El objetivo del crimen, de X. R. Trigo

 
 
Título: El objetivo del crimen
Autor: X. R. Trigo
Traductor: Francesc Reyes Camps
Editorial y año: Ediciones B, 2017

En 1961, mientras el mundo se estremece con las noticias de la construcción del muro de Berlín, Erika viaja a Barcelona como miembro de la policía alemana. Los asesinatos de dos mujeres jóvenes le recuerdan demasiado los momentos terribles que vivió en su adolescencia. Junto al comisario Casajoana, intentará averiguar la razón por la que todo ha vuelto a empezar. La complejidad de lo que se esconde detrás de esos crímenes supera la imaginación más fértil, y a Erika le resulta difícil explicarse sin recordar unos hechos que siempre ha querido olvidar.


Por alguna extraña razón que no alcanzo a entender, cuando me dispongo a leer o a escribir dejo a un lado la que considero mi lengua materna, el catalán. Aunque la literatura en este idioma ha experimentado un auge impresionante en los últimos tiempos, no es fácil verme con un llibre entre manos, algo que ya en numerosas ocasiones me he propuesto subsanar. La publicación de El objetivo del crimen, de X. R. Trigo, me ha brindado la magnífica oportunidad de vencer mis absurdas reticencias, con el fin de acercarme por primera vez a un novelista que me atrae. Terminada la lectura, me gustaría darle las gracias de corazón, porque son los escritores como él los que lograrán —si es que algún día ocurre— que poco a poco el catalán esté presente en mi vida también literariamente.

La brisa de Oriente, de Paloma Sánchez-Garnica

 
 
Autora: Paloma Sánchez-Garnica
Editorial y año: Espasa, 2009

Umberto de Quéribus, un joven monje blanco, emprende un viaje en 1204 acompañando a su abad con destino a Constantinopla. A partir de este momento, su vida cambia por completo, arrastrado a peligros y situaciones extremas en las que perderá toda candidez infantil. Durante el viaje de regreso a su monasterio conocerá la sinrazón de la guerra, la violencia desmedida, la inmoralidad de la avaricia; también será consciente de los verdaderos efectos de la obediencia debida, de la enorme incertidumbre de saber lo que está bien y mal, inmerso en una lucha constante entre lo que le han enseñado y lo que en realidad siente. 


Qué grande es el placer secreto que siento cuando me adentro en una novela que se publicó hace ya varios años. Los blogueros a menudo nos dejamos arrastrar por el vertiginoso torbellino de las novedades y no es tan habitual dar con reseñas de obras que en cierto modo ya han envejecido. La brisa de Oriente, la segunda novela de Paloma Sánchez-Garnica, es un apasionante relato histórico que retrata el convulso siglo XIII, en el que la Iglesia se enfrenta tanto a los musulmanes del este como a los cátaros, que viven en reinos abiertamente católicos. El fresco medieval que he encontrado entre estas páginas me ha parecido emocionante e interesante de principio a fin y no dudo en recomendar su lectura a quienes disfruten, como yo, de una buena novela histórica.

El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza

 
 
Título: El asombroso viaje de Pomponio Flato
Autor: Eduardo Mendoza
Editorial y año: Seix Barral, 2008

En el siglo I de nuestra era, Pomponio Flato viaja por los confines del Imperio romano en busca de unas aguas de efectos portentosos. El azar y la precariedad de su fortuna lo llevan a Nazaret, donde va a ser ejecutado el carpintero del pueblo, convicto del brutal asesinato de un rico ciudadano. Muy a su pesar, Pomponio se ve inmerso en la solución del crimen, contratado por el más extraordinario de los clientes: el hijo del carpintero, un niño candoroso y singular, convencido de la inocencia de su padre, hombre en apariencia pacífico y taciturno, que oculta, sin embargo, un gran secreto.


Los lectores a menudo nos dejamos llevar por la obstinación más férrea, yendo incluso en contra de las experiencias previas o de cuanto parece querer indicarnos el sentido común. Mi relación con Eduardo Mendoza es frágil y delicada, puesto que me encuentro entre quienes se aburrieron con Sin noticias de Gurb y no supieron disfrutar del todo de El misterio de la cripta embrujada. Si bien el humor del autor parece no encajar conmigo, La ciudad de los prodigios tampoco me llenó y, en un acto de extrema e ingenua valentía, me he lanzado a leer El asombroso viaje de Pomponio Flato, el libro que iba a suponer una reconciliación o una despedida ya definitiva. Os adelanto que se trata de esto último.

Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness

 
 

Autor: Patrick Ness
Traductor: Carlos Jiménez
Editorial y año: Nube de Tinta, 2014 (2011)

Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.



Hoy os hablo de un título que probablemente vosotros ya hayáis leído. No en vano lleva años cosechando éxitos, mucho antes de convertirse en una película que todo el mundo —menos yo— ha visto. Gracias a la adaptación cinematográfica, Un monstruo viene a verme ha llegado todavía a más lectores, quienes no dudan en alabar la novela de Patrick Ness, una historia dura y emotiva que se clava en el corazón como si de un afilado dardo se tratara. Aunque mi valoración final es positiva y no dudo en recomendarlo, me he enfrentado a un par de obstáculos que no me han permitido disfrutar del libro del todo. Avanzo ya que es culpa mía.

Los amores perdidos, de Miguel de León

 
 


Título: Los amores perdidos
Autor: Miguel de León
Editorial y año: Plaza & Janés, 2016

Los amores perdidos es la historia de los jóvenes Arturo Quíner y Alejandra Minéo, de su relación imposible y de lo que tuvieron que sacrificar por ella. Y de dos familias, los Quíner y los Bernal, enemigas eternas. Y es también la historia de un pueblo canario, El Terrero, de héroes anónimos y caciques ambiciosos, donde las pasiones son arrebatadas, los secretos se desvelan entre susurros y las venganzas se cobran con sangre.


Llevo varios minutos dando vueltas a varias maneras de empezar esta reseña y ninguna logra satisfacerme por completo. He decidido, al fin, haceros partícipe de cuán difícil me resulta escribir esta crítica, de la que —y ya os lo avanzo— seguramente no estaré orgulloso, porque es de todo punto imposible que consiga contaros en cinco párrafos todo lo que he sentido durante la lectura de Los amores perdidos, la gran novela, la obra maestra, la joya brillante que nos regaló Miguel de León hace poco más de un año. El libro llegó a mis manos por azar, aunque quizá sería más acertado decir que fue el destino quien quiso enviármelo; el sino, que tan bien me conoce y sabe qué debe reunir una historia para que me enamore de la primera a la última página. Y esta me ha desgarrado el corazón, me ha oprimido el espíritu y se ha clavado en mi alma ya para siempre.

La pareja de al lado, de Shari Lapena

 
 
Autora: Shari Lapena
Traductora: Ana Momplet
Editorial y año: Suma, 2017

Tu vecina te dijo que preferiría que no llevaras a tu bebé de seis meses a la cena. Tu marido estaba de acuerdo. Después de todo, vivís en la casa de al lado. Podíais llevaros el monitor infantil y turnaros para pasar a verla cada media hora. Tu hija dormía cuando fuiste a comprobar por última vez. Sin embargo, ahora, mientras subes corriendo las escaleras hasta su habitación, confirmas que tu peor pesadilla se ha hecho realidad: ha desaparecido. Nunca antes habías tenido que llamar a la policía. Ahora están en tu casa y quién sabe lo que pueden llegar a descubrir.


Esta última semana me he embarcado en dos lecturas diametralmente opuestas. Si en El último refugio hablé de una atmósfera tranquila y sosegada, hoy os cuento mis impresiones acerca de un thriller de infarto. Ya sabéis que me gusta alternar géneros y tipos de libros muy distintos, así que en esta reseña no encontraréis ningún punto de unión con la anterior, ni siquiera en los colores de la cubierta. La pareja de al lado es la ópera prima de Shari Lapena y sorprende por el ritmo vertiginoso con el que avanza la historia. Una novela vuelapáginas en toda regla que arde en las manos del lector, quien se ve obligado casi a leerla de golpe, de principio a fin, sin soltarla. Lástima que no haya conectado en absoluto con los protagonistas.

El último refugio, de Tracy Chevalier

 
 
Título: El último refugio
Autora: Tracy Chevalier
Traductora: Flora Casas
Editorial y año: Lumen, 2013

Más allá del horizonte, una tierra repleta de nuevas oportunidades la espera. «Siempre puedo volver», va pensando la joven cuáquera Honor Bright. Mientras el barco parte de Bristol hacia América, esta idea alivia sus dudas. Tras una larga y angustiosa travesía, un trágico acontecimiento obliga a Honor a enfrentarse a un mundo extraño y hostil. Pronto aprende que valores como la compasión y la igualdad no tienen cabida en este lugar, marcado por el lastre de la esclavitud. Solo la dignidad la mantiene viva y le da fuerzas para seguir adelante.


Es muy curioso cómo las exigencias de los lectores pueden ser muy distintas en función de la historia que tengan entre manos. Yo, por ejemplo, soy más bien un lector de acción. Con ello no quiero decir que solo me gusten las novelas de intriga, sino que necesito el latigazo de una trama emocionante, que me mantenga pegado a sus páginas y me robe horas de sueño. De vez en cuando, sin embargo, doy con una lectura placentera y tranquila que sosiega mi espíritu y me invita a un universo literario calmado en el que también consigo disfrutar. Es cuanto me ocurrió en su día con la bellísima La joven de la perla y he repetido experiencia con El último refugio, el último libro de Tracy Chevalier, un nombre que vale la pena apuntar.

Iacobus, de Matilde Asensi

 
 
Título: Iacobus
Autora: Matilde Asensi
Editorial y año: Planeta, 2006 (2000)

Galcerán de Born es un caballero de la orden de los hospitalarios, enemigos mortales de los templarios. La fama del monje guerrero acerca de su gran capacidad para resolver enigmas llega a oídos del Papa Juan XXII, quien decide encargarle una misión: descubrir a los culpables de las muertes del Papa Clemente, del rey Felipe y de Guillermo de Nogaret. Con la ayuda de Jonás, su hijo, aunque éste aún no sabe que lo es, y de Sara, la hechicera judía de pelo blanco, consiguen la prueba definitiva que implicaba a los templarios, como venganza por haber quemado en la hoguera al gran Maestre del Temple.


Si la novela histórica es hoy uno de mis géneros preferidos, si no el que más me gusta, se lo debo en parte a Matilde Asensi. He disfrutado tanto de sus aventuras ambientadas en el pasado que hoy en día no pasan unas pocas semanas sin que me haya adentrado en un apasionante viaje a una época alejada en el tiempo. De la escritora alicantina lo he leído casi todo y ahora, por fin, puedo eliminar el adverbio de la frase, porque ayer mismo terminé Iacobus, cuya lectura complementé con la breve Peregrinatio. No me sorprende en absoluto que esta obra abriera definitivamente las puertas del mercado a una de las novelistas de más éxito de los últimos años, puesto que la odisea emprendida por su protagonista resulta emocionante y adictiva hasta decir basta y aún hoy sigue funcionando y vendiéndose bien en las librerías. Por algo será.

El gran Leo, de Mario Reyes

 
 
Título: El gran Leo
Autor: Mario Reyes
Editorial y año: Versátil, 2015

El editor Leo Blum alcanzó lo más alto y lo más bajo de su profesión en unos pocos años. Su progresión hacia la cima no fue fácil porque estuvo plagada de acciones, digamos, poco éticas que dejaron más de un cadáver en su armario. Blum consiguió el sueño de cualquier editor: dar con el autor perfecto, Marc Carmona. Todas sus novelas vendían miles de ejemplares e incluso algunas se adaptaron al cine. Leo desbordaba felicidad y dinero hasta que descubrió que cuando Marc se enamoraba era incapaz de escribir. ¿Qué haría usted en este caso? ¿Estaría dispuesto a amargarle la vida a alguien con tal de ganar dinero?


El sector editorial, en el que tengo la suerte y el honor de trabajar, es uno de los gremios profesionales más mágicos y sorprendentes que existen. Todo el mundo que rodea a escritores, editores y agentes literarios, por citar tan solo tres ejemplos, resulta verdaderamente atractivo e irresistible para cualquier amante de los libros. No es de extrañar, pues, que una novela como El gran Leo, ambientada en el universo literario, capte enseguida nuestro interés. Mario Reyes demuestra que conoce bastante bien los entresijos de uno de los oficios más apasionantes, el de editor, y los plasma en una lectura divertida y amena que, sin embargo, cojea en un par de ingredientes que podrían haberse trabajado y cuidado más. A continuación os cuento por qué.

El aviso de los cuervos, de Raquel Villaamil

 
 
Autora: Raquel Villaamil
Editorial y año: Roca, 2017

Brigit regresa a su ciudad de nacimiento en búsqueda del único familiar que le queda, su abuela. De los escasos recuerdos que guarda, poco queda en la casi abandonada ciudad de Ballymote. Sus calles, casas y bosques esconden misterios que parecen retroceder a los tiempos en que de las leyendas surgió algo real, algo monstruoso. Brigit tendrá que encontrar todas las respuestas, buscar entre sus pesadillas y descubrir la verdad en un mundo que ya no es el suyo, y que se rebela de entre las sombras cuando avisan los cuervos.


Siempre he preferido la literatura al cine. De hecho, soy muy reacio a ver adaptaciones a la gran pantalla de lecturas que me han gustado, porque no quiero que me roben la imagen mental que yo me había hecho de los personajes y los escenarios. Hay libros, sin embargo, que creo que cuentan con numerosos ingredientes que funcionarían a la perfección en el séptimo arte, y hoy quiero hablaros de una. El aviso de los cuervos es una novela de fantasía oscura, intrigante y adictiva que está escrita con pulso cinematográfico. Raquel Villaamil se adentra por primera vez en el género con una historia original y sólida que me ha sorprendido gratamente porque nada esperaba de ella y mucho me ha dado.

La isla de los glaciares azules, de Christine Kabus

 
 
Título: La isla de los glaciares azules
Autora: Christine Kabus
Traductora: Paula Aguiriano
Editorial y año: Ediciones B, 2015

Alemania, 2013. Hanna decide reajustar su vida y volver a ejercer de periodista. Pronto le encargan un cuaderno de viaje sobre el archipiélago que hay más allá del Círculo Polar Ártico. Allí conoce a un interesante investigador, con quien explora el paisaje único de la isla de Spitsbergen. Ruhr, 1907. En lugar de seguir los deseos de sus padres y buscar marido, Emilie hace un pacto con su hermano menor: se disfrazará de hombre y se hará pasar por él en la expedición al Ártico en la que debía participar. Pero pronto ve que no es la única que oculta algo...


Decía Emily Dickinson que para viajar lejos no hay mejor nave que un libro. Si hay algún género que responde a esa fantástica definición a las mil maravillas, ese es sin duda la novela paisaje. Con las historias que cuenta este tipo de libros uno emprende travesías que lo llevan a lugares remotos y exóticos en los que quizá, y desgraciadamente, nunca podrá poner los pies. Christine Kabus se mueve como pez en el agua en la zona más septentrional de Europa y por tercera vez me convence con una de sus apuestas literarias. La isla de los glaciares azules es una espléndida odisea que tiene como escenario el archipiélago de Svalbard, en pleno océano Glacial Ártico. Y gracias a la autora parece que yo mismo haya admirado y recorrido los fiordos más impresionantes del mundo.

El Libro de los Baltimore, de Joël Dicker

 
 
Autor: Joël Dicker
Traductoras: María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego
Editorial y año: Alfaguara, 2016

Hasta que tuvo lugar el Drama existían dos ramas de la familia Goldman: los Goldman de Baltimore y los Goldman de Montclair. Ocho años después del Drama, Marcus Goldman pone el pasado bajo la lupa en busca de la verdad sobre el ocaso de la familia y revive la fascinación que sintió por los Baltimore, con sus vacaciones en Miami y en los Hamptons y sus colegios elitistas. Con el paso de los años la brillante pátina de los Baltimore se desvanece al tiempo que el Drama se va perfilando. Hasta el día en el que todo cambia para siempre.


Recuerdo con mucho cariño la publicación de La verdad sobre el caso Harry Quebert. Por aquel entonces, yo trabajaba en una librería y no quise perderme la novedad del momento, de la que todo el mundo hablaba. Disfruté tanto de la historia de Harry y Nola que no dudé en recomendarla a quienes acudían a mí en busca de un libro adictivo para leer o regalar, y hubo quien volvió para agradecerme el consejo. Años después, reaparece Marcus Goldman, el escritor protagonista de aquella novela, en El Libro de los Baltimore, en el cual Joël Dicker sigue fiel a su estilo de mezclar pasado y presente con un apasionante halo de misterio que no nos deja abandonar la lectura hasta casi el final. Un vuelapáginas en toda regla que me ha durado un par de suspiros.

Como fuego en el hielo, de Luz Gabás

 
   
Autora: Luz Gabás
Editorial y año: Planeta, 2017

El fatídico día en el que Attua tuvo que ocupar el lugar de su padre supo que su prometedor futuro se había truncado. Ahora debía regentar las termas que habían sido el sustento de su familia, en una tierra fronteriza a la que él nunca hubiera elegido regresar. Junto al suyo, también se frustró el deseo de Cristela, quien anhelaba una vida a su lado y, además, alejarse de su insoportable rutina en un entorno hostil. Un nuevo revés del destino pondrá a prueba el irrefrenable amor entre ellos, entre malentendidos y obligaciones, decisiones y obsesiones, traiciones y lealtades.


Con tan solo dos novelas en el mercado, Luz Gabás consiguió convertirse en uno de los nombres más queridos de mi biblioteca personal, además de en una de las novelistas contemporáneas con mayor proyección y un futuro más prometedor. Llega por fin su tercera apuesta, Como fuego en el hielo, una historia intensa y vibrante que bebe de la magia que envuelve los pirineos oscenses y que supone la consagración definitiva de uno de los talentos más brillantes del panorama literario actual. Por más que comenzara la lectura con grandes expectativas, estas no solo se han cumplido una a una, sino que se han visto superadas por una trama absorbente y viva que me ha despertado un sinfín de emociones. En poco más de un mes ya he disfrutado de uno de los —por lo menos para mí— mejores libros de todo 2017.

La sangre de los crucificados, de Félix G. Modroño

 
 
Autor: Félix G. Modroño
Editorial y año: 2016 (2007)

Zamora, 1682. Don Fernando de Zúñiga, doctor en medicina por la Universidad de Salamanca, acude a la llamada del obispo. Monseñor Balmaseda le encarga averiguar la procedencia de la talla de un Cristo crucificado, hallada en extrañas circunstancias y que parece estar relacionada con la trágica muerte de un herrador. El doctor Zúñiga pronto averigua que aquel suceso oculta una trama de terribles asesinatos, cuya investigación le llevará en un periplo por la Salamanca universitaria, la Corte madrileña y una Sevilla antes opulenta y ahora tan agonizante como los crucificados que procesionan por sus calles.



Una de las razones por las cuales en su día decidí abrir un blog y participar en el universo de las páginas de reseñas es la irresistible posibilidad de interactuar con amantes de la literatura y de poder lanzar y recibir recomendaciones. Félix G. Modroño es uno de los escritores con más éxito entre los lectores, motivo por el cual es habitual encontrar críticas muy positivas de sus libros en un sinfín de blogs. En el mío todavía no había aparecido, ni por mis manos había pasado una novela suya, hasta que por fin le ha llegado la oportunidad a La sangre de los crucificados, la primera aventura de Fernando de Zúñiga, quien ha protagonizado ya dos entregas más. No solo tengo claro que tarde o temprano acabaré leyéndolas, sino que he apuntado en la lista de imprescindibles a un novelista que me ha sorprendido por su estilo, personal y magnífico.

Lo que aprendí de mi pingüino, de Tom Michell

 
 
Título: Lo que aprendí de mi pingüino
Autor: Tom Michell
Traductor: Jofre Homedes
Editorial y año: Plaza & Janés, 2016

Inglaterra, años 70. A sus 23 años, Tom Michell tiene ganas de ampliar horizontes. Cuando le ofrecen un puesto de profesor en un internado argentino, acepta encantado. Durante unas vacaciones en Uruguay, Tom rescata a un pingüino atrapado en un vertido de petróleo. A partir de entonces, se establece entre ambos una relación muy especial. Tras limpiarlo, reanimarlo y darse cuenta de que el pingüino no piensa volver al mar bajo ningún concepto, Tom entiende que no le queda más remedio que llevárselo de vuelta a Argentina.



Es bien cierta la afirmación de que la realidad supera a la ficción. Hay historias tan curiosas que parecen invento de la imaginación de autores o directores, y uno se queda de piedra al saber que están basadas en hechos reales. Tom Michell nos cuenta en Lo que aprendí de mi pingüino cuanto le sucedió en la Argentina de los años 70, cuando un pingüino entró en su vida de la forma más inesperada y sorprendente. Disfrazada de novela, la trama verídica que se nos relata en este libro se convierte en un precioso canto a la amistad y al respeto mutuo, así como en una dura crítica hacia el poco respeto que el ser humano tiene para con los océanos y los animales que viven en ellos.

Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes

 
 



Autor: Miguel Delibes
Editorial y año: Destino, 2010 (1966)

Una mujer acaba de perder a su marido y vela el cadáver durante la noche. Sobre la mesilla hay un libro –la Biblia– que la esposa hojea. Va leyendo los párrafos subrayados por el hombre que se ha ido para siempre. Una oleada de recuerdos le viene a la mente y empieza un lento, desordenado monólogo en el que la vida pugna por hacerse real otra vez. La pobre vida llena de errores y torpezas, de pequeños goces e incomprensiones. ¿Ha conocido Carmen alguna vez a Mario?


Hay autores a los que es imposible presentar en condiciones; Miguel Delibes es uno de ellos. No en vano es uno de los escritores del siglo pasado más queridos y elogiados tanto por la crítica como por el público gracias, sobre todo, a su maestría con el lenguaje y al retrato sincero, directo y crítico que hace de la España más rural. Una de sus novelas más célebres es Cinco horas con Mario, el curioso monólogo que profiere una viuda mientras vela el cadáver de su esposo. Convertida también en una obra teatral de éxito, esta historia es una prueba viva de que detrás de ella se encuentra uno de los grandes talentos de la literatura española de las últimas décadas; aunque quizá, y solo quizá, no haya envejecido tan bien como El camino.

Sangre de barro, de Maribel Medina

 
 
Título: Sangre de barro
Autora: Maribel Medina
Editorial y año: Maeva, 2014

Cuando la forense Laura Terraux recibe en el instituto de patología suizo el quinto cadáver de una joven atleta procedente del centro de alto rendimiento de Les Diablerets, empieza a sospechar que algo siniestro se esconde detrás de estas muertes. Janik, un corredor del centro, devastado por el repentino fallecimiento de su amor, deberá tomar la decisión más difícil de su vida. ¿Qué precio está dispuesto a pagar para triunfar? Thomas Connors, un agente de la Interpol, se embarcará junto a Laura en una peligrosa investigación sobre el dopaje en el deporte de élite, un mundo opaco y más turbio de lo que habían imaginado.


Uno de los motivos por los cuales me gusta tanto leer es la irresistible posibilidad de adentrarme en épocas, lugares o ambientes de los que poco o nada sé. Si me consta que el autor de la novela en cuestión ha estado en contacto con el tema que narra en la historia, el deleite es aún mayor, porque confío en la documentación que precede a la escritura. Con Sangre de barro, Maribel Medina se embarcó en una interesante pero arriesgada apuesta: narrar, en forma de novela negra, una investigación policial que gira en torno a un posible caso de dopaje en deportistas de élite. Es la primera vez que me acerco a tan espinoso asunto, y el resultado no podría ser mejor, puesto que me he quedado con ganas de seguir conociendo los entresijos de un negocio en la sombra que mueve millones de euros al día. Y de seguir leyendo a la autora, por supuesto.