La estrella más brillante, de Marian Keyes

 
 


Título: La estrella más brillante
Autora: Marian Keyes
Traductora: Matuca Fernández de Villavicencio
Editorial y año: Plaza & Janés, 2011

Un misterioso visitante acaba de aterrizar en el número 66 de la calle Star y con él llegarán muchos cambios. Secretos antiguos están abriéndose paso hacia la superficie en un camino que pasará por el amor, la tragedia y un optimismo inesperado. La vida de los vecinos de este edificio cambiará para siempre...



El apellido Walsh siempre despertará buenos recuerdos en mí, gracias a la saga de novelas de Marian Keyes protagonizada por las cinco hermanas de esa ya célebre familia. Después de haber disfrutado de aquellos libros, me apetecía reencontrarme con la prosa de la escritora irlandesa en una novela autoconclusiva. La estrella más brillante supone mi sexto contacto con —en mi opinión— una de las mejores autoras del mercado editorial contemporáneo, y lo cierto es que la lectura me ha regalado momentos fantásticos que no olvidaré fácilmente. Si todavía no habéis leído nada de ella y preferís acercaros a un libro sin continuaciones, esta es una buenísima opción.

Aguacero, de Luis Roso

 
 
Título: Aguacero
Autor: Luis Roso
Editorial y año: Ediciones B, 2016

Año 1955. El inspector Ernesto Trevejo recibe el encargo de investigar cuatro crímenes en un pueblo de la sierra madrileña donde se está construyendo un pantano: dos guardias civiles han sido torturados hasta la muerte; el alcalde del municipio y su esposa, ejecutados a sangre fría. Un posible asesino en serie podría aterrorizar a la región mientras se desarrollan las obras. El asunto debe ser resuelto –y silenciado- cuanto antes. Siguiendo los pasos de una investigación que destapará odios, secretos e intereses ocultos, el lector se traslada a una España en blanco y negro.


En los últimos años, la novela negra en español ha protagonizado un renacimiento que la ha acercado a los lectores y le ha permitido ser uno de los géneros preferidos en las listas de los más vendidos. Si bien es cierto que en la tradición literaria de nuestro país siempre ha habido grandes novelistas de tramas de misterios y asesinatos, ha sido recientemente cuando estas historias se han abierto del todo y han gozado del favor de crítica y público. Luis Roso es un joven escritor en cuya ópera prima, Aguacero, advertimos la destreza de autores consagrados. El mundo editorial le da la bienvenida con alegría y lo señala como una de las voces más originales del panorama actual. A partir de esta publicación oiremos a menudo su nombre, ya lo veréis.

Felices los felices, de Yasmina Reza

 
 


Título: Felices los felices
Autora: Yasmina Reza
Traductor: Javier Albiñana
Editorial y año: Anagrama, 2014

La rutina matrimonial de Pascaline y Lionel Hutner se ve interrumpida cuando descubren que la obsesión de su hijo por Céline Dion se ha vuelto patológica. Y, a su vez, su psiquiatra, Igor Lorrain, vive un apasionado reencuentro con un amor de juventud, Hélène, que está casada con Raoul Barnèche, un jugador de bridge profesional capaz de enfurecerse hasta el punto de comerse una carta...


Masoquismo lector: dícese de la inalterable decisión que toma un lector de leer una novela que sabe a ciencia cierta que no le va a gustar. Hoy quiero hablaros de esas ocasiones en que ignoramos los carteles luminosos que nos invitan a alejarnos de un libro. Me ha pasado con Felices los felices, de Yasmina Reza, a la que me acerqué —y lo confieso abiertamente— porque uno de los personajes está obsesionado con Céline Dion, una de mis cantantes preferidas. Me llamó la atención ese detalle y no escuché la voz que me decía que no, que no me iba a convencer. Y no solo ha sido así, sino que hoy os presento la que es ya una de mis peores lecturas del año. Después de una de las mejores era difícil contentarme, lo admito; ojalá hubiera hecho caso a mi callado y acertado presentimiento.

El templo del jazmín, de Corina Bomann

 
 

Autora: Corina Bomann
Traductora: Laura Manero
Editorial y año: Maeva, 2016

La fotógrafa Melanie Sommer está ocupada con los preparativos de su próxima boda cuando su prometido sufre un accidente que lo deja en coma. Incapaz de afrontar esta situación, Melanie escapa al campo para hallar consuelo en su bisabuela Hanna. Hanna embarca a su bisnieta Melanie en un viaje imaginario del que aprenderá lo que cuenta de verdad en el amor, y que la vida, a pesar del dolor, también depara momentos de felicidad.


No es fácil encontrar una novela que lo tenga todo. De un tiempo a esta parte, y probablemente desde que empecé con el blog, me cuesta dar la máxima puntuación a un libro, porque a pesar de recomendar muchos títulos a menudo a estos les falta algo que los convierta en una de esas lecturas con las que me puedo desgañitar hasta lograr convenceros. Por tercera vez este año, hoy os presento una historia diez. Corina Bomann se dio a conocer con La isla de las mariposas pero ha sido su última apuesta, El templo del jazmín, la que ha llegado a mis manos y me ha enamorado de principio a fin. La mezcla que propone entre novela paisaje y saga familiar no solo es irresistible, sino que además aporta una dosis de emoción e intensidad que cualquiera querría encontrar más a menudo en las mesas de novedades.