El don, de Mai Jia

 
 

Título: El don
Autor: Mai Jia
Traductora del inglés: Claudia Conde
Editorial y año: Destino, 2014

Rong Jinzhen es un chico fuera de lo común: educado por un extranjero en la China de los años veinte, vive una infancia solitaria, sumergido en su propio mundo. Pero pronto desarrolla un don que lo hace extraordinario. Rong puede ver lo que nadie más ve, sus conocimientos van más allá de lo que una persona corriente puede entender. Convertido en un genio de las matemáticas conocido en todo el país, Rong es obligado a abandonar su carrera académica cuando es reclutado por el departamento de criptografía del servicio secreto chino.


La literatura oriental se me antoja tan lejana que es difícil que logre aprehender las costumbres de esos países. Son dos culturas muy distintas, con pilares totalmente opuestos, y en una novela esas diferencias parecen acrecentarse e impedir que el lector empatice con la narración. Empecé la lectura de El don con cierta inquietud, puesto que era la primera vez que leía a un autor chino. A pesar de las desavenencias que he sentido a lo largo de los últimos años con los escritores japoneses, me ha sorprendido, y muy gratamente, encontrar en el estilo de Mai Jia el tipo de prosa con el que más disfruto. Quizá, cuando se trataba de poner la mirada sobre los países de Oriente, erraba al decantarme por Japón y dejar China al margen.

La Universidad N ha irrumpido en el mundo académico con gran fuerza. Gracias al inmejorable plantel de científicos de la familia Rong que ha estudiado y más tarde impartido clases en la facultad de matemáticas, los alumnos que finalizan los cursos se hallan entre los más inteligentes de su campo. La capacidad superior de todos ellos, sin embargo, queda anulada ante la genialidad de que hace gala Rong Jinzhen, un joven que despunta gracias a su don innato tanto para las matemáticas como para interpretar los sueños de la gente. Un perfil que pronto cobra gran celebridad por sus investigaciones y que al final se ve obligado a trabajar como criptógrafo para el servicio secreto chino. Será entonces cuando Jinzhen demostrará el alcance de su genio o el avance de una locura que parece ser el cruel reverso de la moneda.

A Mai Jia le gusta jugar con el lector y a ello se dedica, con sumo placer, a lo largo de todo el libro. El don supone un desafío literario asombroso para el que nadie está preparado. La estructura misma de la novela se aleja de las composiciones a las que tanto estamos acostumbrados para mostrar una trama laberíntica que se alimenta a sí misma una y otra vez y que no duda en plantear numerosos saltos en el tiempo. Lo que resulta más curioso es la facilidad con que uno se adentra en las normas que envuelven el argumento, y solamente al tomar aire e intentar observarlo todo desde una perspectiva más externa se da cuenta de la experiencia tan extraña que está viviendo. Si alguien me lo hubiera explicado así, probablemente en la vida habría dado una oportunidad al libro; ahora, sin embargo, creo que es una historia hilada con maestría a la que no puedo más que rendirme.

Más allá de la forma un tanto peculiar de la narración, el siguiente aspecto que me ha absorbido ha sido el propio protagonista. El autor hace un esfuerzo por describirlo tan bien y con tanta precisión que al final uno tiene la sensación de que conoce a Jinzhen de verdad, de que lo ha acompañado en todas sus aventuras y se ha alegrado y ha sufrido con él. Además, todos los capítulos cuentan con un ritmo fantástico que anima a continuar adelante para seguir asimilando cada nueva situación. Por último, no quiero terminar la reseña sin referirme al final: un cierre tan original como el libro en el que se encuentra. Dado que no quiero dar más pistas, solo añadiré que el desenlace dejará tan sorprendido al lector como cualquiera de los elementos que este haya percibido en la lectura.

Quizá el adjetivo que mejor definiría El don sea «atípico». Es una novela fuera de lo común, sin que esto dé pábulo a los lectores que ya sienten reticencias a lanzarse a leerla. Aun así, estoy convencido de que el libro de Mai Jia es de extremos: al lector le encantará o le disgustará, sin medias tintas ni término medio posible. Está claro que a mí me ha gustado mucho, sobre todo porque he atisbado una destreza literaria bastante poco frecuente. De un tiempo a esta parte he decidido ser menos rígido y valorar lecturas que tiempo atrás quizá habría descartado. Ni que decir tiene que de ahora en adelante prestaré atención a los escritores chinos que arriben a nuestras librerías, porque me ha quedado claro que China es un país interesantísimo también desde el punto de vista de la literatura.

19 comentarios:

  1. Me llegó ayer y siento mucha curiosidad por esta lectura. A ver si tengo tan buenas sensaciones como tú. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ahora que lo pienso yo también soy más de japoneses que chinos, aunque sí que me va su literatura. Ya llevas razón con lo de que es libro de extremos ya que lo había descartado por unas reseñas negativas que había leído y ahora ya estoy con dudas. Creo que voy a esperar más opiniones a ver si me hago una idea más clara.
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Me dejas con la duda sobre si darle una oportunidad o no. De momento no estoy por la labor, y si dices que es una novela atípica mejor dejarla para abordarla con otro ánimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La tengo en el punto de mira desde que la vi en el escaparate de la librería. Caerá...

    ResponderEliminar
  5. Desde que vi la portada, atisbaba una lectura "peculiar", que creo que me gustaría mucho, mucho.
    A ver si me encuentro con él, porque me apetece mucho, aún más tras tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. No me llama mucho la atencion asi que lo voy a dejar pasar por ahora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Por las reseñas que estoy viendo, este libro me está produciendo mucha curiosidad. Terminará cayendo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. De momento, no me llama mucho la atención y con la lista de pendientes que tengo, prefiero dejarlo pasar. Aunque la apunto en posibles. Quizá más adelante me apetezca. besos

    ResponderEliminar
  9. No conocía al escritor, voy a buscar algo más sobre Mai Jia. Lo que he leído de autores asiáticos me ha gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me llama mucho este libro, pero me da algo de miedo porque me cuesta leer a los japoneses y los chinos me dan aún mas miedo ,jajaja

    ResponderEliminar
  11. Si es una lectura 'de extremos' no sé yo si leerla. Prefiero, ahora que se acercan las vacaciones, ir a lo seguro y dejar la experimentación para otros momentos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. A mi no me llama mucho la verdad. Creo que la voy a dejar pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. He leído por encima la reseña porque va a ser mi próxima lectura. Espero disfrutarla también :D
    Un beso!

    Patri

    ResponderEliminar
  14. A pesar de lo tentador de tu reseña, el verano está siendo una época que me está inoculando la pereza para atreverme con experimentos literarios. Este libro no parece de momento que sea para mí. 1beso!

    ResponderEliminar
  15. Correré el riesgo y lo leeré, no sé cuando pero caerá.

    Bs.

    ResponderEliminar
  16. No estoy muy segura de si podría gustarme este libro o no. Lo mantengo con interrogantes en mi lista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Lo tengo apuntadísimo, he leído muy poquita literatura oriental, pero me llama muchísimo la atención =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Ya me movió la curiosidad de leer este libro , espero hacerlo la próxima semana, ya les contaré que me pareció.

    ResponderEliminar
  19. Este sí que sí quiero leerlo!!! Y tras leer tu reseña requeteconfirmado! Qué ganas le tengo...me lo llevo apuntado en mi lista de "Me lo pido"!
    Muchas gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar