Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago

 
 

Título: Ensayo sobre la ceguera
Autor: José Saramago
Traductora: Pilar del Río
Editorial y año: Punto de Lectura, 2010 (1995)

Un hombre parado ante un semáforo en rojo se queda ciego súbitamente. Es el primer caso de una «ceguera blanca» que se expande de manera fulminante. Internados en cuarentena o perdidos en la ciudad, los ciegos tendrán que enfrentarse con lo que existe de más primitivo en la naturaleza humana: la voluntad de sobrevivir a cualquier precio.



Hace unos años una buena amiga me recomendó y prestó Ensayo sobre la ceguera, una de las novelas que más le habían marcado. Como me fiaba de ella y sus argumentos me parecieron interesantes, me sumergí en la lectura de la novela de José Saramago con cierto temor, tanto por el estilo tan característico del autor Nobel como por la crudeza de la situación que describe en el libro. Después de leerlo no puedo sino recomendarlo, haciendo hincapié, eso sí, en la dureza de la trama, quizá no apta para todo el mundo. Los que sean aprensivos como yo hallarán pasajes verdaderamente desoladores y descorazonadores, pero sin duda ese es el efecto que busca el autor: contar una epidemia sorprendente y desgarradora para remover la conciencia del lector.

Un hombre pasea en su ciudad, una ciudad desconocida que podría ser cualquiera, y ante un semáforo se queda ciego de repente. Poco a poco todos los habitantes se contagian y el municipio entera queda sumido en una ceguera repentina. El gobierno dispone de unas instalaciones para acoger a los ciegos y alejarlos del resto del país, aunque algunos permanecen vagando por las calles, presos de la desesperación más absoluta. Cuando el ser humano se enfrenta a un problema de ese calibre, surge su verdadera naturaleza: la envidia, la rabia y la necesidad de sobrevivir aun a costa de los demás.

A nadie le escapa el tono claramente amargo que impregna Ensayo sobre la ceguera. Tal vez sea eso, precisamente, lo que consiga horrorizar al lector: si de verdad sucediera lo que cuenta la novela, estoy convencido de que todo ocurriría como esta lo narra; son tan ciertas las reflexiones y las situaciones que aparecen entre sus páginas que uno no puede sino estremecerse ante la esencia misma del hombre. También hay lugar para el optimismo, por supuesto, y para las acciones altruistas y generosas, pero son minoría. José Saramago construyó una trama realista y horrible que pone el dedo en la llaga y que describe una sociedad como la actual que debe hacer frente a una epidemia de ceguera cuyo origen nadie conoce.

Además del halo descarnado, sorprende el estilo del autor. Una narración desprovista de la puntuación propia de los diálogos que parece surgir de forma atropellada pero que está magníficamente estudiada y compuesta. Si bien al principio cuesta habituarse, al poco resulta una prosa bella y acertada. De esta forma el lector no es capaz de adelantarse a las descripciones y, sin querer, echar una mirada a las conversaciones que hay más adelante. Dado que no está puntuado como es habitual, los diálogos brotan sin que uno tenga la posibilidad de haberlos previsto. Es, creo yo, una forma más de mostrar el caos que protagoniza la trama. Por último, cabe mencionar el brillante final que el autor nos regala, un cierre magnífico e insuperable.

Me atrevo a afirmar que Ensayo sobre la ceguera es un libro que todo lector debería leer por lo menos una vez, aunque no sea una lectura fácil, sencilla ni agradable. José Saramago nos empuja a darnos de bruces con la realidad a través de un mensaje que clama a los cuatro vientos la necesidad que tenemos de ayudarnos unos a otros y de intentar remar en la misma dirección si la situación insostenible que vivimos así lo requiere. Una interpretación de rabiosa actualidad que podrían aplicarse para sí los corruptos, los hipócritas y, valga la redundancia, los políticos. Siempre llega un momento en que uno necesita ayuda, opinión o apoyo, y será entonces cuando los que no lo merecen se verán solos; merecidamente solos y ciegos.

21 comentarios:

  1. Uf... creo que es una lectura que quizá tiene momentos. Es decir, es dura. Yo por ahora prefiero no leer novelas así, pero muy buena la reseña la verdad.
    Un besote,
    -Gin-

    ResponderEliminar
  2. Yo también la leí hace años, me impactó y no es una lectura fácil y mucho menos agradable, por lo que no me quedaron ganas de ver la peli que se hizo poco después. A mí el estilo me costó mucho aunque como dices te acabas acostumbrando.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Hace años que quería leer este libro, y fíjate tú que ni me acordaba ya de él. Gracias por el recordatorio :)

    ResponderEliminar
  4. Este fue mi estreno con Saramago y se convirtió en uno de mis libros favoritos. El autor me encanta, me parece muy lúcido escribiendo y siempre crea historias increíbles a las que dota de absoluta verosimilitud. Para mí, un imprescindible. 1beso!

    ResponderEliminar
  5. Saramago es muy grande y esta, sin duda, es una novela imprescindible.
    Buena reseña.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Lo leí hace bastantes años por los mismos motivos que tú: una amiga me lo recomendó y me lo prestó
    Cuando lo abrí, casi me da un yuyu. Pero lo leí y me fascinó. De hecho, yo le di un 10 redondo. A partir de entonces, leí más cosas de Saramago, pero ninguna me gustó tanto como ésta.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me da muco respeto el autor, aun así esta entre los libros que se que algún momento leeré
    Besos

    ResponderEliminar
  8. "El cuento de la isla desconocida" fue mi estreno con Saramago, y me gustó. Y me tienta lo que nos cuentas del "Ensayo sobre la ceguera". Me la llevo anotada! Se me antoja seguir leyendo a Saramago.
    Gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. A mi me gustó, tardé en leerlo porque es para disfrutarlo despacio, sin fatigarse... antes de que se nos haga denso.
    Me gusta Saramago en general
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Lo intenté y no pude...también es cierto que escogí mal el momento para este libro digamos... tan especial. Tengo que volver a intentarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo lo leí hace años y me acuerdo de todos los detalles como si fuera ayer. Es una lectura impactante y Saramago un maestro. Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Me gustó muchísimo esta novela. Es dura, es difícil de leer si es lo primero que lees del autor, pero merece mucho la pena.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Tu reseña me ha recordado que también lo tengo pendiente. Había leído más veces eso de que al principio cuesta habituarse a la prosa del autor pero que después se lee bien. Tengo muchas ganas de leerlo.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. Es una de mis novelas favoritas. Luego segui leyendo del autor y aunque ninguna me entusiasmó tanto reconozco que tiene obras muy buenas aunque no sean de fácil lectura.

    ResponderEliminar
  15. Me gustaría leer a Saramago, creo que es una asignatura pendiente que tengo pero no me apetecen libros duros ahora mismo. Tengo varios de él en casa esperando que me llegue la inspiración y lea alguno.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Fue el primer libro que leí de Saramago y me impresionó mucho. Luego he leído algunos más pero no me han gustado tanto como éste. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Hace tiempo que lo tengo esperando en la estantería para que lo lea pero no sé porque nunca le llega el momento... A ver si me pongo con él pronto :-)

    ResponderEliminar
  18. Nunca me he atrevido con este autor, pero no me parece muy apropiado para el medio en el que realizo la mayoría de mis lecturas. Aun así lo tendré en cuenta por si surge la ocasión. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Felicidades Xavier. El trabajo de uno siempre tiene su recompensa. Participaré en el sorteo, aunque solo me interesa el de Glen Cooper pues el de Carla Montero ya lo he leído. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  20. A mí me gustó muchísimo, dura pero muy verosímil.
    Tengo pendiente ver la película, pero no creo que haya sido capaz de mostrar la esencia de la novela, así que la voy postergando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. NO-VE-LÓN.
    maravillosa, como todo Saramago. Qué grandísimo, cuánta admiración por su obra, y por su persona.
    Inteligencia pura.

    ResponderEliminar