El hombre que mató a Messi, de Emma Riverola

 
 

Autora: Emma Riverola
Editorial y año: Edhasa, 2015

La muerte de Messi acompaña a Jaro desde aquel lejano día en que chocó, durante un partido, contra el futbolista más adorado de la historia y éste cayera muerto al borde del área. Gaia sueña con ser invisible desde que su madre murió en el atentado de ETA en Hipercor, en Barcelona. Cuando, años después, Jaro y Gaia se encuentran, sus respectivos universos se tambalean. Gaia se adentra en el halo de oscuridad y misterio de Jaro, mientras que él va sumergiéndose en el bálsamo de la ficción que le ofrece Gaia.


Nunca me ha gustado el fútbol. Me parece un deporte aburrido que no despierta en mí emoción alguna. Tal vez os sorprenda, pues, que reseñe una novela que lleva por título El hombre que mató a Messi, pero lo cierto es que el terreno de juego permanece en un inteligente segundo plano y no es más que una excusa para orquestar una fantástica historia de culpa, redención y segundas oportunidades. Antes de pasar a comentar mis impresiones, quiero aprovechar para dar las gracias a Emma Riverola, la autora, quien se puso en contacto conmigo para ofrecerme una novela cuya lectura he paladeado.

Jaro es un defensa un tanto agresivo que se convierte en el centro de todas las miradas cuando un inesperado choque con Messi provoca la muerte instantánea de este en el campo. Veinte años después, ni la vida ni los periodistas se han olvidado de él, por más que Jaro intente esconderse en lugares remotos. En su último destino conocerá a Gaia, una mujer que lleva a cuestas, cual pesada losa, la muerte de su madre en el atentado de ETA en el Hipercor. Una ausencia prematura que marcó su pasado y que sigue afectando a su presente. Jaro y Gaia, dos almas tormentosas que buscan encontrar la paz.

Siempre he dado, y seguiré dando, oportunidades a los escritores valientes que saben huir de lo común y presentar una trama original y distinta. El hombre que mató a Messi despierta curiosidad en el título mismo, y creedme si os digo que el interés que suscita se ve de sobra alimentado por una historia espléndida. Emma Riverola cede la voz y el peso de la obra a dos personajes con claroscuros, dos protagonistas que llevan impreso el dolor en la piel y en el corazón. Jaro y Gaia están perfilados con una destreza indudable y resulta imposible no tomarles cariño. Además, cuando uno es consciente del sufrimiento que ambos acarrean, hasta la decisión más extraña y el comentario menos afortunado cobran verosimilitud y se nos antojan comprensibles.

Debo confesar que albergaba serios temores antes de empezar el libro, por la verdadera apatía que siento hacia el llamado «deporte rey»; si la trama me ha convencido por la realidad que desprende, la narración impecable de la autora me ha sorprendido y encandilado a partes iguales. Con una prosa elegante y claramente cuidada, la historia avanza con el ritmo adecuado para que los lectores lleguemos a adentrarnos en las páginas y no queramos abandonarlas hasta el desenlace. Un final, por otra parte, que me ha emocionado por cuanto significa y, ante todo, porque es la prueba fehaciente de que nos hallamos ante una escritora que tiene mucho que decir, que lo cuenta maravillosamente bien y que, estoy seguro, dará que hablar en el futuro.

Es muy probable que, como hice yo en su momento, levantéis una ceja y media al leer la sinopsis o al enfrentaros al título de esta novela por primera vez. No obstante el asombro que podáis sentir, El hombre que mató a Messi me ha brindado una lectura especial, con un gran potencial, que ojalá consiga el éxito que, en mi humilde opinión, merece. Lo que sí me atrevo a afirmar, sin ninguna duda, es que Emma Riverola ha alzado una voz clara y rompedora que no va a apagarse ni va a dejar indiferente. Cuando alguien es capaz de resumir con brillantez toda una novela en una sola pregunta («Es usted, ¿verdad?»), no puedo más que aplaudir y recomendar esa obra.

10 comentarios:

  1. Por el título no llama la atención. Pero cuando lees la sinopsis y las reseñas la cosa cambia. Lo tendré en cuenta.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Me para lo mismo que a Natàlia, de buenas a primeras no parece llamar mucho, pero cuando te sumerges un poco en la sinopsis empieza a picar la curiosidad...

    ¡Muchos besitos de café! ❤

    Mocca

    ResponderEliminar
  3. No me termina de llamar pero gracias por la reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me había llamado la atención el título, pero te leo y ya me entran ganas de leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. A pesar de las buenas opiniones que estoy viendo sobre este libro, yo no me termino de animar... Será que tengo prejuicios y nada más ver ese nombre en el título me echa para atrás. Besos

    ResponderEliminar
  6. Paso de puntillas y me quedo con tu impresión final porque la tengo en casa y quiero leerla pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Nunca lo hubiera escogido por el título, jajaja Pero tomo buena nota :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. Acabo de empezarlo y me enganchó. No es lo que parece, por el título no me habría atraído, pero aquí hay mucha materia gris y el don del verbo. Disfrutandoooo

    ResponderEliminar
  9. La tengo en casa y cada vez con más ganas de leerla, porque todo lo que leo sobre ella es bueno. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tengo dudas desde que la vi, vermos a ver qué hago con ella
    Besos

    ResponderEliminar