Crezco, de Ben Brooks

 
 
Título: Crezco
Autor: Ben Brooks
Traductora: Zulema Couso
Editorial y año: Blackie Books, 2011

No sabemos si los jóvenes cuyas tribulaciones se cuentan aquí son realmente insensatos, egoístas, crueles, retorcidos e incapaces de sentir empatía, o solo se esmeran por parecerlo. A veces, entre las clases y los exámenes, las muchas drogas y el poco o mal sexo, uno diría que hasta se interrogan moralmente. En esta especie de diario ficcional, narrado desde una perspectiva descarnada, adolescente pero resabiada, necesariamente irónica, a veces tierna y, sobre todo humorística, se cuentan las desventuras de un tal Jasper, aspirante a escritor, que escribe cuando no hace las cosas ilegales arriba mencionadas.


Cuando uno se deja llevar por una recomendación ante la que siente ciertas dudas, por la distancia que la separa de sus propios gustos personales, pueden suceder dos cosas: la sorpresa más inesperada o el desastre más absoluto. Es muy probable que ya anticipéis el resultado de la experiencia que ha supuesto para mí la lectura de Crezco, la ópera prima de Ben Brooks, quien recientemente ha cosechado muy buenas críticas con Lolito. La historia de Jasper se aleja tanto de mis preferencias que la debacle era previsible, y tal vez imposible de salvar. Terminada la novela, me queda un sentimiento vacío, la sensación de que no he logrado entrar en el libro en ningún momento. Quizá por eso me ha gustado tan poco.

Jasper es un adolescente que aspira a ser escritor, aunque solo se dedica a ello en sus escasos momentos libres. Las horas restantes las pasa con sus amigos, en fiestas en las que el alcohol y el sexo corren libremente; en clase; en los encuentros con su amiga Tanaya para demostrar que su padrastro asesinó a su ex; en las citas con la psicóloga. Este diario personal y sarcástico pretende que nos adentremos en la mente de Jasper y lo acompañemos en el duro trance que supone dejar atrás, ya para siempre, la infancia y acercarse peligrosamente a la edad adulta.

Sexo, drogas y... Sí, falta el rock and roll para terminar la célebre ecuación. Crezco se centra en las aventuras sexuales de varios jóvenes, en especial en las de Jasper, el protagonista, y en cómo tanto él como sus allegados no dudan en lanzarse a los brazos de las drogas. Ben Brooks ha construido una mirada incisiva, irónica y despiadada de un muchacho desencantado con la vida, una crítica a la sociedad actual que a mí me ha dejado totalmente indiferente. Ya suponía que este libro no estaba dirigido a mí, pero me dejé convencer para darle una oportunidad, y finalmente la conclusión no me ha sorprendido en absoluto: es una novela que no me ha gustado, de la que nada he sacado y tras cuyo final solo me resta lanzar una pregunta: ¿y a mí qué?

No he empatizado ni con Jasper ni con ningún personaje, no me ha convencido la enumeración de escenas de sexo, no me ha gustado el tono superficial ni deprimente de la historia. La adolescencia no me queda tan lejos (más de lo que puedo recordar, sin embargo) y me indigna el retrato que se hace de los jóvenes en el libro. Parece que estos cumplen todos los tópicos que denuncian los adultos, como por ejemplo la falta de interés en los estudios o los deseos irrefrenables de consumir drogas y practicar sexo, y no creo que sea positivo. La historia no pretende generalizar, de acuerdo, pero despierta en mí las ganas de clamar que no todos hemos basado nuestra vida en los estereotipos que desfilan por la novela.

Como ya he comentado, está claro que yo no entraba, ni entro, en el grupo de lectores al cual va encaminado Crezco. El lenguaje soez, si bien verosímil, de la narración no me ha permitido zambullirme en ella y no he sabido ver el talento que tanta gente ha encontrado en Ben Brooks. Después de encadenar tres lecturas con las que no he podido disfrutar demasiado, me dispongo a empezar la nueva apuesta de una autora con cuya prosa el deleite está más que garantizado. Os prometo, pues, que la próxima reseña será bastante más entusiasta que esta y que las dos que la preceden. ¡O eso espero!

10 comentarios:

  1. Puff... realmente no te ha gustado nada. Y tu reseña ha frenado las ganas que tenía de leer "Lolito". Lo tengo en casa, en la estantería esperando su turno, así que lo leeré y prometo volver a contarte, aunque probablemente ni tan siquiera quieras volver a oír hablar del autor jijijijiji
    Gracias por tu sincera reseña. Besos

    ResponderEliminar
  2. A mi en cambio si que me gustó, pero reconozco que es un escritor muy peculiar, o te gusta o te horroriza en sus libros
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que yo tampoco entro en ese grupo de lectores que podría disfrutar con la novela. NO me llama nada y veo que a tí no te ha gustado.

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que yo también voy a pasar del libro.
    Gracias por la reseña de todos modos ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Según leía la reseña ya desconfiaba de la historia que nos cuenta, eso de los jovenes con tales características no me iba gustando. El final de la reseña no me ha sorprendido así que la dejo pasar y me dedico a otra cosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. No me llama la atencion y, ademas, no te ha gustado asi que lo descarto directamente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Las recomendaciones hay que tomarlas con pinzas. Para mi, el mayor error es recomendar algo pensando que A TI te ha gustado, y no pensando si A LA OTRA PERSONA le gustaría.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    A mí me llamaba bastante pero ahora que leo tu reseña, no sé, no sé...
    Muy buena reseña.
    Nos leemos. =)

    ResponderEliminar
  9. Pues tengo Crezco y Lolito en la estantería y ahora me he desanimado un poco. Pero quizás con las expectativas bajas me gusta más... o eso espero. Besos.

    ResponderEliminar