El jinete del silencio, de Gonzalo Giner

 
 
Autor: Gonzalo Giner
Editorial y año: Temas de Hoy, 2011

Yago nace dos veces y por sus venas no solo corre la sangre de los hombres, también lo hace el espíritu de los caballos. Fruto del amor prohibido entre una criada y un corrupto hacendado de Jerez, el aliento de un equino lo devuelve a la vida. Privado del amor de su madre, la vida de Yago no será fácil. Incapaz de comunicarse con los humanos, sufre un aislamiento interior que le hará víctima de todos los que le rodean. Pero Yago posee un don único: es capaz de expresar su riqueza interior a través de un animal, el caballo. Solo en las cuadras o sintiendo el viento a lomos de ellos, Yago recibirá el calor y la paz que los hombres le niegan.


Aún hoy, siete años después de su publicación, El sanador de caballos es una de las novelas históricas que suelo recomendar a quien desea adentrarse, tal vez por primera vez, en uno de los géneros más apasionantes de todos. Gonzalo Giner acaba de publicar un nuevo libro, pero es en el anterior a ese, El jinete del silencio, en el que acabo de sumergirme. Permanecemos en compañía de los caballos para descubrir una de las tramas más conmovedoras y duras que se han publicado en nuestro idioma. No diré que es una lectura fácil, porque no lo es, pero la historia del protagonista me ha robado el corazón y se ha convertido en la que más me ha emocionado en los últimos años. Literalmente, además: la he terminado hecho un mar de lágrimas.

Bajo el reinado de Carlos V, Europa asiste al nacimiento de un arte asombroso que tiene como protagonista al caballo: la equitación. Yago, un joven que vive en un mundo interior rico y que muestra serias dificultades para comunicarse con los demás, establece un vínculo inmediato y muy íntimo con los caballos. Solo cerca de estos animales se siente seguro y tranquilo. Sin embargo, nada será fácil para el muchacho, puesto que quienes lo rodean no dudarán en tacharlo de loco o endemoniado y en cometer con él numerosas injusticias. El amor que siente por los animales y su férrea determinación a saber por qué es diferente a los demás llevarán a Yago a soportar golpes y vejaciones y a conocer, más si cabe, el alma del único ser que parece respetarlo y entenderlo.

Imaginad la complicada vida a la que deben enfrentarse los autistas. Ahora, retroceded quinientos años y pensad qué debían de pensar de ellos sus coetáneos, quienes no comprendían por qué su comportamiento era tan distinto. El jinete del silencio retrata la existencia de Yago, un joven con síndrome de Asperger en una época atroz y desalmada para con los que demuestran ser tan desemejantes. Gonzalo Giner ha construido con maestría el perfil del protagonista y nos arrastra a un camino repleto de obstáculos y crueldades que se clava en el alma del lector y que arranca muy intensos sentimientos. Con Yago es imposible no empatizar, no llorar, no sonreír. Es cierto que la frase «no dejará indiferente a nadie» se utiliza hasta la saciedad en literatura, pero si hay algún libro capaz de alzarse como la personificación de esa expresión es, sin duda alguna, este que os recomiendo hoy.

Por otro lado, a lo largo de la obra uno palpa el amor que siente el autor por los animales en general y por los caballos en particular. Gracias a su oficio de veterinario, hace gala de unos vastos conocimientos de anatomía equina que se hilvanan a la perfección con la historia de Yago. Tampoco quiero dejar en el tintero la maravillosa prosa que desgrana el argumento del libro. Con un estilo ágil e impecable, la narración fluye con gran naturalidad y se descubre como el vehículo directo y sincero que nos traslada al momento histórico en el que se ambienta la acción. Una época, por último, tan convulsa como apasionante, que aparece descrita con acierto, consecuencia, por supuesto, del importante proceso de documentación por el que ha transcurrido la estructura de la novela antes de verse impresa en letras y papel.

No se me ocurre una situación más deseable para empezar el año. La primera lectura de este 2015 que ha dado tan solo unos pasos ha resultado ser una experiencia única, envuelta en un halo de dolor, ternura y belleza al que nadie será capaz de resistirse. El jinete del silencio presenta a uno de los personajes mejor perfilados de la literatura contemporánea en español y Gonzalo Giner se consolida como un escritor brillante que sabe qué teclas tocar para que a uno le asalten unas emociones desgarradoras y absolutamente incontrolables. Como ya he dicho, no se trata de una lectura sencilla, placentera y agradable en todo momento, pero a veces hay que saber bucear entre el sufrimiento para descubrir una joya que merece ser expuesta y admirada. Y esa joya se llama Yago.

