La Hermandad, de Marcos Chicot

 
 
Título: La Hermandad
Autor: Marcos Chicot
Editorial y año: Duomo, 2014

España, siglo XXI: Daniel y Elena desarrollan proyectos punteros que exploran las capacidades y los límites del cerebro y los ordenadores. Cuando se conocen a través de Mensa, la mayor organización de superdotados del mundo, descubrirán que nada es lo que parece y que ellos son las piezas decisivas de una guerra que comenzó hace 2.500 años. Cartago, siglo VI a. C.: Ariadna, hija del filósofo Pitágoras, recibe junto a su esposo Akenón un pergamino con una noticia que encarna la peor de sus pesadillas. El terrible mensaje incluye un pentáculo invertido, el símbolo abominable que representa todo lo opuesto a las elevadas enseñanzas de su padre.


Siempre he creído que el talento es como un río: por más que encuentre obstáculos en el camino, de una forma u otra consigue llegar con éxito a su objetivo. Aún recuerdo el correo que recibí, hace muchos meses, de un autor que me animaba a leer su novela en formato digital. Como no disponía, ni dispongo, de un lector electrónico, tuve que declinar la oferta, no sin antes enviar ánimos al escritor y asegurarle que valoraría leerle si sus obras veían la luz en papel. Marcos Chicot, quien se volvió a poner en contacto conmigo a raíz de la publicación de El asesinato de Pitágoras, es un claro ejemplo de la metáfora con que he iniciado la reseña. Hemos asistido al nacimiento literario de un autor más que prometedor que demuestra, en La Hermandad, que no solo crece, sino que se supera con cada nueva apuesta.

Elena y Daniel son dos jóvenes cuyas vidas se cruzan al participar en las reuniones de Mensa, una organización que alberga a las personas con el cociente intelectual más elevado. Cuando el antiguo amante de Elena aparece asesinado en su cama con un pentáculo invertido en la frente, emprenden una carrera contrarreloj para descubrir la identidad del asesino. Cada uno por su lado, la pareja conocerá la existencia de la Hermandad, una sociedad que fundó Pitágoras en el siglo VI a. C. para detener el ascenso al poder y la barbarie de un grupo de radicales que pretendía echar mano de las enseñanzas del filósofo y matemático para doblegar la voluntad de la gente. Elena y Daniel sabrán de la historia de Ariadna y Akenón, hija y yerno de Pitágoras, quienes lucharon contra un enemigo intemporal y sumamente influyente y peligroso.

Si El asesinato de Pitágoras me conquistó, entre otras cosas, por la maravilloas ambientación de la época del mítico matemático, La Hermandad ha supuesto una lectura condenadamente adictiva y absorbente. Marcos Chicot no da respiro al lector y juega con este una y otra vez; lo pone a prueba y lo convida a cuestionarse todas y cada una de las afirmaciones y de los sucesos que aparecen en el libro. Admito que soy bastante ingenuo y fácil de persuadir —al menos en lo que a literatura se refiere— y que quizá por ello me he sentido inmerso en una vorágine de sentimientos encontrados que tan solo se han asentado en el último tercio de la novela. Me parece sin duda encomiable la maestría que reside detrás del baile de identidades y de personalidades que deambulan por las páginas y que en ningún momento despiertan apatía ni tedio.

Por otro lado, esta vez el autor no solo ubica la historia en el pasado, sino que opta por el espléndido recurso de tejer dos tramas que se alimentan entre sí y en las cuales hay tantas semejanzas como diferencias. Los saltos en el tiempo, sin embargo, son un tanto frustrantes, porque el escritor madrileño, como buen narrador que es, elige los momentos álgidos para detener un argumento y dar paso al otro. A pesar de que he experimentado varias olas de rabia a lo largo de la lectura, admiro su savoir faire y aplaudo la estructura que ha elegido. No quiero terminar sin elogiar a los personajes, uno de los puntos fuertes de la obra de Chicot, y la prosa del libro, que hace gala de un estilo impoluto con el que grandes novelistas, con miles o millones de ejemplares vendidos a las espaldas, tan solo se atreven a soñar.

La Hermandad se alza como la novela que más me ha atrapado este año. Creedme si os digo que todas las ocasiones en que me he visto obligado a detener la lectura he maldecido el reloj, el horario de trabajo o la rapidez con que el tren arribaba a mi destino. En el caso de que no hayáis leído todavía este libro o El asesinato de Pitágoras, no os lanzo un consejo; es más bien un aviso: si no aceptáis dar una oportunidad a Marcos Chicot os perderéis uno de los escritores contemporáneos con una carrera futura más brillante en el panorama literario en nuestro idioma. Y que conste que no soy amante de las aseveraciones categóricas, pero esta vez lo suscribo sin resquicios de duda algunos.

16 comentarios:

  1. Estoy a punto de terminarlo, espero esta sobremesa hacerlo. Me ha gustado mucho encontrarme con dos tramas, espero que me guste el final, seguro que si😄

    ResponderEliminar
  2. Poco más tengo que añadir a lo que ya has dicho :) Me encantó, y ahora estoy pendiente de leer el primero, que yo he empezado la casa por el tejado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente en el kindle y después de tu reseña difícil no ponerse ya mismo con él
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo las dos novelas de Marcos pendientes y ya me estoy arrepintiendo. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo. El asesinato de Pitágoras era una maravilla y con La hermandad incluso se supera. Un libro difícil de dejar y con el que Marcos demuestra que se desenvuelve fenomenal en cualquier género
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Te iba a comentar que este libro no me lo llevaba anotado pero tras tu serie advertencia final, creo que me lo pensaré, hasta ahora creo que no me ha defraudado ninguna de tus recomendaciones, jajaja !!!
    Besos !

    ResponderEliminar
  7. Me encantó El asesinato de Pitagoras y ya tengo para leer La Hermandad así que recomendación aceptada.

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. La tengo en el lector esperando y espero leerlo muy prontito, que disfruté mucho con el anterior libro.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  9. Tengo El asesinato de Pitágoras esperando turno pero ya tendrá que ser para el próximo año. Son dos novelas que tienen muy buenas críticas. Como para no tenerlas en cuenta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo, de hecho me gustó un poquito más que El asesinato de Pitágoras,
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Mi caso con el autor es el mismo que el tuyo. Tengo sus novelas esperando. Amablemente me las envió. Tengo que leerlas. Todo el mundo habla muy bien de ellas.

    ResponderEliminar
  12. Paso de puntillas que sigo leyéndolo! Me quedo con que te ha gustado
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No leí el anterior así que este por ahora no toca...
    Beso,

    ResponderEliminar
  14. Vaya, pues sí que te ha mantenido enganchado. A mi es que el argumento no me resulta excesivamente atractivo, pero sigo la pista del autor por vosotros y las reseñas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Le tengo ganas a este hombre, aunque todavía no he podido ponerme con sus libros, pero espero poder hacerlo pronto.

    Un besiño

    ResponderEliminar
  16. La Hermandad es una de mis próximas lecturas, ya mismo me pongo con él y le tengo unas ganas locas porque llevo muchas reseñas leídas y todas son estupendas recomendaciones.

    Besos

    ResponderEliminar