La isla de los glaciares azules, de Christine Kabus

 
 
Título: La isla de los glaciares azules
Autora: Christine Kabus
Traductora: Paula Aguiriano
Editorial y año: Ediciones B, 2015

Alemania, 2013. Hanna decide reajustar su vida y volver a ejercer de periodista. Pronto le encargan un cuaderno de viaje sobre el archipiélago que hay más allá del Círculo Polar Ártico. Allí conoce a un interesante investigador, con quien explora el paisaje único de la isla de Spitsbergen. Ruhr, 1907. En lugar de seguir los deseos de sus padres y buscar marido, Emilie hace un pacto con su hermano menor: se disfrazará de hombre y se hará pasar por él en la expedición al Ártico en la que debía participar. Pero pronto ve que no es la única que oculta algo...


Decía Emily Dickinson que para viajar lejos no hay mejor nave que un libro. Si hay algún género que responde a esa fantástica definición a las mil maravillas, ese es sin duda la novela paisaje. Con las historias que cuenta este tipo de libros uno emprende travesías que lo llevan a lugares remotos y exóticos en los que quizá, y desgraciadamente, nunca podrá poner los pies. Christine Kabus se mueve como pez en el agua en la zona más septentrional de Europa y por tercera vez me convence con una de sus apuestas literarias. La isla de los glaciares azules es una espléndida odisea que tiene como escenario el archipiélago de Svalbard, en pleno océano Glacial Ártico. Y gracias a la autora parece que yo mismo haya admirado y recorrido los fiordos más impresionantes del mundo.

A principios del siglo XX, Emilie no tiene ninguna intención de obedecer a sus padres y casarse cuanto antes con un buen partido. Antes al contrario, toma la decisión de sustituir a su hermano en una expedición al Ártico, tanto para huir de su destino como para ayudar a Max, quien difícilmente podría superar la aventura. Cien años más tarde, el mundo de Hanna se viene abajo cuando su marido decide abandonarla por otra. Dispuesta a recuperar las riendas de su vida, opta por volver a trabajar de periodista y acepta el primer encargo que le ofrecen: redactar e ilustrar un cuaderno de viaje por el Ártico. Lo que Hanna no sospecha es que un trabajo a priori inocente pronto lo va a cambiar todo para ella.

Cuando me apetece alejarme del clima templado de nuestro país y rodearme de nieve y frío, sé que las novelas de Christine Kabus son el billete perfecto. La isla de los glaciares azules, como en su día hicieran sus dos apuestas anteriores, me ha conquistado con las numerosas descripciones que enmarcan las dos tramas y que convierten al Ártico en un personaje más de la historia. El poder de la narración es tal que el lector rápida e irremediablemente se verá a sí mismo recorriendo glaciares y fiordos, de los cuales tendrá una imagen mental muy clara por el detalle con que aparecen descritos en la obra. Por otro lado, Emilie y Hanna, las dos protagonistas, se rodean de personas singulares que hacen las veces de secundarios de lujo e inolvidables; y, además, todos los cabos acaban cuadrando y uno, al terminar la lectura, ve cómo encajan las piezas que al principio se le antojaban imperfectas y complicadas de colocar en un tapiz con sentido pleno.

El ritmo del libro, asimismo, es constante y fluido gracias a los numerosos saltos temporales. Capítulo a capítulo viajamos de presente a pasado, y, a pesar de las reticencias que pudiéramos albergar, pronto la autora se descubre como una novelista maravillosa que consigue mantener nuestro interés de inicio a fin. En novelas que transcurren en dos tiempos distintos, a menudo uno capta la atención más que el otro, de manera que el lector se siente triste cuando abandona la aventura que más le estaba gustando; en esta obra, en cambio, los dos argumentos llaman por sí mismos y ninguno despierta una atracción mayor. En esta ocasión, por último, el misterio no cobra tanta importancia y no comienza hasta bien entrada la historia, por lo que os recomiendo que no leáis la contraportada, en la cual se anuncia una intriga que en realidad tiene escasa trascendencia. 

No me gusta ser superficial, pero es que no puedo terminar la reseña sin aplaudir, y de qué manera, la cubierta de La isla de los glaciares azules, tal vez una de las más bellas que he tenido la suerte de ver. El continente no sirve de nada si el contenido no está a la altura, y por suerte en este caso sí lo está y soy capaz de afirmar que la preciosa imagen no es sino el preludio de cuanto se nos relata en el interior. Christine Kabus es la reina de la novela paisaje en tierras heladas y sabe llevarnos por los países escandinavos con inteligencia y destreza literaria. Uno de mis sueños ha sido siempre presenciar una aurora boreal y estoy convencido de que tarde o temprano se hará realidad; y si por desgracia no es así, siempre me quedarán libros como este, que me trasladan a enclaves gélidos en los que se desatan esos espectáculos naturales sin tener que soportar temperaturas crueles. Quien no se contenta es porque no quiere.


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     

22 comentarios:

  1. Ay Xavier, que por lo general estoy casi siempre de acuerdo contigo. Pero en esta ocasión debo disentir. No me gustó nada esta novela, me pareció excesivamente descriptiva, la historia de ambas protagonistas me pareció muy manida y previsible. Solo el último veinte por ciento del final me llamó un poco la atención. En lo único en lo que concuerdo contigo es en que la portada es preciosa. Eso fue lo que me llamó la atención, pero para mí fue una decepción. Te animo a que te leas la reseña de mi blog
    http://unlibroenuntris.blogspot.com.es/search?q=isla+glaciares
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en que quizá es la más lenta y descriptiva de las tres que he leído de la autora, pero a mí eso me gusta, porque me permite visualizar mejor esos maravillosos escenarios por los que pasean los protagonistas. Tal vez que el misterio tenga tan poco peso le reste la emoción que encontramos en las dos anteriores, pero aun así a mí me ha parecido una buena lectura. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  2. No me gusta demasiado este tipo de novela, pero tras leer tu reseña me han entrado muchas ganas de leerla, así que le daré una oportunidad, a ver si cambio de opinión :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de un fantástico viaje por el Ártico, acompañando a dos mujeres que, a su manera, verán cómo el frío, la nieve y los glaciares les cambian la vida. El género de la novela paisaje me encanta y no puedo resistirme a emprender un viaje con este tipo de historias. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  3. Aunque no nos guste ser superficiales tenemos derecho a que nos gusten las portadas bonitas y disfrutarlas. No hay nada de malo.
    Respecto a la autora, leí el primero y disfruté mucho con la ambientación y la historia del pasado. Lo malo es que el presente no me gustó, no me convencieron ni personaje ni trama y es por eso, que temiendo que vuelva a hacer lo mismo no leí el siguiente.
    No sé si me arriesgaré con este.
    Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es una cubierta tan bonita. De hecho, soy bastante débil, porque nada más ver las imágenes que adornan los títulos de este género ya me haría con todos; por suerte después aparece mi sentido común y elijo con cuidado. En este caso, presente y pasado mantienen el interés del lector en todo momento, pero entiendo lo que dices con respecto a En el corazón de los fiordos. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  4. Ya sabes que a mí este tipo de historia me gustan mucho y no me importaría leerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos predilección por la novela paisaje, pues. No sé cuántas habré leído ya, pero el hecho de que cada una de ellas me lleve a un marco nuevo para mí me despierta las ganas de seguir ahondando en el género. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  5. Pese a ver cómo lo has disfrutado, no termina de tentarme. Y con tanto pendiente...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pena! De todos modos, comprendo perfectamente lo que dices, a mí me ocurre muy a menudo. Ya nos gustaría tener tiempo de leerlo todo, ¿verdad? ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  6. Tienes razon, la portada es espectacular. Del resto no puedo opinar porque no lo he leido y despues de leer la reseña no me queda mas que apuntarmelo aunque no se cuando lo podre leer.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probablemente una de las cubiertas más bonitas que he visto nunca. Me alegra haberte contagiado parte de la emoción que he sentido durante la lectura. Estaré atento por si acabas leyendo una de las novelas de esta autora, seguro que te gusta. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  7. Con este género no hay forma que me lleve bien. No consigo disfrutarlo. Me alegro te haya gustado tanto.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No? Lástima, yo siempre que puedo le doy una oportunidad y nunca me decepciona. He viajado a Tanganica, a Surinam, a Australia, a Noruega..., y ahora mi travesía por el Ártico me ha dejado un fantástico sabor de boca. Lo malo es que tengo ganas de ver con mis propios ojos esos paisajes. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  8. Este género no es para mí, Xavier. No lo puedo remediar, pero es que veo las portadas y ya se me quitan esas ganas que me entran a veces de salí de mi zona de confort.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, qué curioso, con lo atractivas e irresistibles que me parecen a mí. Para gustos los colores, y los libros, y las cubiertas, ¿no es así? ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  9. Me dejo caer muy poco por el género. En un principio me gustó mucho, pero ahora ya me da un poco hasta de pereza con tanto boom
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, al final acaba saturando ver tantas novelas más o menos parecidas. A mí las de esta autora me parecen un valor seguro porque siempre me transporta a lugares inolvidables con historias interesantes y atractivas. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  10. Lo estoy leyendo ahora ,comparto contigo el gusto por este tipo de libros que viajas sin salir de casa y vas conociendo lugares nuevos, me esta gustando. También leí sus dos libros anteriores y me gustaron , disfruté mucho con ellos y , tienes razón, la portada de este libro es preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que coincidas conmigo! Como decían más arriba, es quizá la novela más descriptiva y lenta de la autora, pero eso a mí no me ha quitado el interés por seguir leyendo, en absoluto. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  11. Qué buenas pintas!! Jajaja, todos me llaman, pero en especial La isla de los glaciares azules. Y ahora de dónde voy a sacar el tiempo para leer tooooodo lo que tengo pendiente, apuntado y pte de adquirir? Muchas gracias por tu reseña. Saludos desde locura de lectura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que todas las novelas de esta autora me parecen muy recomendables. Quizá la más completa sea Hijas de la luz del norte, en la que se combinan muy bien todos los ingredientes, aunque seguro que aciertas empieces por la que empieces. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar