Morena, peligrosa y románica, de Pedro Feijoo

 
 


Título: Morena, peligrosa y románica
Autor: Pedro Feijoo
Editorial y año: Versátil, 2015

Con su permiso voy a introducir un argumento: cuando la señora Chismes, vecina del segundo derecha, llamó a mi puerta, yo pensé que lo que venía buscando era mi amor. O un poco de sal… Pero por lo visto el asunto no iba por ahí. En lugar del deseo ardiente de verme en ropa interior, lo que aquella mujer traía en la cabeza eran dos cosas bien distintas: demasiada colonia barata, y la intención de implicarme en el mayor robo del siglo.


Si hay alguna novela que ejemplifique, para bien, las dos acepciones que recoge el diccionario para el término «disparate», esa es Morena, peligrosa y románica. Conocí a Pedro Feijoo gracias a Los hijos del mar, la primera novela del autor gallego que vio la luz en español, una historia trepidante y oscura que me conquistó por completo. A pesar de la negrura de la trama, ya en boca del protagonista atisbé un humor fino, una ironía mordaz, que me sorprendió y agradó al mismo tiempo. En su nueva apuesta, el autor da rienda suelta a todo su ingenio y echa mano de numerosas bromas y gracias para arrancar sonrisas o risas en el lector. Es un auténtico disparate, sí, pero divertidísimo.

Dante Odeón es un agente artístico con poca suerte en la vida. Cuando la señora Chismes, una de sus vecinas, lo confunde con un agente secreto y le pide que busque a Miqui, su hijo, un bala perdida que lleva desaparecido más tiempo de lo que viene siendo normal, Dante acepta el encargo pensando que así merecerá un encuentro íntimo y fogoso con una de las cotorras del barrio. Encontrar al chico no resulta difícil, pero lo que sí le complicará la vida es saber que el muchacho forma parte de la Banda Peligro, un grupo de desgraciados neuronalmente limitados que pretenden asaltar la catedral de Santiago para robar el botafumeiro. Sin querer, Dante cambiará los planes de los delincuentes y se verá arrastrado a Barcelona, donde la banda ha puesto su nuevo objetivo: la virgen negra de Montserrat.

Sí, sí, habéis leído bien: los protagonistas pretenden robar la Moreneta, uno de los símbolos catalanes más importantes. Es un punto de partida tan absurdo y extraño que acaba por resultar genial. Pedro Feijoo se deja llevar por su formidable sentido del humor para presentarnos una parodia disparatada que recurre, una y otra vez, a juegos de palabras, a graciosas ambigüedades y a un sinfín de situaciones estrambóticas y simpáticas a fin de que el lector pase un rato agradable con la lectura de la obra. Y lo consigue. Morena, peligrosa y románica es ya, desde el título mismo, un despropósito que juega con la realidad para relatar unos hechos rocambolescos, una sucesión de escenas protagonizadas por un maravilloso elenco de tipos estúpidos capitaneados por el narrador, tal vez el ser con menos fortuna que ha llegado a pisar Galicia y Cataluña.

La voz de Dante, una suerte de álter ego —por suerte muy alejado— del autor, atrapa gracias a la frescura que transmite y a una genial mezcla entre elegancia y vulgaridad, entre expresiones coloquiales y vocablos que pocos académicos de la lengua suelen utilizar. Ese monólogo de estilo desenfadado y léxico bipolar es un ingrediente más que añade hilaridad al libro y que nos lleva a aplaudir la creatividad de un escritor que tiene mucho que decir, tanto en novela negra como en historias de humor. Vigo y Barcelona, por último, son dos personajes más de la novela y aparecen retratados muy fielmente; los escenarios por los que vagabundean los protagonistas quizá sean el único elemento verosímil que no es del todo partícipe de la locura que envuelve al argumento.

El viernes pasado tuve la suerte de acudir a la presentación de Morena, peligrosa y románica en una de las librerías míticas de la capital catalana y de conocer, por fin, a Pedro Feijoo. En dicho evento, que también se impregnó del halo de despropósitos, se comparó al autor y a Dante Odeón con Eduardo Mendoza y su detective loco. Si bien debo confesar que soy más partidario y seguidor del escritor gallego que de mi paisano, es cierto que la espiral de sinsentidos de la obra recuerda a novelas como El misterio de la cripta embrujada. Tanto si sois «mendozanos» como si albergáis ciertas reticencias para con las historias locas, de psiquiátrico casi, hacedme caso y dad una oportunidad a este libro, con el que os embarcaréis en una aventura sin igual que logra la meta que se fija en las primeras líneas: divertir. ¡Y cómo!

14 comentarios:

  1. A pesar de que se nota que lo has disfrutado, no me veo leyendo este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya había leído recomendaciones por estos mundos de este libro. Será cuestión de tenerlo en cuenta. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo también me divertí mucho leyéndolo, absolutamente recomendable para los fans de la buena novela de humor.

    ResponderEliminar
  4. Ando simultaneandolo, espero terminar el que tengo entre manos y dedicarme a él por completo

    ResponderEliminar
  5. No me suelo animar muy a menudo con este tipo de libros, por no decir casi nunca, pero lo cierto es que éste me llama.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues no soy muy lectora de este tipo de libros pero alguno de ellos cae al año, así que me lo apunto :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  7. No suelo leer novelas que resulten ser un disparate, pero esta tiene pinta de ser muy divertida. Igual me animo :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No me suelo decidir por este tipo de libros, pero tampoco lo descarto para más adelante. Puede ser divertido. Besos

    ResponderEliminar
  9. No termina de llamarme, no es el tipo de historia que me apetece
    Besos

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que hoy no terminas de tentarme, este creo que lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  11. no las tengo todas conmigo con respecto a este libro... creo que por el momento lo dejo pasar.

    besos.

    ResponderEliminar
  12. Un cambio de registro. Yo tengo el anterior en casa y todavía no lo pude leer. Espero poder ponerme con él antes que con este que, dicho sea de paso, también me gusta. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Este lo tengo apuntadísimo =)

    Besotes

    ResponderEliminar