Los besos no se gastan, de Raquel Martos

 
 
Título: Los besos no se gastan
Autora: Raquel Martos
Editorial y año: Espasa, 2012

Esta historia, que no es de princesas, comienza en aquella España setentera con dos cadenas de televisión, casi siempre en blanco y negro. En aquel tiempo tan lejano y no siempre tan feliz, Lucía, con el pelo a trasquilones, y Eva, a la que le encanta comerse crudas las judías verdes, tienen siete años y están forjando una amistad inquebrantable. Más de treinta años después, Lucía es una implacable directora de recursos humanos que no sabe enamorarse. Eva, al borde de los cuarenta, es una actriz retirada que está hechizada por su hija Lola y atrapada en un matrimonio roto.


Hace unos cuantos años, los prejuicios que tenía yo como lector se dieron de bruces con la realidad: no importa tanto quién escribe una novela como qué y cómo escribe. Desde entonces no he dudado en abordar la lectura de los libros que me apetecen, aunque el autor sea un personaje mediático o televisivo. Confieso que a Raquel Martos no la conocía, pero no cuesta nada indagar un poco y ver que ha colaborado con varios programas de éxito en distintos medios. Los besos no se gastan fue su primera novela en solitario y, aunque recientemente ha publicado otra, era la que más me llamaba la atención. Tras leerla y emocionarme con ella, no puedo menos de recomendarla.

Eva es una niña tímida y soñadora; Lucía, valiente y realista. Aunque parece que tengan poco en común, rápidamente se hacen inseparables y viven juntas una amistad arrolladora que abarca casi dos décadas. Treinta años después, se reencuentran por sorpresa y deciden dejar atrás lo que las separó y volver a ser uña y carne. Ahora Eva es una actriz frustrada, madre de una niña encantadora y desea divorciarse de un hombre al que ya no ama; Lucía, por su parte, es una profesional reputada incapaz de enamorarse de verdad. Cuando la vida les da una segunda oportunidad, no dudan en aprovecharla, aunque el destino les tiene preparada una amarga sorpresa que las unirá o separará de forma irremediable.

Me había encontrado con numerosas reseñas positivas de esta novela y al verla en la biblioteca no me lo pensé. Y no me arrepiento en absoluto, porque Los besos no se gastan es una lectura deliciosa y emotiva. Raquel Martos despliega una indudable destreza narrativa al alternar capítulos en presente y recuerdos de cuando las protagonistas son pequeñas y van creciendo. Esos adictivos saltos en el tiempo mantienen al lector pegado a las páginas y le permiten llegar a conocer a las protagonistas más y mejor. En varias ocasiones he tenido que dejar a un lado la lectura, apenado, porque debía ir a trabajar, a comer o a dormir. Cuando un libro atrapa de este modo uno no puede sino alabar la habilidad del autor y la maravillosa historia que nos cuenta.

La escritora, por otro lado, desaparece como narradora y da la voz a Eva y a Lucía; en una novela de amistad y sentimientos como esta, es un auténtico acierto: nos identificamos con los personajes y empatizamos con ellos al máximo. Además, a lo largo de la novela hay un inmejorable equilibrio entre humor y tragedia, entre fantasía y realidad, que nos invita a proseguir hasta el final. Un final, por cierto, de infarto. (Y hasta aquí puedo leer o, mejor dicho, reseñar.) Por último, me gustaría ensalzar el estilo de la autora. La narración ágil y agradable del libro hace las veces del aderezo perfecto de los maravillosos ingredientes que ensambla la trama y os puedo asegurar que es uno de esos extraños y fantásticos casos en que la novela se lee completamente sola. 

Una vez más se impone el talento a la fama, la emoción a la frivolidad, el éxito al desencanto. En mi opinión, Raquel Martos ha entrado en el mundo editorial con muy buen pie. Presentar una ópera prima tan bien hilada y escrita como Los besos no se gastan no es solo muy difícil, sino casi imposible de encontrar en la actualidad. En los últimos tiempos he oído y leído hasta la saciedad la siguiente frase: «Hoy en día cualquiera publica un libro». A mí también me aborrecía ver cómo un presentador o locutor en cuestión sacaba novelas así como así. Ahora, sin embargo, he aprendido que hay que fijarse más en las historias y las escrituras, no tanto en el perfil del autor. Y si todos los libros que ven la luz en esas mismas circunstancias muestran tanta calidad como este, yo, como lector, seré la mar de feliz.

30 comentarios:

  1. Qué atractiva reseña! Me la anoto sin duda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un libro que me sorprendió, emociono y encanto, besotes

    ResponderEliminar
  3. A mì no me atrae mucho aunque le hayas dado una buena nota final.

    ResponderEliminar
  4. Tenemos la suerte de conocer a Raquel personalmente y es un encanto y se va a poner muy contenta cuando lea esta reseña. Precisamente el domingo estuvimos con ella en la Feria del libro y nos hicimos con esta novela (la otra ya estaba en nuestro poder, leida y reseñada y comentada con ella). Nos aseguro que si nos había gustado "No pasa nada ...." esta nos iba a encantar y después de leerte lo tengo todavía más claro. Besos.

    ResponderEliminar
  5. No tiene que estar mal pero no acaba de motivarme, así que por el momento lo dejo pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo anotado!!a ver si me hago con él

    ResponderEliminar
  7. Lo leí el año pasado y me sorprendió y me gustó mucho, así que no será el último que lea de la autora. Besos

    ResponderEliminar
  8. Es preciosa... Me emocioné mucho.
    Yo estoy cansada de leer que si es un autor que sale en la tele... La gente deje de leerlo. Hay novelas buenas y malas.. Y ya está. Hay autores que gustan más y menos, pero eso de ser crítico son leer nada simplemente por salir en la tele..... No lo entenderé.
    Me encanta que te gustara.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. A la autora no la conozco, no sabía ni que era mediática, pero tu reseña me ha llamado mucho la atención. Yo con esto de los escritores mediáticos, me he llevado muy buenas sorpresas, como con Màxim Huerta, que me ha encantado su último libro, y Sandra Barneda, que Reír al viento me gustó muchísimo también. O sea que, salvo excepciones, estoy de acuerdo contigo en que no hay que mirar tanto quien lo escribe, como la historia en si.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. A mi me gustó esta novela en su momento, creo que lo de los personajes mediáticos hay que desterrarlo a veces y dejarse llevar, sí.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hace mucho tiempo que me quité los prejuicios que comentas. La verdad que hay gente que trabaja en televisión (que no siempre lo ha hecho) y que escribe de maravilla. De Raquel Martos he leído 'No pasa nada y si pasa, se le saluda' y me encantó. 'Los besos no se gastan' lo tengo pendiente de lectura en el Kindle y tras tu nota final, no tardará en "caer".
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo pendiente en la estantería y tras leerte a ti me veo en la obligación moral de subirlo de puestos en mi lista de pendientes.
    Gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Interesante reflexión con los personajes mediáticos. Yo también tiendo a recelar, así que procuraré aprender de tu experiencia. Al menos con esta historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que pinta muy bien...ya con el título me llama la atención

    Kiss

    ResponderEliminar
  15. Pues la verdad es que no es el tipo de libro que así de pronto me atraiga, independientemente de los prejuicios que también los tengo. Pero la verdad es que me gusta lo que cuentas, no voy a salir corriendo a buscar el libro pero si se cruza no le diré que no.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Sin duda muy recomendable, a mi me gustó mucho,muy fácil de leer.

    ResponderEliminar
  17. No me llamaba la atención de entrada por la sinopsis. No me causa rechazo saber que la autora ha colaborado con diversos medios, pero la verdad, sigo pensando como antes, no creo que me dé por leerla.

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Este no me llama mucho. Confieso que a mí a veces también me pueden los prejuicios con los escritores mediáticos y sé que no es justo pero acabo echándoles un vistazo y vencerlos. Por lo demás no sabía quién era Martos.
    Un besito

    ResponderEliminar
  19. Me temo que no tengo ni idea de quien es la autora, así que ese no sería problema para acercarme al libro... Pero no me llama tanto como para adelantarlo frente a otras lecturas. 1beso!

    ResponderEliminar
  20. La tendré en cuenta, aunque hora mismo no es el tipo de lectura que me apetece.
    Coincido, hay que dejarse de prejuicios, probar y en todo caso opinar pero con fundamento.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  21. Pensaba que no sería mi tipo de libro, pero con tu reseña me ha picado la curiosidad. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
  22. A mi suele frenarme si el autor/a procede del medio televisivo, aunque alguna vez me he llevado gratas sorpresas, como con Nuria Roca.
    De la novela que comentas creo que me sentiría identificada en algunos aspectos, pues los personajes son de mi generación (y yo también comía judías verdes crudas).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. El libro no me llamaba para nada la atención, pero con esta reseña ¿quién se resiste?
    Un abrazo,

    PD: he estado curioseando tu blog y te lo tengo que decir: tu página de listado de reseñas es la más bella y trabajada que he visto nunca. no sé como lo has hecho, pero te felicito, seguro que es mucho trabajo!

    ResponderEliminar
  24. Yo soy de las que tiene prejuicios, alguna buena sorpresa me he llevado pero también algún que otro chasco.

    ResponderEliminar
  25. Has hecho una reflexión muy interesante. Ahora sí me apetece leerlo. un abrazo!

    ResponderEliminar
  26. Lo tengo apuntadísimo desde hace un montón y el caso es que me estrené hace poco con la autora con "No pasa nada. Y si pasa se le saluda." Espero tener ocasión de leer este título. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Totalmente de acuerdo, Xavi. Me quedé rendida a los pies de la autora después de leer este libro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Fíjate que he visto esta novela muchas veces y siempre me ha llamado la atención pero no me he animado con ella precisamente por su autora. La he visto en varios programas y, en mi caso, ha sido de esas personas que no te terminan de caer bien.
    Ahora me acabas de dejar con el gusanillo, por lo que comentas la novela vale la pena así que dejaré mi falta de simpatía por la autora a un lado y le daré una oportunidad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  29. No tengo ni idea de quien es la autora, no le pongo cara. Veo poco la tele pero estoy leyendo un libro de alguien a quien tampoco relaciono con la tele ni con nada porque no lo conocía, Maxim Huerta y me está encantando. Éste que traes me lo anoto por si se me cruza :) No pinta mal.

    Bs.

    ResponderEliminar
  30. La verdad es que que el autor sea un personaje mediático no siempre juega a su favor, los amantes de la literatura tendemos a ser prejuiciosos a este respecto. Tienes toda la razón cuando afirmas que hay que fijarse en la historia y el modo en que se nos transmite, dejar aún lado el dar cosas por hechas o probables puede regalarnos muchas sorpresas.
    Este libro hace tiempo que despierta mi curiosidad y, después de leer las reseñas que de él van saliendo, creo que voy a darle una oportunidad.
    Un besin

    ResponderEliminar