El faro de Alejandría, de Gillian Bradshaw

 
 

Autora: Gillian Bradshaw
Traductora: María José Gassó
Editorial y año: Salamandra, 2010

Obligada por su origen noble a contraer matrimonio con el cruel gobernador Festino, la joven Caris de Éfeso huye en dirección a Alejandría disfrazada de eunuco. Su sueño es estudiar el arte de Hipócrates y dedicarse a la medicina, un sueño imposible para una mujer en el año 371 d. C. No obstante las dificultades, Caris logra convertirse en médico y, gracias a sus conocimientos, acercarse a las más altas esferas del poder en pleno ocaso del Imperio romano.


Se ha escrito tanto sobre el Imperio romano que siempre me da cierto reparo comenzar una novela ambientada en esa época —que, por otra parte, es uno de los períodos más interesantes de la historia—. Y no tanto por el ingente número de novelas publicadas como por no saber exactamente qué momento de Roma elegir. Hace ya unos años, mis estanterías dieron la bienvenida a El faro de Alejandría, de Gillian Bradshaw, uno de los clásicos contemporáneos del género con mejores críticas. Ahora, cuando por fin ha pasado por mis manos, coincido con quienes afirman que se trata de una historia única y verdaderamente apasionante.

La vida de Caris, la joven hija de una acaudalada familia de Éfeso, se hace añicos al irrumpir en escena Festino, el nuevo gobernador, un hombre sin escrúpulos ni modales que no duda en tomar por la fuerza cuanto le viene en gana. Cuando el padre de Caris se ve incapaz de rechazar el matrimonio de Festino con su hija, esta planea una huida. Escapar de su casa y de su ciudad parece la única solución, y con la ayuda de su hermano viajará a Alejandría, la ciudad dorada y sabia, lugar en el que Caris se hará pasar por eunuco a fin de hacer lo que más desea en el mundo: estudiar medicina y convertirse en un médico devoto de Hipócrates.

Los cambios de sexo, o de identidad más bien, dan mucho juego en literatura. Permiten al autor construir una doble trama en la que, además de contar la vida del o de la protagonista, añade una denuncia social de lo que él considera una injusticia. Gillian Bradshaw reivindica el papel de las mujeres en el Imperio romano y critica el estatus de mera comparsa al que quedaban reducidas las esposas. En El faro de Alejandría conocemos a Caris, una joven valiente y decidida que lucha por seguir la estela de sus sueños, aunque por ello deba disfrazarse de eunuco. Como veis, el argumento parte de una premisa fabulosa y la escritora saca partido de la situación para invitar al lector a una aventura magnífica en la que se adentrará en el convulso siglo IV, momento crucial en el que empezó la inevitable decadencia del Imperio romano, tras siglos de esplendor.

La ambientación, además, está muy lograda y da fe del importante trabajo de estudio y documentación que precede la escritura de cualquier escena de la novela. Se trata de una recreación brillante, gracias a la cual llegamos al corazón mismo del comienzo de la caída del imperio que ha imprimido sus huellas con más fuerza en la historia. El personaje de Caris, por otra parte, se alza como el pilar indestructible de la obra y llegamos a conocer a la muchacha como si de verdad perteneciera a nuestro círculo de amistades. El estilo sosegado y directo de la autora, por último, y las numerosas y geniales informaciones acerca de la medicina hipocrática son el camino por el que transitamos con paso firme y ágil y que, una vez más, destierran el estúpido tópico de que las novelas románticas son lentas, densas y aburridas.

Aunque pueda acercarse al peligroso umbral de la demagogia o del sensacionalismo, la literatura a menudo echa mano de injusticias para levantar la voz y clamar por defender derechos. Gillian Bradshaw ha hilvanado con maestría todos los ingredientes que conforman El faro de Alejandría y aprovecha para retratar y denunciar, el mismo tiempo, la figura de la mujer romana, a quien jamás se le habría permitido adquirir conocimientos de medicina. Más de mil seiscientos años después, me gustaría pensar que ya hemos superado las barreras y los obstáculos que entorpecen el avance de la sociedad. Y sí, utilizo el condicional porque no estoy seguro de que lo hayamos conseguido. Quienes deseen profundizar en el papel de la mujer en la historia romana a través de una lectura brillante ya saben a qué novela recurrir.

