Obabakoak, de Bernardo Atxaga

   
   

Título: Obabakoak
Autor: Bernardo Atxaga
Traductor: Bernardo Atxaga
Editorial y año: Alfaguara, 2007 (1988)

Obabakoak reúne las apasionantes historias de los habitantes del territorio de Obaba: el profesor de geografía que recuerda su extraña relación amorosa con una chica que sólo conoce en sus cartas, la joven maestra que tiene que aprender a combatir la soledad a lo largo de un frío invierno, la relación de un canónigo con un niño perdido en el bosque, el escritor que da un giro a su vida cuando descubre un detalle asombroso en la ampliación de una vieja foto de la escuela...


La industria cinematográfica siempre ha bebido de la literatura. De un tiempo a esta parte, sin embargo, parece que ese vínculo sea mayor, puesto que cuesta encontrar un estreno interesante que no sea la adaptación de una novela. Cuando vi en el cine Obaba, quedé prendado del aura mágica y especial que envolvía la ficticia localidad, y supe que tarde o temprano abordaría la lectura de Obabakoak, la historia original de Bernardo Atxaga. A pesar de que el libro cuenta con un inicio apasionante y prometedor, la emoción que he sentido ha ido menguando a medida que avanzaba capítulos. Quizá esperaba demasiado o, cuando menos, algo distinto, pero los relatos sobre Obaba no me han absorbido tanto como la película en su día.

La vida en Obaba transcurre con la misma calma que abraza cualquier pueblo pequeño. La curiosidad ante un nuevo visitante, la férrea tradición anclada en las costumbres de las gentes del lugar o el rechazo a todo tipo de modernidad no diferencian al municipio. Los personajes que lo habitan, no obstante, sí se alejan de lo común y hacen las veces de cimientos que soportan la sociedad de Obaba y que son fuente de rumores que arraigan entre los vecinos. La maestra que vive con el corazón confuso o asustado, el hombre que se enamora a partir de unas cartas o el chiquillo que siente pasión para con los lagartos son protagonistas de no pocas habladurías y hacen del pueblo un lugar peculiar.

Obabakoak —«los de Obaba» en euskera— es un libro de cuentos acerca del pueblo y de sus habitantes. Ahí reside el primer factor que me impide disfrutar del todo del libro: yo no soy gran lector de relatos. Aun así, debo confesar que los primeros textos de Bernardo Atxaga son espectaculares. Tanto es así que tal vez el placer que me ha originado su lectura me ha llevado a pensar que el resto de la obra iba a ser parecido, y esa ha sido mi decepción. Penetrar en el ambiente de Obaba y conocer las anécdotas de los curiosos personajes que viven allá es una experiencia maravillosa, y por esa misma razón me he sentido engañado cuando la narración se aleja del pueblo y nos obliga a visitar otros enclaves menos atractivos para mí. Si el autor hubiera decidido permanecer exclusivamente en Obaba, mi opinión del libro hoy habría sido mejor.

Asimismo, en cierta ocasión el narrador relata unos cuentos que, en mi opinión, entorpecen la lectura y no añaden ningún rasgo de belleza al libro; relatos que, como si de Las mil y una noches se trataran, no pretenden más que hacernos partícipes de sucesos de parajes lejanos. Si bien en otra novela no me habrían molestado, aquí los he echado de más porque quitan espacio y tiempo a cuando acaece en el insólito lugar inventado al que el escritor ha tenido a bien trasladarnos. Me han faltado más historias de Obaba. Por último, lo que sí me ha convencido de principio a fin es la prosa de Atxaga. Un estilo impecable, rico, comedido, limpio y personal que he gozado sobremanera por el fino humor irónico que salpica las páginas y la magnífica selección léxica que describe los contornos del pueblo y las particularidades de los protagonistas.

Creo que el pueblo de Obaba y la atmósfera peculiar que se respira en él daban más de sí y podrían haberse aprovechado de otra forma. Quizá eran el escenario perfecto para ambientar una novela, quizá merecían una atención y un enfoque distintos. Como lector me queda la sensación de que no se han exprimido del todo y de que aún hay mucho por decir y por inventar sobre esta localidad. Aunque Obabakoak no me haya llenado tanto como pensé al empezar la lectura, me rindo ante la pluma de Bernardo Atxaga y afirmo, sin temor a equivocarme, que volveré a leer otra novela del autor vasco. Si alguno de vosotros tiene alguna sugerencia, ya sabéis que, como siempre, soy todo ojos.

15 comentarios:

  1. En principio ya la sinopsis no me atrae mucho y tu reseña me deja en dudas, por lo que creo que no lo tendré en cuenta. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  2. Yo con Atxaga no acabo de conectar, así que me quedo pendiente de los comentarios a ver que nos recomiendan. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Lo he visto un par de veces en la librería y me llama un poco... Pero no lo suficiente como para tirarme inmediatamente a por él. 1beso!

    ResponderEliminar
  4. Yo leí 'El hijo del acordeonista' y no creo que vuelva a leer otra cosa suya, no conecté demasiado con su modo de ver las cosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No me atrae mucho, no creo que me anime con su lectura.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco soy muy aficionada a los relatos, así que en esta ocasión mejor dejo pasar esta obra de Atxaga, y si me decido a leer a este autor será con otra obra. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Este no me llama la atencion asi que lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. La peli capta lo mejor del libro y se centra en ello. A mí me resultó una lectura desigual, algunos relatos me gustaron mucho así como el hilo central, de otros me hubiera gustado saber más y algunos me sobraron.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Creo que lo voy a dejar pasar. No me termina de llamar la atención.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. El libro me hubiese llamado la atención si no hubiera visto ya la película. No suelo leer el libro si ya he visto la peli antes a menos que me haya maravillado y, aunque me gustó, no fue el caso. Besos

    ResponderEliminar
  11. Vi la película hace años, no me acuerdo de gran cosa, pero sí que me gustó bastante. Desde ahí tengo fichado el libro. Supongo que lo leeré porque le tengo curiosidad, aunque mis expectativas no son muy altas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Mis padres lo tienen pero no termino de animarme con él. Veo que no te ha terminado de convencer, así que de momento creo que seguiré sin leerlo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. No vi la película ni me suena el libro, me quedo con tu opinión, pero de momento tengo mucho pendiente...Saludos

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que no conocía ni la existencia de la película. En principio, no me acaba de atraer así que creo que lo dejaré pasar.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar