Diez cosas que he aprendido del amor, de Sarah Butler

 
 
Autora: Sarah Butler
Traductora: Montse Triviño
Editorial y año: Duomo, 2013

Alice regresa a Londres para acompañar a su padre en sus últimos días. Herida por la ruptura con el hombre con el que creyó que se casaría, inicia un viaje de retorno a una ciudad que alberga tantos destinos como historias en común. Allí se encontrará a Daniel. Ella no sabe que observar detenidamente las estrellas y hacer listas son cosas que comparte en la soledad con este hombre que vaga por las calles y deja mensajes cofidicados en esquinas y parques con la ilusión de reencontrarse con su hija perdida, deseando decirle todas las palabras que su corazón alberga y que quizá pronto tendrá el valor de expresarle.


El amor, el sentimiento más puro, anhelado y valorado del ser humano. Tiene tantos subtipos que resulta verdaderamente difícil listarlos todos. En Diez cosas que he aprendido del amor nos alejamos del romance de pareja para adentrarnos en el amor que se profesan un padre y una hija que el tiempo y las circunstancias han separado y que ni tan siquiera se conocen. Sarah Butler traza el recorrido vital de dos personajes atribulados en una historia curiosa y agradable de leer en la que, sin embargo, he echado de menos un perfil más humano de la protagonista femenina y un final más apoteósico.

Alice es una mujer que aún no ha encontrado su lugar en el mundo. Vive de aquí para allá, en una suerte de existencia nómada que se trunca cuando a su padre le informan de que apenas le quedan unos días de vida. La joven no duda en regresar al lado de su progenitor, sin saber que la vuelta a casa la hará visible y cercana a los ojos de un hombre sin suerte, que vaga por las calles en busca de la hija que el destino le arrebató. Cuando, por fin, Alice y Daniel se conozcan, los dos vivirán la segunda oportunidad que no les dejaron experimentar, si bien a esas alturas no será fácil aceptar la verdad.

Diez cosas que he aprendido del amor ofrece una vuelta de tuerca al género y nos presenta a un padre y a una hija que se van a reencontrar después de muchos años de silencio y vacío. Sarah Butler construye una trama interesante, aderezada con un estilo ágil que no se resiste a sorprender con suaves pinceladas de humor e ironía. Incluir en la novela a Cee y a Tilly, las hermanas de Alice, me ha parecido un acierto. Las escenas en que aparecen y nos devuelven a la cruda realidad son fantásticas, probablemente los mejores momentos de la novela. Las personalidades de ambas se oponen a la de Alice en un contrapunto perfecto e imprimen carácter y fuerza a los distintos capítulos del libro.

No obstante los aspectos positivos que he destacado hasta ahora, resulta complicado disfrutar una novela del todo cuando no empatizas con la protagonista. Y eso es lo que me ha sucedido: en ningún momento he sentido simpatía ni proximidad para con Alice. Se me ha antojado un perfil opaco, en cierto modo incomprensible, y en numerosas ocasiones no he sabido entender sus reacciones, a menudo rodeadas de un halo entre infantil e ilógico. Tampoco me ha convencido el final, en el que la autora no exprime todo el potencial de la historia y se deja por el camino las grandes emociones que debería despertar; un desenlace descafeinado y desprovisto de sentimientos que me ha entristecido, porque esperaba más de él y me ha sabido a poco.

Hay que andar mucho cuidado, creo yo, al recomendar o desaconsejar una lectura. Donde alguien ve un cierre carente de pasión otro encontrará el desenlace comedido y perfecto; donde una persona halle una protagonista borrosa, otra dirá que es un perfil magníficamente grisáceo. Aunque Diez cosas que he aprendido del amor no me ha provocado dolor y ternura, como quizá sea el objetivo de Sarah Butler, es una historia entretenida y en cierto modo original que ahonda en una cuestión poco tratada en literatura y que me ha parecido refrescante leer. No voy a mentiros afirmando que la novela me ha encantado, porque no ha sido así, pero si os llama la atención os invito a darle una oportunidad.

