Pasaje a Tahití, de Eva García Sáenz

 
 

Autora: Eva García Sáenz
Editorial y año: Espasa, 2014

1890. Bastian y Hugo Fortuny parten a Tahití en busca de una oportunidad después de perder su trabajo como sopladores de vidrio en su Mallorca natal. Durante la travesía conocen a Laia Kane, la hija de un cónsul inglés corrupto en Menorca al que han desterrado a la isla de la Polinesia. Este encuentro marcará la vida de los hermanos Fortuny y de Laia para siempre. 1930. Denis Fortuny, el heredero del imperio de las perlas de lujo en Manacor, decide viajar a Tahití para averiguar el misterio que se oculta tras sus primeros años de vida.


Las comparaciones no siempre tienen por qué ser odiosas. Cuando echamos mano de una de ellas para describir una obra, y ponerla, así, junto a otra que nos ha encantado, la comparación pierde todo matiz negativo. Empiezo de este modo la reseña de Pasaje a Tahití, de Eva García Sáenz, para dejar claro que, si su lectura me ha recordado a Palmeras en la nieve, no solo no es una afirmación que desmerece el libro, sino que permite que os hagáis a la idea de cuánto he disfrutado con él. Se trata de una novela paisaje espléndida, llena de riqueza y aventura, que no os podéis ni debéis perder si gustáis de las tramas vibrantes y bien escritas y construidas.

La muerte de Hugo, el padre de Denis, lleva a este a una situación un tanto complicada: aunque se ve sin duda capacitado para tomar el relevo de la empresa de imitación de perlas que ha enriquecido a su familia, sus hermanos le hacen cuestionarse su pasado y sus orígenes. Un secreto que se remonta unas décadas atrás, cuando su padre y su tío Bastian abandonaron Manacor para establecerse en Tahití, una colonia francesa que ofrecía muchas posibilidades a quienes deseaban hurgar entre tanta belleza. Fue allí donde los dos hermanos conocieron a Laia Kane y donde sus caminos se separaron irremediablemente. Denis deberá regresar a la tierra donde nació para arrojar luz a un misterio que amenaza con destruir todo lo que ha conseguido en los últimos años.

Eva García Sáenz fue una de las primeras autoras que se consagró gracias al éxito de una novela autopublicada por la que, más tarde, apostó una gran editorial. Ahora nos presenta Pasaje a Tahití, la maravillosa aventura de dos hermanos cuyas vidas transcurrieron por claros y oscuros. La autora demuestra por qué su ópera prima sedujo a tantos lectores y se descubre como una magnífica narradora que sabe desgranar, con maestría, una historia conmovedora a través de numerosos saltos en el tiempo; unos altibajos temporales que no desconciertan, ya que el lector los asimila con total naturalidad, y que aportan la dosis justa de adicción y ansiedad literarias. Cuando me enfrento a una novela tejida y ambientada en distintos períodos no puedo más que alabar a su escritor y reconocer la destreza con que ha unido todas las piezas.

Por otro lado, la ambientación en Tahití, el pasado del archipiélago del Pacífico y el asunto de la industria de imitación de perlas son pruebas fehacientes de que la autora ha transitado por un largo y arduo camino de documentación que le ha permitido dotar el argumento de verosimilitud física, histórica y profesional. Además, todas y cada una de las palabras presentes en las páginas parecen haber sido escogidas con mimo y tino en un ejercicio literario verdaderamente inspirador y brillante. El perfil creíble y bien trazado de los personajes, por último, nos envuelve de un halo de magia y amor imparable y nos conduce hacia un final apoteósico al que he asistido con el corazón en un puño gracias a la sorpresa inesperada que ahí me aguardaba. Uno de los desenlaces más perfectos y emotivos que he leído en los últimos meses.

Como decía al principio, permitidme que recurra a la comparación para resumir lo que he llegado a sentir con Pasaje a Tahití. Eva García Sáenz me ha sorprendido con una prosa impoluta, un viaje apasionante y unos protagonistas arrolladores que permanecerán en mi retina de lector durante mucho tiempo. Quienes hayáis disfrutado con libros como Palmeras en la nieve os embarcaréis en una travesía parecida pero distinta: mismo género, distinto destino. En una época en que es harto complicado hacer las maletas y perdernos en un enclave paradisíaco, la literatura nos brinda la solución. Como dijo Emily Dickinson, «no hay mejor nave que un libro», y este que os recomiendo hoy es, creedme, un crucero de los mejores. 

