La tienda de los paraguas, de Elin Hilderbrand

 
 
Autora: Elin Hilderbrand
Traductora: Victoria Gordo del Rey
Editorial y año: Martínez Roca, 2011

Marguerite, antigua y afamada chef, ha vivido retirada del mundo durante más de una década. Sin embargo, todo cambiará cuando reciba la llamada de Renata, su ahijada. Han pasado catorce años desde que la vio por última vez, desde el accidente que costó la vida a la madre de Renata y mejor amiga de Marguerite. Renata quiere saberlo todo sobre su madre para conocerla mejor, ya que solo tenía cuatro años cuando fue atropellada. Pero los acontecimientos del día escaparán al control de ambas mujeres y nada terminará como estaba previsto.


Casi todas las familias guardan algún que otro secreto. Normalmente somos los hijos los que permanecemos ajenos a ellos, sin saber el peso que han tenido en nuestra vida y en la de los nuestros. En literatura, el halo de intriga e interés que envuelve a los secretos familiares los convierte en uno de los temas más utilizados por los autores. Elin Hilderbrand echa mano de este infalible recurso en La tienda de los paraguas, una emotiva historia que apela a la sensibilidad de los lectores y que nos invita a una lectura vibrante, de las que se devoran de principio a fin. A veces menos es más y hay que saber aplaudir a quienes decidan despojarse de laberintos y tramas enrevesadas y sepan convencernos con tramas sencillas y bien narradas.

Marguerite, la antigua propietaria de uno de los restaurantes más prestigiosos de Nantucket, lleva años encerrada en casa, dedicada a una suerte de vida ermitaña en la que nadie tiene cabida. La llamada de Renata, su ahijada, la hija de quien fuera su mejor amiga, trastoca sus planes y su día a día: le anuncia que se va a casar, que quiere verla y hablar de por qué lleva catorce años separada de ella. La cena que orquesta Marguerite será un éxito culinario indudable, aunque lo que más teme ella son las consecuencias de desenterrar fantasmas del pasado que aún hoy, casi tres lustros después, duelen demasiado.

Conocí a Elin Hilderbrand en Descalzas, una novela preciosa en la que descubrí a una narradora espléndida, capaz de transmitir un sinfín de emociones con su prosa. La tienda de los paraguas me recuerda cuánto disfruté con su ópera prima. De nuevo nos encontramos ante una trama potente, cuya narración hace gala de una delicada sensibilidad y acoge al lector en su seno con dulzura y sobriedad. Los numerosos saltos en el tiempo imprimen un ritmo constante que no le permite a uno abandonar la historia sin conocer qué ocurrió, y qué ocurrirá ahora, con las dos protagonistas. En ocasiones como esta, se agradece un punto de vista directo, una perspectiva sincera y precisa, despojada de ornamentaciones innecesarias que entorpecerían la acción y restarían interés a la historia.

Tanto Renata como la propia Marguerite, por otro lado, despiertan enseguida nuestra empatía gracias a la fuerza que irradian y a cómo pronto nos persuaden de que son más que meros personajes, casi personas reales a las que invitar a un café. Debo añadir que la profesión de Marguerite, la cocina, por la que recientemente he empezado a sentir verdadera pasión, ha ayudado a que conectara con ella al poco de conocerla. También creo apropiado señalar que su perfil está muy trabajado, con una personalidad verosímil y luces y sombras, algo que no es tan fácil de lograr. Por último, el secreto que centra el libro, alrededor del cual gira todo, se va desgranando poco a poco en un ejercicio narrativo maravilloso y desemboca en un desenlace —en el que por fin sabemos qué sucedió— sorprendente y conmovedor al mismo tiempo.

La tienda de los paraguas, con tintes de saga familiar y ecos de la, para mí mal llamada, narrativa femenina, que no romántica, nos regala bellos momentos de deleite literario que satisfarán a quien desee sumergirse en la historia de Marguerite, una mujer peculiar que sin duda permanecerá en mi memoria como lector. Elin Hilderbrand ambienta todas sus obras en la inolvidable isla de Nantucket y con cada libro de ella que leo me transporta a una espiral de sentimientos, tan absorbentes como únicos. Tan solo me queda desear que vean la luz en español más títulos de esta brillante escritora, que en la siempre difícil segunda ocasión no me ha decepcionado en absoluto. Ojalá nuestro tercer encuentro llegue pronto. 


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     

32 comentarios:

  1. No conocía ni el libro ni la autora y estas historias de secretos familiares me suelen gustar, si a eso añadimos lo que nos cuentas de los personajes, creo que podría disfrutarla y mucho, la buscaré.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela dulce que se lee con suma facilidad y que deja un fantástico sabor de boca. Aunque los secretos no tengan la fuerza ni la importancia que sí cobran en otras sagas familiares, no por ello la lectura es menos interesante. Espero que te guste si al final la acabas leyendo. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  2. No creo que yo lo disfrutara tanto como tú aunque sí me queda muy claro que la autora es muy buena narradora.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá la anterior de la autora, Descalzas, te llama más, aunque tengo mis dudas. Creo que no son libros con los que te sentirías cómoda, así que no me lo tomaré como algo personal si no haces caso alguno a esta reseña, lo prometo. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  3. No me importaría léerla. Es del tipo de novelas que me gustan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues ya sabes! Es una lectura ágil que cala hondo gracias a la fuerza de los personajes y al irresistible ambiente que le aporta el mundo de la cocina. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  4. En estos momentos no estoy para buscar y añadir nuevos títulos a todo lo que ya tengo pendiente, pero no me importaría encontrármela por el camino. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rezaré por que se cruce en tu camino, entonces. Creo que disfrutarías mucho de esta historia. De vez en cuando a mí me apetece embarcarme en viajes a novelas publicadas años ha y en esta ocasión he acertado de pleno. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  5. Me gusta mucho lo que cuentas. Sobre todo que sea sencilla, cuando estas historias empiezan a retorcerse más de la cuenta parecen culebrones sudamericanos y pierden todo el encanto de las emociones.
    Me apunto el viaje a Nantucket.
    Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nantucket no te decepcionará, ni tampoco los fantásticos personajes que conocerás en la isla. Precisamente has resumido a la perfección la atmósfera de este libro: es un encanto. Las emociones no están sobreexplotadas ni metidas con calzador ni hay giros de culebrón que restan verosimilitud a la historia. Estaré atento por si finalmente decides leer esta novela. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  6. NO lo conocía, pero con lo que nos cuentas estoy segura que me lo pasaría bien. Apuntada queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me alegro! Uno de los motivos que mantiene mi interés por tener este blog abierto es, precisamente, la posibilidad de descubriros títulos que por alguna razón han pasado desapercibidos y ya nadie recuerda. Este es uno de los que he querido recuperar de mi biblioteca y lo conseguí gracias a un intercambio con alguien que no lo disfrutó tanto como yo. Qué buen negocio hice. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  7. Me gusta todo lo que nos cuentas, así que uno más a la lista :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! Creo que te podría gustar mucho, es una de esas historias que se leen con una sonrisa cálida que a veces se quiebra al ver cómo un personaje nos estruja el corazón. Pero siempre para bien, con gran delicadeza y sin regodearse en los dramas. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  8. Pues no la conocía, pero podría disfrutarla. Me gusta lo que cuentas y me la llevo apuntada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón, Mª Ángeles. Además, es una novela bastante breve, lo que ayuda a que su inclusión en la lista de pendientes no robe mucho tiempo de leer otros títulos que llevan meses o años allí. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  9. No me había llamado mucho este libro, pero tu reseña ahora hace que me pique la curiosidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea y veo que en general lo he conseguido. Tan solo me queda esperar que alguno de vosotros se anime a buscar este título. No sé si está descatalogado o si es difícil de encontrar, pero creo que el esfuerzo bien merece la pena. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  10. Pues no la conocía, pero lo cierto es que leo secretos familiares y tintes de saga familiar y ya se me abren los ojos como platos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha hecho gracia la expresión que has usado, teniendo en cuenta que en este libro la cocina tiene mucho peso y hay varios platos que recorren la trama. Ojalá quedes tan satisfecha como yo de la lectura si acabas yendo a por ella y los ojos solo se te cierren de emoción. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  11. A todo se le pone ultimamente la etiqueta de narrativa femenina xD
    El libro podría gustarm,e y mucho que adoro las sagas familiares
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y cómo odio esa etiqueta. Creo que es sexista y pretende decirnos qué podemos leer y qué no. En cuanto a la novela, ya he dicho más arriba que es una saga familiar que no profundiza tanto en el misterio, no como Kate Morton, pero aun así muy, muy recomendable y amena de leer. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  12. La leí hace años, te confieso que elegí el libro por el título, pero me pareció un poquito flojita. Quizás no era lo que me esperaba (por ese título tan feelgood, que me enamoró) o quizás no congenié mucho con la autora. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pena! Yo sí he empatizado con la autora y con la protagonista y he llevado a cabo un interesantísimo viaje a Nantucket, una isla que ni siquiera conocía. Te confesaré que creo que el título está mal escogido y yo personalmente habría puesto otro; no me negarás, eso sí, que la cubierta es una preciosidad. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  13. No conocía a la autora y me gusta lo que cuentas de la novela. Anda! No sabía que te llamara el mundo de la cocina. A mí también pero soy mala para encontrar tranquilidad para cocinar. Pero oye, yo lo intento. Y mal no me sale. Por lo menos mi marido que es un bendito se lo come.
    Pero volviendo a la novela, me llama la atención, así que me la apunto.. a ver si empiezo a hacer huecos que no hay quien baje la lista de pendientes por leer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si visitas mi perfil en Instagram, verás que no hay semana en que no ponga a prueba mi paciencia llevando a cabo una receta de repostería. Me encantan los dulces, aunque no puedo comer muchos, y esa pasión que siento me ha permitido que la lectura de esta novela fuera más agradable e interesante, si cabe. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  14. Este es un libro que anoté hace un montón de tiempo por las reseñas y aún no he tenido tiempo de leer
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos títulos apuntamos en la lista y acaban en el olvido, ¿verdad? Me alegra saber que gracias a la reseña quizá te he devuelto las ganas de leer este libro, con el que he tenido una buenísima experiencia, que sin duda te recomiendo. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  15. Ay, lo de la narrativa femenina, qué conceptos...
    Creo que me gustaría, una novela bonita para pasar un momento agradable, sin más.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un concepto odioso que creo que es muy desafortunado, pero en fin... Has resumido perfectamente lo que uno siente al leer la novela, aunque es un poco más prefundo y llega más que otros libros que solo sirven para entretenerse y ya. ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar
  16. La narrativa de géneros me mata, palabra.
    En cuanto a la novela, me voy a dejar guiar y le voy a dar una oportunidad, sabes que no es mi tipo de lecturas habituales, pero de vez en cuando meto el pie
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuesta verte disfrutar de este título, la verdad, porque como dices no es el mar en el que nadas más a gusto, pero ¡por qué no! Solo espero que después no vengas a por mí si no te convence... ¡Gracias por el mensajito!

      Eliminar