La cortesana y el samurái, de Lesley Downer

 
 
Título: La cortesana y el samurái
Autora: Lesley Downer
Traductor: Vicente Villacampa
Editorial y año: Seix Barral, 2011

Japón, 1868. Hana tiene diecisiete años cuando su marido parte a la guerra. Para salvar la vida, huye de su casa y se refugia en el Yoshiwara, el famoso barrio del placer. Yozo, un aventurero y brillante espadachín, viaja al norte para unirse a sus camaradas rebeldes, pero es capturado. Consigue escapar y se dirige al sur, al único lugar donde un hombre está fuera del alcance de la ley: el Yoshiwara. Allí, el maltrecho fugitivo conoce a la hermosa cortesana. Pero cada uno guarda un secreto tan terrible que, una vez revelado, amenazará sus vidas...


No soy consciente de cuánto me atrae la historia de Japón hasta que me sumerjo en una novela que retrata su convulso pasado. En La última concubina descubrí las disputas entre los fieles al emperador y los partidarios de los shogun. En La cortesana y el samurái, la segunda novela que leo de Lesley Downer, la acción se sitúa unos veinte años después y se centra en la que después se dio a conocer como la Revolución Meiji, los enfrentamientos entre norteños y sureños de un país que empezaba a abrir sus puertas a Occidente. Es una pena que no haya visto la luz en español ningún otro libro de la autora, porque sus conocimientos sobre la cultura japonesa la convierten en una apuesta segura para viajar al país del sol naciente.

El marido de Hana, un importante comandante y samurái norteño, debe partir hacia la guerra para combatir a los rebeldes del sur. Cuando ella se queda sola, se ve obligada a abandonar su casa y acaba recalando en el Yoshiwara, el barrio del lujo y el sexo, en el que no entra la ley pero sí el libertinaje y el comercio con cortesanas y prostitutas. Yozo es un joven idealista que lucha contra los sureños y es capturado en una cruenta batalla. En un descuido de quienes lo escoltan, consigue escapar y termina en el Yoshiwara, el único lugar en el que está más o menos a salvo. Las vidas de Hana y Yozo se cruzan en una jugada del destino, aunque el pasado de ambos está dispuesto a aniquilar cualquier atisbo de felicidad que los envuelva. 

Aunque parezca una novela romántica por el título, la cubierta y la sinopsis, La cortesana y el samurái no lo es. La historia de amor entre Hana y Yozo tiene cierto peso en la trama, pero todo gira en torno a la guerra entre el norte y el sur de Japón y entre el día a día y los deberes tanto de cortesanas como de samuráis. Lesley Downer demuestra una vez más conocer a la perfección las tradiciones japonesas y describe, con todo detalle, cuanto sienten y deben soportar los espadachines y las mujeres de la segunda mitad del siglo XIX, un período clave en el que un país muy conservador y aislado empieza a fijarse en naciones modernas, como Francia o Inglaterra. El gran talento de esta escritora reside en su habilidad por trazar un fresco magníficamente documentado que resulta ágil e interesante y que en ningún momento abruma ni aburre al lector.

Además de contar con una narración amena que vuelve más que agradable el viaje a Japón, el libro va de menos a más y gana emoción con cada nuevo capítulo, hasta que uno se ve empujado hacia el final con el deseo de saber qué ocurrirá con Hana y Yozo. Y es que la pareja protagonista no solo sabe ganarse nuestras simpatías desde la primera página, sino que sus vidas se ven sorprendidas por un par de giros totalmente inesperados que a mí me han dejado boquiabierto. Ya he comentado alguna vez que como lector soy más ingenuo que perspicaz, pero creedme si os digo que la autora ha logrado incluir un par de terremotos que sacuden la trama. Por último, solo me queda aplaudir la nota final, en la que se nos cuenta cuanto sucedió realmente incluso unos años después del alto al fuego definitivo.

Lesley Downer me ha conquistado de nuevo. La cortesana y el samurái se centra en un momento muy importante en la historia de Japón del que yo nada sabía. Una vez más, la literatura no solo se alza como un entretenimiento, sino que acierta a arrojar luz sobre unos hechos desconocidos, motivo por el cual soy tan feliz siempre que me embarco en una aventura literaria que me transporta a tiempos pretéritos. Rodeado de cortesanas y de samuráis, he vivido los excesos del Yoshiwara y he experimentado en primera persona el sentido del deber, respectivamente. No dudéis en dar una oportunidad a esta magnífica escritora si os llama la atención el archipiélago asiático, de cuyo pasado se afianza como una gran experta.

13 comentarios:

  1. Me gusta saber más sobre la historia de Japón y su cultura, así que me lo apunto. Creo que te podría gustar una novela titulada La hija del dibujante, sobre el pintor Hokusai y su hija, porque también trata sobre historia de Japón.
    Saludos:)

    ResponderEliminar
  2. He pasado del sí al no y otra vez al sí con esta reseña. Me gustaba por la historia de amor pero que luego tuviera más peso la otra parte me echó para atrás. El último párrafo es el que me ha hecho dudar otra vez. Si puedo le echaré un ojo y ya me decido.
    Besito

    ResponderEliminar
  3. No conocía a la autora ni la novela, pero me gustan este tipo de novelas, así que no le cierro la puerta. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tiene muy buena pinta el argumento y por tu reseña veo que está muy bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. No me habia fijado en este libro porque es de los que no me llama la atencion y pese a tu buena reseña lo voy a seguir descartando. Esta vez no te hago caso :P

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. No lo conocía pero tiene muy buena pinta, me lo apunto que creo que me gustará
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que no me llama nada la ambientación, pero oye, que me dejas con ganas. Ya veremos...
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. No me sonaba de nada. Y me gusta mucho lo que cuentas. También la ambientación, así que más que apuntada me la llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. A mí Japón siempre me ha llamado y esta no me importaría leerla.

    ResponderEliminar
  10. La historia japonesa no me atrae especialmente pero la cultura sí y, al igual que tú, solo me doy cuenta de ello cuando estoy leyendo un libro que trate sobre ello.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta, me gusta. Hoy es de los días en los que me has convencido totalmente por un libro de esos que yo no leía antes de empezar a pasar por aquí
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No se... Me quedo con alguna duda... Investigaré a ver
    besos

    ResponderEliminar
  13. A mí también me gusta mucho Japón aunque no leo tantos libros sobre ese país como debería... Que me digas que el centro de la trama no es la hsitoria de amor me convence muchísimo, que no soy muy romanticona. 1beso!

    ResponderEliminar