El último refugio, de Tracy Chevalier

 
 
Título: El último refugio
Autora: Tracy Chevalier
Traductora: Flora Casas
Editorial y año: Lumen, 2013

Más allá del horizonte, una tierra repleta de nuevas oportunidades la espera. «Siempre puedo volver», va pensando la joven cuáquera Honor Bright. Mientras el barco parte de Bristol hacia América, esta idea alivia sus dudas. Tras una larga y angustiosa travesía, un trágico acontecimiento obliga a Honor a enfrentarse a un mundo extraño y hostil. Pronto aprende que valores como la compasión y la igualdad no tienen cabida en este lugar, marcado por el lastre de la esclavitud. Solo la dignidad la mantiene viva y le da fuerzas para seguir adelante.


Es muy curioso cómo las exigencias de los lectores pueden ser muy distintas en función de la historia que tengan entre manos. Yo, por ejemplo, soy más bien un lector de acción. Con ello no quiero decir que solo me gusten las novelas de intriga, sino que necesito el latigazo de una trama emocionante, que me mantenga pegado a sus páginas y me robe horas de sueño. De vez en cuando, sin embargo, doy con una lectura placentera y tranquila que sosiega mi espíritu y me invita a un universo literario calmado en el que también consigo disfrutar. Es cuanto me ocurrió en su día con la bellísima La joven de la perla y he repetido experiencia con El último refugio, el último libro de Tracy Chevalier, un nombre que vale la pena apuntar.

Cuando Grace decide viajar a los Estados Unidos para contraer matrimonio, su hermana Honor no duda en acompañarla. No tanto por el gran deseo que siente de cruzar medio mundo como por la necesidad de alejarse de una comunidad en la que ya no se siente integrada. Una vez en el nuevo continente, Honor se verá obligada a hacer frente a algo que no esperaba y a una gente que no comparte casi ningún principio con ella. Y es que Honor, siendo cuáquera, no soporta la idea de esclavitud, tan arraigada en su nuevo hogar, y a pesar de la ley que está a punto de entrar en vigor no se verá capaz de negar su ayuda a los fugitivos que viajan hacia Canadá en busca de libertad y nuevas oportunidades.

Todavía recuerdo La joven de la perla con mucho cariño, tanto por la historia en sí como por la gran fuerza de la narración. Por lo tanto, ya iba siendo hora de regresar a la prosa de Tracy Chevalier y por fin, con El último refugio, me he reencontrado con su estilo tan personal y especial. Como decía al principio, en las novelas de esta escritora uno no debe esperar una trama adictiva y trepidante que le quite el aliento. Las aventuras de Griet y Honor atrapan por el pulso firme con que están relatadas, por el acierto con que se nos describen los distintos escenarios y por el talento de la autora al ponernos en situación y narrarnos detalles en teoría inocentes que rápidamente se graban a fuego en nuestra memoria. Como un cuadro en el que se fotografía un paisaje precioso y arrebatador que quizá sorprende por su sencillez pero no por ello deja de llamar la atención y provocar admiración y aplausos.

Por otro lado, a una novela siempre le agradezco que me introduzca en cuestiones de las que nada o poco sé, y de ese modo convertir la lectura en una suerte de aprendizaje más que valioso. En este caso, los protagonistas son cuáqueros, una comunidad religiosa con la que no me había encontrado nunca, y me ha gustado conocer cuáles son sus valores y principios y por qué estos se oponen con fiereza en el nacimiento del gran país que iba a ser los Estados Unidos. Si en el libro sobre Vermeer nos trasladábamos al Delft del siglo XVII, con Honor viajaremos al Ohio de mediados del siglo XIX, una época convulsa en la que el asunto de la esclavitud enfrenta abiertamente a conservadores y progresistas. Reconozco que pocas veces he dado con una historia que abordase este tema del modo tan particular con que se trata en el relato de Honor y he agradecido la visión crítica de ella y, por extensión, de la autora, con la que estoy totalmente de acuerdo.

La valoración de una novela no debería basarse únicamente en su capacidad para crear adicción desde la primera página. Las hay que consiguen el favor de los lectores gracias a la intensidad de unas descripciones que rozan lo pictórico, al fantástico perfil de los personajes principales o a la inclusión de una información que nos resultaba ajena. En El último refugio hallamos todo lo anterior, de modo que nuestro viaje por el norte de los Estados Unidos pronto se convierte en una travesía plácida y emotiva al mismo tiempo. A partir de ahora, Tracy Chevalier figurará en mi lista de apuestas seguras cuando el cuerpo me pida un libro de calado que no gire en torno a un ritmo trepidante. Y tanto si os gustan los argumentos que avanzan sin prisa pero sin pausa como si preferís los más vertiginosos, os invito a descubrir a una novelista excelente que traza preciosos cuadros literarios.  


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     

24 comentarios:

  1. De esta autora es uno de mis libros de cabecera: La joven de la perla, porque Johannes Vermeer es uno de mis pintores favoritos y la historia que trata en ella es fascinante. Gracias por esta recomendación. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Es una novela fantástica y me pareció muy interesante cómo la autora, de un modo que aparece también en El último refugio, aúna pintura y literatura en las descripciones. Me gusta hablar de sus libros como de cuadros literarios, porque creo que es un talento muy suyo y especial. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  2. No he leído nada de esta autora, a ver si me pongo con la joven de la perla pronto :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te diría que empezaras por La joven de la perla, seguro que te gusta. Yo lo leí hace años y todavía me viene a la mente una escena muy visual en la que los colores y la disposición de ciertos elementos cobra una gran importancia. En pocas novelas he encontrado una influencia tan clara de la pintura. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  3. Me gusta mucho Tracy Chevalier, y entiendo bien lo que comentas sobre los ritmos en las historias de la autora. Pero es que me gustan las narraciones así, y también disfruté mucho de "La joven de la perla". Aunque reconozco que mi novela preferida de Chevalier sigue siendo "Las huellas de la vida", una reivindicación de la figura extraordinaria de Mary Anning, a quién la ciencia le debe mucho (pero sobre todo reconocimiento).
    Fíjate que, por lo que nos cuentas aquí de "El último refugio", Tracy Chevalier siempre tiene unas protagonistas excepcionales para su época y su género, aventureras, inquietas, inadaptadas, insatisfechas... Me encanta. Muy buena reseña. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuntadísima queda Las huellas de la vida, será mi próxima lectura de la autora. Siendo una recomendación tuya, seguro que me encanta. Y coincido contigo: las dos protagonistas de Chevalier que he conocido hasta la fecha, Griet y Honor, son adelantadas a su tiempo y por eso chocan con sus coetáneos. Ese conflicto, además, se desgrana y desarrolla con un tempo tranquilo pero constante, y creo que es la mejor manera de avanzar en la historia. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  4. No es mi libro favorito de la autora pero también lo disfruté como una enana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que estás, mujer, ¡dime cuál es tu favorito!, así tomo nota. Estoy convencido de que regresaré a la prosa de Chevalier; creo que tiene un estilo muy personal, muy pictórico y visual, que casa a la perfección con las aventuras que nos cuenta de heroínas atípicas y modernas para la época que les ha tocado vivir. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  5. Este lo leí hace ¡tres años!, madre mía, no pensaba que tanto tiempo. Sí que tengo el recuerdo de lectura placentera y relajante, de esas que te transportan y ayudan a olvidar los problemas actuales. Es muy evocadora y también recordaba que aprendí sobre los cuáqueros de los que apenas sabía nada.
    He vuelto a releer mi reseña y veo que al terminarla me dejó una buena sensación.
    De Chevalier también leí la de la perla y una que te recomiendo mucho, El azul de la virgen, que además mira por dónde es novela histórica.
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. ¡Apuntada!, te agradezco la recomendación. Creo que con el tiempo yo también guardaré el mismo recuerdo que tú sobre este libro: una historia agradable, sin demasiados sobresaltos pero emocionante a su manera, en la que hay un bonito retrato de las gentes y costumbres del Ohio de mediados del siglo XIX. Y la verdad es que el asunto de los cuáqueros me ha sorprendido porque para mí era la primera vez que aparecían en literatura y después he ido a buscar más información al respecto. Esa curiosidad solo la despiertan las grandes novelas. ¡Gracias por el mensajito!

    ResponderEliminar
  7. Cuáqueros madre mía ni idea de lo que era. Me has convencido... yo soy también como tú, pero a veces una novela así me gusta leerla de vez en cuando
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me sonaba el concepto y gracias a la novela ahora lo tengo presente. De hecho, mientras la leía fui buscando información para saber más de ellos y me sorprendieron algunos de sus principios, que chocan con los valores imperantes en la época en la que se ambienta la novela. De ahí la gracia de la contraposición. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Me alegro. Es una novela interesante y bien tramada que gustará a quienes no busquen una historia de ritmo frenético y trepidante, porque no lo tiene. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  9. Anotado, este es de los míos y no lo he leído. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si es de los tuyos, harás bien en anotarlo, porque disfrutarás de las aventuras de Honor. Como me pasó en su día con la otra novela de la autora que leí, estoy convencido de que habrá alguna situación del libro que de vez en cuando recordaré por su poder descriptivo. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  10. Acabas de recordarme que La joven de la perla languidece en mis estanterías, no sé ni dónde...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A qué esperas! La joven de la perla es una novela preciosa que jamás olvidaré. No tanto por la historia en sí sobre la protagonista y el pintor como por la fuerza de la narración y la destreza de la autora al servirse del mundo de la pintura para trazar descripciones potentes y muy visuales. Creo que te encantará. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  11. A mi me pasa como a ti, soy lectora de acción, pero de vez en cuando, quizá cada vez más, me encuentro disfrutando con novelas más pausadas.
    No he leído nada de ella, y este me parece interesante para estrenarme
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una buena opción, aunque si me preguntaras te diría que La joven de la perla puede ser la elección más acertada. Las dos me han gustado al mismo nivel pero siempre tiendo a ir en orden en el tiempo para así poder ver la evolución de un escritor. Tracy Chevalier es la reina de la literatura pictórica y en este libro vuelve a demostrarlo. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  12. Tienes toda la razón, demasiada gente basa su opinión en si es adictivo o no. Y a mi esos llamados libros adictivos me gustan cada vez menos, necesito más
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También depende del género, está claro. Si una novela negra es adictiva ya tiene un punto a su favor, porque las bases del género lo piden. Precisamente ayer terminé una, que protagonizará mi próxima reseña, que me ha atrapado de principio a fin y eso sí se lo agradezco, aunque creo que hay un par de cuestiones que podrían haberse pulido un poquito más. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
    2. Adoro, dicho con tonillo, cuando me haces eso sin decirme el título! jajaja

      Eliminar
    3. Ya sabes que no lo puedo evitar, es superior a mí...

      Eliminar