La sonrisa de las mujeres, de Nicolas Barreau

 
 

Autor: Nicolas Barreau
Traductora: Carmen Bas Álvarez
Editorial y año: Espasa, 2012

En París, de vez en cuando, llueve a cántaros y sopla el viento del norte tan fuerte que parece no haber resquicio donde refugiarse. Como cuando las borrascas llegan al corazón y no sabemos cómo ni dónde esperar a que escampe. Para Aurélie las casualidades no existen. Una tarde, más triste que nunca, se refugia en una librería y en un libro. Arrebujada en sus páginas, Aurélie reencuentra la sonrisa que creía haber perdido para siempre. Y muchas cosas más.


Es curioso cómo a veces decidimos permanecer ajenos a fenómenos editoriales protagonizados por novelas que podrían gustarnos. Absurdamente, y en una suerte de rebeldía literaria, optamos por alejarnos de ese libro del que todo el mundo habla y habla bien. Fue lo que me sucedió con La sonrisa de las mujeres, de Nicolas Barreau, y aún hoy soy incapaz de explicar las razones que motivaron mi decisión de no leerlo. Os confieso que me arrepiento. Es una novela romántica preciosa y original que me apetece recomendar especialmente a quienes arden en deseos de encontrar una historia de amor distinta que rompa moldes y cánones.

Mis recomendaciones para este Sant Jordi

 
 


Sí: el tiempo pasa volando y ¡llega Sant Jordi!, la fiesta más bonita y literaria del año. En mi tierra, además del Día del Libro, es el Día de los Enamorados y por tradición es el día en que se regalan rosas y libros a las personas más queridas. Esta es una semana crucial para el mundo editorial. Se calcula que en Cataluña las ventas del 23 de abril suponen hasta un 8 % de la facturación anual del sector.

El océano al final del camino, de Neil Gaiman

 
 
Título: El océano al final del camino
Autor: Neil Gaiman
Traductora: Mónica Faerna
Editorial y año: Roca, 2013

Hace cuarenta años, cuando nuestro narrador contaba apenas siete, el hombre que alquilaba la habitación sobrante en la casa familiar se suicidó dentro del coche de su padre. Este acontecimiento provocó que antiguos poderes dormidos cobraran vida y que criaturas de más allá de este mundo se liberaran. El horror, la amenaza, se congregan a partir de entonces para destruir a la familia del protagonista.



La fantasía es un género en el que no me prodigo demasiado pero al que de vez en cuando me gusta sumergirme; a poder ser, además, con tramas autoconclusivas que me permitan empezar y terminar la historia en un solo volumen. A Neil Gaiman lo conocí en Coraline, un libro entretenido del que, quizá por las expectativas, esperaba más. En la biblioteca encontré El océano al final del camino y, no sé por qué, pensaba que esta vez no era una novela juvenil. Al darme cuenta después de que sí lo es, he echado de menos un punto de vista más maduro y serio, aunque la lectura me ha resultado agradable y amena.

El matón que soñaba con un lugar en el paraíso, de Jonas Jonasson

 
 
Autor: Jonas Jonasson
Traductor: Carlos del Valle
Editorial y año: Salamandra, 2016

Asesino Anders acaba de salir de la cárcel. Se gana la vida haciendo pequeños trabajos de intimidación, pero todo cambia el día que conoce a una pastora que no cree en Dios y al apocado recepcionista de un antiguo burdel. Los tres hacen buenas migas y se animan a emprender un negocio dedicado a sacar partido a las habilidades de Anders para la extorsión. Hay un mercado más que floreciente y el éxito parece asegurado... si no fuera por la repentina inquietud espiritual de Asesino Anders, que un día afirma haber encontrado a Jesucristo.


El abuelo que saltó por la ventana y se largó se convirtió en uno de los fenómenos editoriales más importantes casi de la década. Aún hoy, gracias a las ediciones de bolsillo y a la película que se basa en esa historia, figura entre los más vendidos en algunas publicaciones o páginas web. La analfabeta que era un genio de los números quiso repetir el éxito y las ventas fueron más discretas, pero en mi opinión la trama era tan divertida y adictiva como la anterior. Jonas Jonasson ha vuelto con El matón que soñaba con un lugar en el paraíso, en el que es, para mí, el mejor libro de los tres que ha escrito. A partir de ahora ya sé cuál recomendar a quienes todavía no hayan leído a uno de los escritores más prometedores de los últimos años.

También esto pasará, de Milena Busquets

 
 
Título: También esto pasará
Autora: Milena Busquets
Editorial y año: Anagrama, 2015

Cuando era niña, para ayudarla a superar la muerte de su padre, a Blanca su madre le contó un cuento chino. Un cuento sobre un poderoso emperador que convocó a los sabios y les pidió una frase que sirviese para todas las situaciones posibles. Tras meses de deliberaciones, los sabios se presentaron ante el emperador con una propuesta: «También esto pasará.» Y la madre añadió: «El dolor y la pena pasarán, como pasan la euforia y la felicidad.» Ahora es la madre de Blanca quien ha muerto y esta novela, que arranca y se cierra en un cementerio, habla del dolor de la pérdida, del desgarro de la ausencia. 


Escribir es un ejercicio catártico. Cuando uno debe sobreponerse a un gran dolor, o a una gran pérdida, dar voz a los sentimientos y coger un bolígrafo, o plantar los dedos sobre un teclado, resulta de ayuda. También esto pasará es el libro en el que Milena Busquets, hija de la editora y también escritora Esther Tusquets, vierte los pensamientos y las emociones que la asaltan cuando fallece su madre. Esta obra fue el centro de todas las miradas en la feria del libro de Fráncfort, la más importante del mundo editorial, en la cual se vendió por importantes cifras a un buen grupo de idiomas. Y no me sorprende, por el morbo y la expectación que envuelve este canto a la vida y la muerte, pero si los ojos se fijaran en el texto en sí..., otro gallo cantaría.

Víctor Ros y el gran robo del oro español, de Jerónimo Tristante

 
 
Autor: Jerónimo Tristante
Editorial y año: Plaza & Janés, 2015

Víctor Ros se ha tomado unas vacaciones después de un caso que casi le cuesta la vida. Pero el crimen nunca cesa y, de nuevo, la Brigada Metropolitana requiere sus servicios. El Banco de España ha sufrido un intento de robo, pero solo era una maniobra de distracción mientras se cometía el auténtico delito: la sustracción de las dos terceras partes del tesoro nacional en lingotes de oro. Una serie de pistas señalan Londres como el lugar donde encontrará al sospechoso y el oro. Pero las cosas no son fáciles para nuestro protagonista: una sombra del pasado intentará acabar con su vida aprovechando las distracciones del caso.


Quienes leéis a menudo este blog y también los comentarios que vierto en otros o en las redes sociales sabréis que huyo de las sagas. Me embarga una infinita pereza al tener que esperar a que se publiquen nuevas entregas. Hoy os presento la última aventura de una de las pocas series a la que sí soy fiel: Víctor Ros y el gran robo del oro español. Y soy fiel a Ros, y a Jerónimo Tristante, por varios motivos: porque profeso un gran cariño al irónico detective, porque sus investigaciones siempre me atrapan y porque en cada libro me encuentro con alguna sorpresa. En esta novela, por primera vez la acción se traslada a otro país y nuestro querido expolicía viaja a Londres, un enclave maravilloso en el que se une lo más granado y lo más bajo de la sociedad del momento.