El amante japonés, de Isabel Allende

 
 



Título: El amante japonés
Autora: Isabel Allende
Editorial y año: Plaza & Janés, 2015

«A los veintidós años, sospechando que tenían el tiempo contado, Ichimei y Alma se atragantaron de amor para consumirlo entero, pero mientras más intentaban agotarlo, más imprudente era el deseo, y quien diga que todo fuego se apaga solo tarde o temprano, se equivoca: hay pasiones que son incendios hasta que las ahoga el destino de un zarpazo y aun así quedan brasas calientes listas para arder apenas se les da oxígeno.»


De todos los autores a los que jamás me hartaré de leer, Isabel Allende ocupa el primer lugar. Después de sorprender a medio mundo con El juego de Ripper, su curiosa e interesantísima incursión en el género negro, publica ahora El amante japonés, la historia con la que regresa al océano en que se siente más cómoda: el mar de los sentimientos, las aguas sobre las que flotan el amor y la amistad, la paz y la guerra, la vida y la muerte. Hay nombres que un lector no olvidará nunca. Ichimei es, sin duda alguna, uno de ellos. Os invito a que os sumerjáis en la nueva y emotiva apuesta de la que es, para mí, una de las mejores novelistas que ha dado la narrativa hispanoamericana.

Irina es una joven moldava rodeada de secretos y con ganas de empezar de cero. Cuando comienza a trabajar en Lark House, una residencia bastante especial, y conoce a Alma Belasco, sabe que el destino le está indicando la dirección correcta. Entre las paredes del hogar y con la compañía de Seth, el nieto de Alma, Irina descubrirá que no solo ella ha debido soportar injusticias y crueles agravios, sino que la vida de la anciana a la que cada vez aprecia más también ha estado teñida de gris, del gris que acompaña cualquier amor truncado. Lo que sintió, y aún siente, Alma por Ichimei, el muchacho al que conoció cuando ambos eran apenas unos críos, es más fuerte que el tiempo, e Irina se dará pronto cuenta de que el romance tal vez no haya muerto aún.

Isabel Allende vuelve a sus orígenes. Y no me refiero a su país, sino a la maestría literaria de que hace gala siempre que se dispone a narrar una trama intensa, de grandes pasiones y emociones; una historia de amor inmortal que traspasa barreras y generaciones. El amante japonés es la prueba fehaciente de que la escritora chilena —peruana de nacimiento— no solo no ha perdido su destreza, sino que sabe reinventarse una vez más para aportar nuevos ingredientes en sus novelas. No voy a revelar detalles cruciales del argumento, pero sabed que en el desenlace me he dado de bruces con una bella sorpresa que me ha estrujado el corazón y me ha recordado por qué Allende es mucho más que un valor seguro.

Siempre me ha parecido admirable la facilidad con que consigue que sus personajes irradien fuerza y se claven en el alma de los lectores. Es uno de los pilares de su obra y una vez más nos enfrentamos a los perfiles trabajados y brillantes de dos parejas que no dejan indiferente. También hay que destacar su estilo narrativo, que no pierde belleza por más que pasen los años y sigue haciendo las veces de la mano firme y cariñosa que nos guía a través de las páginas. La prosa es fresca, apasionada, vívida, y en ningún momento permite que uno se aleje de la lectura. Después de haber leído once de sus libros, no solo no me he cansado de sumergirme en las maravillosas tramas que tiene a bien ofrecernos, sino que estoy encantado con que no deje de escribir, de atar los cabos que conforman los tapices de sus argumentos.

Si bien disfruté de El juego de Ripper y me tomé la lectura como un simpático y elogiable ejercicio de valentía de la autora, entiendo que a muchos les extrañara el cambio que suponía la novela y se sintieran, en parte, decepcionados. Tanto quienes sí supieron apreciar la historia de Amanta Martin como quienes deseaban que Allende retomara el camino por el que transita con suma elegancia y sapiencia están de enhorabuena: El amante japonés es Isabel Allende al cien por cien, con tenues ecos del realismo mágico que la catapultó a la fama con La casa de los espíritus, convertida ya en clásico. Alma Belasco e Ichimei Fukuda entran de pleno en el Olimpo de los personajes «allendianos» más logrados, junto a otros ya célebres como Clara del Valle o Esteban Trueba. ¿No os apetece conocerlos?

18 comentarios:

  1. Sí que apetece y mucho. Me gustaba mucho la Isabel de antes del experimento Ripper y la trilogía del dragón, así que tengo muchas ganas de leer esta vuelta a lo suyo que no está decepcionando.
    Besito y feliz día

    ResponderEliminar
  2. Yo se que a ti te encanta esta autora pero a mi no me termina de convencer asi que no creo que pase por mis manos este libro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. A mí sí que me apetece. Ahora solo falta buscar el momento.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. A mi Isabel Me gusta mucho, tanto en su faceta habitual como en la novela policíaca. Me encanta como escribe
    Espero leer pronto esta nueva novela
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me queda aún mucho de la autora por leer, pero desde luego has sabido dejarme con ganas de leer este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. A mí esta me ha encantado. Y con El juego de Ripper a mí me convenció.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Pues este me lo apunto. Allende me defraudó un poco con El juego de Ripper y ahora buscaba otras novelas suyas para reencontrarme con esta escritora que tanto me gusta.
    Muy buena reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho esta autora así que este libro estoy deseando leerlo, más viendo las opiniones que van saliendo
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Una de mis futuras lecturas, seguro. Aunque no tengo el libro, pero lo tendré. Me alegro de que te haya gustado, me anima a leerla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Yo no he tenido oportunidad de leer nada de ella, intenté hace muchos años leer La casa de los espíritus pero no era le momento... este libro me apetece mucho más... esperaré a leer más opiniones!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Una amiga lo ha leído y no le ha gustado nada, dijo que era muy lento y se le hizo pesado.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Isabell Allende también es una de mis autoras favoritas, pero El juego de Ripper lo dejé pasar porque no soy muy de novela negra. Aquí veo que vuelve a su estilo habitual y este si que tengo muchísimas ganas de leerlo.
    un beso!

    ResponderEliminar
  13. Debo confesarte que de entrada no me llamaba mucho la atención... Pero claro, después de leer tu reseña, cualquiera te dice que no me apetece conocer sus personajes ;) lo haré!
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
  14. No llegué a leer El juego de Ripper precisamente por varias valoraciones que leí en algunos blogs: a mi me gustaba la Isabel de La casa de los espíritus, Retrato en sepia y por lo que veo, aunque reinventada, esa escritora, ha vuelto.
    Por poco que pueda, me haré con esta novela.
    Besos !

    ResponderEliminar
  15. No he leído sus últimas novelas, pero sé que volveré a encontrarme con Isabel Allende y puede que sea con esta novela. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Desde luego que me apetece volver a leer a esta autora, y estoy segura que esta nueva novela no me defraudará.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Lo tengo fichado para hacerme con él más adelante =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. No sé cuándo encontraré el momento para reconciliarme con Isabel Allende. Dudo que sea con este título, pero algún día volveré a tenderle la mano. ¡Debo hacer caso de tus recomendaciones! Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar