Son de Mar, de Manuel Vicent

 
 



Título: Son de Mar
Autor: Manuel Vicent
Editorial y año: Alfaguara, 1999

Un hombre desaparece en el mar. Su mujer, después de años de espera, rehace su vida con un poderoso constructor. Un día recibe la misteriosa llamada de alguien que dice ser su marido. Y desde ese momento ambos volverán a sentir el amor y la pasión que creyeron perdidos y que, como en un mito clásico, superará a la muerte.



La relación que mantengo con los galardones literarios es un tanto extraña: mientras unos premios me parecen sospechosos (el Planeta, el Nadal), otros se sitúan en la orilla opuesta de mis gustos (el Nobel, el Pulitzer); hay ganadores, de todos ellos, que me han encantado o aburrido. Nunca había leído una novela que se alzara con el Alfaguara de novela, por lo que me enfrenté a la lectura de Son de Mar sin expectativas ni esperanzas. Cuál es mi sorpresa al descubrir una historia maravillosa que hace de Manuel Vicent uno de los autores premiados que sin duda merece la distinción que un día un jurado le otorgó. No solo de novedades vive el lector, así que hoy permitidme recomendaros un libro que vio la luz a finales del siglo pasado.

Cuando Ulises acude a una pequeña localidad mediterránea para dar clases de literatura en una escuela, se enamora perdidamente de Martina, la chica que trabaja en la pensión donde se ha alojado. La atracción que sienten es instantánea y desembocará en una boca esperada de todo punto y en el nacimiento de un hijo. Un buen día Ulises desaparece al salir a pescar; nadie sabe qué ha sucedido con él, como si el mar se lo hubiera tragado. Martina, al cabo de los años, rehace su vida y vuelve a casarse, pero su universo se resquebrajará cuando al pueblo llegue del mar un hombre que asegura ser su primer marido.

Son de Mar es una novela romántica diferente que gustará a los amantes del género y a los que se adentren en sus páginas sin saber qué encontraran en ellas. Manuel Vicent ha construido una historia de amor sólida, de profundas raíces, que emociona por el halo de tragedia que la envuelve y que arroba por el giro dramático y drástico que toman los acontecimientos. La relación entre los dos protagonistas hace gala de una sensibilidad extrema, de un sentimiento puro y arrebatador con el que no cuesta nada identificarse. La sensación que le queda a uno al terminar la lectura es de una calidez entrañable al haber conocido a dos personas cuyo amor es capaz de sobreponerse a la distancia de la muerte, a la pérdida y el perdón.

Por otro lado, uno de los elementos que destaca del libro es, sin duda, la prosa del autor. Rica en matices y en detalle, la narración atrapa gracias a los saltos en el tiempo por los que transcurre la trama principal y al estilo tan personal del escritor. Vicent está decidido a omitir cualquier trazo innecesario que se interponga entre la historia y el lector, e incluso se atreve a proponer una escritura que muestra un peculiar uso de la puntuación, en especial de las comas; una osadía que permanece, por suerte, dentro del terreno de la gramaticalidad. Siempre resulta gratificante encontrar una voz propia en literatura que sepa elegir la mejor forma de expresarse, y este es uno de esos curiosos casos. No será la única vez que lea algo del autor, en absoluto.

Habrá quien decline la recomendación que hoy os propongo por el mero hecho de verse acompañada por la publicidad, no siempre positiva, de un galardón literario. Y es una actitud más que comprensible a tenor de los resultados y las críticas que en algunas ocasiones han acarreado dichas publicaciones. Me apetece, una vez más, nadar a contracorriente y continuar indagando entre los premios si con ellos descubro gemas de gran valor como Son de Mar, una novela que sabe aprovechar los ingredientes que ofrece con tino y sabiduría. Manuel Vicent se presenta como un escritor experimentado que se atreve con el complicado reto de conmocionarnos con una historia tan tierna como magnética. Y vaya si lo consigue.

18 comentarios:

  1. La leí hace mucho tiempo y también me gustó la forma de narrar de Vicent y la historia de amor con mucha intensidad y sin azúcar.
    Un besito y feliz domingo

    ResponderEliminar
  2. Yo la leí hace años y me enamoró por completo, no sé las veces que vi la película en los meses posteriores. Muy recomendable, desde luego.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No conocía la novela, pero me has convencido, así que me la llevo anotada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Si que es cierto que en ocasiones los premios literarios me echan un poco para atras (depende de cuales, claro) y ademas yo lei otra novela de este autor, Tranvia a la Malvarrosa, que no me acabó de gustar. Pero creo que merece otra oportunidad, asi que igual hasta me animo y todo :) Besos

    ResponderEliminar
  5. También me gusta acercarme a los premio Nobel. Vi la pelicula hace mucho tiempo y nunca me había planteado leer el libro. No suelo hacerlo en este orden y por ello quizá no la lea.

    ResponderEliminar
  6. Te puedes creer que hoy he empezado a leerme este libro? No he mirado la reseña porque no me gusta saber de que va...y voy por el principio...me gusta llevarme la sorpresa, pero por ahora te digo que va muy bien...

    La Estupenda

    Kiss

    ResponderEliminar
  7. Me suena que hay una película basada en este libro... Pero la verdad es que de primeras no me llama, y no por ser de un premio, que conste: la trama no me termina de convencer. 1beso!

    ResponderEliminar
  8. Pues me has dejado con ganas. Y no era un libro que me llamara mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Anda!!
    Pues la peli la he visto, y me gustó bastante, no sabía que estaba basada en una novela.
    Me la llevo!

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la entrada, como bien dices los premios literarios a veces no son una recomendación a la lectura. Le daré la oportunidad a esta novela, y veo que hay una película la veré también.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  11. Yo no tengo problema en que una novela esté premiada o no, si me gusta me gusta, y si no, no. Esta no la conocía, pero tal y como nos lo cuentas tiene una pinta increíble.
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. No suelo buscar los premios literarios aunque tampoco los rechazo de plano, eso sí, como el autor no me atraíga no suelo préstale mayor atención.

    Creo que no he leído todavía nada de este autor. Besos

    ResponderEliminar
  13. A mi lo de los premios no me dice nada, pero me gusta fijarme en ellos, porque hay de muchos tipos y si leo algo que me ha defraudado de un premio, luego a la siguiente vez me ando con más ojo. Sé que hay una peli basada en este libro, no sé si lo leeré, si te soy sincera, con todo lo que tengo pendiente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Sabes? si te soy sincera ahora te diría que no parece una historia de mi estilo, pero cuando recomiendas algo de una forma personal sueles acertar. Lo echaré un ojo
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Siento especial atracción por las novelas de Manuel Vicent, seguramente porque es de mi tierra y, a veces, en sus relatos habla de ella.
    El libro que comentas me gustó bastante, por cierto hay una película dirigida por Bigas Luna, que también está bien.
    Te recomiendo que leas "Verás el cielo abierto", "Tranvía a la Malvarrosa", "León de ojos verdes" entre otros de sus libros, pues tiene un amplia bibliografía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Me temo que cada vez que te visito me llevo varios títulos apuntados, esto no puede ser... A mi me resulta más fiable opiniones como la tuya a que sea avalada por un prestigioso premio. La verdad es que no me suelo fijar en eso.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  17. La acabo de leer y no puedo más que recomendarla encarecidamente y si me apuras recomendaría su relectura. Presiento que con cada relectura descubriría algo nuevo, nuevas referencias. Sin duda lo que más me ha gustado es esa combinación casi mágica de amor y mitología. Por cierto, te dejo mi reseña.

    Un saludo.

    http://ellectorinvisible.blogspot.com.es/2015/08/son-de-mar-manuel-vicent-1999.html

    ResponderEliminar