Un hombre llamado Ove, de Fredrik Backman

 
 
Autor: Fredrik Backman
Traductora: Carmen Montes Cano
Editorial y año: Grijalbo, 2014

Ove no es el típico vecino con el que te apetece cruzarte en el barrio. Es un cascarrabias, un pesado que insiste hasta la exageración en mantener el orden y la disciplina, un casi sesentón solitario y resentido a quien el destino ha arrebatado demasiadas cosas. Sin embargo, en la vida de Ove algo está a punto de cambiar. Una serie de circunstancias fortuitas van devolviéndole poco a poco la fe en el género humano. Y, al mismo tiempo, las personas que le rodean comienzan a comprender que su barrio no sería el mismo sin el gruñón de Ove.


Como lector, y también como editor, comparto con el común de los mortales la sorpresa al presenciar un éxito editorial sin precedentes y la indignación al ser testigo de que novelas espléndidas entran en el mercado y salen de él sin pena ni gloria. Un hombre llamado Ove demuestra, una vez más, la locura del gremio en el que nos movemos: lo tiene todo para triunfar y, en cambio, poca gente parece haberla leído y reseñado. En la estela de El abuelo que saltó por la ventana y se largó, el libro de Fredrick Backman cumple con el objetivo de entretener y provocar sonrisas en el lector. Si bien siempre resulta complicado recomendar historias de humor, creo que las aventuras de Ove harían las delicias de muchos de vosotros.

Ove es un cascarrabias. Ya lo era de joven y ahora, a punto de cumplir sesenta años, lo es aún más. Es de esos hombres que no entiende cómo un sueco es capaz de comprarse un coche que no sea un Saab. El principal problema de Ove, no obstante, es la tristeza que siente y la soledad que lo acompaña desde la muerte de su esposa. Su mayor deseo es reencontrarse con ella, pero ni la vida ni sus vecinos parecen dispuestos a permitírselo. Un gato con poco pelo, una embarazada metomentodo, un joven con sobrepeso y su enemigo ancestral están decididos a demostrarle a Ove cuán necesario es él en el barrio. Porque, si no estuviera, ¿quién se encargaría de recordar a los conductores analfabetos que no se puede circular por esas calles?

Un hombre llamado Ove se centra, como no podía ser de otra manera, en Ove, el brillante protagonista. Este hombre con serias carencias sociales al que todo molesta y pocas cosas sorprenden de un modo agradable, a pesar de lo que pueda parecer, nos roba el corazón por la ternura que desprenden sus acciones —que no sus palabras— y por el fino humor que llevan consigo casi todas sus intervenciones. Fredrik Backman ha construido un personaje sólido y entrañable al que nos sentimos rápidamente unidos y del que no querríamos despedirnos jamás. Sobre todo, gracias a la ironía y los malentendidos que acompañan las locas pero verosímiles aventuras de Ove al ser fiel a sus principios y respetar las normas, lo que es y lo que nunca ha sido ni será.

Pese a que Ove se basta para sostener el peso de la trama, un maravilloso elenco de personajes secundarios gira a su alrededor, cual grupo de satélites, y complementa la historia a la perfección con situaciones que precisan del arrojo y de la fuerza de nuestro querido hombre solitario. Desde su difunta esposa hasta los jóvenes que le piden ayuda, pasando por un gato con el que habla y se comporta como si de una persona se tratara, todos hacen las veces del contrapunto perfecto y forman, junto a Ove, un equipo tan variopinto como divertido. A todo lo anterior hay que sumarle un estilo ágil y sencillo que imprime una velocidad de crucero a la historia, por el cual uno da con el desenlace mucho antes de lo esperado y deseado.

Vive y deja vivir. Es una de las máximas de Ove y una frase en la que se pone de manifiesto el mensaje de Un hombre llamado Ove, un libro sumamente entretenido y agradable que consigue emocionar sin recurrir a la sensiblería barata que tan a menudo vemos en literatura. Fredrik Backman demuestra un gran talento al perfilar con maestría al protagonista y al rodearlo de gente dispar que, a base de tiempo y de esfuerzo, logra hacerse un hueco en la vida y en el corazón de Ove. En el blog me gusta recuperar historias publicadas meses atrás a las que la fortuna parece no haber sonreído, así que os pido que le deis una oportunidad a Ove y a sus dificultades para socializar y parecer un hombre normal. Porque no, no lo es, y yo que me alegro.


         Si os ha gustado,     
     ¡apuntad estos títulos!     

5 comentarios:

  1. No conocía el libro y tengo que reconocer que no es de los que me hubieran llamado la atención. Besos.

    ResponderEliminar
  2. no lo conocía, no me llama mucho la atención si te soy sincera a pesar de tu reseña positiva.

    besos.

    ResponderEliminar
  3. No me acaba de llamar. Gracias por la reseña.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. A pesar de ver que lo has disfrutado, no termina de llamarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que estoy de acuerdo en que hay muchas historias maravillosas que, una vez publicadas, pasan totalmente desapercibidas, lo cual es una pena. No conocía esta novela, pero tomo nota porque creo que me puede gustar.
    Saludos

    ResponderEliminar