Deseo de chocolate, de Care Santos

 
 
Autora: Care Santos
Traductora: Care Santos
Editorial y año: Planeta, 2014

Tres mujeres, tres siglos y la misma chocolatera de exquisita porcelana blanca. Sara, propietaria de un apellido que en Barcelona es sinónimo de chocolate, se enorgullece de dar continuidad a la tradición heredada de sus padres. Aurora, hija de una sirvienta de una familia burguesa del siglo XIX, para quien el chocolate es un producto prohibido. Mariana: esposa del fabricante de chocolate más famoso del siglo XVIII, abastecedor de la corte francesa e inventor de una máquina prodigiosa.


Después de haber leído y disfrutado novelas como El último hombre que hablaba catalán y El verano que empieza, comienzo a fiarme del premio Ramon Llull. Se trata de uno de los galardones más prestigiosos en lengua catalana y Care Santos se alzó con él hace un par de años con Deseo de chocolate, la historia dulce y deliciosa que ayer mismo terminé. Es la tercera vez que este galardón me presenta a un escritor más que solvente y prometedor, así que estoy dispuesto a dejar a un lado todo prejuicio y apuntar con alegría e ilusión los títulos y los autores que, año tras hayan, lo merezcan. No voy a entrar en la polémica que rodea el fallo de este tipo de concursos literarios y me limitaré a adentrarme en historias que, como esta, se devoran con placer.  

Etheria, de Coia Valls

 
 
Título: Etheria
Autora: Coia Valls
Traductora: Rosa Alapont
Editorial y año: Ediciones B, 2016

En el último tercio del siglo IV, el Senado romano está dividido y la permanencia de la estatua de la Victoria es el símbolo del enfrentamiento entre paganos y cristianos. Etheria, una mujer noble emparentada con el emperador Teodosio, emprende un viaje a Tierra Santa en pos de su sueño. La aparición de Irene de Aveleda, una patricia que, bajo su apariencia de luchar por una noble causa, busca venganza, obligará a la peregrina a tomar decisiones insospechadas y enfrentarse a sus propias contradicciones.


Si hay alguna razón que ejemplifique por qué me gusta tanto la novela histórica, esa es la irresistible posibilidad de conocer episodios y personajes del pasado que, por un motivo u otro, no me resultan cercanos ni familiares. Coia Valls es una escritora que escoge con mucho tino los períodos en que ambienta sus libros y con Etheria, su última apuesta, lo ha vuelto a hacer. Esta vez nos traslada a la segunda mitad del siglo IV, un momento clave para la cristianización definitiva del Imperio romano. En caso de que vosotros tampoco sepáis quién fue Etheria, tenéis a vuestro alcance una obra espléndida que despejará toda duda.