La estela de los perfumes, de Cristina Caboni

 
 
Autora: Cristina Caboni
Traductora: Teresa Clavel
Editorial y año: Maeva, 2015

Elena ya ni siquiera cree en el amor. Cuando decide empezar de cero, se muda a París y se da cuenta de que solo encuentra sentido a la vida cuando crea nuevos perfumes. Desde hace siglos, las mujeres de su familia saben que las fragancias son un camino para llegar al corazón de las personas. En poco tiempo, los perfumes de Elena destacan porque es la única que sabe cuál es el perfume para recuperar el amor perdido, para superar la timidez o recuperar la serenidad. Puede que incluso ella misma vuelva a abrirse al amor y a la felicidad.


Uno de los motivos por los cuales leer se convirtió, hace años, en mi principal afición es el vasto abanico de posibilidades que ofrece la literatura. Y no ya solo me refiero a los mil géneros a los que uno puede abandonarse, no: también entran en juego otros factores, como el ritmo de una narración, que nos permite experimentar diferentes tempos con diferentes novelas. La estela de los perfumes es el sonoro título que da nombre a la ópera prima de Cristina Caboni, quien ha vertido ilusiones y conocimientos personales para estructurar una historia que habla de olores y de esencias, una novela que no atrapa por la tensión imparable, sino por la plácida tranquilidad con que sucede todo. Esa calma, por suerte, casa con la trama y conduce a una lectura agradable y fresca, con tonos afrutados.

Elena Rossini ha luchado toda su vida por alejarse del mundo de los perfumes. Las mujeres de su familia han sido siempre perfumistas y ella se niega a seguir con la tradición, a pesar de que el destino, con pésimo humor en su opinión, le ha brindado un brillante don para la creación de fragancias. Cuando un desengaño amoroso la lleva a replantearse su presente, Elena decide abandonar Florencia y trasladarse a París, donde su amiga Monique le ha conseguido un trabajo en una tienda de perfumes. En la capital francesa la luz iluminará las decisiones de Elena, quien poco a poco parece menos dispuesta a rechazar la indudable atracción que siente por las fragancias. La presencia de un misterioso vecino también la llevará a dejarse ir y a llegar a ser una mujer que no se asemeja a la que vio por última vez el río Arno.

Lo primero que debo confesar, para que comprendáis bien esta reseña, es que el mundo de los perfumes nunca me ha llamado la atención. Me gusta ponerme una colonia que case conmigo, sí, pero no suelo adentrarme en historias que giren en torno a fragancias y esencias, Cristina Caboni transmite auténtica devoción por el arte de los y las perfumistas y La estela de los perfumes se convierte en un placentero homenaje a una profesión que en otras épocas gozó de gran prestigio. En la novela, además, se nos ofrece una ventana al pasado gracias a una de las antepasadas de Elena, gracias a quien descubrimos el poder y la magia que rodeaban la composición de un perfume personalizado, un deseo largamente satisfecho en reyes, reinas y personas de alcurnia de siglos atrás.

Las referencias al mundo olfativo, que casi adoptan la forma de una amena clase teórica, se encuentran acompañadas de bellísimas descripciones de las dos ciudades protagonistas, Florencia y París, dos de los enclaves más bonitos en que se pueden ambientar una novela. Los personajes, por otro lado, están magníficamente perfilados y todos hacen gala de una fuerte personalidad que en ningún momento traicionan ni olvidan. Por último, la increíble y complicada historia de amor que vive Elena en la ciudad romántica por excelencia resulta una delicia. Se trata de un romance que, como si de un buen perfume se tratara, cuenta con una buena mezcla, unas acertadas notas de entrada y de salida y un corazón vibrante y potente.

Gracias a la literatura me he acercado a escritores que no han dudado en inmortalizar sus profesiones en sus obras. Así, he aprendido pequeñas nociones de ámbitos tan apasionantes y distintos como la veterinaria, la educación, la gastronomía o la viticultura, por citar solo cuatro. Terminada La estela de los perfumes, de Cristina Caboni, a partir de hoy conceptos como mouilletes y nombres como helicriso o neroli no me serán ya ajenos. De todo se aprende, y todos somos conscientes de la maravillosa lección que supone una novela bien documentada y presentada. Tanto si preferís la fragancia seductora del ámbar gris como si lo vuestro son los aromas resinosos y armoniosos de esencias como la milenrama, encontraréis algún olor que os guiará por la historia de Elena, una inigualable perfumista que os aguarda para revelaros muchos secretos.

7 comentarios:

  1. Lo dejo pasar, Xavier. La verdad es que no termina de llamarme la atención este libro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No me convences esta ves. Lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. A pesar de ver que lo has disfrutado, esta vez no me llama.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  4. Me seduce la portada pero el contenido no me llama tanto.

    ResponderEliminar
  5. No es un libro que en principio me llame, aunque tengo que reconocer que tu reseña me a picado. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ojú... a mi con la portada ya me has ganado. No voy a salir corriendo a por él pero me parece una lectura que me puede gustar. Besos.

    ResponderEliminar
  7. En un principio nunca me habría detenido en esta novela. Sin embargo, a medida que he ido leyendo tu reseña me ha apetecido saber más de la historia. Sé que no tienen nada que ver con el argumento de "El perfume", pero no he podido evitar acordarme del título de Suskind, que me encantó. Tanto por este recuerdo como por tus palabras, me lo llevo anotado. ¡Abrazotes, y buen viaje!

    ResponderEliminar