22 comentarios:

  1. A mí me parece una historia interesante, lo vi hace algún tiempo y desde aquella le tengo ganas. No te voy a decir que no me afecta tu opinión, porque no es así, quizá más adelante le dé una oportunidad :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. La historia suena bien,como dices tu,muy poco explotada en literatura,pero me echa un poco para atrás eso del final descafeinado.Ahora tengo muchas lecturas pendientes,pero quiza mas adelante.Me gusta mucho tu blog,te sigo!!!!!Si quieres pasarte yo empezé un blog de literatura ayer.Se llama "la novia de Atreyu"
    http://nievesmues.blogspot.com.es/
    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa al contrario. Prefiero empatizar con los protagonistas, pero incluso si me caen fatal y la historia me atrapa, lo disfruto igual. Este no me lo llevo ya que tengo muchos pendientes :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Creo que es la reseña más tibia que he leído de este libro. Ciertamente, el no empatizar con la protagonista es un hándicap.
    A mí no me importaría leerlo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Mmmm... tu falta de entusiasmo me dice: Cristina, frena, déjalo pasar que tienes una infinidad de pendientes y tampoco te vas a perder gran cosa.
    Gracias por tu reseña! Besos

    ResponderEliminar
  6. Como para ti tampoco ha sido tan especial no me animo porque este tipo de libros ya de por sí no me atraen, demasiado sentimental.
    Un besito y feliz día.

    ResponderEliminar
  7. Veo que no te ha llegado a calar así que creo que no me animaré esta vez.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. No creo que me anime con este libro proximamente porque no me termina de convencer.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Qué razón tienes en el útlimo párrafo. A mí esta novela me gustó más. Yo si que la disfruté.

    ResponderEliminar
  10. De entrada la portada de la novela me encanta y hasta el título me parece original. Seguramente si se me pone a tiro, la leeré pero no saldré corriendo a buscarla. Estoy con cargo de conciencia sobre todo lo que tengo pendiente en la estantería y en casa ya me miran mal, jaja

    Bs.

    ResponderEliminar
  11. Sí que suele ser un problema el no conectar con los protagonistas, esta novela no la conocía pero no me importaría leerla, creo que me podría gustar independientemente de la protagonista
    Besos

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que cuando no empatizas con los protagonistas es un rollo y no consigues disfrutar de todo de la novela. Pero bueno, tampoco me termina de llamar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Empatizar con los protagonistas es clave, así que entiendo la valoración que nos dejas de esta lectura. De momento no voy a llevarmela porque tengo muchas lecturas pendientes (sí, ya sé, ¿quién no?), todo y que la la trama no me desagrada.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  14. Te has encontrado con dos obstáculos importantes: la falta de empatía con la protagonista y un desenlace descafeinado. Ambos puntos suelen ensombrecer cualquier lectura, además de hacernos sentir que podría haber sido una historia increíble. Pero lo importante es que, a pesar de ello, has disfrutado de esta propuesta. ¡Seguro que el próximo título que elijas es todo un acierto! Abrazotes.

    ResponderEliminar
  15. Te he visto muy comedido esta vez, Xavier, como siempre que haces una crítica con mano izquierda para intentar ponerte en el lugar de quien sí empatizó, por ejemplo. ante eso sólo puedo decir que mejor antipatía que indiferencia... pero lo del desenlace es más difícil de perdonar.
    Esta no me la apunto, no me llama demasiado y salgo de un par de finales fiasco
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No es de mi estilo así que lo dejo pasar. Muchas gracias por la reseña.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  17. No me llama lo necesario, lo dejaré pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Pues no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Interesante reseña. No lo conocía y me parece que podría entretenerme
    Gracias

    ResponderEliminar
  20. No me llamaba mucho y yo me fío mucho de tus impresiones, casi siempre coincidimos, además es mucho lo que tengo pendiente y alguno hay que dejar en la estacada. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Uf: luz roja cuando comentas eso de la protagonista. Para mi es casi lo peor que te puede pasar leyendo. No la leeré, entonces,

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. No es la primera reseña que leo que no deja muy bien a esta novela, aún así creo que le daría una oportunidad. Besos.

    ResponderEliminar