26 comentarios:

  1. Aunque he leído algunos libros sobre ella la civilización romana no es de las que más me atraen.

    ResponderEliminar
  2. Poco he leído sobre romanos y este libro siempre me ha llamado la atención. Creo que será uno de los futuribles.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Una novela interesante de la que sin dudar tomo nota. Además tengo un poco abanado el género. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo leí hace muchos años, por aquella época devoraba novela histórica y, quizá por eso y por tener reciente la lectura de El médico, no me maravilló tanto como a ti pero he de reconocer que guardo todavía un grato recuerdo de aquella historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Oh este era el libro que estabas leyendo ambientado en Éfeso, pues me lo llevo anotado tanto por el escenario como por tus impresiones, además me gusta leer sobre esta época
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Dices que hay muchos libros ambientados en esa época y mira por dónde, yo no recuerdo haber leído ninguno aún (mal, muy mal por mi parte).
    Me gusta un libro que haga una crítica sobre el papel de la mujer y no sé si éste será el libro adecuado para estrenarme en esa época, pero tomo nota...
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  7. Este libro lo lei cuando se publico porque vi una reseña en una revista y me gusto el tema que trataba, la ambientacion y demas. Recuerdo que me lo compre en navidades y que aprovechando que no tenia que madrugar me quedaba hasta las tantas leyendo. Llegado a cierto punto no pude dejar de leer y se me hizo de dia leyendo. Creo que me duro dos sentadas y yo creia cuando lo compre que me duraria todas las vacaciones. No tengo que decir que me encanto y que de vez en cuando releo ciertos capitulos. Volvemos a coincidir en un libro.

    Saludos

    PD: ahora me han dado ganas de retomarlo :P

    ResponderEliminar
  8. Pues si que me parece interesante¡¡ Saludos

    ResponderEliminar
  9. El tema medicina me cansa un poco pero por lo demás me ha parecido muy interesante y me pare que está contado de forma entretenida. Es un posible.
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Una época sobre la que me gusta leer y viendo tus impresiones, me llevo este libro bien apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Las novelas ambientadas en la Roma Clásica son de mi preferencia dentro del género, aunque esta no me termina de convencer. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta la novela histórica pero este periodo no es de mis favoritos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Parece un libro interesante: a mí esas mujeres que rompen las normas para conseguir sus objetivos me apasionan. Como me llevo bien con Roma, no lo descarto para el futuro. 1beso!

    ResponderEliminar
  14. La leí hace mucho tiempo pero me pareció una magnifica obra casi tan buena como el Medico

    ResponderEliminar
  15. No conocía esta novela, pero has hecho que me entre curiosidad, así que me la llevo a mi lista de pendientes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Pues la verdad es que no me llama nada la atención :)
    un saludo! y lindo blog

    ResponderEliminar
  17. Me quedo con dudas, no se que hacer, le echaré un vistazo.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. A mi es que las novelas ambientadas en esa época no me llaman nada la atención, así que creo que la dejaré pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Actualmente no es una lectura que me resulte particularmente a pesar de esa reivindicación de la mujer.
    Besos,

    ResponderEliminar
  20. No me acaban de convencer los libros en los que se discute la posición de la mujer en la historia, porqué si, son interesantes, pero es un punto de vista que ya aburre un poco y del que ya se ha hablado tanto que llega un momento que no emociona como me emocionaba en un principio. Sin embargo, he leído poco de literatura histórica ambientada en el período romano (ni griego, en realidad) y me parece interesante para empezar con este género.

    Gracias por la reseña
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  21. ¡me lo apunto! y además, tengo una hermana doctora y se que le gustará también ¡gracias!

    ResponderEliminar
  22. ¡Apuntado! La temática me gusta y por lo que cuentas me parece de lo más interesante. Echaré una ojeadilla en la biblioteca. Besotes.

    ResponderEliminar
  23. Pues la época romana no me llama nada pero el tema de la mujer, por contra, me gusta un montón. Me lo apunto.

    Bs.

    ResponderEliminar
  24. Me lo han recomendado en varias ocasiones y se me resiste... pero es una época de la que he leído poco, así que probaré.

    Besotes

    ResponderEliminar
  25. Me encanta este libro. Lo leí hace años y lo he releído varias veces. Es uno de esos libros que engancha y emociona. Lo recomiendo sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  26. Me encanto esta novela, fue la primera que leí allá por el 2001, recientemente la he vuelto a leer y me ha gustado más. Ahora mismito acabó de terminar Teodora emperatriz de Bizancio y anterior a esta El contador de arena...sin duda recomiendo sus novelas, te metes en la historia y es imposible dejar el libro...

    ResponderEliminar