El misterio de la mosca dorada, de Edmund Crispin

 
 
Autor: Edmund Crispin
Traductor: José C. Vales
Editorial y año: Impedimenta, 2015 (1944)

Las compañías de teatro suelen ser un hervidero de habladurías. Pero pocas son tan intrigantes como la que se encuentra en Oxford. La joven Yseut es el centro de todas las miradas, aunque su principal talento consiste en destrozar las vidas de los hombres que la rodean. Hasta que se halla su cadáver. Por fortuna, entre bastidores se encuentra el excéntrico profesor Gervase Fen, quien halla mayor placer en resolver crímenes que en enseñar literatura. Y cuanto más investiga, más cuenta se da de que todo aquel que conocía a Yseut habría podido matarla.


De un tiempo a esta parte, los clásicos han ido abandonando mi lista de lecturas, algo que llevo meses queriendo remediar. Sé que hay títulos imprescindibles que tarde o temprano pasarán por mis manos, pero tal vez debería hacerles un hueco con más frecuencia. En el género negro, pocas veces me acerco a nombres que figuran en la historia de la literatura, aunque con Agatha Christie y Arthur Conan Doyle he pasado grandes momentos. Hoy os hablo de El misterio de la mosca dorada, de Edmund Crispin, la primera aventura de un personaje que nada tiene que envidiar a Hercule Poirot o Sherlock Holmes. Lástima que algunos ingredientes de la novela no me hayan convencido del todo.

El último baile, de Marisa Sicilia

 
 
Título: El último baile
Autora: Marisa Sicilia
Editorial y año: HarperCollins, 2017

Viena, 1952. Andreas y Lilian se reencuentran inesperadamente en un café tras una larga separación. Mientras pasean juntos por el Prater, Lili recuerda su historia de amor con Andreas, su enamoramiento incondicional y juvenil, el primer desengaño, el fracaso en su intento de olvidarlo, la reconciliación y los años locos que vivieron juntos en el salvaje Berlín de entreguerras. Recuerda cómo, a pesar de las separaciones y las distancias, nunca dejaron de amarse. Porque el de Lili y Andreas es uno de esos amores que perduran a través del tiempo y las pruebas. Porque las verdaderas historias de amor nunca terminan.


Hace semanas que no pasa por el blog una novela romántica, género que siempre he disfrutado y querido recomendar cuando una lectura me llena y emociona. Desde que el blog empezó a tener un buen número de seguidores, son muchos los autores que se ponen en contacto conmigo para preguntarme si me apetece leer sus obras. Hoy os traigo el título que protagonizó uno de los últimos correos que recibí. Marisa Sicilia consideró que El último baile encajaría a la perfección en este blog y no dudó en invitarme a conocer a Andreas y a Lilian, los protagonistas de la historia. Una vez saludados y también despedidos, tengo claro que la fuerza que desprende su trama merece una lectura, un relectura y una rerelectura.

Las horas distantes, de Kate Morton

 
 
Autora: Kate Morton
Traductora: Luisa Borovsky
Editorial y año: Suma, 2012

Edie Burchill y su madre nunca han estado lo que se dice unidas. Pero un domingo por la tarde llega a su casa una carta, perdida hace tiempo, con el remite de Milderhurst Castle, y Edie empieza a pensar que la frialdad de su madre oculta un antiguo secreto. Durante la Segunda Guerra Mundial, la madre de Edie fue evacuada de Londres y acogida por la misteriosa Juniper Blythe en Milderhurst Castle, donde vivía con sus hermanas gemelas y su padre. Cincuenta años más tarde, Edie investiga el pasado de su madre.


Con cada nueva novela que leo de Kate Morton, la autora australiana es capaz de sorprenderme con ingredientes que no había usado antes. Las horas distantes es el cuarto título de ella que pasa por mis manos y, más allá de que en él encontramos una vez más la estructura a dos tiempos que tan buenos resultados da a esta novelista, lo cierto es que la lectura me ha parecido apasionante por numerosas razones. Alguna de estas ya las he esgrimido en las reseñas de La casa de Riverton, El jardín olvidado y El último adiós; otras, en cambio, hacen acto de presencia por primera vez en esta reseña y espero que sean capaces de convenceros para que os sumerjáis en esta historia tan adictiva.