Cosas raras que se oyen en las librerías, de Jen Campbell

 
 
Autora: Jen Campbell
Traductor: Bernardo Domínguez Reyes
Editorial y año: Malpaso, 2015

Este es un libro de anécdotas en el sentido más estricto del término. Cuando un cliente se acerca a una librería no siempre sabe qué quiere leer, y si lo sabe, no conoce exactamente el título del libro que busca, o el nombre del autor del libro, o… La oportunidad para el malentendido, la anécdota o el chiste está servida. Sin embargo, detrás de cualquier chiste se esconden verdades incuestionables, que en este caso tienen que ver con el «despiste» de los clientes y la creciente incomprensión con respecto a esa pregunta tan antigua: «¿Qué es un libro?».


Trabajar en una librería cerca de tres años ha sido una de las mejores experiencias que he vivido. La posibilidad de estar en contacto diario con lectores, y de recomendarles novelas, es muy emocionante. A pesar de todo, a veces uno se queda en blanco y sin saber qué responder ante las estrambóticas peticiones de la gente. Cosas raras que se oyen en las librerías es el maravilloso recopilatorio de anécdotas que ha recogido Jen Campbell, un compendio de asombrosas barbaridades que arranca sonrisas, y hasta carcajadas, de estupefacción. Es una obra que me habría encantado escribir, traducir, editar; una obra que no puede faltar en las estanterías de cualquier amante de los libros y de las librerías.

«¿Qué libros puedo comprar para que la gente los vea y diga: “Joder, ¡qué tío más listo!”?» «¿Tenéis Muérete en el hilo, de Agatha Christie?» «¿Sabéis si Dickens escribió algo divertido?» «¿Tenéis algún libro con el pronóstico del tiempo para el resto del año?» «¿Dónde está la sección de novelas ficticias?» «¿Todos los libros están a la venta o solo algunos?» «¿Tenéis libros con este tono de verde? Quiero que haga juego con el papel para regalo que compré.» «¿Qué hay en la sección de “crítica literaria”? ¿Libros que se quejan de otros libros?» «¿Este libro es comestible?»

Las frases anteriores, que he extraído del interior de Cosas raras que se oyen en las librerías, ya os permiten imaginar el tono en el que está escrito el libro y el buen gusto que ha tenido Jen Campbell en seleccionar las frases que ilustran el extraño comportamiento de ciertos seres humanos al cruzar el umbral de entrada de una tienda que se dedica a vender tomos de papel encuadernado. Las curiosísimas preguntas llevan consigo un fantástico sentido del humor al que, por desgracia, el librero no puede abandonarse del todo; creedme, resulta muy difícil permanecer impasible al oír según qué cosas. Por si el texto no fuera ya lo bastante divertido, de vez en cuando el libro nos regala ingeniosas ilustraciones que añaden ironía a unas situaciones ya de por sí hilarantes.

La legendaria paciencia de que deben hacer gala los libreros queda demostrada en este libro. Tuve la gran suerte —solo ahora lo veo así, en su momento no hace tanta gracia— de atender a clientes con peticiones parecidas y, la verdad sea dicha, es una valiosísima lección de autocontrol. Si por vuestra formación no vais a trabajar en una librería, leer esta simpática obra no solo os supondrá dar un mordisco a lo que se siente, sino que tal vez os sorprende al dejar de idealizar una profesión que es apasionante, sí, pero no siempre fácil. Por último, me alegra que la editorial Malpaso haya decidido contactar con libreros de nuestro país, de cuyas experiencias también se alimenta este recopilatorio. Es un detalle que aporta cercanía y que hace las veces de guinda del pastel.

Cosas raras que se oyen en las librerías es un libro transparente que ofrece lo que sugiere ya en el mismo título: anécdotas divertidas y preguntas raras que tienen lugar en el seno de una librería —de unas cuantas, de hecho—. Jen Campbell ha tejido así un cómico homenaje a los libreros, a uno de los últimos y más importantes eslabones de la cadena editorial. Estoy convencido de que cualquier persona que ahora mismo esté leyendo estas palabras es un amante de los libros, y también de los mágicos establecimientos donde se venden. Así pues, querido lector, no lo dudes: la obra que recomiendo hoy te va a encantar. Palabra de exlibrero.

15 comentarios:

  1. Es un auténtico homenaje al librero y un libro muy divertido.

    ResponderEliminar
  2. Tiene que estar genial y ser divertidísimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente y creo que no tardaré mucho en leerlo, porque parece divertidísimo.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. ¡Me lo pasé en grande con este librito! La pena es que se acaba en seguida y te lo estás pasando tan bien que desearías más y más. De verdad que hay situaciones que son de carcajada. Y muy acertada la edición de Malpaso al añadir un epílogo con las experiencias de libreros españoles en este país. Bss

    ResponderEliminar
  5. Si tú dices que nos va a encantar y además "mano en alto" con "palabra de ex-librero...¡Me lo apunto!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Puedo asegurar que me han pedido cosas mas raras de las que aqui se cuentan. Tan raras que algunas veces dudo si me estan haciendo una camara oculta o algo pero no. Si te ha gustado este tienes que leer 'Soldados de cerca de un tal Salamina', tambien es buenisimo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ya me imagino ya, que no es lo mismo leer este libro que padecer como librero, algunas de las preguntas que en el se plasman y que cuando te las hacen deben poner a prueba todo el autocontrol del que eres capaz de tener. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Libraco de esos para sonreír y pasar un muy buen rato.

    Anécdotas de esas desternillantes creo que las hay en todas las casas, en todos los gremios, aunque esta por lo metaliterario que ya implica de por sí se nos hace a todos cercana, claro. Una profesión que no me importaría probar, fíjate, me atrevo con los peros :P

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Este libro podría caer si tropiezo con él, que se ve divertido.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Todavía no lo tengo aunque espero que me caiga por Navidad ;-)
    Además, también he trabajado en una librería y ¡madre mía! Imaginación al poder jejej
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Le eché un vistazo pero no me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  12. Creo que este libro lo pedire para que me lo regalen en las próximas fechas. Podría comprarlo pero creo que es un libro que asiduo a las librerías y bibliotecas debe recibir como regalo

    ResponderEliminar
  13. Es un libro que tiene muy buena pinta para tener una lectura entretenida y "compadecer" a los libreros. ¡Qué paciencia!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Estoy convencida de que todos los amantes de los libros querremos leerlo, yo lo tengo apuntado hace tiempo, a ver cuándo puedo hacerme con él.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué ganas de leerlo! Creo que puede ser muy divertido.

    Un beso

    ResponderEliminar