23 comentarios:

  1. El otro día vi este libro en una tienda de segunda mano por dos euros, impecable, y lo compré. Pero la verdad es que no estoy nada convencida con él. No es que lo haya leído, me refiero a que mis experiencias con este género no han sido muy satisfactorias y tengo miedo de que este me decepcione también. Tampoco había leído reseña alguna, simplemente me había llamado la atención el resumen y por dos euros, valía la pena.
    Ahora con tu reseña, me lo pensaré mejor. Siento que debo darle otra oportunidad al género, porque como dices tu, las comparaciones son odiosas y sé que no toda la novela "landscape" como le dicen por ahí, va a ser como la de Sarah Lark. Voy a buscar también información sobre Palmeras en la nieve.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Tendré en cuenta tu recomendación que este tipo de novelas siempre me parecen entretenidas.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Qué entusiasmo Xavier, me da pena que aún no leí el de Palmeras y este lo tengo por casa pero me gustaría que fuese el siguiente. Perderse entre páginas también es todo un viaje que disfrutamos, toda la razón.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esta novela la tengo en la lista de imprescindibles. No leo más que críticas positivas. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  5. Si tenía ganas ahora más todavía. A ver si logro aligerarme de compromisos y me pongo con ella. Besos.

    ResponderEliminar
  6. A mí me preocupa que las partes no estén bien equilibradas pero me gustó mucho la autora en su primera novela así que me apunto a este viaje que tanto has disfrutado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Tengo aún pendiente de la autora La saga de los longevos pero esta nueva novela me atrae mucho y ya son varias las opiniones que he visto en la línea de la tuya que hacen que tenga más ganas de ponerme con ella
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Si la comparas con 'Palmeras en la nieve' me dejas claro que tengo que leer este libro :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. La cosa es que antes del verano lo gané en un sorteo (no recuerdo ya ni el sitio) y me dijeron que llegaría pasado el verano. Y no compré el libro, pese a que tenía ganas de leerlo.
    Estamos en septiembre y ya no sé qué hacer... si bucear por los mails para ver dónde era, pasar de todo y comprarlo o dejarlo enfriar hasta que me cuadre delante.
    En fin
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me alegra qeu hayas disfrutado con esta novela. Y no paro de leer buenas reseñas. A ver cuándo me animo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Me alegro que te gustara. A mí no me acaba de convencer, de momento no creo que lo lea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Este libro no termina de convencerme a pesar de que las opiniones, en general, son bastante buenas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. He leído cosas muy buenas de este libro, así que acabaré leyéndolo: además, Tahití me parece un lugar maravilloso y me encantará visitarlo al menos en un avión de papel. 1beso!

    ResponderEliminar
  14. Hola, Xavier!Por aquí de nuevo, ya ves. Has hecho en esta entrada una reseña muy intensa y sentida. Prosa impoluta, personajes inolvidables,... hacen de un libro una gran obra. Yo soy de las que disfrutó de Palmeras en la nieve, pero ahora no es mi momento para estas lecturas. Aùn así tomo nota.
    Besines,

    ResponderEliminar
  15. Tengo muchas ganas de leer un libro de estas características (paisajístico), y teniendo en cuenta tu valoración, creo que me declino más por éste en concreto que por los de Sarah Lark; los detalles que has comentado, ese toque de misterio, la historia en diferentes épocas...todo me llama mucho la atención, así que intentaré comprar pasaje para este crucero.
    Besos !

    ResponderEliminar
  16. Me quedo con tu conclusión. El libro lo tengo en casa pero aún no lo leí. Conocí a la autora en junio y me pareció muy interesante todo lo que nos contó pero aún no le he podido hacer hueco. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Ufff, menos mal que te ha gustado. Antes de empezar a leer tu reseña tengo que reconocer que me he dicho a mi misma: si me dice que no le gusta no le hago ni caso, jaja Por eso tranquiliza más que te guste. La acabo de comprar porque desde que la vi pensé en Palmeras en la Nieve y en las ganas de leer algo similar. Así que gracias por tu reseña :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  18. La leí hace unas semanas y también me gustó mucho. El final no me convenció del todo pero no desmerece el resultado final.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Aún tengo pendiente la saga de los longevos que me llama más.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Oh! Me dejas con unas ganas locas de ponerme con él, justo me llegó ayer y estoy deseando empezarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  21. ¿No había comentado? Habría jurado que sí, qué cabeza la mía... Me alegro que te haya gustado, es un libro muy diferente a su novela debut pero te lo recomiendo, creo que también te puede gustar. Por ahora Eva García Sánchez no me ha decepcionado, al contrario, ha dejado el listón muy alto. Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  22. Disfruté mucho de la lectura de "Palmeras en la nieve", y tras leerte a ti tengo claro que disfrutaría de "Pasaje a Tahití ". Me la llevo anotada!
    Gracias por tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar