encontrar junto a novedades recientes y jugosas. Es un sitio que también nos permite alejarnos de nosotros mismos y probar con estilos distintos. Al divisar El faro de Blackwater, de Colm Tóibín, no me pude resistir por tres motivos: es un libro ambientado en Irlanda, país que adoro; trata acerca de la homosexualidad y el sida, temas que me atraen; y promete una novela familiar sobre tres generaciones que deben vencer antiguas rencillas. Ahora me arrepiento de haberme dejado llevar por la emoción, porque la lectura no ha sido, en absoluto, lo que esperaba.

Declan lleva años enfermo de sida. Cuando su estado le impide continuar con su vida de siempre, decide reunir a su hermana, su madre y su abuela y pasar con ella los que, con total probabilidad, serán sus últimos días. Las tres mujeres hacen un esfuerzo por abandonar las diferencias que las separan y los años de silencio entre sí con tal de cuidar y atender a Declan. Todos se trasladarán a la cara de Dora, la abuela, situada en un bonito y placentero pueblo irlandés, y allí regresarán los recuerdos, las pasiones y los asuntos que llevaron a la familia a una situación tan tensa y fría.

La desilusión con El faro de Blackwater ha sido mayúscula. No sé exactamente qué deseaba hallar en ella, pero sin duda lo que mi mente imaginaba estaba muy lejos del resultado decepcionante que supone la lectura del libro. La primera razón que explica mi descontento se encuentra en la trama misma. Colm Tóibín empieza narrando una historia que parece encaminarse hacia un estadio de emoción al que luego no llega. El conflicto evidente que implica juntar en la misma casa a tres mujeres que apenas si se soportan no solo no está aprovechado, sino que rápidamente desaparece. Quizá el autor lo decidiera en aras de presentar un escenario cómodo y acogedor para Declan, no lo sé; el problema surge cuando al final las relaciones de los personajes quedan despojadas de realidad, de cualquier atisbo de verosimilitud que nos haría seguir la evolución de aquellas con interés. Y dado que no empatizamos con ellos, la experiencia literaria es menos atractiva y agradable.

Por otro lado, me cuesta describir el estilo del autor. Es una prosa un tanto desangelada, con conversaciones que están lejos de reflejar realismo y descripciones que no terminan de encajar. La principal razón de mi disgusto, sin embargo, es la desastrosa edición del libro, lo cual me sorprende al tratarse de una gran editorial que edita clásicos con bastante acierto. Diálogos mal puntuados, faltas ortográficas y numerosos errores de traducción son algunos ejemplos que ponen de manifiesto el cuidado inexistente que en su día se puso en la maquetación y revisión del texto. No voy a echar la culpa a la traductora porque sé hasta qué punto a veces no somos nosotros los responsables de los fallos de las novelas, pero sí quiero dejar clara mi indignación al leer una novela conformada con tan poco esmero y dedicación.

El único ingrediente que sí me ha gustado es la ambientación en Irlanda. No obstante, cuando de un libro solo nos gusta el lugar donde se sitúa la acción, queda clara la opinión que nos ha merecido al final. No os sorprenderá, pues, que no recomiende la lectura de El faro de Blackwater. Puesto que gran parte de mi desencanto reside en la mala edición española, no es improbable que algún día vuelva a leer a Colm Tóibín. Recuerdo que al llegar a casa de la biblioteca con el libro en las manos y buscarlo por internet me extrañó que estuviera descatalogado hasta en su formato de bolsillo. Ahora, tras leer esta historia carente de pasión no puedo sino entender que haya corrido tal desgracia. Ojalá alguien decida retraducir la obra y darle la forma que tal vez merezca; habrá lectores que lo agradecerán.

19 comentarios:

  1. Ni la recomiendas ni ganas me quedan después de leer todos los peros. Espero estés teniendo más suerte con tu lectura actual, vaya racha...

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  2. Vaya, cuando una novela no te gusta a ti, es para creérselo. Una pena porque me gusta todo lo relativo a Irlanda. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  3. No conocía la novela pero leyendo sólo el argumento yo me la hubiese apuntado para leer. Irlanda me encanta y tanto el tema del sida, la homosexualidad y las rencillas entre las mujeres de la familia me llaman poderosamente. Sin embargo por lo que comentas no vale la pena, sin leerla yo también esperaría que dichas rencillas se hicieran patentes pese a querer hacerle la vida más fácil al protagonista en sus últimos días. Y lo de la edición ya es de traca.
    Lo dejo pasar pues.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada del autor, pero pensaba leer su última novela, "El testamento de María", que parece interesante, aunque lo que cuentas acerca de su estilo me deja un poco chafada. De momento me lo voy a pensar. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Vaya desastre. A veces no sabes cómo teniéndolo todo, el escritor se apaña para decepcionar tanto. En fin, la próxima vez habrá más suerte.
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Vaya, he leído la sinopsis y he pensado qué interesante!, pero veo que no ha sido así, al menos en tu caso.
    La dejo pasar por ahora.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Vaya! :( La historia prometía la verdad. Me parece que lo dejaré pasar.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Cuando por diversos motivos, se espera de una novela lo que no logra darnos, nos deja como vacíos. Es una pena. Besos.

    ResponderEliminar
  9. No nos llamaba por el argumento (no nos suelen gustar las novelas que son tan de "emociones") y tu reseña ha terminado de "espantarnos". Descartado.

    ResponderEliminar
  10. La sinopsis prometía pero vista tanta decepción, mejor dejarla pasar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Qué pena, porque el argumento prometía mucho, pero tu reseña deja bien claro que el autor no ha sabido aprovecharlo. La dejo pasar.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  12. Pues habrá que tenerla en cuenta para no leerla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Guau.
    Te ha tenido que costar.
    Una reseña estupenda y razonada fantásticamente. Un libro que dejo estar
    Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  14. Si no te ha gustado, descartado definitivamente aunque no es que estuviera en mi lista de proximas lecturas pero ya ni me molesto en buscarlo.

    Saludos.

    PD: Puedes cambiar cafe por te que es lo que hago yo porque tampoco me gusta el cafe :P

    ResponderEliminar
  15. No me sonaba este libro. Una pena que te haya decepcionado, porque por la trama pintaba bien. Lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Tenía curiosidad por saber por qué había sido tan decepcionante su lecturas tras tu comentario en twitter. Ahora lo entiendo...
    Pero no te preocupes, la próxima lectura seguramente se ganará más gotas de tu lluvia literaria ;)

    ResponderEliminar
  17. Una pena que una novela con unos ingredientes tan suculentos luego no cumpla lo que parece prometer... Parece que no surgió la química entre la historia y tú y a mí esa gotita me deja claro que esta historia no es para mí. Espero que tu próxima lectura sea mucho mejor! 1beso!

    ResponderEliminar
  18. No me atraía demasiado desde un principio, pero desde luego ahora que te he leído no me acerco ni loca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Pues vaya, me estaba animando al empezar a leer tu reseña, pero cuándo he llegado al punto de la desilusión, ya me he desinflado. Da mucha rabia cuándo empezamos una novela con ganas y por lo que sea nos defrauda.
    Besos y la próxima será!

    ResponderEliminar