La artesana del vidrio, de Petra Durst-Benning

 
 
Autora: Petra Durst-Benning
Traductora: Rosa Pilar Blanco
Editorial y año: Maeva, 2014

Lauscha, un pueblo en el este de Alemania. Las hermanas Johanna, Ruth y Marie Steinmann se encuentran completamente desprotegidas tras la muerte de su padre, un soplador de vidrio, ya que el oficio está vetado a las mujeres y no se pueden ocupar del taller familiar. Para sobrevivir se tienen que poner a trabajar en talleres ajenos, pese a que la más joven, Marie, tiene un gran talento artístico y crea bellos adornos esféricos que nadie parece apreciar. Cuando sus relaciones laborales y personales se complican, las tres hermanas se ven en un callejón sin salida.


En la reseña de hoy aparecerán dos nombres y dos profesiones que suelen quedar al margen, y a menudo aisladas, tanto en los blogs literarios como, por desgracia, en las críticas y opiniones generales de los lectores. Me refiero a Rosa Pilar Blanco y Alejandro Colucci. Los dos han llevado a cabo un trabajo espléndido que ha convertido la edición de Maeva de La artesana del vidrio, de Petra Durst-Benning, en un libro fantástico y atractivo. Descubriréis más adelante quiénes son esas personas a las que he citado, si no las conocéis aún; en cuanto a la novela en sí, os adelanto que me ha parecido maravillosa y que, al término de la reseña, espero haberos convencido para que le deis una oportunidad. La merece.

A finales del siglo XIX, el pueblo alemán de Lauscha es famoso en el mundo entero gracias a las obras de arte que fabrican sus artesanos: objetos de cristal únicos y especiales. Es una profesión de hombres, sin embargo, y la muerte de Joost Steinmann deja a Johanna, Ruth y Marie, las tres hijas, en una situación más que delicada. A pesar de que han trabajado toda la vida con su padre y conocen los entresijos de la artesanía del vidrio, son mujeres y no se pueden dedicar a soplar cristal. Así pues, deben resignarse a trabajar para otros o a buscar ingresos en otros campos y ciudades, pero la desgracia más absoluta pronto se cierne sobre ellas y deberán recurrir a la destreza y el ingenio asombrosos de Marie, quien sueña con construir y comercializar bolas de adorno.

Quizá sea un tanto machista, pero el dicho está muy asentado ya, así que las damas van primero. Rosa Pilar Blanco es la traductora del libro y ha realizado una excelente labor de traducción —a pesar de ciertos errores de puntuación que quizá no los haya cometido ella—, en especial en los diálogos, donde brilla la naturalidad de la lengua y sorprenden las decisiones magníficas y acertadas que convierten la lectura en un placer exquisito. Alejandro Colucci, por otro lado, es el diseñador que ha imaginado y engendrado la bellísima imagen de la cubierta. Tal vez no os suene su nombre, pero estoy convencido de que habéis visto y leído muchos libros de cuyas portadas ha sido él el responsable. Y hay algo que está claro: el físico vende, y no poco, por lo que a mí me resulta difícil resistirme a la tentación de leer un libro cuando veo un diseño de Colucci en la cubierta.

Ahora ya sí, vamos con La artesana del vidrio. Petra Durst-Benning ha escrito una historia arrebatadora que describe con gran precisión cómo se debió de vivir a finales del siglo XIX en un pueblecito alemán. El retrato de la época y la sociedad es brillante. Además, en los perfiles de las protagonistas es imposible no atisbar la gran maestría de la autora, quien ha trazado tres personalidades perfectamente marcadas e identificables. Por otro lado, el ritmo sosegado, que es el que pide la trama, sabe acoger al lector en las primeras páginas y conducirlo a través de una historia que en ocasiones se descubre simpática y romántica y que, en otras, muestra un lado cruel y oscuro que nos encoge el corazón y el alma. Por último, el proceso de documentación por el que ha pasado la escritura del libro aparece desgranado con habilidad y no entorpece ni causa tenido, en absoluto.

A menudos los lectores nos centramos en los escritores y olvidamos que en una edición colaboran distintas personas. Traductores, diseñadores, maquetadores, correctores, impresores, distribuidores... Son tantos los oficios que se unen para que podamos disfrutar de un libro que me parece justo que de vez en cuando los recordemos y sepamos ensalzar el trabajo que desempeñan con suma profesionalidad. En La artesana del vidrio encontraréis una historia adictiva que os transportará a un lugar, un empleo y un momento histórico concretos que sabrán satisfaceros sin ninguna duda. Las grandes aptitudes de la traductora y el diseñador de la cubierta no maquillan el indudable savoir faire de Petra Durst-Benning, pero sí permiten que nos acerquemos a la obra con mayor predisposición. Si finalmente la leéis, no olvidéis a Rosa Pilar y a Alejandro.

18 comentarios:

  1. Ya he visto varias reseñas muy positivas sobre esta novela, y la tengo apuntada :) Tienes razón en lo de los traductores y los diseñadores. Muchas veces ni paramos atención en ellos, y le damos todo el protagonismo al autor, que no dudo que lo tengo, pero no al 100%.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchísimas ganas de leer esta novela, creo que es una de esas historias que encaja a la perfección en mis gustos literarios. Y coincido contigo en que la portada es preciosa
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me llama un montón la atención. Además estoy contigo en cuanto a que tenemos un poco olvidada la labor de todas las personas que están detrás de el ejemplar que llega a nuestras manos. Qué sería de los autores sin ellos. ¡Y de nosotros los lectores!.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Apuntada queda que tiene una pinta estupenda.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  5. Interesante novela y la portada es muy atractiva. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que generalmente nos olvidamos de todos los que intervienen en que un libro salga a la luz. Tendré en cuenta esta recomendación que ya me había atrapado por su portada. Besos.

    ResponderEliminar
  7. El libro ya lo tenía apuntado pero no a la traductora y el diseñador que sí, la portada es preciosa y es lo primero que vemos de un libro. Lo tendré en cuenta cuando lo lea.
    Besito

    ResponderEliminar
  8. Pues mira, si te soy sincera este libro no es de mi estilo. Pero coincido contigo en que detrás de cualquier libro hay mucho más trabajo que el del autor. De hecho, los traductores hacen (hacéis) una labor fantástica que puede cambiar el sentido de la historia.
    Me quedo con tu último párrafo
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Habra que apuntarla despues de esta reseña tan positiva, ¿no?

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Tengo ganas de leerlo, en general he leído opiniones positivas y creo que me gustaría =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. PUes a mi me has convencido. La historia tiene muy buena pinta y efectivamente la portada es muy chula en su diseño.

    Bs.

    ResponderEliminar
  12. No sé si lo terminaré leyendo, es una novela que al principio no me llamaba nada la atención pero que con las reseñas tan positivas que leo, pues quizá me anime.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Me apetece mucho. Ya lo tenía anotado pero leyendo tu reseña, más. Me gusta ver que la carta de presentación es un punto positivo extra, no mero maquillaje del contenido. Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Tengo muchas ganas de leerla, cada reseña que leo me anima un poco más.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Qué buena pinta! Lo tendré en cuenta pues creo que puede encajar en mis gustos.
    Qué razón tienes! Traductores e ilustradores tienen una labor importantísima y no se le da el reconocimiento que merecen. La verdad es que no suelo fijarme en los nombres de estas figuras cuando empiezo una novela pero, a partir de ahora, prometo hacerlo ;-)
    Un besin

    ResponderEliminar
  16. Tienes razón en lo que dices en tu último párrafo, al final solo nos acordamos del autor.
    Nora Roberts también tocó el tema del vidrio en una de sus novelas, aunque esta era contemporánea.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho saben si ya salió el libro dos y tres de esta trilogía y si están en español

    ResponderEliminar