22 comentarios:

  1. Es uno de esos "pendientes" que siempre está en mi lista. Me quedo con una de tus últimas frases "a veces hay que saber bucear entre el sufrimiento para descubrir una joya que merece ser expuesta y admirada". Besos.

    ResponderEliminar
  2. Una novela preciosa aunque, como El sanador de caballos ninguna. Memorable una escena protagonizada por Camilo.

    ResponderEliminar
  3. Lo hubiera descartado por el género histórico pero esas emociones tan intensas que has llegado a tener no son para pasarlas por alto. Me lo apunto.
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo pendiente en la estantería desde hace un montón de tiempo y eso que El sanador de caballos me encantó, viendo tu opinión tengo que rescatarlo pronto
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tengo este y el anterior pendientes de leer, a ver si me animo que ya llevan mucho tiempo esperando. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tengo dilema con este escritor, Pacto de lealtad no me gustó mucho, El sanador de caballos en cambio me encantó, así que lo dejo marcado con dudas a pesar de la buena reseña. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Tengo bastante tiempo este libro anotado en mi lista de pendientes y con tu reseña de hoy espero pronto hhacerme con el.Bss

    ResponderEliminar
  8. Pues no he leído nada del autor y mira que la novela histórica me gusta. Me has dejado totalmente enganchada con esta reseña tan entusiasta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me lo llevo anotado, sin lugar a dudas. Leí El sanador de caballos y me gustó mucho (aunque su ritmo en mi opinión no era constante y algunos pasajes se me hicieron alguna vez, algo pesados) pero el magnifico estilo narrativo de su autor me cautivó. No sabía que el protagonista de este libro padecía síndrome de Asperger (mi sobrino lo sufre) así que me llama muchísimo la atención ver su comportamiento y cómo trata el escritor este punto....
    Nada, es pasar por tu blog y llevarme a la fuerza anotadas tus recomendaciones, jajaja ! Un beso !

    ResponderEliminar
  10. Llevo siguiéndole la pista a esta novela desde hace mucho tiempo y no me había decidido a leerla. Ahora leyendo tu reseña si que no tengo excusa porque estoy seguro que me va a encantar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta lo que nos has contado, tengo que rescatar estas dos novelas de mi lista de pendientes,
    saludos

    ResponderEliminar
  12. Me la apunto para futuras lecturas, pero no para ahora. En estos momentos deseo leer lecturas más ligeras.
    Besos :*

    ResponderEliminar
  13. Venga, voy a ser sincera y confesar que no he leído nada del autor. Que lo tengo apuntado, pero siempre se cuela algo y que pienso que de este año ya no puede pasar porque a todos os encanta.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. El sanador de caballos no me termino de convencer, se me hizo largo y pesado en algunas partes asi que no me he atrevido con este. Puede que si cae en mis manos (accidentalmente xD) le de una oportunidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Me pasa lo mismo que a Mientras leo, que me lo apunto pero nunca le saco tiempo. Pero de verdad que con tu reseña no puedo resistirme y terminaré forzando para que me cuadren las horas y leere esta novela. Besos

    ResponderEliminar
  16. Hace tiempo que lo tengo en casa y pendiente de leer, pero su dureza es lo que me echa para atrás. No estoy preparada para hacerle frente pero sé que cuando lo esté me encantará!

    petonets

    ResponderEliminar
  17. Un libro que aporta temas en los que no pensamos pero que da que pensar como se llevaban en épocas no tan adelantadas como ahora. Lo tengo en casa y quiero estrenarme con el autor.

    ResponderEliminar
  18. TOdavía no me he estrenado con este autor... Y no es por falta de ganas. Y más tras leer tu reseña. A ver si consigo este año hacerle hueco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. No he leído nada de este autor, espero ponerle remedio este año.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Se ve claramente que Gonzalo Giner es un autor muy a tener en cuenta. Tengo más que anotado El sanador de caballos y esta que nos traes hoy no me importaría leerla. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
  21. Me gusta de este autor que siempre da un papel destacado a los animales en sus obras. Tengo pendiente al autor, pero con otra novela.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Ya veo que no puedo dejar pasar las novelas de Gonzalo Giner. Apuntado queda ;)
    Un beso! Patri

    ResponderEliminar