Las cartas de Véronique, de Julia Stagg

 
 
Título: Las cartas de Véronique
Autora: Julia Stagg
Traductora: M.ª del Puerto Barruetabeña
Editorial y año: Roca, 2014

Cuando la oficina de correos se incendia, Véronique intenta influir entre sus contactos para recolocarse. Pero los habitantes de Fogas están demasiado ocupados para aliarse en su causa. El alcalde, Serge Papon, abrumado por el dolor de la muerte de su esposa, ha perdido su joi de vivre, así como su interés por la política (y los croissants) de Fogas, y parece que el infatigable diputado Christian, cuya tendresse por Véronique lo convierte en su habitual protector, muy pronto dirá au revoir al pueblo.


La literatura no solo nos permite viajar a lugares maravillosamente reales; también nos invita a conocer alguno que, a pesar de las similitudes que comparte con otros que de verdad existen, son fruto de la insondable imaginación de un autor. Uno de los pueblos que me encantaría recorrer se encuentra —supuestamente— en los Pirineos franceses y lleva por nombre Fogas. Julia Stagg ha construido una atmósfera única, deliciosa y singular para ubicar sus novelas. Su última publicación en español, Las cartas de Véronique, recupera la magia de las dos entregas previas y nos emplaza de nuevo en el municipio galo para conocer a nuevos habitantes y saber qué les ocurre a quienes ya hemos visto en los libros anteriores.

El ambiente en Fogas nunca había estado tan enrarecido. El alcalde, hundido tras la muerte de su esposa, parece haber dejado el pueblo en manos de la fortuna, quien no siempre sabe acertar. Mientras Christian procura hacerse cargo de la situación para no dar poder a Pascal, el otro teniente de alcalde, dos hechos complicarán, todavía más, la convivencia: la negativa de La Poste a reconstruir la oficina de correos que se quemó en un incendio, por lo que Véronique se quedó sin trabajo, y la decisión del consejo de reintroducir osos en la zona. Mientras unos ven a los animales como los principales responsables de todos los problemas, sobre Fogas se cierne una sombra cuyo objetivo es, nada menos, eliminar el municipio del mapa.

Regresar a Fogas es un inmenso placer. Julia Stagg ha trazado los contornos de una localidad y de una comunidad que se clavan en el corazón del lector de forma inmediata e irremediable. En Las cartas de Véronique asistimos a un nuevo y espléndido retrato de los habitantes a los que ya apreciamos y conocemos. Una vez más, la autora sorprende con nuevos ingredientes que convierten la novela en una historia tan tierna y agradable como las anteriores pero con importantes novedades. El asunto de la reintroducción de los osos imprime un ritmo vertiginoso a la obra y la vuelve más adictiva, si cabe. Por otro lado, se retoman las tramas personales que quedaron ligeramente en el aire en L'épicerie. La pequeña tienda de los Pirineos, los cuales encuentran en este libro el final que sin duda alguna merecen.

Uno de los aspectos que hacen de estas crónicas una lectura apasionante y placentera se materializa en la forma de los personajes. Los perfiles de los protagonistas resultan muy humanos y en apenas dos líneas recordamos los sentimientos que cada uno nos despertó en los dos primeros libros —ya sean sentimientos positivos o, por el contrario, profundamente negativos—. Me rindo una vez más ante Jacques, uno de los personajes más redondos que he leído en mi vida y con quien empatizo, sonrío y lloro como no me ha sucedido apenas con nadie antes. Por último, no puedo más que volver a destacar, como elogio, la narración misma. Con el pulso trepidante que ya he comentado y el ácido y certero sentido del humor que salpica las páginas, la autora hace gala, una vez más, de un estilo depurado y medido que, con su toque personal, da la forma perfecta a esta trama.

Todos los lectores necesitamos, de vez en cuando y tarde o temprano, un grupo de autores que suponen un valor seguro, una apuesta fiable a la que poder recurrir en las situaciones personales más extravagantes que se os puedan ocurrir. Julia Stagg se ha ganado a pulso formar parte de esa élite de escritores que siempre me dan lo que busco y pido y que, a pesar de ello, saben sorprenderme con algún giro que no me esperaba. Las cartas de Véronique nos traslada a uno de los momentos más importantes de la historia de Fogas, ya que el propio municipio debe afrontar una amenaza que pretende destruirlo por completo. Si os apetece reencontraros con la fuerza de Serge, la vitalidad de Véronique, la amabilidad de Christian o la sonrisa de Josette, no podéis perderos la aventura fogasiense más emocionante hasta la fecha.

28 comentarios:

  1. Tengo el primero de los anteriores libros de la autora, este no lo conocía aún, y no pinta nada mal, gracias por compartir la reseña

    ResponderEliminar
  2. Justo ayer me acordaba de Julia Stagg y deseaba que saliese pronto este tercer libro en bolsillo. Me muero de ganas de leerlo y más después de una recomendación como la tuya.

    Petonets

    ResponderEliminar
  3. Este tipo de novelas me gustan, aunque no sé si habría que empezar leyendo L´épiceríe. Por lo que comentas de ella, parece que se cierran algunos flecos de la anterior entrega, lo que me hace dudar si se pueden leer de forma independiente. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  4. No conocía libro ni autora. Me llevo una buena sensación de tu reseña.

    ResponderEliminar
  5. Voy a ver si consigo el primero de estos libros y me pongo ya con ellos, porque me parece que me podrian gustar mucho.
    Gracias por tu reseña y un abrazo. Mustis.

    ResponderEliminar
  6. Tiene muy buena pinta así que me lo apunto :D

    ResponderEliminar
  7. Ay, me muero de ganas de volver a Fogas... Me encantó "Un hostal en los Pirineos" y siempre digo que tengo que volver, a ver si encuentro el momento. Por lo que cuentas, sigue siendo tan estupendo como la primera vez que estuve allí ;-) Bss

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo en casa y todavía no le he hincado el diente. Me encanta!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me quedé en el hostal. Me gustan estos libros que como dices te dan seguridad, tanto el autor como la novela y sabes que vas a encontrar lo que quieres. En algún momento caerá aunque primero quiero pasar por la epicerie.
    Un besito

    ResponderEliminar
  10. No he leído nada de esta autora, pero después de leer esta reseña es imposible no querer conocerla. Besos.

    ResponderEliminar
  11. He leído la reseña en diagonal sobretodo porque me ha llamado bastante la atención (la ambientación, el pueblecito (me encantaría vivir en un publecito de los Pirineos jaja)), así que creo que me apunto a la autora para buscar los primeros ^^

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. No conocía ni a la autora ni su obra y aunque me parece una lectura con una trama "diferente" , de momento no creo que me anime a leerlo.
    Por cierto, por si te interesa, tengo un sorteo activo en el blog de un libro de Anna Casanovas. Si a mi me tocó uno suyo en tu blog, podría también darse el caso inverso, no ?
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  13. Este lo tengo todavia pendiente pero le tengo muchas ganas de mas despues de leer tu reseña.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Ya tenía apuntado el anterior libro de la autora y voy a tener que apuntar tambien éste. Ays, esa lista de pendientes...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Oye, me alegra leerte!!!
    La verdad que me gusta cuando me encuentro aquí este tipo de libros, que no forman parte de mis lecturas habituales, porque al menos salgo con una visión menos opaca y alguna vez hasta me animo. Este me lo voy a pensar
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me acabas de descubrir una nueva autora que desconocía por completo.... Parece interesante, así que lo pillo por ahí, lo mismo le doy una oportunidad. Besos

    ResponderEliminar
  17. Se ve una lectura bienintencionada y que puede ser de muy agradable lectura. Por cierto, el municipio es 'galo', verdad? ;)
    Besines,

    ResponderEliminar
  18. No me llama en exceso, pero tampoco le diría que no...

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Llego a mí hace poco gracias a un sorteo, qué casualidad. Lo único negativo es que no me he leído los dos anteriores y no sé cómo voy a seguir la historia.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  20. No he leído aún nada de esta autora, pero me gusta que sea un valor seguro cuando buscas algo amable, lo tendré en cuenta para el momento oportuno. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Estos libros me atraen muchísimo: pensaba leerlos en verano, aunque al final no pudo ser. Creo que aprovecharé los meses que vienen para visitar Fogas, porque me da la sensación de que encontraré en este mágico pueblo un antídoto a para la apatía lectora que me inunda últimamente. 1beso!

    ResponderEliminar
  22. Pues ami me has convencido, y si te digo la verdad, si no es por tu reseña no me hubiese fijado en ella.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. No conocía el libro, me ha llamado la atención lo que cuentas. Gracias por la reseña. Besos, nos leemos!

    ResponderEliminar
  24. Con tus opiniones y las de Maribel, tengo más que pendiente leer a Julia Stagg. ¡Se me acumulan! Un beso!

    ResponderEliminar
  25. Me lo llevo, me encantan este tipo de novelas y por lo que cuentas, pinta muy bien =)
    Gracias por la reseña, no había leído ninguna sobre él!

    Besotes

    ResponderEliminar
  26. pues no conocía a la autora, ni sus libros anteriores, parece que vale la pena vacacionar en Fogas, así que me lo apunto. ¡Gracias por la reseña!
    Ale.

    ResponderEliminar
  27. Pues mira que la portada no me inspiraba demasiada confianza. Pero después de leer tu reseña le voy a echar un vistazo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. No me suenan ni los libros ni la autora y por lo que dices merece la pena acercarse a este pueblo y sus vecinos. Los anoto y exploro un poco sobre ellos :)

    Bs.

    ResponderEliminar